Doing business in Spain? Interempresas Media is the key

El asesor agrario y su papel en la gestión integrada de plagas. Retos desde el punto de vista del asesor

Javier Lorén Zaragozano

Doctor en Ciencias Agrarias por la Universidad de Zaragoza. Ingeniero Técnico Agrícola

Consejo General de Colegios de Ingenieros Técnicos Agrícolas

01/08/2022

Probablemente uno de los primeros 'asesores' de calado fue el gaditano Lucio Junio Moderato Columela, quien en el prólogo de 'De Rex Rustica', decía: “solamente la agricultura, que sin duda alguna está muy cerca de la sabiduría y tiene cierta especie de parentesco con ella, carece de discípulos que la aprendan y de maestros que la enseñen”. Los actuales asesores agrícolas no carecen de maestros, aunque quizás sí, las escuelas de suficientes discípulos.

En este momento, el papel del asesor abarca diversas materias, especializándose generalmente en alguna o varias de ellas como el asesoramiento en materia de protección de los cultivos frente a plagas, enfermedades y “malas hierbas”. Proteger los cultivos es una necesidad ineludible del ser humano, ya que tenemos que garantizar la producción de alimentos en la cantidad y calidad necesarias, sobre todo, con el crecimiento demográfico que hemos vivido desde los albores del Siglo XX. Los análisis demográficos indican que podríamos alcanzar los diez mil millones de habitantes en apenas unas décadas. Necesitaremos producir un 50% más de alimentos, sin aumentar las presiones sobre el medio.

Desde hace décadas, los Ingenieros Técnicos Agrícolas, los Ingenieros Agrónomos y otros colectivos, asesoramos a los agricultores para que minimicen los efectos de las plagas, enfermedades y “malas hierbas” sobre sus cultivos.

En nuestro país, durante mucho tiempo, los técnicos de Extensión Agraria, realizaron un extraordinario papel de asesoramiento a los agricultores y ganaderos, prevaleciendo su papel técnico frente a los trámites administrativos. La llegada de las políticas agrarias comunitarias (PAC), supuso la burocratización de gran parte de las actividades de los técnicos de la administración y en particular, de las Agencias de Extensión Agraria. El magnífico papel técnico que prestaba la hoy recordada Extensión Agraria, prácticamente se esfumó, derivando en un servicio de carácter más burocrático.

La Administración había comenzado a promover la creación de Agrupaciones para tratamientos integrados en agricultura (ATRIA, s; API, s; ADV, s), que nacieron a partir de grupos de agricultores con espíritu innovador y colaborativo. Estas entidades contrataron técnicos para su asesoramiento y comenzó una nueva forma de gestionar el control de plagas, enfermedades y “malas hierbas”. Con el paso del tiempo se crearon nuevas agrupaciones por la geografía española. Los distribuidores de fitosanitarios también impulsaron la contratación de ingenieros para asesorar a sus clientes, evidentemente con una visión más comercial; y las empresas fabricantes de fitosanitarios incrementaron su labor de asesoramiento a los técnicos de sus distribuidores.

foto

Marco normativo

Aunque es extensa la normativa en materia de protección de cultivos, nos centraremos en el Real Decreto 1311/2012 de 14 de septiembre (RD en adelante), por el que se establece el marco regulatorio, para conseguir un uso sostenible de los productos fitosanitarios. El RD vino a reforzar el papel de los ingenieros y de otras profesiones en el asesoramiento a los agricultores en el control integrado de plagas. Se extendía la voluntariedad que ya existía en algunos cultivos y zonas, a la obligatoriedad normativa bajo determinados supuestos de tipo de cultivos y superficie.

El artículo 11 del RD dice: “El asesoramiento que se realice en los distintos marcos de control de plagas a los que hace referencia el artículo 10.2, será realizado por un técnico que pueda acreditar la condición de asesor” …/… “. "El asesoramiento deberá quedar reflejado documentalmente”.

El RD habilitó a cuatro ingenierías: Ingenieros técnicos Agrícolas, Ingenieros Agrónomos, Ingenieros técnicos Forestales e Ingenieros de Montes, para ejercer de asesores de la Gestión Integrada de Plagas (GIP). En el ámbito de la Formación Profesional habilitó a los técnicos superiores de paisajismo y medio rural y a los de gestión forestal y medio natural.

El RD también establece la obligación del asesor de inscribirse en el registro ROPO del Departamento correspondiente de su Gobierno Autonómico. 

El RD también exigió una serie de requisitos de carácter administrativo que, tras más de una década de funcionamiento siguen teniendo luces y sombras en la sistemática de realización y que esperamos se cumpla de una forma más realista. Estas obligaciones son la cumplimentación y el registro del:

  • Cuaderno de explotación, con información general de la explotación e identificación de las parcelas, e información de los tratamientos.
  • Registro de tratamientos con información general, identificación del personal interviniente y de las parcelas; información sobre los tratamientos fitosanitarios prescritos y realizados.

Todos estos requisitos puestos en práctica, son una herramienta indispensable para hacer una buena gestión integrada de plagas, y, sobre todo, para ser eficientes y eficaces en su control,  con un respeto por el medio ambiente que resulta imprescindible si queremos mantener un planeta con los ecosistemas vivos y sanos. Una necesidad cada vez más demandada por la sociedad. Por supuesto, estas prácticas tienen que contribuir a que las explotaciones sean rentables. Sin rentabilidad no hay continuidad en la actividad del agricultor. Hemos de ser capaces de trasladar a la ciudadanía que las medidas utilizadas para el control de plagas y enfermedades se hacen cumpliendo los requisitos que la administración sanitaria y agrícola establece, velando por la salud y la seguridad de las personas y del medio ambiente.

El asesor de los años 80, tenía que tener conocimientos sobre todo de carácter agronómico y normativo; sin embargo, el asesor de hoy, ha de añadir conocimientos en tecnología y en indicadores medioambientales ante una profusa legislación agroambiental. Estas disciplinas están interconectadas. Quienes asesoran, necesariamente están obligados a conocerlas bien, porque han de ser eficaces en la incorporación y uso de las tecnologías, en sus recomendaciones agronómicas y en la preservación del medio ambiente, cumpliendo escrupulosamente el marco legal. Sus actuaciones deben fomentar el mantenimiento de la calidad del agua, del aire y del suelo, y proteger a la flora y fauna, especialmente la catalogada. Debemos ser especialmente sensibles con la avifauna, en clara regresión en medios agrícolas.  

Llegando a las postrimerías del primer cuarto del Siglo XXI, las tecnologías han avanzado vertiginosamente. Las nuevas tecnologías fomentan el desarrollo de una agricultura digitalizada y de precisión que ahorra insumos, combustibles y reduce los impactos ambientales. Hacer las aplicaciones en el momento óptimo, sobre la superficie que lo precisa y en la cantidad necesaria, implica un aumento de la eficacia y una optimización de costes económicos y ambientales. El marco normativo de la UE en temas ambientales, y la GIP, dan lugar, junto con otros factores, al dato de que los impactos sobre el medio ambiente por el uso de fitosanitarios se están reduciendo progresivamente, tal como queda reflejado en el Perfil Medioambiental de España.

El  papel del asesor, como transmisor de conocimiento y orientador de las actuaciones de los agricultores en materias como el control de plagas, la fertilización o el riego es fundamental para que se implementen las nuevas tecnologías de forma adecuada, sin riesgos de que algunas se conviertan en inversiones fallidas.

Herramientas del asesor

Actualmente para el desarrollo del trabajo del asesor hay herramientas de gran ayuda. Destacamos las siguientes:

  1. Las guías de gestión integrada de plagas, (actualmente 39 publicadas), que desarrollan con la intervención de técnicos especialistas en la materia, las consideraciones generales a tener en cuenta derivadas del RD, y los principios para la aplicación de la gestión integrada de plagas, enfermedades y malas hierbas. Los asesores tienen además a su disposición una extensa bibliografía sobre Gestión Integrada de Plagas.
  2. El registro de productos fitosanitarios del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación. Una herramienta imprescindible para cualquier asesor.
  3. Los diferentes sistemas de avisos o notificaciones: boletines, páginas web o aplicaciones de uso en móviles, tabletas o portátiles.
  4. Los medios tecnológicos de la era digital. Las app son muy versátiles, ágiles, y utilizables casi en cualquier lugar; permiten al asesor disponer de información actualizada, que le facilita la toma de decisiones e incluso hacer prescripciones y dejarlas registradas. Hay numerosas aplicaciones de las comunidades autónomas relacionadas con la protección de los cultivos (RAIF de Andalucía, GIPCITRICOS del IVIA valenciano y otras), de empresas privadas para la identificación de plagas y la gestión de los cuadernos de campo e incluso de entidades bancarias y centros de investigación como el PlantEn de Cajamar-Ifapa, con su aplicación para el control biológico de plagas. Es decir, el mundo digital ofrece una ingente cantidad de información y servicios disponibles de manera asequible y prácticamente instantánea al asesor, que además, le conectan con el agricultor. También hay sistemas automatizados para la monitorización de plagas y enfermedades, así como la posibilidad para el técnico de geolocalizar las zonas de mayor incidencia, los lugares donde ubica trampas o sensores, etc. Se pueden realizar fotografías o videos para compartir información o bien para que otros expertos opinen sobre alguna cuestión concreta. En definitiva, un mundo de recursos compartidos.
  5. La creación en algunas comunidades autónomas de grupos operativos que se han mostrado muy útiles, como RedFAra en Aragón.
  6. Las asociaciones y grupos de trabajo de técnicos de ATRIA, s y ADV, s, así como otras como (APROGIP), que ayudan a los técnicos en la Gestión Integrada de Plagas. Algunos colegios, también han creado dichos grupos dentro de su estructura.
  7. Las sustanciales mejoras en los sistemas de aplicación y en las máquinas utilizadas, cada vez más eficientes y precisas, que permiten mejor dosificación, mayor eficacia en la aplicación y ahorros de agua, tiempo y materia activa por unidad de superficie tratada. El Real Decreto 1702/2011, de 18 de noviembre de inspecciones periódicas de los equipos de aplicación de productos fitosanitarios, fue un avance sustancial en este sentido. Además, se están haciendo esfuerzos por poner la información al alcance de todos y un ejemplo de ellos es el proyecto INNOSETA capitaneado por el Dr. Emilio Gil.
  8. También conviene recordar el papel de AESAVE (Asociación Española de Sanidad Vegetal), de carácter científico-técnico-profesional, que está abierta a todos los intervinientes en la sanidad vegetal.

Finalmente, y aunque en la mayoría de los casos, esta interacción se produzca entre la administración y los técnicos de las ATRIAS-API, s- ADVS, es necesario destacar su importancia, ya que la puesta en común, con carácter periódico, de la información recabada por unos y otros ayuda tanto a la toma de decisiones, como al planteamiento de estrategias de control.

foto

Clima y globalización

En nuestro país, las características del clima mediterráneo, junto con el cambio climático, hacen que el agricultor y por ende el asesor, se enfrenten cada campaña a un mundo cambiante. El dicho entre agricultores de que “no hay dos años iguales”, adquiere todo su significado bajo la influencia del Cambio Climático, negado por algunos y confirmado por el mundo científico casi de forma unánime. Así, agricultores e ingenieros, observamos con preocupación como el tiempo cada vez presenta mayor variabilidad respecto de patrones anteriores. Se están simplificando las estaciones, los ciclos fenológicos de las plantas y animales y por ende de las plagas y enfermedades que también están cambiando. Observamos como eventos de fuertes precipitaciones, las inundaciones, las granizadas, las sequías, las heladas que tanto daño han causado hace unas semanas y las olas de calor son cada vez más frecuentes e intensas, causando pérdidas de producción considerables, daños a las infraestructuras y, en el peor de los casos, incluso la pérdida de vidas humanas; además, está provocando el desplazamiento de animales y plantas a latitudes y altitudes antes impensables.

Por otra parte, la globalización ha traído nuevas plagas y enfermedades, en muchos casos sin que tengan depredadores ni parásitos en nuestros ecosistemas, causando serios problemas a los cultivos. No es posible poner puertas al campo. Sin duda, tendremos que hacer un gran esfuerzo de adaptación y mitigación al cambio climático.

Los técnicos de hoy y de mañana necesitan más que nunca estar formados en materias relacionadas directamente con la tecnología. Es una necesidad ineludible si queremos seguir desempeñando el importantísimo papel que hemos estado desarrollando en el pasado y en el presente de las explotaciones agrarias y de la industria agroalimentaria

Empleabilidad de la ingeniería agrícola y del asesor

El Consejo General de Colegios de Ingenieros Técnicos Agrícolas de España, recopila desde 2014 las ofertas de empleo que aparecen en diversos medios, redes y páginas web, junto con las recibidas en los colegios, con objeto de facilitar a los colegiados dichas ofertas semanalmente a través de sus colegios. Además, hemos creado una plataforma de empleo que pone en contacto a las empresas y a los colegiados (https://agricolas.org/plataforma-empleo)

Esto nos ha permitido conocer y analizar la dinámica de la oferta de empleo. Desde 2017 hasta 2021 (ambos incluidos) hemos recogido 12.534 ofertas de trabajo (una media de 209 mensuales). Cifra muy superior a la de egresados de estos cinco últimos años. Así, según las informaciones recabadas de algunas escuelas universitarias sobre el número de egresados, podemos estar en una horquilla de 1,5 a 2,5 ofertas de trabajo por egresado.

En aquellas zonas de nuestro país donde hay cultivos que requieren mayor tecnificación y tecnología, por ejemplo, frutales, hortalizas, viñedos y olivares (especialmente de regadío), algodón, alfalfa, etc., es donde más empleos se crean, como puede observarse en el Gráfico 1.

foto

Gráfico 1. Distribución de la oferta por CC AA en el período 2017-2020.

Esta dinámica de la oferta, da enormes posibilidades a los Graduados. Así, quienes quieren iniciar su carrera profesional tienen una excelente oportunidad dado el amplio abanico de ofertas de trabajo y de posibilidades que se producen en la actualidad para desarrollar su profesión con plenas capacidades. Quienes decidan continuar su formación, podrán elegir entre los másteres de segundo ciclo, o de especialización; incluso pueden iniciar su vida laboral y continuar estudiando. Es una decisión personal, y es evidente que tienen distintas opciones. Y por supuesto, tendrán que seguir formándose a lo largo de su vida profesional. En un mundo con tecnologías tan cambiantes como el que vivimos, la formación continua es una necesidad.

Como puede observarse en el Gráfico 2, el perfil más demandado es el de técnico comercial, que supone en torno al 21% de las ofertas. Un perfil donde se combinan los conocimientos técnicos con las capacidades comerciales. Solo algunas escuelas con un número reducido de créditos imparten alguna materia de temática comercial.

Con relación a las competencias puramente técnicas encontramos en primer lugar las ofertas relacionadas con la calidad de los alimentos o de los procesos (12%), las de gestión de explotaciones agroganaderas (11%); de asesor en GIP, fertilización, agricultura de precisión, etc., (9%); la docencia (6,5%) -ofertas que adolecen de cierta temporalidad-; proyectos (6%), Ingeniero agrícola sin especificar (6%); delegado comercial (5%), y otras cuyos porcentajes son inferiores al 5%.

A estos datos, habría que añadir la oferta pública de empleo que durante casi diez años apenas existió y que, en los últimos años, han comenzado a ofertar plazas de ITA, s de manera significativa. Se ha reactivado, tanto por la administración del Estado como por las CC AA y Ayuntamientos.

foto

Gráfico 2. Ofertas de empleo 2017-2020 por tipos de perfiles demandados.

En el Gráfico 3, se presentan las ofertas de trabajo con perfiles agrupados. Se puede observar que el 71% se corresponden con la suma de las ofertas de perfil técnico-comercial (30%), técnico de “campo” (26%), técnico de calidad (12%), docencia (6%), proyectos (6%) y consultoría, subvenciones, tasaciones y auditorias (5%).
foto
Gráfico 3. Distribución de las ofertas de trabajo con perfiles agrupados.

El perfil técnico- comercial es, sin duda, una puerta de entrada al mercado laboral, para continuar creciendo como profesional y dar el salto a otras actividades. Son muchísimos los ingenieros que han pasado por esta actividad, y también los que continúan a lo largo de su vida en él, porque les gusta el desempeño, sin olvidar que está bien remunerado para profesionales con experiencia y buenas capacidades técnico-comerciales.

Si nos fijamos en los perfiles de asesor y de responsables de gestión de explotaciones agrupados, podemos observar que las zonas de España donde hay más oferta de trabajo están relacionadas con las zonas donde hay cultivos de mayor valor añadido y de regadío. Destaca Andalucía, con Almería a la cabeza. Las comunidades autónomas del litoral este y sur de la península, junto con Aragón, representan el 75% de las ofertas como se observa en la Tabla 1.

foto
Tabla 1. Ofertas de empleo de carácter técnico (gestión de explotaciones y asesor).
foto

La formación

El papel de las Escuelas Universitarias en la formación en protección de cultivos y tecnología de los asesores es fundamental. Parece lógico pensar que los créditos formativos en este ámbito deberán aumentar, para que los egresados salgan con un nivel adecuado; o en su defecto, deberán ofertar unos postgrados (algunas ya lo hacen) que permitan una amplia formación para llegar al mercado laboral con sólidos conocimientos de protección vegetal y tecnología. Creemos conveniente que se adapten los planes de estudios a la realidad de las demandas sociales y de los empresarios, ya que son un importante nicho de mercado para sus egresados.

Los técnicos de hoy y de mañana, necesitan más que nunca, estar formados en materias relacionadas directamente con la tecnología. Es una necesidad ineludible, si los ingenieros del sector agrario queremos seguir desempeñando el importantísimo papel que hemos estado desarrollando en el pasado y en el presente de las explotaciones agrarias y de la industria agroalimentaria. Las ofertas para perfiles agro-tecnológicos van a crecer en los próximos años. Del mismo modo que “la agricultura será de regadío o no será” como dice D. Jaime Lamo de Espinosa, la agricultura con futuro, deberá incorporar la tecnología como algo cotidiano; quien no la incorpore tendrá serios problemas para hacer rentable su explotación, en un mercado muy competitivo. Los asesores deberemos ser los abanderados de esta incorporación como correa de transmisión del conocimiento y para ello deberemos formarnos a lo largo de nuestra vida profesional.

También es vital la actividad investigadora en materia de protección vegetal y aplicación de las tecnologías. En nuestro país, tenemos excelentes centros de investigación, con un elevado grado de especialización en determinadas materias. El asesor ha de ser el transmisor de dicho conocimiento y es imprescindible, como ya lo vienen haciendo, la organización de jornadas de transferencia de dicho conocimiento.

Las Escuelas universitarias, los Consejos Generales y los Colegios profesionales, hemos de implementar la formación necesaria para alcanzar los objetivos que la sociedad espera de nosotros: producir alimentos suficientes, de gran calidad y con el menor impacto ambiental. Sería oportuno y deseable que Universidad y organizaciones colegiales trabajásemos conjuntamente para ello. Y hay un camino claro, evidente y sencillo, si se tiene la voluntad de todos: la Conferencia de directores de las Escuelas de agronomía, y los Consejos Generales de Colegios de Ingenieros Agrónomos y de Ingenieros Técnicos Agrícolas, no podemos dejar pasar la oportunidad de avanzar conjuntamente. La Universidad crea titulaciones y programas académicos, los Consejos Generales y los colegios representamos a los profesionales. Hemos de encontrar el punto de encuentro, si de verdad queremos ser útiles a la sociedad, y no quedarnos solo en un mensaje vacío de contenido.

La reunión recientemente celebrada entre representantes de las escuelas universitarias, de los consejos y colegios profesionales del INGITE, y de los estudiantes de grados de ingeniera, puede ser un primer paso.

Responsabilidad civil y colegiación

No quiero terminar, sin recordar a quienes ejercen la labor de asesor, que rubrican con su firma las prescripciones, que dicha firma supone una responsabilidad y que, por lo tanto, ningún asesor debería carecer de la cobertura de un seguro de responsabilidad civil. Aparentemente nunca ocurre nada, pero cuando el siniestro nos afecta, si no hay un seguro que nos cubra, se responde con el patrimonio personal, con intensos dolores de cabeza y noches de insomnio.

También debo indicar a todos aquellos ingenieros técnicos agrícolas o graduados que ejercen la profesión, la obligatoriedad de la colegiación, a través de la cual pueden conseguir una serie de beneficios, y lo más importante, el sentido de pertenencia a un colectivo profesional, o como dicen algunos jóvenes (más vinculados a su título que a la profesión) al colectivo de Graduados en Ingeniería Agroalimentaria y del medio rural y de Ingenieros Técnicos Agrícolas.

Finalmente, recalcar que los ingenieros colegiados debemos cumplir un código deontológico, en el que la buena praxis profesional debe llevar a cualquier profesional a la excelencia.

“Nunca vamos a tener un mundo perfecto, pero no es romántico o ingenuo trabajar para uno mejor”. Steven Pinker

Tenemos por delante un futuro apasionante y lleno de retos ¡aprovechémoslo!

Comentarios al artículo/noticia

Nuevo comentario

Atención

Los comentarios son la opinión de los usuarios y no la del portal. No se admiten comentarios insultantes, racistas o contrarios a las leyes vigentes. No se publicarán comentarios que no tengan relación con la noticia/artículo, o que no cumplan con el Aviso legal y la Política de Protección de Datos.

Advertencias Legales e Información básica sobre Protección de Datos Personales:
Responsable del Tratamiento de sus datos Personales: Interempresas Media, S.L.U. Finalidades: Gestionar el contacto con Ud. Conservación: Conservaremos sus datos mientras dure la relación con Ud., seguidamente se guardarán, debidamente bloqueados. Derechos: Puede ejercer los derechos de acceso, rectificación, supresión y portabilidad y los de limitación u oposición al tratamiento, y contactar con el DPD por medio de lopd@interempresas.net. Si considera que el tratamiento no se ajusta a la normativa vigente, puede presentar una reclamación ante la AEPD.

Suscríbase a nuestra Newsletter - Ver ejemplo

Contraseña

Marcar todos

Autorizo el envío de newsletters y avisos informativos personalizados de interempresas.net

Autorizo el envío de comunicaciones de terceros vía interempresas.net

He leído y acepto el Aviso Legal y la Política de Protección de Datos

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

Eurofruit: 29/09 al 02/10-2022

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS