Doing business in Spain? Interempresas Media is the key

Cinco razones para que las pyme no se queden atrás

La Industria 4.0 facilita la automatización a los pequeños almacenes

Federico Carlotti, Responsable de Desarrollo de Negocio de Swisslog Logistics Automation Italia e Ibérica

27/03/2019

Las tecnologías de la Industria 4.0 como IoT, Big Data, Inteligencia Artificial, robótica colaborativa… son una oportunidad para que las pequeñas empresas no pierdan el tren de la automatización. Frente a los sistemas tradicionales que necesitan fuertes inversiones, las nuevas tecnologías abren la puerta a la automatización a empresas con menos recursos. Las razones nos las da Federico Carlotti, responsable de Desarrollo de Negocio de Swisslog Logistics Automation Italia e Ibérica.

foto

Mucho se ha comentado sobre el impacto que tendrá la industria 4.0 en el almacenamiento y la distribución, y por qué las empresas deberían acogerse a esta cuarta revolución industrial. Seguramente, al propietario o gestor de un pequeño almacén le surgen dudas relacionadas con los beneficios de la Industria 4.0 y si algunas inversiones son solo adecuadas para grandes empresas.

En Swisslog, creemos firmemente que muchos de los beneficios de la industria 4.0 se extenderán a las pequeñas empresas y con este artículo queremos explicar nuestras razones. Situados en contexto, definimos la industria 4.0 en un sentido muy amplio, que incluye conceptos como el Internet de las cosas, el Big Data, Inteligencia Artificial, aprendizaje automático" y, por supuesto, la robótica colaborativa.

foto

Los robots móviles autónomos son perfectos para crecer sin comprometer a la empresa. Swisslog CarryPick.

El verdadero Plug & Play, combinando IoT e IA

El principal problema con los tradicionales sistemas de gestión automatizados ha venido de la significativa cantidad de trabajo específico de ingeniería, requerido para la implementación de los sistemas y la codificación del control y del software.

Por ejemplo, los transportadores requieren a menudo un código PLC específico para optimizar el comportamiento en términos de la prioridad de administrar un almacén en un punto único, para obtener el máximo rendimiento. Estas “reglas de tráfico” son diferentes para cada diseño de los sistemas y también dependen de las necesidades individuales del proceso.

Sin embargo, los costes de personalización, instalación y puesta en servicio de un sistema no tienen una relación lineal con sus dimensiones. Por ello, si bien este sobre esfuerzo puede ser manejable en sistemas grandes, encontramos que en los sistemas más pequeños pueden representar hasta el 40% de la solución total. Un dato que ha alejado por prohibitiva la inversión en sistemas para la gestión de pequeños movimientos.

Aunque, si combinamos los principios del Internet de las cosas con la inteligencia artificial y el aprendizaje automático, este problema se puede mitigar. Imaginemos que simplemente se colocan los elementos transportadores (o cualquier otro equipo automático) en el suelo y cada elemento se identifica automáticamente con todos los demás al conectarse con sus vecinos. De esta manera, el sistema puede “mapear” e intuir la lógica de la operación intrínseca.

Paralelamente, aplicando el análisis del Big Data al sistema actual que todavía es manual, lo que se tendrá ya de partida el entendimiento de los procesos del almacén de forma automática. Esto permite establecer una primera lógica, básica, para la ejecución del nuevo sistema automatizado. Una vez que se ubican y se usan los sistemas automatizados, el aprendizaje automático determinará rápidamente cómo usar mejor el nuevo sistema y se establecerán las reglas de tráfico correctas para que coincidan con el diseño del sistema y con los procesos del usuario de la instalación.

Todo esto significa que la codificación específica de los controles y el software ya no será necesaria y los costos generales se reducirán significativamente a un nivel donde la automatización se podrá aplicar incluso para operaciones pequeñas.

Los sistemas inteligentes se adaptan a los almacenes convencionales

La mayoría de los almacenes y, sobre todo los pequeños, han sido diseñados para ser explotados por las personas con un diseño clásico formado por pasillos de estanterías y por trabajadores con carritos o con carretillas que se trasladan para recoger los pedidos.

Para implementar un sistema automático se requería hasta hace poco la sustitución completa de estos procesos. Por ejemplo, los centros que utilizaban robots requerían un entorno bien estructurado, sin interrupciones no planificadas. De la misma forma, un almacén manual puede parecer bien organizado, incluso cuando el personal maneja pequeñas desviaciones, lo que no se puede decir en el caso de la implementación de robots. Con ello, la integración entre la parte automática y la manual, no solía ser tarea fácil.

Así, imaginemos una situación en la que un producto más grande sobresale algunos centímetros de la estantería e invade la posición de almacenamiento del producto adyacente, o imaginemos a un trabajador que deja el carrito en medio del pasillo durante unos minutos. Son dos hechos dinámicos e incompatibles con la lógica habitual de la gestión totalmente automática. En este caso, cambiar un almacén de un modo manual a otro automático es un gran paso para toda la empresa, que puede causar fácilmente interrupciones y riesgos.

Para solucionarlo, hoy en día están emergiendo una nueva generación de robots colaborativos que permiten solucionar esas situaciones. Estos robots, no solo son seguros para trabajar con humanos, sino que también se pueden utilizar con sensores avanzados e inteligencia artificial para adaptarse a las circunstancias cambiantes, planteadas en los ejemplos anteriores.

Las empresas pueden simplemente implementar uno o dos robots de colaboración dentro de sus operaciones actuales, teniendo a personas trabajandos con ellos y eliminando la necesidad de cambios drásticos en el inventario o los procesos, brindando con ello la oportunidad de agregar cada vez más robots que aumenten gradualmente el nivel de automatización.

Las pyme no se quieren quedar atrás, robots móviles autónomos

Las pequeñas empresas del sector de la logística esperan crecer y lo quieren hacer rápidamente. Con la llegada del comercio electrónico, fueron numerosas las empresas que albergaron grandes ambiciones, pero lo cierto que es su desarrollo es bastante incierto. Esto significa que cualquier automatización debe ser flexible para que la empresa pueda comenzar poco a poco pero adaptándose rápidamente a medida que el crecimiento se vaya materializando.

Las nuevas tecnologías, como los robots móviles autónomos, son perfectas para este escenario. Gracias a la comunicación totalmente compatible entre subsistemas y al software inteligente, estos vehículos son fáciles de implementar y garantizan la recuperación de la inversión incluso en pequeños volúmenes. Además, cuando llega el momento de expandirse, es fácil comprar (o alquilar) más vehículos, como los proporcionados por Swisslog, asignarlos al almacén que se requiera y comenzar a usarlos.

Ya que la tecnología de esos nuevos vehículos se identificarán con los existentes, toda la flota se adaptará y optimizará para aprovechar al máximo a sus nuevos compañeros robóticos.

Redes de distribución inteligentes para pequeños almacenes

Aunque puede parecer contradictorio con la afirmación de que hay nuevas tecnologías para almacenes pequeños, lo cierto es que la red de distribución inteligente también puede ser aplicada a una gran variedad de negocios de distinta índole. De hecho, en el mundo del comercio electrónico, se está apostando por soluciones más allá del modelo tradicional, ya que la entrega diaria es una expectativa consolidada y un servicio instaurado por muchas compañías en áreas de población amplias. Por defecto, este modelo requiere que los productos se almacenen cerca de los consumidores en áreas donde a menudo hay poco espacio para construir un almacén.

En este sentido, los modelos de la Industria 4.0 se aplican para ayudar a los pequeños almacenes a mantener altos niveles de servicio. Un ejemplo es la expedición predictiva, un modelo en el que las mercancías se enviarán desde un almacén central, a un almacén urbano más pequeño, incluso antes de ser pedidas. Este concepto se basa en el Big Data como fuente para comprender y predecir con precisión el comportamiento del cliente.

El otro método es la distribución del almacenamiento, por la que un producto específico puede estar disponible dentro del área del cliente en cualquier tipo de ubicación tras un acuerdo de cooperación. Estos lugares podrían ser los habituales almacenes urbanos del vendedor, pero también el almacén de un tercero; una tienda o incluso un espacio definido para tal efecto, como puede ser un taquillero, la propia vivienda de los usuarios finales, etc.

Al conectar todas estas fuentes en una única base de datos y en tiempo real, se puede encontrar siempre la ubicación más eficiente para la entrega del producto solicitado. Una vez más, el Big Data y la Inteligencia Artificial gestionarán la complejidad de este proceso, mientras que la tecnología Blockchain permitirá la transferencia segura de datos y dinero entre proveedores potencialmente competidores.

foto
Plug&play, autoaprendizaje y alta flexibilidad. Swisslog_CycloneCarrier_Shuttle_Sys

Pymes con una visión empresarial grande, pero gasto limitado

Invertir en automatización requiere una visión a largo plazo, combinada con un enfoque empresarial y aún es más cierto cuando se invierte en nuevas tecnologías revolucionarias. Esta mentalidad suele estar presente en las pymes, lo que ayuda para que los procesos de toma de decisiones sean más cortos y faciliten el logro de la visión.. Es por eso que las pequeñas empresas emergentes están a menudo a la vanguardia de la adopción de nuevas tecnologías, por su capacidad de reacción.

Sin embargo, la disponibilidad financiera para invertir en automatización generalmente requiere de un capital importante que, a menudo, no todos pueden pagar. Y es aquí donde las nuevas tecnologías de la industria 4.0 pueden ayudar a las pequeñas empresas.

Los tradicionales sistemas automatizados se caracterizan por ser altamente personalizados y difíciles de instalar, eliminar o modificar. En un entorno tan cambiante, la incertidumbre del futuro de la empresa, vinculado al valor de un activo con una aplicación nula de uso fuera de esa compañía, conducirá a un financiamiento costoso.

Todo lo explicado en el presente artículo, como el método 'Plug & Play', el autoaprendizaje y la alta flexibilidad implica que será fácil retirar el equipo y devolverlo para que se reutilice en otro lugar. Esta capacidad de reutilización reducirá el riesgo financiero, lo que lo hará menos costoso, y también admitirá diferentes modelos, como el alquiler o el arrendamiento.

Por todas estas observaciones podemos creer firmemente que el crecimiento real en la automatización de almacenes no se hará con sistemas grandes y tradicionales. Si bien estos sistemas siempre estarán ahí y serán infinitamente más inteligentes que lo son ahora, habrá una gran revolución que promoverá automatizar los miles de pequeños almacenes, que históricamente eran demasiado pequeños para pensar en aplicar una automatización. Definitivamente, con la Industria 4.0, las dimensiones ya no cuentan!

 

Comentarios al artículo/noticia

Nuevo comentario

Atención

Los comentarios son la opinión de los usuarios y no la del portal. No se admiten comentarios insultantes, racistas o contrarios a las leyes vigentes. No se publicarán comentarios que no tengan relación con la noticia/artículo, o que no cumplan con el Aviso legal y la Política de Protección de Datos.

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

Pick Pack 12-14 febrero 2020Easyfairs Iberia Empack-LogísticsSmart Doors - IFEMA - Feria de Madrid

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS