Doing business in Spain? Interempresas Media is the key
Emagazines
Protección Laboral

40 días en la Antártida

Paula Llull18/02/2015

Para los que no lo sepáis, actualmente el buque BIO Hespérides acaba de desembarcar en Ushuaia (Argentina) a sus científicos ocupantes después de haberlos llevado a pasear durante cuarenta y dos días. Una expedición que ha tenido lugar en las entrañas del Océano Austral, el Mar de Weddel, las Islas Orcadas y South Georgia. Un crucero en condiciones, vaya.

Pero no han sido exactamente unas vacaciones. Los científicos que navegaban a bordo del buque han trabajado como nunca. Esta experiencia forma parte de un proyecto científico llamado PEGASO, un proyecto que persigue investigar los factores biológicos que regulan la producción y emisión, por el plancton marino, de sustancias formadoras de aerosoles.

Fue ayer cuando nuestro entrevistado Pablo Rodríguez Ros, uno de los científicos que trabaja en dicho proyecto aterrizó de nuevo en Barcelona.

El BIO Hespérides es un Buque de Investigación Oceanográfica con base en Cartagena, operado por la Unidad de Tecnología Marina, organismo dependiente del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), que fue financiado por la CICYT (Comisión Interministerial de Ciencia y Tecnología).

Comisión que legalmente es su dueña aunque el Hespérides tiene tripulación militar y está dado de alta en la Lista Oficial de Buques de la Armada española. Por tanto, científicos y militares han navegado juntos durante cuarenta días. Los científicos y los militares son compañeros de buque, aunque la disciplina militar se limita a la armada. El comandante del barco tiene el mismo rango que el jefe científico y los dos tienen un camarote idéntico, en el mismo sitio. De esta manera se consigue trabajar codo con codo de manera eficaz. Evidentemente hay que seguir las normas, pero son las mismas que en un buque de investigación que no fuese militar: horarios para lavandería, comidas… en fin, un orden más que necesario en estas expediciones. Los militares se encargan de toda la logística. Lo mantienen, lo limpian, se encargan de navegar... etc. Deben, además, regirse por el plan de campaña establecido por el Jefe Científico, es decir, a dónde, por qué, cuándo y cuánto tiempo se va a pasar en un sitio para hacer ciencia. Los científicos básicamente se encargan de la investigación: experimentos, toma de muestras... etc. Pero el barco es de los militares y pertenece a la Fuerza de Acción Marítima Española. Cuando los científicos desembarcan, el barco sigue funcionando igual y los militares son los que se encargan del BIO Hespérides.

Hemos tenido la ocasión de que nos cuente en primera persona cómo ha sido su experiencia de confinación. Una experiencia que muchos de nosotros probablemente jamás viviremos, y que para otros es un trabajo, aunque seguramente no como cualquier otro.


BioHespérides en el hielo
BioHespérides en el hielo. Imagen de Superscienceme

El joven cartagenero de tan solo 24 años, ha sido uno de los científicos participantes del proyecto. Pablo, es Investigador Predoctoral en el Institut de Ciències de Mar de Barcelona (ICM-CMIMA-CSIC), ocupación que le ha brindado la oportunidad de subirse al BIO Hespérides. Antes de ello, se licenció en Ciencias Ambientales por la Universidad de Murcia y tiene un Máster en Cambio Global del CSIC.


Pablo Rodríguez Ros. Imagen de superscienceme
Pablo Rodríguez Ros. Imagen de superscienceme

En la entrevista, nos ha contado su experiencia y nos ha detallado las medidas de seguridad que se deben tomar cuando permaneces cuarenta días a bordo de un buque en la Antártida, así como también los riesgos psicosociales y alguna que otra anécdota que nos ha dejado impresionados.


Para empezar, ¿cuáles son las precauciones generales que se deben tomar en el día a día en un buque de investigación en la Antártida?

De manera general, podríamos decir que prácticamente todo dentro de un barco puede hacerte daño o lesionarte. Es un ambiente inestable, siempre en movimiento, por lo que cualquier cosa puede salir volando y darte en la cabeza, caerte en un pie, etc. Desde un libro a un microscopio. Por ello, por lo general todo está bien trincado (atado, asegurado); sin embargo, siempre puede haber algún imprevisto. De hecho, uno de los momentos donde más miedo pasas es en la Zodiac cuando estas a varios kilómetros del barco flotando en la nada rodeados de icebergs con el motor apagado y ves animales animales salvajes sacando la cabeza alrededor.

Por eso hay que ir preparado. Desde que nos levantamos hasta que nos acostamos, el uso de botas de seguridad con puntera reforzada es obligatorio.


Botas de seguridad con puntera reforzada de Panter
Botas de seguridad con puntera reforzada de Panter

Cuando se sale al exterior del barco (por ejemplo a las cubiertas de popa o proa) necesitamos llevar también casco y chaleco salvavidas de emergencia; siempre. Por otro lado, siempre que vayamos a estar más de 5 o 10 minutos en el exterior debemos utilizar trajes especiales, como los VIKING, los cuales, aparte de protegerte del frío y del resto de condiciones meteorológicas, tienen incorporado un sistema de flotabilidad interno, así como un cuchillo (''corta-cabos''), silbato y luces de emergencia.


Trajes VIKING
Trajes VIKING

Por último, dentro de las precauciones generales, lo que te puedes imaginar: braga para el cuello, gorros y guantes para luchar contra el frío... cacao para los labios... etc.


¿Cómo os las arregláis cuando hay tormenta o similar? ¿Has tenido miedo alguna vez?

Con las tormentas básicamente no se puede salir al exterior. Si es muy fuerte se suspenden las actividades científicas y si, por ejemplo, las olas son superiores a 5 metros no se puede cocinar, así que hay que comer bocadillo, fruta o bolleria. En general, te mareas muchísimo y casi todo el mundo acaba vomitando, incluso los militares.

También se hielan las cubiertas exteriores y no se puede caminar ya que puedes resbalarte. Tienes que dejar todo atado o guardado en cajones porque se cae. Yo ya he visto volar sillas de escritorio por el salón de un lado a otro y caerse libros de las estanterías, pero miedo de momento por las tormentas no he tenido nunca, ya que en el barco siempre se está caliente y hay sofás y camas donde dormir.


Imaginamos que no solo hay que contemplar los riesgos habituales del día a día (resbalazos o golpes) sino que también existen los riesgos específicos de las salidas de muestreo. ¿Cómo debéis protegeros en la Zodiac? ¿Y cuándo estáis tomando muestras en tierra?

En la Zodiac debemos de ir siempre equipados con el VIKING . Sin excepción. Cerrado hasta arriba y con la capucha puesta si el mar está inestable o hay aviso de fuerte peligro.

El agua, a 0ºC te da unos 10 minutos de supervivencia. Y hay que tener mucho cuidado con la fauna salvaje: hay orcas y focas leopardo, y hay muchísimas. Aunque no las veas están ahí. Desde la Zodiac tenemos que meter la mano en el agua y estamos todo el rato con las extremidades fuera de la embarcación y siempre hay que estar atento de que no venga a curiosear ninguna foca leopardo o ninguna orca.

Se han acercado lobos marinos que miden unos 2 metros y un pingüino un día nos saltó dentro de la Zodiac a curiosear, y eso indica que aquí ni si quiera los pingüinos te tienen miedo. También hay que utilizar siempre guantes, a ser posible con Goretex.


Guantes Gore, Imagen de Iberobike
Guantes GoreTex, Imagen de Iberobike

Lo más parecido a tomar muestras en tierra que hemos hecho ha sido coger muestras de hielo directamente de los Icebergs y del hielo marino para poder hacer experimentos. Los tomamos desde el bote neumático con el uso de hachas y de guantes de neopreno adherentes para tener buena sujeción y siempre manteniendo el centro de gravedad y la mayor parte del cuerpo dentro de la embarcación.

Otro momento peligroso, donde hay que ir con mucho cuidado, es cuando hay que bajar o subir de la Zodiac por la escala desde el buque ya que es inestable y hay peligro de caída.

Aunque el nombre del Proyecto PEGASO, a priori, les resulte familiar a los amantes de la mitología, en esta ocasión nada tiene que ver con un caballo alado. Sus siglas se corresponden con el siguiente enunciado: “PLANKTON-DERIVED EMISSIONS OF TRACE GASES AND AEROSOLS IN THE SOUTHERN OCEAN (PEGASO)” El proyecto PEGASO nace con el objetivo, a grandes rasgos, de investigar cómo el océano participa en los procesos atmosféricos y, por lo tanto, interacciona con el sistema climático global. Pretende evaluar la importancia relativa de estos fenómenos en un escenario de cambio climático global. -superscienceme


¿Hay algún factor ambiental que influya en vuestro bienestar (dolores de cabeza por la presión, mala circulación y frío en las articulaciones…)?

Respecto a los factores ambientales que afectan especialmente en una situación así, pues te diría que es el frío que se siente en las articulaciones. Muchísimo. Sobre todo cuando trabajas con agua, ya que por el contacto con esta se pierde calor 20 veces más rápido que en contacto con el aire. Es decir, si te salpica agua a 0ºC la sensación de frío es muchísimo mayor que si solo estuvieses expuesto al aire a 0ªC. En pocos minutos no puedes mover los dedos. Otro factor es que al ser verano austral tenemos casi siempre luz y para dormir es complicado y produce cefaleas.


Científicos en la Zodiac. Imagen de Superscienceme
Científicos en la Zodiac. Imagen de Superscienceme

A raíz de las cefaleas, Pablo añade que, como problema añadido a todo lo anterior (como si fuera poco) en la Antártida tienen que lidiar con los efectos del agujero de la capa de Ozono (que no es un agujero, sino que la capa protectora es mucho más fina). Dicho agujero implica el aumento de los efectos de la radiación y es imprescindible el uso de gafas de sol polarizadas, además de no separarse del protector solar factor 50. El sol, dice, quema más que en Mallorca o en Murcia, para que nos hagamos una idea.


¿Qué hay de los cursos de preparación y prevención de riesgos a bordo del barco? ¿Hacéis simulacros?

Hicimos cuatro días de curso antes de que empezara la campaña de seguridad a bordo: prevención de riesgos, precauciones a tener en cuenta, extinción de incendios y lo más importante, de convivencia (40 días aquí encerrados siempre viendo a la misma gente... te afecta).

En cuanto a simulacros se hacen varios días a la semana. Desde ''hombre al agua'', hasta alarmas de incendio... etc. Todos los científicos debemos de ir al punto de encuentro y de allí ir hasta los botes salvavidas.


¿Has vivido alguna situación de peligro?

Pues el principal susto que te llevas aquí son las enfermedades. Es un ambiente tan cerrado que cuando uno se pone enfermo seguro que con total probabilidad el virus, la bacteria o el patógeno va a anidar en el resto de compañeros. Entonces, cuando alguno tiene fiebre lo meten en su habitación hasta que se cura. En cuanto a los peligros ajenos, a los que estamos expuestos durante nuestras salidas… Lo que más deseas, por encima de todas las cosas, es que ninguna orca venga a arrancarte el brazo.


¿Y qué hay sobre los riesgos psicosociales? El hecho de estar un mes y pico encerrado en un barco tiene que ser duro. Compartir camarotes, disciplina militar…

Respecto a los riesgos psicosociales pues, aquí se magnifica todo. Es decir, si estas triste estás muy triste, si algo te enfada, te enfada muchísimo, si algo te da pereza, aquí te da muchísima más. Digamos que es un ambiente en el que es más probable caer en alguna depresión o semejante. Aunque claro, al venir aquí también tenemos que pasar una evaluación psicológica. Si alguna vez en tu vida has tenido que tomar medicación para algún trastorno psicológico lo tienes muy jodido para venir aquí, por no decir imposible. Todos los que estamos aquí no tenemos ningún trastorno de ese tipo, ni problemas de personalidad que puedan crear rencillas, por lo que el ambiente es muy bueno y "libre de locos, jeje"

Aun así cuando llevas mucho tiempo en el barco hay gente que se vuelve muy irascible. Por ejemplo, hay un fenómeno que el médico del barco llama ''mamparitis'', que proviene de ''mamparos'' (que es como se llaman a las paredes del barco) y básicamente consiste en que la gente se vuelve más amargada y más desagradable, siempre están de mal humor... etc.

Pero, vamos, no es lo normal. Por otro lado, este barco es el que más tiempo navega de toda la Armada Española y el que más tiempo pasa sin tocar puerto. En cualquier otro buque de la Armada se navega menos tiempo y como mucho pasas 2-3 semanas sin tocar puerto; en esta campaña estamos 6 semanas sin pisar tierra.

Si fuera por nosotros, nos quedaríamos muchas horas más haciéndole preguntas. Nos hemos quedado con demasiadas cosas en el tintero y probablemente no seamos los únicos que queremos más historias a bordo del Hespérides… Pero habrá que esperar al próximo número de la revista para conocer esos detalles.


Muchísimas gracias a Pablo por su tiempo, y a vosotros los lectores, por el vuestro.

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

RS Components | RS Amidata, S.A.

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS