Doing business in Spain? Interempresas Media is the key
Canales Sectoriales
Grandes cultivos

Justino Medrano: En ACOR creemos sinceramente en la remolacha y en que es un cultivo estratégico para mantener vivo el mundo rural

Redacción laagriculturadigital.com09/11/2019

ACOR incrementó sus pérdidas en la pasada campaña, pero espera mejorar sus resultados este año por la subida del azúcar y de los rendimientos de la remolacha

ACOR ha presentado la memoria que resume los resultados del ejercicio 2018-2019 con un balance en números rojos de -13,93 millones de euros, que se achaca desde la propia cooperativa a la confluencia de una serie de factores negativos, como la adversa climatología que rodeó los momentos clave de la campaña, que ha dado como resultado una producción escasa y de muy baja calidad, o la crisis que afecta a los mercados internacionales del azúcar, con cotizaciones durante el pasado año y la primera parte del actual que se situaron en niveles históricamente bajos.

Según datos de la propia Comisión Europea, la campaña que se liquida pasará a la historia no sólo por ser la primera sin cuotas de producción en la Unión, sino porque ha registrado los precios más bajos del azúcar que se recuerdan y los peores rendimientos de remolacha, tanto en el ámbito agrícola como en el industrial. Se ha cosechado en todo el continente una remolacha de calidad pésima, que ha dificultado su molturación y la extracción del azúcar en la mayoría de las fábricas comunitarias. Esto ha hecho, según la Comisión, que la producción de azúcar comunitaria haya bajado en casi 4 millones de toneladas, hasta 17,62 millones (-17,33%), pese a que la superficie sembrada de remolacha fuera prácticamente de 1,67 millones de hectáreas, igual que en el año anterior. Ello supone que la producción media de azúcar por hectárea cayó en más de 2 tm/ha, desde 12,7 tm/ha a solo 10,7. En cuanto a los precios del azúcar, desde la Comisión señalan que han descendido un 43% desde la campaña 2013/14, de 562 euros/tm en junio de 2014 a solo 321 euros/tm en junio de 2019.

El presidente de la cooperativa, Justino Medrano, reconoce la gravedad de todos estos datos, que corresponden fundamentalmente al periodo anterior al cambio del Consejo Rector que se produjo el pasado mes de marzo, y asegura que no se han quedado con los brazos cruzados frente a la situación, sino que están trabajando desde la toma de posesión en la búsqueda de alternativas que les permitan "volver a la senda de los beneficios". Para ello, se han puesto en marcha medidas en distintos frentes, que parten de un análisis exhaustivo de todos los aspectos industriales, comerciales, económicos y organizativos de ACOR. Además, el presidente recuerda que las condiciones del sector están mejorando y eso también va a ayudar a que los resultados del próximo ejercicio sean más positivos, por que el precio de azúcar se está recuperando y los rendimientos por hectárea se presentan más elevados que el ejercicio anterior.

En el proceso de reordenación abierto en la cooperativa, el presidente de ACOR asegura que se mantendrá la diversificación de actividades hacia otros cultivos y sectores productivos que se ha ido implementando en los últimos años, pero la remolacha seguirá siendo el centro del proyecto agrícola e industrial. "Desde la Cooperativa creemos sinceramente en la remolacha", asegura Medrano en la carta que dirige a los socios en la propia memoria. Por eso -añade- "seguiremos defendiendo que es un cultivo estratégico, no sólo para nuestros socios sino para todos los agricultores castellanoleoneses que vienen desde hace muchos años apostando por este producto que tan buen rendimiento ha ofrecido históricamente. Ahora que se habla con tanta insistencia sobre la España Vacía, la remolacha puede contribuir a un nuevo escenario de oportunidades para el medio rural y así generar beneficios que hagan más atractiva la vida en los pueblos", afirma.

CIFRA DE NEGOCIO SIMILAR A 2018

La cifra total de ventas de la Cooperativa durante el ejercicio 2018/19, que en la cuenta de pérdidas y ganancias aparece distribuida entre las partidas de importe neto de la cifra de negocios e Ingresos de operaciones con socios, ascendió a 104,183 millones de euros, es decir, prácticamente igual a la de la campaña 2017/18, en la que la facturación fue de 102,7 millones de euros. Sin embargo, resulta casi un 21% inferior a la alcanzada durante el ejercicio 2016/17 (131,6 millones de €), que fue el último ejercicio con un resultado final positivo.

Las causas que explican la fuerte disminución de las cifras de negocio, en los dos últimos ejercicios, y el resultado negativo antes de impuestos de 13,93 millones de euros con el que la Cooperativa ha cerrado el ejercicio 2018/19, aunque ya las hemos comentado con anterioridad, podemos volver a insistir en ellas:

- un mercado nacional y comunitario para el azúcar muy complicado, con una rebaja en los dos últimos ejercicios de casi 150 € en el precio medio de venta de cada tonelada de azúcar comercializada por la Cooperativa.

- una campaña con rendimientos bajísimos a nivel agrícola y fabril, con mayores costes productivos en la transformación y menos azúcar producida: 12,4 toneladas de azúcar blanco por hectárea, frente a los habituales rendimientos por encima de las 15 t/ha.

- un compromiso de garantizar al Socio unos ingresos mínimos equivalentes de 42 €/tM de remolacha entregada, ineludible para garantizarse el suministro de remolacha local que se precisa para mantener la actividad en la azucarera de Olmedo.

OTROS CULTIVOS

Los condicionantes atmosféricos limitaron el establecimiento y la producción final de la colza. La ausencia de precipitaciones en el momento de la siembra produjo un descenso de la superficie de siembra prevista, sobre todo en los secanos. Los rendimientos finales fueron irregulares en general, ya que las heladas primaverales y las altas temperaturas afectaron negativamente al cultivo en los momentos claves: floración y maduración.

El trigo tuvo una buena implantación, pero al igual que la colza se ha visto muy afectado por las heladas de la primavera y las altas temperaturas registradas durante la maduración, que provocaron una ligera bajada de los rendimientos aunque no afectaron a la calidad.

La primavera húmeda, hizo posible una acumulación de agua en el suelo, lo cual ayudó a obtener una buena implantación del girasol, así como a soportar en mejores condiciones las altas temperaturas estivales. Como consecuencia las producciones medias obtenidas fueron superiores a las de años anteriores, y con un mayor contenido graso.

El Servicio Agronómico ha continuado con su labor de investigación y atención personalizada al socio, así como participando en diferentes jornadas divulgativas y elaborando artículos técnicos relativos a los cultivos que comprenden la actividad de la Cooperativa: colza, girasol, remolacha y trigo.