Sáviat, Supera a tu competencia, Renueva tu imagen, Aumenta tus ventas
Efectos de la inclusión del TRI en el anexo XIV del reglamento REACH

Posibilidades de sustitución del tricloroetileno en la limpieza industrial de piezas

Doris Schulz, periodista29/06/2015

El tricloroetileno (TRI) ha sido incluido en el anexo XIV del reglamento REACH de la UE. Con ello se han establecido unos límites muy estrictos para el uso futuro de este disolvente en la limpieza industrial de piezas. El objetivo prioritario de esta medida es sustituir los disolventes que contienen TRI con productos o procedimientos de limpieza alternativos. En los casos en que esto no sea posible, a partir del día 21 de abril de 2016, el TRI sólo se podrá utilizar con una autorización excepcional en instalaciones cerradas de tecnología avanzada. Dürr Ecoclean presta su apoyo a los usuarios de TRI para evaluar y seleccionar productos y procedimientos de limpieza alternativos.

El tricloroetileno se utiliza especialmente en la limpieza de precisión de componentes en distintos sectores, como la industria aeronáutica o la tecnología médica, por ejemplo. El disolvente se registró en la Agencia Química Europea (ECHA), de conformidad con lo establecido por el reglamento europeo sobre sustancias químicas, REACH (Registration, Evaluation and Authorization of Chemicals; en español, registro, evaluación, autorización y restricción de sustancias químicas). Sobre la base de los datos facilitados acerca del peligro, utilización, exposición y riesgo en distintas aplicaciones, el TRI se clasificó como sustancia altamente preocupante (substance of very high Concern, SVHC). En consecuencia, el TRI fue incluido en el Anexo XIV de REACH. Por consiguiente, a partir del día 21 de abril de 2016, después de la llamada fecha de expiración (36 meses después de la inclusión de la sustancia en el Anexo XIV), este disolvente dejará de poder ser utilizado en todos los países miembros de la UE y del Espacio Económico Europeo. Por lo tanto, a los usuarios se les plantea el reto de sustituir el TRI por otro producto o procedimiento de limpieza adecuado. En los casos en que haya motivos técnicos o económicos (socioeconómicos) que impidan esta sustitución, el usuario debe solicitar una autorización a la ECHA. Esta solicitud debe presentarse a más tardar el día 21 de octubre de 2014.

foto

Las suciedades no polares, como los aceites, se limpian fácilmente con disolventes no polares. Así se obtienen superficies libres de grasa de forma efectiva y eficiente.

Amplia asistencia para la sustitución del TRI

Como el objetivo primordial de REACH es reemplazar todas las sustancias consideradas SVHC, sustituir el TRI es una actuación prioritaria. Dürr Ecoclean GmbH presta un amplio apoyo a los usuarios en la selección y evaluación de medidas alternativas adecuadas. Por un lado, la extensa oferta de soluciones en todos los productos de limpieza alternativos permite un asesoramiento independiente de la tecnología. Por otro, la estrecha colaboración con los fabricantes de disolventes y de productos de limpieza a base de agua procura una adaptación perfecta a la tarea de limpieza. Los criterios principales en este sentido son el tipo y la cantidad de suciedad, el material y la geometría de la pieza así como el nivel de limpieza necesario. La ‘compatibilidad’ de suciedad y producto de limpieza tiene una gran importancia. Fundamentalmente viene determinada por la polaridad de las sustancias. Esta indica el modo en que se distribuye la carga eléctrica dentro de una molécula y el efecto externo que tienen las fuerzas electrostáticas. Todo ello repercute en la solubilidad de una sustancia, esto es, en su capacidad de actuar como disolvente. En este sentido, se puede afirmar que: lo igual disuelve lo igual. Por lo tanto, las sustancias no polares, como las grasas y los aceites, se disuelven bien en disolventes no polares y mal, en disolventes polares. En cambio, las sustancias polares, como las sales y las emulsiones, por ejemplo, se disuelven bien en medios polares (agua) y mal, en medios no polares.

Tomando como base este principio químico, es posible realizar una preselección entre las siguientes alternativas: percloroetileno, hidrocarburos no halogenados, disolventes polares o bien productos de limpieza basados en agua. El percloroetileno es un hidrocarburo clorado afín al TRI, con propiedades solventes similares, pero con un menor potencial de riesgo. Los hidrocarburos no halogenados son mezclas que se diferencian entre sí por su composición y su intervalo de ebullición, por ejemplo, las isoparafinas. Los disolventes polares consistentes en alcoholes modificados tienen propiedades desengrasantes y disolventes en agua y, por lo tanto, resultan apropiados para eliminar suciedades combinadas. Los productos de limpieza a base de agua están disponibles a modo de detergentes neutros, alcalinos y ácidos.

foto
Todas las instalaciones de limpieza de Dürr Ecoclean están equipadas con una cámara de trabajo cerrada. Simultáneamente, el dispositivo de destilación integrado permite la recirculación del disolvente reduciendo así de forma drástica el consumo respecto a las instalaciones abiertas o semicerradas.

La mejor alternativa al TRI se obtiene realizando ensayos de limpieza con componentes con suciedad original. Dürr Ecoclean realiza gratuitamente estas pruebas en los centros de ensayo que tiene distribuidos en distintos países europeos. Al hacerlo, es posible definir a la vez los parámetros de proceso y la técnica de procedimiento necesarios para obtener el resultado de limpieza exigido en un proceso seguro, repetible y eficiente en condiciones de producción reales.

Autorización de empleo posterior del TRI

Sólo se permiten excepciones a la norma de sustitución en aquellas aplicaciones en las que el TRI no se pueda sustituir por motivos técnicos o económicos en la fecha de expiración o antes de la misma. En la solicitud de autorización se deben demostrar de forma pormenorizada los esfuerzos de sustitución. Por ejemplo, se deben presentar resultados de ensayos de limpieza que indiquen que no es posible obtener la calidad de limpieza exigida con un disolvente alternativo. Un motivo técnico importante también puede ser que la sensibilidad térmica del producto a limpiar impida el uso de un disolvente con un punto de ebullición mayor. Se consideran un motivo económico de exclusión importante los procesos de limpieza certificados por el cliente, generalmente muy costosos, cuya renovación de certificación con otro disolvente no resultaría económicamente razonable. Por consiguiente, en la solicitud de admisión se deben consignar informaciones detalladas acerca de la tarea de limpieza, el uso y la manipulación del TRI. También se debe demostrar que el riesgo del uso del disolvente está controlado de forma satisfactoria.

Independientemente de estos factores, la autorización sólo se concede si el uso posterior del TRI se realiza en una instalación de limpieza cerrada de tecnología avanzada.

Todas las instalaciones de Dürr Ecoclean diseñadas para la limpieza con hidrocarburos clorados cumplen con esta exigencia. El proceso de limpieza y de secado tiene lugar en una cámara de trabajo cerrada. Así, por ejemplo, el sistema sin competencia de desplazamiento del volumen de aire de proceso integrado en las instalaciones CKW permite un funcionamiento completamente sin aire de escape y sin filtros de carbón activo. Simultáneamente, el dispositivo de destilación integrado procura la recirculación del disolvente, con lo que se obtiene una reducción drástica del consumo respecto a las instalaciones abiertas o las que sólo son semicerradas.

Empresas o entidades relacionadas

Dürr Systems GmbH

Comentarios al artículo/noticia

Nuevo comentario

Atención

Los comentarios son la opinión de los usuarios y no la del portal. No se admiten comentarios insultantes, racistas o contrarios a las leyes vigentes. No se publicarán comentarios que no tengan relación con la noticia/artículo, o que no cumplan con el Aviso legal y la Política de Protección de Datos.

ENLACES DESTACADOS

T4MEquiplast, Expoquimia, Eurosurfas, Fira de Barcelona

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

La culpa no es del plástico

El PET del que se consumen más de 20.000 toneladas anuales sólo en la industria del packaging, es decir, es un buen ejemplo de productos de consumo de “usar y reutilizar”

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS