Doing business in Spain? Interempresas Media is the key
Canales Sectoriales
Grandes cultivos
Las plagas de insectos constituyen un problema creciente, un reto en el actual contexto de cambio global y la información genética obtenida resulta de utilidad en la toma decisiones relacionadas con su control

Resistencia genética a insecticidas en la mosca del olivo

Redacción Interempresas16/09/2020

El uso desmedido durante años principalmente de insecticidas organofosforados para tratar la plaga más dañina con el olivo en nuestro país, la mosca del olivo Bactrocera oleae, podría estar detrás del hallazgo de una investigación liderada por la Universidad Complutense de Madrid: las poblaciones de esta mosca han incrementado sus resistencias genéticas a estos pesticidas.

La investigación liderada por la Universidad Complutense de Madrid (UCM) revela frecuencias muy elevadas de individuos de la especie Bactrocera oleae -mosca del olivo- que tienen en su ADN unas variantes que confieren resistencia a insecticidas organofosforados. Estos hallazgos resultarían de gran relevancia en el sector productivo olivarero, pues hoy en día el control de la mosca del olivo, la plaga más dañina en este cultivo, implica el empleo de productos químicos en momentos de elevada densidad de la plaga. Su abuso durante décadas sería la causa del aumento de resistencias.

foto

"Nuestros resultados pondrían de manifiesto la ventaja proporcionada por estas variantes que confieren resistencia a esta especie en un entorno olivarero tratado con pesticidas", destaca Esther Lantero, investigadora del Departamento de Genética, Fisiología y Microbiología de la UCM. El estudio, publicado en Insects y en el que participa el Instituto Nacional de Investigación y Tecnología Agraria y Alimentaria, analiza por primera vez una amplia muestra de las poblaciones de mosca del olivo del territorio español e incluye una muestra representativa de otros países mediterráneos.

Tres variantes y un origen mediterráneo

Para llevar a cabo la investigación, las expertas han empleado técnicas moleculares basadas en la reacción en cadena de la polimerasa (PCR) combinada con la secuenciación del ADN o con la obtención de perfiles de ADN mediante enzimas de restricción. Los productos organofosforados ejercen su acción sobre una proteína llamada acetilcolinesterasa. En condiciones normales, esta molécula se encarga de degradar la acetilcolina, que es un neurotransmisor responsable de la contracción muscular.

“Los insecticidas organofosforados bloquean de manera irreversible la acetilcolinesterasa, por tanto, no se degrada la acetilcolina, lo que ocasiona la parálisis prolongada del insecto y con ello, su muerte”, explica la bióloga de la UCM.

En la mosca del olivo hay descritas tres variantes en el ADN del gen ace, que lleva la información genética necesaria para expresar la proteína acetilcolinesterasa. Estas variantes en el gen ace están relacionadas con una mayor insensibilidad a los insecticidas organofosforados.

foto

Dos de ellas son puntuales, es decir corresponden a un cambio de un nucleótido del ADN por otro y ambas se presentan en dos tercios de las moscas analizadas. La tercera variante, menos frecuente, es la pérdida de nueve nucleótidos de ADN.

“Además, la caracterización de las secuencias de ADN de las moscas analizadas señala la región del Mediterráneo oriental como posible origen de estas resistencias”, añade Carmen Callejas, también investigadora de la Facultad de Ciencias Biológicas de la UCM.

Información genética para la toma de decisiones

España es el mayor productor y exportador mundial de aceite de oliva y aceituna de mesa, lo que certifica la importancia del sector oleícola en nuestro sistema agroalimentario. Las plagas de insectos constituyen un problema creciente, un reto en el actual contexto de cambio global y la información genética obtenida resulta de utilidad en la toma decisiones relacionadas con su control.

“Resulta fundamental encontrar alternativas efectivas que disminuyan de un modo notable la densidad de las poblaciones de la mosca del olivo. Por ese motivo, los esfuerzos deben centrarse en la búsqueda de métodos biológicos, culturales, biotecnológicos o físicos que reduzcan el empleo de los químicos, destacando el abordaje basado en el control biológico”, concluye Lantero.