Actualidad Info Actualidad

Confemadera propone una serie de medidas de mejoras medioambientales para las empresas de carpintería y mueble

Soluciones medioambientales en carpintería y mueble

Fuente: Confederación Española de Empresarios de la Madera, Confemadera22/10/2009

22 de octubre de 2009

La Confederación Española de Empresarios de la Madera, Confemadera, en colaboración con Aidima, Instituto Tecnológico del Mueble y Afines, ha publicado una guía dirigida especialmente a los subsectores de carpintería y mueble donde recomienda mejoras medioambientales que se han contrastado durante el desarrollo del proyecto y que han permitido establecer un conjunto de medidas útiles y sencillas para el conjunto del subsector.

Los subsectores de la carpintería y el mueble se incluyen dentro de las industrias de segunda transformación y utilizan como principal materia prima la madera. Estas industrias tienen un gran peso dentro del sector español de la madera concentrándose principalmente en la Comunidad Valenciana, Cataluña, Andalucía y Madrid.

Teniendo en cuenta la situación del sector y dadas las actuales exigencias del mercado, donde la producción respetuosa con la naturaleza es una ventaja competitiva, y en algunos casos una imposición administrativa, estas empresas se ven obligadas a mejorar en aspectos medioambientales.

Proyecto ReIntegra

El proyecto ReIntegra, aprobado en el marco del programa Life-Medio Ambiente de la Unión Europea, supone una apuesta firme del sector español de la madera para su adaptación medioambiental. Sus principales objetivos son: incrementar el rendimiento ecológico del sector reduciendo la producción de residuos inertes y reintegrando al proceso industrial los residuos de madera que se generen en cualquier punto del ciclo; alargar la duración del ciclo de vida de la madera más allá de las actividades industriales, identificando cualquier fuente de residuos que no esté siendo utilizada, o que esté siendo infrautilizada; generar mecanismos que permitan que las pymes del sector de la madera puedan incrementar la eficiencia de su utilización de la madera y disminuir su impacto ecológico global.

Entre las principales materias primas del subsector de la carpintería y mueble se encuentran las maderas de especies como el haya, maple...
Entre las principales materias primas del subsector de la carpintería y mueble se encuentran las maderas de especies como el haya, maple, cerezo o pino, roble, castaño, fresno, nogal o tilo. Foto: Confemadera.

Materias primas y procesos de producción

La materia prima fundamental es la madera, de la que se obtiene un producto que queda definido por la calidad de la especie o especies utilizadas y por el destino del mismo. La elección de las materias primas también está condicionada, aunque en menor medida, tanto por su disponibilidad como por el cliente al que se destine el producto, mueble, madera para construcción, etc. Entre las principales materias primas del subsector se encuentran las maderas de especies como el haya, maple, cerezo o pino, roble, castaño, fresno, nogal o tilo. En estos dos subsectores se utiliza madera maciza y tableros derivados de la madera como principales materias primas para la elaboración de los productos finales. Otros materiales que también se utilizan en el proceso productivo son las colas y adhesivos de que permiten incrementar la resistencia de los productos finales frente a la temperatura y otros parámetros ambientales; su elección depende de las características de los elementos a unir, así como del tipo de unión requerida.

En el proceso de acabado se pueden utilizar productos que embellecen y protegen la superficie de las piezas de madera, además de proporcionarles el aspecto final y la protección deseada en función del uso al que va destinado el producto. Así mismo, la aplicación de tintes y barnices, confieren un color y un brillo determinado a la madera, contribuyendo a conservar su textura y aspecto. Los materiales más habituales en los recubrimientos son los plásticos, las piezas de aluminio, e incluso herrajes y productos semiacabados que, fabricados con distintos materiales y con geometrías variadas, se incorporan en los procesos de producción para reafirmar la estructura de las piezas y embellecer el producto final resultante.

Los procesos de producción de las carpinterías y las fábricas de mueble, pueden ser de dos tipos dependiendo de la materia prima utilizada: madera maciza o tableros formados por restos de madera, tanto de fibras, de partículas como contrachapados. Para madera maciza los procesos van desde el marcaje, el tronzado y el aserrado y desdoblado, hasta el curvado, torneado, tallado, lijado y calibrado y para tableros derivados destaca el despiece y corte a medida, el macizado y aplacado de cantos y el chapado. Asimismo ambas variedades comparten procesos como son el taladrado y escopleado, lijado y/o calibrado, el acabado y por último el montaje.

Todos los residuos de madera que se generan en las empresas de fabricación de mobiliario son recuperables como materia prima en otros puntos del sector, prolongando su vida útil

Residuos

Los diferentes residuos generados en la industria del mueble suponen un elevado porcentaje respecto al total generado en el sector de la madera. Entre los residuos de madera que se generan en las empresas de fabricación de mobiliario se encuentran el serrín, las virutas, los restos de chapa y tablero, y los recortes de madera. Todos ellos son recuperables como materia prima en otros puntos del sector, prolongando su vida útil. Gran parte de estos residuos se producen durante las operaciones de dimensionado y mecanizado de la madera, mientras que el resto son materiales que no son susceptibles de continuar en el proceso de producción o bien son piezas defectuosas. Por otro lado, los aceites usados, junto con envases, productos de limpieza y disolventes utilizados, son residuos que van ligados al funcionamiento y mantenimiento de la maquinaria y los equipos presentes en el proceso de producción de estas industrias y que deben ser almacenados y gestionados tal y como establece la legislación vigente en esta materia. Por su parte, los sistemas de aplicación de barnices y tintes, muchas veces a través de pistolas y en el interior de cabinas, se limpian con disolventes orgánicos, generando disolvente de limpieza sucio y lodos. Estas sustancias, así como los materiales impregnados con ellas, deben ser retiradas por un gestor autorizado. Por último, y de forma más general, las baterías usadas y los tubos fluorescentes constituyen residuos que, debido a sus componentes, han de ser retirados por un gestor de residuos peligrosos.

Puntos críticos de impacto: materias primas, proceso y residuos

Los puntos críticos que a continuación se describen y que justifican las propuestas de mejora que se adjuntan en la guía, atienden a los siguientes ámbitos de aplicación: materias primas, proceso y residuos, considerados como factores de referencia en la actividad industrial del sector de la madera.

Uno de los impactos ambientales asociado a la materia prima tanto en las carpinterías como en las fábricas de mueble tiene su origen en un mal aprovechamiento de la madera, por tanto, resulta evidente que una de las actuaciones pasa por optimizar su rendimiento. En este sentido, una acertada elección de las mismas contribuye a reducir el volumen de residuos generados, y a disminuir, al mismo tiempo, los costes de producción.

Como ocurre en el resto de las industrias del sector, es necesario concienciar a los propietarios y trabajadores sobre la importancia de utilizar, en la medida de lo posible, madera o productos de madera, procedentes de bosques sostenibles.

Por otra parte, el transporte de las materias primas, desde su lugar de suministro hasta los centros de trabajo, constituye una fuente de impactos medioambientales, relacionados fundamentalmente con emisiones a la atmósfera de gases contaminantes procedentes de la combustión del carburante utilizado por la maquinaria. En algunas empresas, el empleo de determinados productos, como colas de formaldehído, y barnices o pinturas con elevado contenido en COV, pueden suponer un impacto ambiental negativo, debido a las características de peligrosidad de sus componentes. Es importante reducir el consumo de las que estén clasificadas como sustancias o preparados peligrosos, sustituyéndolas por otras de menor peligrosidad o, en su defecto, llevar a cabo su suministro de forma que se minimice la generación de residuos de los envases que las contienen.

El serrín, las virutas, los restos de chapa y tablero...
El serrín, las virutas, los restos de chapa y tablero, y los recortes de madera son los principales residuos que producen las empresas de fabricación de mobiliario. Foto: Rasbak.

Muchos de los impactos en este tipo de industrias se derivan de los productos que se utilizan en fases como el encolado, tinte, fondo, acabado, etc., dado que muchos de ellos están catalogados como peligrosos. Ejemplo de ello son las colas en disolventes orgánicos o con componentes clasificados como sustancias peligrosas utilizadas para las uniones de piezas o para rechazados; los productos utilizados para recubrimiento en base disolvente orgánico (pinturas y barnices), que producen emisiones de COV, tanto en la propia aplicación de estos productos, como en la limpieza de los diferentes equipos, etc. Resulta pues de interés, promover su sustitución o intentar minimizar las emisiones que generan mejorando la eficiencia de los procesos en los que se utilizan, etc. Por otro lado, en las operaciones de acabado y mecanizado se genera el llamado polvo de madera, o del lijado de las piezas barnizadas, que forma el polvo de barniz, de mayor peligrosidad por la propia naturaleza de los productos utilizados.

Por último, una mejora de las condiciones tecnológicas de trabajo puede optimizar el rendimiento de las materias primas, reducir los consumos energéticos, el polvo, los ruidos, etc. y producir una mayor eficiencia en la recogida de residuos al generarse en menor cantidad.

Una mejora de las condiciones tecnológicas de trabajo puede optimizar el rendimiento de las materias primas, reducir los consumos energéticos y producir una mayor eficiencia en la recogida de residuos

Del mismo modo que en el resto de industrias del sector maderero, y en la medida en la que sea posible, resulta fundamental minimizar la generación de residuos de madera en el proceso. Y, en este sentido, tanto una correcta elección de las materias como el empleo de modernos equipos para su procesado, pueden ser determinantes en el rendimiento de la materia prima y, en consecuencia, en la minimización que se promueve. En cualquier caso, hay que fomentar la reutilización de este residuo con el mayor valor medioambiental. Es decir, promover su reintroducción dentro del ciclo de vida de la madera en el punto más alto posible.

Por otro lado, los restos o sobrantes de la aplicación de determinados productos empleados en el encolado y recubrimiento de las piezas de madera, los aceites lubricantes, los productos de limpieza y mantenimiento y los envases que han contenido sustancias peligrosas, constituyen residuos peligrosos que, sin una correcta gestión, pueden ocasionar efectos adversos sobre el medio ambiente. Además, es necesario tener en cuenta la legislación vigente, así como cualquier otro criterio técnico y/o sanitario que puedan resultar de aplicación. En cualquier caso, es importante realizar tareas de sensibilización y formación del personal de las empresas con el fin de informar y corregir los malos hábitos adquiridos.

A continuación se ofrecen recomendaciones prácticas para las empresas de carpintería y mueble relacionadas con los tres aspectos críticos donde se pueden implementar mejoras medioambientales —materias primas, proceso, residuos— repercutiendo en algunos casos en el rendimiento técnico y el cumplimiento de las exigencias que en materia medioambiental existen. Las propuestas incluyen descripción, en la que se explica en qué consiste la mejora propuesta, valor medioambiental, en el que se detallan las mejoras medioambientales que se derivan de su aplicación y viabilidad, con la que se presenta objetivamente el grado de dificultad envuelto en la puesta a punto de la mejora.

Propuesta de mejora: materias primas

Utilización de madera procedente de una GFS (Gestión Forestal Sostenible). La mejora consiste en introducir en los procesos de producción, madera procedente de masas forestales que han sido gestionadas sosteniblemente, es decir, de forma respetuosa con el medio ambiente. En este sentido, la certificación de la madera ofrece esta garantía que así como en el caso de otras industrias del sector de la madera, implica realizar la trazabilidad de ésta (Cadena de Custodia). En cuanto el valor medioambiental, la utilización de madera procedente de una gestión forestal facilita el que los propietarios y gestores forestales compartan la necesidad de practicar una gestión sostenible de los montes contribuyendo no solo al cumplimiento de la legislación sino al consecuente mantenimiento y conservación de los recursos naturales. En lo que se refieres a viabilidad, la compra de madera procedente de una gestión sostenible constituye un instrumento de mercado pues introduce un valor añadido, no obstante, estas industrias se encuentran supeditadas a su disponibilidad en eslabones anteriores de la cadena industrial de la madera. Esta iniciativa además puede contemplarse como una ventaja a nivel de organización interna de la empresa, pues el proceso de cadena de custodia exige un control en los procesos.

Utilización de colas alternativas. Las colas habitualmente usadas en estas industrias, aunque de gran eficacia, pueden resultar altamente tóxicas. Las de urea-formol, aunque de poco uso, son peligrosas debido a su elevado contenido en formaldehído, pudiendo representar un riesgo tanto para la salud humana como para el medio ambiente. Por su parte, las de PVAc, de base agua, no emiten Compuestos Orgánicos Volátiles (COV) ni son especialmente peligrosas como residuo seco. Sólo son peligrosos los aditivos que puedan llevar para mejorar la resistencia a la humedad: sales metálicas e isocianato. En cualquier caso, y teniendo en cuenta que ya existen en el mercado colas sustitutivas de menor toxicidad, se debe, siempre que sea posible, utilizar éstas últimas. Desde el punto de vista medioambiental se reducen considerablemente las emisiones a la atmósfera asociadas al formaldehído ya que las colas sustitutivas llevan una cantidad menor de este componente, llegando incluso a no estar presente en su composición. Además, al reducir el formaldehído, se disminuye la cantidad de lodos tóxicos generados durante las operaciones de encolado, obteniéndose así la consiguiente minimización de residuos.

En cuanto a viabilidad esta mejora, muy recomendable desde el punto de vista medioambiental, supone sin embargo un incremento de los costes de producción y, en ciertos casos, un decremento de la calidad del acabado final del producto. Así, su viabilidad queda cuestionada en aquellos casos en los que el ahorro debido a la disminución de los costes de gestión de los residuos tóxicos no compense el incremento de los costes de producción. En cualquier caso, esta mejora será viable en el momento en que disminuyan los costes de los productos alternativos y/o mejore la calidad de los acabados.

La utilización de madera procedente de una GFS (Gestión Forestal Sostenible) consiste en el uso de madera procedente de masas forestales que han sido...
La utilización de madera procedente de una GFS (Gestión Forestal Sostenible) consiste en el uso de madera procedente de masas forestales que han sido gestionadas sosteniblemente en los procesos de producción. Foto: Aeim.

Uso de barnices con bajo contenido en COV. Esta mejora comprende la sustitución de los barnices convencionales, que utilizan como base disolvente orgánico, por otros productos en base acuosa, con un menor contenido en COV. Medioambientalmente, el menor contenido en COV de los nuevos barnices reduce las emisiones a la atmósfera de estos compuestos, evitando así posibles problemas de contaminación en el interior y el exterior de la empresa. Se tiene mas facilidad para el cumplimiento de la legislación medioambiental existente sobre COV. Además, la limpieza de las herramientas de barnizado resulta más sencilla si se utilizan barnices en base acuosa, ya que requiere únicamente de agua y no de los tradicionales disolventes orgánicos. De esta manera, se reduce el volumen de residuos peligrosos generados y, por consiguiente, los riesgos derivados de su almacenamiento. Por otra parte, y en relación con el almacenaje de los disolventes, la reducción del uso de compuestos orgánicos disminuye el riesgo de incendio.

Esta mejora, muy recomendable desde el punto de vista medioambiental, supone sin embargo un incremento de los costes de producción. A ello se puede añadir, en ciertos casos, un decremento de la calidad del acabado final del producto en función de las características del mismo. Así, la viabilidad de esta mejora queda, por el momento, limitada a aquellas empresas en las que el cambio de producto no afecte a la calidad. En cualquier caso, esta propuesta debe ser objeto de una observación y actualización continua, pues la investigación y mejora de los productos al agua por parte de los fabricantes pueden viabilizarla tan pronto como se solventen los problemas en los acabados y aumente su comercialización, disminuyendo sus costes.

Propuesta de mejora: procesos

Empleo de lavadores de pistolas. La propuesta consiste en reutilizar el disolvente como lavador de las pistolas utilizadas en la fase de tinte, fondo y acabado del proceso de producción del mueble, consiguiendo así un mayor aprovechamiento del producto, y generando una menor cantidad de residuo. La frecuencia de limpieza de las pistolas se puede aumentar con la adquisición del equipo, ya que se reduce en gran medida la duración del ciclo de trabajo (hasta en un 60%). Facilita además la limpieza tanto exterior como interior de las pistolas, evitando así posibles incrustaciones, y consiguiendo mejores resultados. Los vapores generados durante el proceso de limpieza son canalizados a través de un tubo hasta un punto en el que todos confluyen para ser tratados antes de ser emitidos a la atmósfera. Desde el punto de vista medioambiental, la reutilización del disolvente optimiza su aprovechamiento, reduce las emisiones a la atmósfera de COV (por ser un espacio cerrado), así como la generación de residuos peligrosos y la adquisición de disolvente como materia prima. Asimismo, se trata de una mejora viable para cualquier empresa, tanto en términos técnicos como económicos. Además de los beneficios medioambientales y del ahorro económico que conlleva, los ensayos realizados indican que se pueden llegar a obtener mejores resultados que con la limpieza tradicional, por lo que resulta muy recomendable para toda aquella empresa que tenga que lavar diariamente más de dos o tres pistolas de pintado.

Control de la humedad de la madera. La propuesta trata de mantener la humedad de la madera dentro de un rango determinado, variable según el tipo de madera utilizada, permitiendo evitar problemas como deformaciones o fallos en la calidad de las películas formadas al aplicar adhesivos. Para ello será necesario disponer de higrómetros y adecuar las instalaciones donde se almacena la madera, de tal forma que ésta se encuentre en un ambiente seco y no demasiado caluroso. Además, mantener el nivel correcto de humedad de la madera optimiza su rendimiento, minimiza las pérdidas y, por tanto, mejora de forma general el rendimiento de esta materia prima. En lo que se refiere a la viabilidad, en la mayor parte de las empresas, las instalaciones suelen estar adecuadas para mantener, de forma aproximada, las condiciones óptimas de humedad en la madera. En estos casos, la adquisición de higrómetros resulta muy recomendable, pues se podrá, con un pequeño coste, mejorar el rendimiento de su principal materia prima. En aquellas empresas en las que las instalaciones no resulten las adecuadas, la mejora es doblemente necesaria, pues estarán soportando rechazos en el proceso productivo, los cuales generan un efecto negativo, tanto económico como medioambiental.

Con el uso de pistolas de pintado de mayor rendimiento, se consume menor cantidad de pintura. Foto: Mercury Dos, S.L.
Con el uso de pistolas de pintado de mayor rendimiento, se consume menor cantidad de pintura. Foto: Mercury Dos, S.L.

Control del consumo energético. La mejora consiste en el análisis y la planificación del consumo eléctrico de la empresa a través de diversas medidas: instalación de sistemas de iluminación de bajo consumo, desconexión de la maquinaria que no esté en uso, etc. Con esta propuesta existe una mejora asociada a la reducción en el consumo de energía, lo que constituye un aspecto muy positivo desde el punto de vista medioambiental, contribuyendo así a minimización en la utilización de recursos. La viabilidad de la propuesta depende en gran medida de la opción elegida para llevarla a cabo. Así por ejemplo, la utilización de iluminación de bajo consumo resulta asequible para cualquier empresa, tanto en términos técnicos como económicos; y es además muy recomendable, pues permite de forma sencilla obtener resultados favorables tanto para la propia empresa como para el medio ambiente. Por el contrario, el cambio de maquinaria sólo está justificado en los casos en los que, por otros motivos, la renovación de dicha maquinaria sea necesaria.

Uso de pistolas de pintado de mayor rendimiento. La mejora consiste en la sustitución de las pistolas aerográficas convencionalmente utilizadas en la aplicación de la pintura sobre las piezas de madera, por otras de alto volumen y baja presión (HVLP) que, al consumir menor cantidad de pintura, optimizan los rendimientos. Medioambientalmente, el menor consumo de pintura de las pistolas HVLP implica, de manera directa, una disminución de las emisiones de Compuestos Orgánicos Volátiles (COV) ligadas al empleo de las pinturas. Se trata de una mejora viable para cualquier empresa, tanto en términos técnicos como económicos. Además del ahorro medioambiental y económico que conlleva, los ensayos realizados indican que se pueden llegar a obtener mejores resultados que con las pistolas de pintado tradicionales.

Control del caudal de los sistemas de aspiración. Esta mejora consiste en la instalación de variadores de frecuencia en los sistemas de aspiración que habitualmente existen en las fábricas de muebles. Gracias a ellos se podrá lograr, en cada momento, una adaptación del caudal de aire aspirado al polvo generado por las máquinas en funcionamiento. La complejidad de este sistema de control es variable, pudiendo instalarse, en grandes empresas, equipos automatizados o bien (en fábricas de menor tamaño) otros de uso manual. En este último caso será necesario concienciar a los operarios para que hagan un buen uso de los equipos. En cuanto al su valor medioambiental, el control ejercido en los sistemas de aspiración se traduce en una disminución directa de los consumos energéticos y en lo que se refiere a la viabilidad, se trata de una mejora al alcance de cualquier empresa, tanto en términos económicos como técnicos.

Sustitución de aceites. La mejora consiste en la sustitución de los aceites lubricantes PCB (policlorobifenilos) de las máquinas por otros alternativos que presenten un menor riesgo, tanto para la salud humana, como para el medio ambiente. Es importante tener en cuenta que, en cumplimiento de la legislación vigente, los aceites deben ser retirados por un gestor autorizado. La sustitución de los aceites lubricantes PCB reduce la destrucción de la capa de ozono, disminuye el riesgo de contaminación de suelos y, además, contribuye a mejorar la salud laboral al evitar emanaciones tóxicas.

Con el mantenimiento del nivel correcto de humedad de la madera, se optimiza su rendimiento...
Con el mantenimiento del nivel correcto de humedad de la madera, se optimiza su rendimiento, se minimizan las pérdidas y se mejora de forma general el rendimiento de esta materia prima. Foto: Instrumentos Testo, S.A.

Propuesta de mejora: residuos

Compactación de residuos sólidos. La propuesta trata de minimizar el volumen los residuos peligrosos (por ejemplo, envases metálicos) mediante un tratamiento físico como la compactación, que permita reducir su volumen, facilitando así su almacenamiento y posterior gestión. La puesta en marcha puede implicar comprar o alquilar una máquina compactadora, y contactar con gestores autorizados que faciliten este servicio. Esta medida se ve afectada por la cantidad de residuos que se generen, pues en función de ello será o no rentable en términos de tiempo y dinero realizar una inversión en equipos de compactación. Medioambientalmente hablando, la compactación de los residuos reduce su efecto negativo sobre el medio al ser menor el volumen total de residuo generado, al tiempo que mejora su almacenamiento evitando riesgos y facilita su gestión. Además, al minimizar el volumen de residuos en la empresa, también disminuye el coste de gestión. La compactación de los residuos sólidos es viable para cualquier empresa fabricante de muebles pues, en función del volumen de este tipo de residuos que genere, podrá optar por adquirir una compactadora en propiedad, o bien solicitar una a la empresa que les gestione los residuos. Para llevar a cabo esta medida en el caso de las empresas con una menor capacidad de inversión, puede resultar interesante la creación de empresas que faciliten una gestión integral de los residuos de determinados grupos empresariales, constituyendo instrumentos a disposición de las empresas que repercuten en costes más bajos al permitir diseñar soluciones con una red logística asumible.

Gestión de residuos peligrosos. En cualquier tipo de industria es imprescindible llevar a cabo una correcta manipulación de los residuos peligrosos hasta su retirada por un gestor autorizado. Así, se requiere de instalaciones adecuadas para su almacenamiento, que dispongan de un sistema de recogida que, en caso de pérdidas o derrames, especialmente de residuos líquidos, garantice una recuperación rápida y eficaz de los mismos. Los residuos peligrosos deben depositarse en envases homologados y debidamente identificados, que los almacenen temporalmente de manera segura. A este respecto es necesario tener en cuenta la legislación vigente, así como cualquier otro criterio técnico y/o sanitario que puedan resultar de aplicación. En el momento que se disponga de una cierta cantidad de un determinado residuo, debe ser retirado por un gestor autorizado. Disponer de un servicio de gestión integral puede facilitar las cosas cuando en la empresa se generen distintos tipos de residuos —aceites, envases, plásticos, flejes, cartones, papel, material de oficina, etc.— dificultando el establecimiento de una logística de recogidas para cada uno de ellos. De forma general, un correcto manejo de este tipo de residuos facilita su retirada por un gestor autorizado, al tiempo que se evitan potenciales problemas de contaminación en aguas, suelo y atmósfera, y se garantiza el cumplimiento de la legislación vigente. Según la legislación actual, se trata de una actuación de obligado cumplimiento para todas las empresas generadoras de residuos peligrosos. Sin embargo, los altos costes asociados y la necesidad de conocimientos para su puesta en marcha dificultan su implantación para algunos fabricantes.

Reciclaje de residuos y recuperación de madera. En todas las empresas que quieran mejorar su situación medioambiental, se deben recuperar tanto los residuos de madera como cualquier otro tipo de elementos que sean susceptibles de ser utilizados como insumos de éstos u otros procesos productivos. De no ser recuperables, se deberán recoger para gestión a través de gestor autorizado. Entre los residuos de madera que se generan en las carpinterías y fábricas de muebles, y que pueden recuperarse, se encuentran los siguientes: astillas, serrín, recortes, virutas y restos de tableros. Otros residuos que pueden ser reutilizables, siempre y cuando no deban ser tratados como residuos peligrosos, son: restos de embalajes, flejes rotos, lijas usadas, etc. Así, por ejemplo, algunas lijas, debido a sus propiedades químicas, pueden ser reutilizadas en construcción. Desde el punto de vista medioambiental, la recuperación de residuos de madera contribuye alargar el ciclo de vida de la misma, retrasando su uso como combustible. El reciclaje del resto de residuos confiere utilidad a productos que, normalmente, terminan en vertederos. En ambos casos se disminuye el consumo de materias primas y se reduce, en consecuencia, el volumen de residuos generado. En cuanto a la viabilidad, la implementación de esta mejora requiere únicamente de una mejor gestión de los residuos y subproductos del proceso productivo. Así, no son necesarios cambios sustanciales ni inversiones elevadas. Si bien es cierto que la mayor parte de las industrias del subsector ya gestionan adecuadamente la recuperación de todos aquellos restos de madera que son valorizables económicamente, se debe insistir en la importancia que esto tiene, intentando minimizar el uso de madera como combustible.

Reutilización del disolvente de limpieza. Para poder reutilizar el disolvente usado en la limpieza de las herramientas, es necesaria la instalación de un equipo específico, un destilador, capaz de separar el disolvente de la fracción sólida que contiene una vez utilizado. Para facilitar la operación se debe poner especial atención en no contaminar el disolvente, durante su uso, con agua, aceites o sólidos, ni con restos de pintura. La destilación se puede llevar a cabo mediante equipos que trabajan a presión atmosférica, o mediante otros equipos que lo hacen en vacío, en cuyo caso disminuye la temperatura de evaporación, aumentando la seguridad. El disolvente destilado puede reutilizarse en las operaciones de limpieza, permitiendo así un mayor aprovechamiento de los recursos y, por consiguiente, un ahorro en materia prima. La recuperación de producto reduce también la cantidad de disolvente desechado, así como los envases que lo contienen, contribuyendo en consecuencia a una minimización de los residuos catalogados como peligrosos. Esta mejora es accesible a todas las empresas salvo a aquellas con menor capacidad de inversión, ya que el coste de adquisición del equipo de destilación, sin ser muy elevado, requiere de un consumo de disolvente lo suficientemente alto como para permitir que la amortización en un plazo medio.

Impermeabilización del suelo. La propuesta consiste en la instalación de un solado impermeable en la zona de almacenamiento de residuos, especialmente los líquidos. Para evitar que los lixiviados y/o derrames lleguen a subsuelo hace falta, además de la impermeabilización, algún tipo de sistema de recogida de líquidos que permita recuperarlos para su almacenamiento y gestión. Se evita la contaminación de los suelos y, consecuentemente, el riesgo de que las sustancias tóxicas afecten a aguas subterráneas y/o superficiales próximas. El importante beneficio medioambiental, junto con los bajos costes asociados y una gran simplicidad técnica, hacen que esta mejora resulte completamente viable y altamente recomendable para todas las empresas. Además, de su aplicación se puede esperar una mayor facilidad a la hora de cumplir con la legislación medioambiental de aplicación.

Segregación de los residuos en origen. La mejora consiste en la separación, según se vayan generando, de los distintos tipos de residuos en función de sus propiedades y características, facilitando de este modo la correcta gestión de los mismos. Habitualmente, se separan residuos líquidos de sólidos, y peligrosos de inertes. A su vez, los peligrosos se segregan según sus componentes. Para ello es necesario disponer de distintos continentes homologados (según la composición y naturaleza de los residuos), convenientemente etiquetados, en los que se almacenen los residuos hasta que son trasladados a plantas de transferencia o a centros de tratamiento autorizados. Al reducir las cantidades de residuos mezclados, se mejora la identificación, caracterización y control de los mismos, lo que a su vez facilita tanto su gestión como el reciclaje. Se minimizan también los impactos ambientales asociados a la generación de altos volúmenes de residuos peligrosos. Pese a requerir de una persona con formación específica en la gestión de residuos, los costes asociados a esta mejora son bajos y los beneficios, tanto económicos como ambientales, son altos. Ambos factores hacen que resulte asequible a cualquier empresa del subsector.

Reutilización del agua de limpieza de rodillos. En aquellas empresas que utilizan colas que requieren agua en su formulación, se puede utilizar agua procedente de la limpieza de los rodillos encoladores para elaborar nueva mezcla, siempre que no existan diferencia entre la composición de sucesivas mezclas y se controlen parámetros clave como el pH. Para ello se usa un sistema que recoge el agua durante la limpieza en una bandeja metálica bajo el sistema de rodillos, y lo conduce, a través de una manguera de plástico, a un colector. Posteriormente se bombea al depósito en el que se llevará a cabo la formación de la mezcla encolante. En ocasiones puede ser necesario el decantar los sólidos de cola arrastrados y vigilar la descomposición de la materia orgánica contenida, sobre todo en épocas estivales. Su valor medioambiental es que permite reducir el consumo de agua que, de otro modo, debería consumirse en la preparación de la mezcla encolante. Además, al reutilizar el agua de limpieza, es decir, agua contaminada, se disminuye en volumen este residuo o vertido. Esta mejora es de sencilla aplicación y completamente viable para cualquier empresa que elabore las mezclas encolantes con agua.

Entre los residuos de madera que se generan en las carpinterías y fábricas de muebles, y que pueden recuperarse, se encuentran los siguientes...
Entre los residuos de madera que se generan en las carpinterías y fábricas de muebles, y que pueden recuperarse, se encuentran los siguientes: astillas, serrín, recortes, virutas y restos de tableros. Foto: Fedemco.

Comentarios al artículo/noticia

#1 - adalgiza
10/03/2010 7:07:43
muy bueno este articulo, me sirvio mucho para una tesis sobre la Elaboración de un plan de manejo de residuos de madera para una planta productiva de muebles en busca de beneficios medioambientales, económicos y de seguridad

Suscríbase a nuestra Newsletter - Ver ejemplo

Contraseña

Marcar todos

Autorizo el envío de newsletters y avisos informativos personalizados de interempresas.net

Autorizo el envío de comunicaciones de terceros vía interempresas.net

He leído y acepto el Aviso Legal y la Política de Protección de Datos

Responsable: Interempresas Media, S.L.U. Finalidades: Suscripción a nuestra(s) newsletter(s). Gestión de cuenta de usuario. Envío de emails relacionados con la misma o relativos a intereses similares o asociados.Conservación: mientras dure la relación con Ud., o mientras sea necesario para llevar a cabo las finalidades especificadasCesión: Los datos pueden cederse a otras empresas del grupo por motivos de gestión interna.Derechos: Acceso, rectificación, oposición, supresión, portabilidad, limitación del tratatamiento y decisiones automatizadas: contacte con nuestro DPD. Si considera que el tratamiento no se ajusta a la normativa vigente, puede presentar reclamación ante la AEPD. Más información: Política de Protección de Datos

REVISTAS

VÍDEOS DESTACADOS

  • Línea de aserrado para fabricacion de tablas de palets - Wood-Mizer TVS HD

    Línea de aserrado para fabricacion de tablas de palets - Wood-Mizer TVS HD

TOP PRODUCTS

NEWSLETTERS

  • Newsletter Madera

    22/05/2024

  • Newsletter Madera

    15/05/2024

ÚLTIMAS NOTICIAS

EMPRESAS DESTACADAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS