Doing business in Spain? Interempresas Media is the key
Canales Sectoriales
Grandes cultivos

La ampliación de las zonas vulnerables a la contaminación de las aguas por nitratos está convirtiendo a las leguminosas en una alternativa de cultivo cada vez más valorada

El cultivo de garbanzo: una alternativa rentable y sostenible

Redacción Tierras25/02/2021

Las legumbres han pasado a ser un cultivo "casi imprescindible" en casi cualquiera de las explotaciones de los socios de la cooperativa Agropal, siendo una alternativa "rentable y respetuosa con el medio ambiente". En el siguiente artículo, se ofrece un exhaustivo repaso a los principales aspectos agronómicos a tener en cuenta en el cultivo de garbanzo.

Con la entrada en vigor del Decreto 5/2020, de 25 de junio, por el que se designan las zonas vulnerables a la contaminación de las aguas por nitratos procedentes de fuentes de origen agrícola y ganadero y se aprueba el Código de Buenas Prácticas Agrarias, las legumbres (lentejas, garbanzos, alubias) se convierten en una alternativa de cultivo imprescindible, rentable y respetuosa con el medio ambiente.
foto

El garbanzo (Cicer arietinum L.) es una planta autógama perteneciente a la familia Fabaceae (Leguminoseae o Papilionidae). Destaca por tener unas raíces profundas y un tallo alto y grueso que le hace ser resistente al encamado. Presenta frutos en vaina bivalva poco dehiscentes.

VARIEDADES

  • Pedrosillano, de semillas con tamaño pequeño, forma redondeada y piel fina.
  • Castellano, de semillas con tamaño medio o grande, forma esférica y color amarillento.
  • Blanco lechoso, de semillas con forma alargada y gruesa, color blanco amarillento y surcos marcados.
  • Mexicano, de semillas grandes.

Agronomía del cultivo de garbanzo

El garbanzo es un cultivo que se adapta perfectamente a los secanos puesto que no necesita mucha agua, de ahí el dicho “el garbanzo solo quiere el agua para nacer y para cocer”.

En cuanto a los suelos, se adaptan a diferentes tipos, dándose mejor en terrenos francos y franco arcillosos. Los terrenos arcillosos producen garbanzos de buena calidad pero de piel más dura. Los suelos ricos en potasio favorecen que el garbanzo sea más blando en la cocción. El pH ideal para el cultivo estaría entre 6 y 9, y es muy sensible a suelos salinos.

Existen dos fechas de siembra:

Noviembre-Diciembre: se pueden obtener mayores rendimientos, pero el cultivo se puede ver afectado por heladas y una mayor presión de malas hierbas.

Marzo-Abril: Es la época más frecuente puesto que nos permite un mejor control de malas hierbas y una mejor nascencia, aunque puede disminuir la producción.

La dosis de siembra será de 45 a 50 plantas/m2.

En lo que respecta al abonado, aunque el garbanzo sea una planta poco exigente a nivel de abonado, debemos hacer los aportes suficientes para que no tenga carencia de ningún nutriente, debiendo tener en cuenta que las extracciones medias por tonelada son: 45 kg N – 8 kg P2O5 – 35 kg K2O.

Además de los nutrientes principales, el garbanzo necesita aporte de otros nutrientes como son el azufre, hierro, zinc y boro. Mediante la relación simbiótica con las bacterias del género Rhizobium se le considera un cultivo mejorante, fijando el nitrógeno atmosférico de 35 a 50 kg/ha y año.

Sobre las malas hierbas que afectan al cultivo, el garbanzo, como el resto de leguminosas, nos va a permitir un excelente control de todas las gramíneas (vallico, bromo, cola de zorra, avena…), que nos generan problemas en nuestros cultivos de cereal. Se puede realizar un control químico con productos como el Nervure o Centurion.

En cuanto al control de dicotiledóneas, es más complicado por lo que será necesario el uso de técnicas culturales (laboreo, rotación de cultivos, aumento dosis de siembra, falsas siembras…), junto con soluciones químicas con productos como Challenge, Cinder, Auros.

Las principales plagas y enfermedades que afectan al cultivo son:

  • Mosca minadora del garbanzo: causa galerías en los foliolos de las hojas, reduciendo así la superficie fotosintética, el agente causante son las larvas de mosca (Diptera: Agromyzidae), Liriomyza cicerina (Rondani).
  • Polilla u oruga del garbanzo: provoca que las vainas del garbanzo estén vacías de granos, o estos estén comidos (mordisqueados). Se observa un pequeño orificio en la vaina. Los daños pueden llegar a ser importantes, con muchas vainas vacías o con un porcentaje alto de granos “mordisqueados” que deprecian su valor comercial.
  • Gorgojo: los daños causados por el gorgojo en los garbanzos son especialmente importantes por la depreciación de la semilla. El gorgojo debe combatirse en el campo con un tratamiento insecticida, durante el período de floración. En los almacenes se debe utilizar el fosfuro de aluminio.
  • Mal de pie: podredumbres localizadas en la raíz, cuello y base del tallo de las plantas. Los síntomas, inicialmente, suelen aparecer en plantas individuales y pueden variar desde un amarilleamiento y caída de hojas, hasta el marchitamiento de sus hojas sin que se desprendan de ella.
  • Tielaviopsis (podredumbre negra de la raíz): las plantas se ven debilitadas, pierden el color verde (tanto hojas como tallos) y las raíces se necrosan presentando un color negro.
  • Fusarium: provoca debilitamiento de la planta y, en algunos casos, su marchitez generalizada. Las raíces llegan a necrosarse y, sobre el cuello de la planta, pueden desarrollarse finas raíces que evitan la muerte de la planta pero no permiten el desarrollo de una vegetación normal.
  • Rabia del garbanzo: los síntomas más característicos se presentan en los tallos de las plantas, especialmente en las inserciones de las ramas, formando manchas de color ocre y borde oscuro. En las hojas se forman manchas similares, pero más redondeadas. Las plantas afectadas se marchitan y pueden llegar a secarse completamente. A medida que avanza la enfermedad, suelen aparecer rodales o zonas del cultivo de aspecto necrosado que avanza por sus bordes. La enfermedad es provocada por el hongo Ascochyta rabiei. Los daños pueden provocar la muerte de plantas en amplios rodales o incluso toda la parcela de cultivo.

Recolección

La recolección del garbanzo se realizará una vez este haya alcanzado su madurez fisiológica, debiendo tener una humedad inferior a 14%. Para la recolección no se precisa maquinaria específica, pudiéndose realizar con la cosechadora de cereal. Es muy importante en el momento de la cosecha la ausencia de malas hierbas que puedan “manchar el garbanzo”, dado que estos perderían todo su valor comercial.

Para un buen control de malas hierbas y enfermedades, se recomienda contactar con el equipo técnico de Agropal, que le asesorará sobre los mejores tratamientos y técnicas para maximizar los rendimientos de su cosecha.

Comentarios al artículo/noticia

#1 - alexanderchirino@gmail.com
28/02/2021 14:51:05
Muy buen artículo lo recomiendo

Nuevo comentario

Atención

Los comentarios son la opinión de los usuarios y no la del portal. No se admiten comentarios insultantes, racistas o contrarios a las leyes vigentes. No se publicarán comentarios que no tengan relación con la noticia/artículo, o que no cumplan con el Aviso legal y la Política de Protección de Datos.

Advertencias Legales e Información básica sobre Protección de Datos Personales:
Responsable del Tratamiento de sus datos Personales: Interempresas Media, S.L.U. Finalidades: Gestionar el contacto con Ud. Conservación: Conservaremos sus datos mientras dure la relación con Ud., seguidamente se guardarán, debidamente bloqueados. Derechos: Puede ejercer los derechos de acceso, rectificación, supresión y portabilidad y los de limitación u oposición al tratamiento, y contactar con el DPD por medio de lopd@interempresas.net. Si considera que el tratamiento no se ajusta a la normativa vigente, puede presentar una reclamación ante la AEPD.

VÍDEOS DESTACADOS

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

Gestora de Comunicaciones de Castilla y León, S.L.U.

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

SERVICIOS