Doing business in Spain? Interempresas Media is the key
Emagazines
Protección Laboral

“Se busca loft libre de compañeros de trabajo”

Paula Llull24/11/2014
¿Trabajar con música, con cháchara de fondo o en silencio? ¿Puerta cerrada o abierta? O mejor dicho, ¿puerta sí o no?

Para gustos, colores, eso está claro. Pero más allá de las preferencias individuales de cada uno, existen algunos factores que pueden convertirse en determinantes para definir los niveles de productividad del trabajador. Estos indicadores van ligados al hecho de trabajar en compañía, o no hacerlo, y las consecuencias que eso conlleva.

Algunas empresas – la mayoría de ellas encabezan desde Silicon Valley la lista Best Place to Work -apuestan por los lugares de trabajo tipo loft.

Oficina wall-free. Imagen de wikipedia
Oficina wall-free. Imagen de wikipedia

Sin paredes, con un ambiente relajado, y a menos de 75m de un puesto de comida: así trabajan engoogle. De hecho, en otras empresas superan el modelo wall-free office –si la RAE quiere incorporarlo al diccionario, que nos avise- de calle. En Philips, nadie tiene un lugar asignado, ni un ordenador personal. Es lo que tiene iCloud, que te puedes ir a desarrollar ideas a la Patagonia si te apetece.

Pero, ¿son realmente eficaces los centros de trabajo wall-free?

Depende del trabajo que haya que desarrollar. Está claro que hay situaciones en que, después delmomento eureka con el equipo, uno necesita sentarse, aislarse y ordenar las ideas. Si eso no es posible, esa idea, ese potencial negocio, quedará también en la nube, pero sin copia de seguridad.

Y no solo hablamos de trabajos creativos. Una llamada importante o un informe urgente requieren aislamiento, y en ese instante, los espacios colaborativos plagados de constantes nuevas ideas que requieren feedback, divagación y algunas risas para coger forma, están de más.

En Forbes aseguran que los espacios privados son igualmente necesarios para fomentar la productividad, ya que una interacción continuada con los compañeros distrae y dificulta la comunicación, impidiendo sacar conclusiones ni tareas específicas.

Haciendo hincapié en los modelos de oficina wall-free, la Universidad de Cornell ha publicado un estudio, “Oficinas que funcionan: equilibrando costes, flexibilidad y comunicación”, que concluye que para algunos, trabajar sin paredes ayuda a que la calidad del trabajo de los empleados aumente, ya que facilita el flujo de información.

Como dato curioso aunque predecible, se ha demostrado que las “generaciones del milenio” toleran mucho mejor el ruido y el overbooking en las oficinas que aquellos que nacieron en la década de los 50 y los 60, que valoran mucho más el silencio y el aislamiento para trabajar.

Pero no todo es blanco o negro: a medio camino, los cubículos

Se trata de un cubículo que permite aislarse, pero a la vez acceder al conocimiento o al brainstorming con solo un golpe de cadera. Por ejemplo, los de Microsoft han diseñado “el pasillo del conocimiento”, que consiste en reunirse en los pasillos que unen los cubículos individuales. Cuando tienen que colaborar solo tienen que girar la silla y salir al pasillo.

Se trata, pues, de pequeñas habitaciones que son usadas para reflexionar, trabajar sin distracciones o hacer una llamada sin el ruido y la atención de los colegas, pero a la vez adaptarse a la rutina de trabajar acompañado, en espacios abiertos y permitiendo que la comunicación directa sea la protagonista de su día a día.

Cubículos. Imagen de Pixabay
Cubículos. Imagen de Pixabay