Doing business in Spain? Interempresas Media is the key

Por una jardinería responsable

Beatriz Miranda19/01/2023
Desde sus inicios, los sustratos han sido considerados un material de gran importancia a la hora de generar cultivos y plantas saludables. Con el objetivo de aportar una serie de características favorables para los cultivos, los sustratos deben cumplir una serie de requisitos que aseguren cumplir su función.
foto

La jardinería sostenible se refiere a la práctica de cultivar plantas de manera responsable y respetuosa con el medio ambiente. La elección del sustrato adecuado es clave a la hora de practicar este tipo de jardinería.

Los sustratos para jardinería sostenible en España deben ser orgánicos, no tóxicos y de origen local. Esto significa que deben ser libres de productos químicos dañinos y no deben haber sido transportados a largas distancias, lo que reduce las emisiones de gases de efecto invernadero.

A nivel nacional, uno de los sustratos más populares para jardinería sostenible es el compost, un abono orgánico que se produce a partir de la descomposición de residuos orgánicos, como restos de comida, hojas y ramas. Es un excelente sustrato para las plantas ya que proporciona nutrientes esenciales y mejora la estructura del suelo. Además, al utilizar compost en lugar de abonos químicos, se reduce la cantidad de residuos orgánicos en los vertederos y se contribuye a la conservación del medio ambiente.

Otro sustrato popular para jardinería sostenible en España es el suelo de turba. La turba es un suelo orgánico compuesto de musgo y lignina que se encuentra en zonas boscosas. Es rico en nutrientes y tiene un alto contenido de agua, lo que lo hace ideal para las plantas que requieren un ambiente húmedo. Sin embargo, debido a la escasez de turba en España, es importante asegurarse de que la turba utilizada sea de origen sostenible y no se haya obtenido mediante la tala de bosques.

Además de esto, hoy en día, la gran variedad de sustratos existentes permite que, si un único sustrato no reúne las condiciones necesarias, pueda mezclarse con otros para aportarse entre sí lo que les falta.

Como todos los sectores, en los últimos años, los sustratos han sufrido cambios normativos y de desarrollo, siguiendo una tendencia creciente hacia la sostenibilidad y la ecología.

En este sentido, los expertos desarrolladores de este tipo de materiales vienen trabajando para formular sustratos eficientes, renovables y ecológicos, que sean competitivos a nivel de mercado y cumplan con los requerimientos del público final.

“El segmento de los substratos está enfrentando un cambio importante de la mano de los cambios normativos, especialmente en el norte de Europa, que también llega a nuestro país. El uso de materiales alternativos a la turba es ya una realidad que solo las marcas con capacidad de innovación, como Floragard, podrá afrontar con éxito”, señalan desde Floragard.

La compañía de sustratos, Burés, coinciden con esta afirmación, añadiendo que “se empieza a ver cierto interés hacia productos elaborados con materias primas más sostenibles tanto a nivel de recursos como a nivel de proximidad por ejemplo empieza a haber demanda de productos “Peat Free”, o sea “sin turba”, ya que se trata de una materia prima no renovable y además de carecer de proximidad, al menos en España ya que la extracción suele proceder de países nórdicos principalmente”.

Por su parte, Gramoflor incide en que tanto mercado profesional como mercado hobby van un poco de la mano en este sentido. Sin embargo, el segmento hobby puede parecer que ha dado un paso más en cuanto a la composición de los sustratos.

“Si en el mundo profesional se están disminuyendo los porcentajes de turba progresivamente año tras año, buscando cada vez más la incorporación de materias primas alternativas a la turba, estamos convencidos de que en el mundo hobby esta tendencia se va a producir con mayor rapidez, y en breve, los productos hobby incorporarán mayor porcentaje de materias primas alternativas que sus homólogos profesionales. De hecho, nuestro portfolio para amateurs incorpora, desde hace unos años, dos productos Peat Free, uno más universal, el BIO Blumen-& Pflanzerde y otro para el cultivo de aromáticas, el BIO Kräuter- & Gemüseerde. Para este año, hemos incorporado también otro sustrato Peat Free específico para el cultivo en casa de tomates y otras hortalizas como pimientos, pepinos, etc., en maceteros y/o contenedores grandes: el sustrato Tomaten- & Gemüseerde”, explican.

En esta línea, la tendencia parece decantarse por sustratos ecológicos con certificados avalados, muy demandados por los compradores.

Así lo muestran compañías como Compo, que en los últimos años ha visto un creciente interés por los productos bio en el ámbito de la jardinería doméstica con productos de ingredientes 100% orgánicos.

Por su parte, Infertosa, dedicada a los sustratos y a los abonos orgánicos, cuenta que, especialmente los abonos orgánicos, están teniendo protagonismo, debido a los elevados precios de los abonos químicos durante el último año.

“Además, percibimos un mayor interés por los productos con certificación ecológica, por lo que entra dentro de nuestros objetivos el ampliar nuestra línea de productos ecológicos. Recientemente hemos certificado nuestro abono orgánico Femabon Supercherry. Por otra parte, el aumento del público particular o lo que conocemos como sector hobby ha tenido un crecimiento importante en los últimos años que esperamos haya llegado para quedarse y seguir creciendo un poco cada año”, puntualiza.

Al igual que Infertosa, Productos Flower se encuentra trabajando en este camino, habiendo desarrollado en 2021 Bioflower, una gama nacional de productos biológicos para huerto y jardín.

Nuevos sustratos, nuevas oportunidades

No cabe duda de que los expertos en sustratos están cada vez más al día de las tendencias que se generan en Europa, haciendo de la industria de sustratos española una industria potente y competitiva.

Para ello, consideran de vital importancia la inversión en innovaciones técnicas que les permitan lograr los avances deseados y llegar a un mayor público.

“El I+D+i en Compo es uno de los pilares que tenemos como compañía con un equipo de desarrollo exclusivo en nuestra central de Alemania”, señalan desde Compo.

De la misma forma, para Floragard la innovación es uno de los pilares de la empresa. “La innovación es uno de los pilares de nuestra empresa. El desarrollo de soluciones en el ámbito de los substratos se traduce en nuevas recetas extraídas de nuestras experiencias de investigación y desarrollo para satisfacer las necesidades de nuestros clientes en más de 85 países. El autoabastecimiento de materias alternativas a la turba es actualmente uno de los principales focos de investigación e innovación, pero también lo son el desarrollo de nuevos aglutinantes, mejora de procesos en fábricas, nuevos enfoques logísticos o la mejora de los plásticos aumentando el porcentaje de material reciclado para un menor efecto ambiental”, indican.

En el caso de Burés, "en nuestra empresa, destinamos más de un 75% del peso de la I+D+i al desarrollo de novedades en sustratos y fertilizantes puesto que son nuestros principales productos. Durante la década de los años veinte, el padre de nuestro fundador empezaba a mezclar corteza de pino triturada con estiércol (dejándola pudrir durante un año) para después formar el lecho de cultivo de los planteles de hortalizas que vendía en el mercado. Años más tarde, Oleguer Burés Fàbregas, decidió vender este sustrato a jardineros y viveristas".

En el caso de Infertosa, la compañía cuenta con su propio laboratorio interno, que por un lado controla la calidad de toda su producción, evalúa los parámetros físico-químicos y controla las medidas necesarias para la mejora continuada de la calidad. Por otro lado, se trabaja de forma continuada para el desarrollo de nuevos productos, se hacen pruebas y ensayos continuamente para probar diferentes composiciones de sustratos, se evaluan diferentes materias primas y diferentes calidades, y se desarrollan soluciones a medida para los clientes.

Por su parte, Gramoflor coincide en que “apostar por el I+D+i es fundamental. Y lo es en todo lo que hacemos, ya que invertimos muchos recursos en desarrollar proyectos de investigación relacionados con la búsqueda de materias primas alternativas a la turba, con la optimización de los fertilizantes o con la búsqueda de aditivos, que, junto con materias primas alternativas, mejoren nuestros sustratos y les confieran propiedades similares a la turba”.

“Desde 2010, disponemos de un departamento propio de I+D+i en Alemania, con un laboratorio y un invernadero de ensayos. En Gramoflor Ibérica, la nueva planta de producción de Valencia, también disponemos de un departamento con un laboratorio propio, donde llevamos a cabo numerosos ensayos de forma rutinaria, además de realizar ensayos y pruebas en centros de Investigación públicos y privados, así como en universidades”, apostillan.

Un mercado más competitivo

La introducción de cambios normativos y de desarrollo de producto da como resultado que el sector deba reinventarse y apostar decididamente por la competitividad y un marco industrial más beneficioso.

“En nuestra opinión, el sector en España está desarrollándose hacia un contexto más competitivo y controlado, en el que las normativas españolas y europeas marcan la senda de mejora y donde, también, asociaciones de productores de substratos, como APTYS o de centros de jardinería, como la AECJ, sirven de apoyo y trampolín para un mayor y mejor desarrollo sectorial, beneficioso y competitivo”, aportan desde Floragard.

Por su parte Gramoflor, hace referencia como un punto fundamental para la competitividad del sector, al aumento de costes.

“En Gramoflor creemos que, para poder disponer de unos costes de transporte más homogéneos y estables, por lo menos durante las campañas de cultivo, favorecería el tener unos precios finales más estables y competitivos, los que ayudaría y beneficiaría a los consumidores finales. Los vaivenes de los últimos años nos han obligado a cambiar precios durante las campañas o a asumir esos sobrecostes, para no modificar tarifas en medio de las campañas de cultivo”.

Retos

Consecuencia de toda esta vorágine de cambios y surgimiento de nuevos paradigmas que van marcando el mercado y las distintas filosofías de las compañías, surgen retos a los que hacer frente.

Retos comunes, a los que urge hacer frente para el correcto desarrollo del sector de sustratos, y que vienen en gran medida por la subida de costes, la aparición de nuevas materias primas y el cumplimiento de las normas medioambientales.

En palabras de Floragard: “el principal reto dentro del sector substratos tiene que ver con las limitaciones y cambio de paradigma en relación a las materias primas utilizadas para la elaboración de los mismos. El cambio de las normativas a nivel europeo, que acabará también llegando a España, apunta a un uso de materias primas alternativas a la turba que supondrá un reto para el sector. Desde Floragard llevamos años trabajando en soluciones de productos reducidos en turba y sin turba que hemos incorporado ya con éxito a nuestro catálogo. Por ello, la autosuficiencia en materias primas y el conocimiento para su correcta utilización en la elaboración de substratos marcará la diferencia entre las marcas en el sector”.

Desde Burés coinciden en que uno de los grandes desafíos es conseguir resultados similares a los actuales con este tipo de materias, pero también consideran de vital importancia concienciar al usuario final de los beneficios que esto le puede aportar a nivel económico y ecológico.

De igual manera, Compo piensa que el sector debe enfrentarse a dos retos principales, que son la adaptación a un consumidor cada vez más exigente e informado y con muchos recursos distintos a la hora de elegir un producto determinado; y lidiar con las posibles subidas de costes que se puedan presentar durante los próximos meses intentando que el impacto sobre el mercado sea el menor posible.

Por su parte, Infertosa pone en punto de mira en la incertidumbre financiera y las modificaciones normativas.

“Venimos de un par de años muy atípicos en los que las ventas han sido excepcionales durante el 2021 y 2022. Sin embargo, la gran incertidumbre económica y la alta inflación son factores que pueden ralentizar el crecimiento del mercado. Por otra parte, las modificaciones en las normativas, la nueva tasa al plástico de un solo uso, el etiquetado CE, son temas a los que las empresas tendremos que adaptarnos”, indican.

Productos Flower tiene claro que uno de los principales retos radica en las exigencias cada vez más sostenibles y respetuosas con el medio ambiente del consumidor. “Por ejemplo, ahora empiezan a presentarse en el mercado los sustratos 100% libres de turbas. Nosotros ya teníamos formulas probadas con éxito que lanzamos el año pasado, además incorporamos en el mismo insumo ecológico, perlita certificada ecológica y un packaging cuidado y comunicativo, cuyo plástico proviene de fuentes recicladas”.

En relación con la opinión de Productos Flower, Gramoflor destaca que “el principal desafío al que se enfrentará el sector, será que los clientes finales se adapten a trabajar con productos nuevos y diferentes a los que se han venido utilizando hasta el momento. La reducción de turba en nuestros productos y la sustitución de ésta por otras materias primas alternativas, implica que los sustratos se comporten de manera diferente y que las propiedades físicas, como la retención de humedad o la rehumectación, sean diferentes. Además, sus propiedades químicas puedan variar: pH, CIC, disponibilidad de nutrientes, etc”.

En este sentido, la compañía considera que esta adaptación es positiva. “El horticultor, tanto el profesional como el amateur, simplemente tiene que ser consciente, desde el primer momento, de lo que tiene entre manos y ser capaz de cambiar la gestión y el manejo de sus cultivos a estos nuevos tipos de sustratos, con el objetivo último de mejorarlos”.

Evolucionando sosteniblemente

Pese a todo un entramado industrial que parece complicado, la industria lo tiene claro, la evolución del sector es imparable y, o se es sostenible o no se es.

Así, en general, se vislumbra un futuro optimista en el que el cliente sea el que vaya marcando el ritmo y las tendencias, siempre con el propósito de producir sustratos más respetuosos con el medio ambiente que resulten atractivos a un público más amplio.

En el caso de Floragard, la empresa tiene claro que el camino a emprender es el de la apuesta por la sostenibilidad de materias primas, embalajes con porcentajes de plástico reciclado, así como en el desarrollo de productos bio y alternativas con o sin turba.

Opinión con la que está de acuerdo Burés, que destaca la importancia de “emplear esfuerzos en I+D+I para poder desarrollar productos que colmen las necesidades de las plantas con éxito buscando nuevas alternativas, reciclando y valorizando materiales”.

Para Compo, “el escenario ideal para la industria de la jardinería hobby es el de conseguir mantener el interés y las dinámicas de ventas conseguidas tras la pandemia debido al auge de este sector en los hogares españoles. Además, también es importante que un nuevo público más joven se interese por este mundo para así crear nuevos targets de consumidor y crear una fidelización de marca desde el inicio”.

Por su parte, Infertosa afirma que “si algo nos han enseñado estos dos últimos años es que la incertidumbre se ha convertido en una variable fija. La disponibilidad y coste de materias primas, el transporte, los costes energéticos, son factores que nos exigirán tener mucha capacidad de adaptación por parte de las empresas a las exigencias de cada situación. La evolución del sector dependerá mucho de factores económicos y políticos sobre los que no podemos influir, pero sí adaptarnos lo mejor posible”.

Con el objetivo claro de la integración de soluciones ecológicas, que funcionen y lleguen al consumidor a un precio competitivo, Productos Flower cree que “estamos en la década de la acción, el largo camino de la Agenda 2030, y a nivel de compañía apostamos por un desarrollo sostenible de nuestra propia actividad. Depender de nosotros mismos es un reto y una fortaleza que tenemos, y lo hacemos con hechos tangibles: innovamos en nuevas soluciones climáticas, invertimos para conseguir mayor eficiencia energética y trabajamos para seguir rebajando nuestras propias emisiones”.

Gramoflor, en armonía con el resto de opiniones, destaca el valor fundamental de la I+D+i para lograr una evolución hacia la sostenibilidad y el alcance de esos objetivos propuestos en la Agenda 2030.

“La labor en materia de I+D+i es crucial en empresas de nuestro sector, con el fin de poder ofrecer a nuestros clientes productos homogéneos y de calidad, que les ofrezcan seguridad para sus cultivos y plantaciones”.

Comentarios al artículo/noticia

Nuevo comentario

Atención

Los comentarios son la opinión de los usuarios y no la del portal. No se admiten comentarios insultantes, racistas o contrarios a las leyes vigentes. No se publicarán comentarios que no tengan relación con la noticia/artículo, o que no cumplan con el Aviso legal y la Política de Protección de Datos.

Advertencias Legales e Información básica sobre Protección de Datos Personales:
Responsable del Tratamiento de sus datos Personales: Interempresas Media, S.L.U. Finalidades: Gestionar el contacto con Ud. Conservación: Conservaremos sus datos mientras dure la relación con Ud., seguidamente se guardarán, debidamente bloqueados. Derechos: Puede ejercer los derechos de acceso, rectificación, supresión y portabilidad y los de limitación u oposición al tratamiento, y contactar con el DPD por medio de lopd@interempresas.net. Si considera que el tratamiento no se ajusta a la normativa vigente, puede presentar una reclamación ante la AEPD.

Suscríbase a nuestra Newsletter - Ver ejemplo

Contraseña

Marcar todos

Autorizo el envío de newsletters y avisos informativos personalizados de interempresas.net

Autorizo el envío de comunicaciones de terceros vía interempresas.net

He leído y acepto el Aviso Legal y la Política de Protección de Datos

Responsable: Interempresas Media, S.L.U. Finalidades: Suscripción a nuestra(s) newsletter(s). Gestión de cuenta de usuario. Envío de emails relacionados con la misma o relativos a intereses similares o asociados.Conservación: mientras dure la relación con Ud., o mientras sea necesario para llevar a cabo las finalidades especificadasCesión: Los datos pueden cederse a otras empresas del grupo por motivos de gestión interna.Derechos: Acceso, rectificación, oposición, supresión, portabilidad, limitación del tratatamiento y decisiones automatizadas: contacte con nuestro DPD. Si considera que el tratamiento no se ajusta a la normativa vigente, puede presentar reclamación ante la AEPD. Más información: Política de Protección de Datos