Marcas, identidad, comunicación, formación: Gestión integral de la comunicación y el conocimiento
“La Inteligencia Artificial se convertirá en algo cotidiano en las fábricas del futuro”

Entrevista a Jordi Pelegrí, Sales Development Manager de Universal Robots

Javier García20/06/2017

Jordi Pelegrí, Sales Development Manager de Universal Robots, participó el pasado 6 de junio en el desayuno informativo ‘Tech for Good: Las tecnologías disruptivas que modelarán nuestra sociedad’, que sirvió para presentar la décima edición de la KIMconference. En ambos eventos el experto en robótica destacó el papel que desempeñarán los cobots y la Inteligencia Artificial en los procesos productivos en la nueva era de la Industria 4.0. Interempresas tuvo ocasión de hablar con él y descubrir qué nos depara el futuro en este sentido.

foto
Jordi Pelegrí, Sales Development Manager de Universal Robots.

Su ponencia en el desayuno informativo sobre la KIMconference 2017 se centró en la revolución de los procesos productivos de la mano de la robótica. ¿Qué le ha aportado la robótica a los procesos productivos? Y, sobre todo, ¿qué le puede aportar a partir de ahora en el nuevo escenario de la Industria 4.0 y el IIoT?

En primera instancia, cuando hablamos de la robótica industrial, es importante hacer una distinción entre los robots industriales tradicionales y los robots colaborativos. La utilización de los robots en procesos industriales y la manufactura no es nada nuevo ni futurista y tiene sus orígenes en Estados Unidos en 1956. Hoy en día su aplicación está muy extendida en una gran variedad de sectores industriales, sobre todo en plantas de fabricación a gran escala donde los robots realizan habitualmente una gran multitud de tareas. Sin embargo, los últimos avances en la tecnología de robótica y la miniaturización de los componentes electrónicos y procesadores han permitido el nacimiento de una nueva generación de robots industriales: los robots colaborativos o ‘cobots’.

¿En qué consisten?

Los cobots se caracterizan por ser asequibles, ligeros, flexibles y fáciles de instalar. Están diseñados especialmente para interactuar con humanos en un espacio de trabajo compartido sin necesidad de instalar vallas de seguridad: en esto está la verdadera revolución. Ofrecen la posibilidad de automatizar procesos de producción en entornos que, con los robots tradicionales, es impensable, debido al alto coste de instalación y mantenimiento, además de por el espacio que ocupan.

La robótica colaborativa, por tanto, representa una nueva era en la automatización de procesos industriales y es también uno de los cuatro pilares de la Industria 4.0. Junto con el Big Data, el IIoT y la impresión en 3D, los cobots ayudan a dar paso a las fábricas ‘inteligentes’ y conectadas, en las que una o más de estas tecnologías revolucionarias están integradas en los sistemas de producción. El objetivo es optimizar la productividad y la competitividad de la empresa; mientras que, al mismo tiempo, bajan los costes operativos.

foto

Jordi Pelegrí: “La integración de los cobots en procesos de producción a cualquier escala se convertirá en una práctica de lo más común”.

¿Cómo serán los procesos dentro de 20 años?

Una firma de analistas estadounidense estima que el mercado global de robots colaborativos continuará creciendo más del 60% al año de aquí a 2022, a medida que los entornos para su aplicación se hacen más diversos y cada vez más pymes comienzan a utilizarlos para automatizar sus procesos, atraídas por su flexibilidad, bajo precio y rápido retorno de inversión. Es lógico esperar que en 20 años habremos visto una consolidación generalizada en el uso de las tecnologías que se encuentran detrás de la Industria 4.0, al menos en la mayoría de los países industrializados. Veremos, por ejemplo, cómo la integración de los cobots en procesos de producción a cualquier escala se convierte en una práctica de lo más común. Al mismo tiempo, existe también una nueva tendencia hacia la vuelta al toque humano en la producción que está transformando el proceso de fabricación; se trata de un escenario donde los robots manejan las herramientas y realizan todas las tareas rutinarias mientras los trabajadores humanos supervisan las operaciones. A este fenómeno se le ha denominado Industria 5.0.

Industria 5.0...

Sí, Industria 5.0 o industrias colaborativas. Reflejan una opinión creciente entre los fabricantes sobre la necesidad de responder al aumento de la demanda por parte de los clientes de un mayor grado de individualización. Según una encuesta realizada por Accenture Consulting, el 85% de los fabricantes de todo el mundo consideran que la mano de obra conectada, es decir, el trabajo realizado conjuntamente entre robots y seres humanos, será algo habitual en los procesos de fabricación a corto y medio plazo. Además, una abrumadora mayoría de fabricantes lo describen ahora como un elemento esencial en su estrategia de negocio.

¿Qué podemos esperar entonces de la Inteligencia Artificial?

En entornos de producción y manufactura, la Inteligencia Artificial (IA) es la meta subyacente detrás del movimiento Industria 4.0. El Big Data, los cobots, y el IIoT, por ejemplo, tienen como objetivo la automatización de procesos de todo tipo lo que, a su vez, requiere de sistemas ‘inteligentes’. A medida que estas tecnologías avanzan y se hacen cada vez más potentes y sofisticadas, la IA se convertirá en algo cotidiano en las fábricas del futuro. Ya existen por ejemplo varios tipos sensores ópticos y de fuerza par que se integran con el brazo de robot y el efector final para dotar el cobot con cierto grado de ‘inteligencia artificial’. También se espera que cuando las tecnologías de la Industria 4.0 empiecen a converger, veremos como la IA dará un gran salto hacia adelante y tendrá un importante impacto en los procesos industriales.

¿Qué cree que ocurrirá?

Actualmente, las empresas tienden a aplicar estas tecnologías en departamentos o procesos separados y operan con ellas en silos para funciones específicas. Pero, imagínate un escenario en el futuro cuando un análisis de Big Data determine la necesidad de aumentar el volumen de producción para cumplir con un pico en demanda estacional y, mediante un sistema de IIoT, lance instrucciones automáticas a los cobots en la línea de producción para que estos produzcan más. Ahora mismo suena a ciencia ficción pero con la convergencia de estas tecnologías, todo es posible.

foto
“Los cobots mejoran de forma notable el entorno de trabajo para los empleados de la empresa”, sostiene Pelegrí.

Dice que cada vez más pymes comienzan a utilizar cobots para automatizar sus procesos. ¿Qué puede hacer hoy un cobot por una empresa de este tipo?

Los beneficios inmediatos que la instalación de un cobot ofrece a un pequeño o mediano fabricante son fáciles de demostrar. Su bajo coste, el poco espacio que ocupan y la posibilidad de reubicarlo en diferentes puntos de la línea de producción para realizar nuevas tareas sin necesidad del apoyo de técnicos especializados externos, son factores que significan un retorno de inversión en menos de 12 meses en la mayoría de los casos; además de un importante aumento en el volumen de producción casi desde el primer día que comienza a operar.

¿Y en cuanto al impacto económico a largo plazo?

Es menos evidente a primera vista, aunque no por ello menos importante. En el mundo industrial tan globalizado en que vivimos, al permitirles aumentar la producción significativamente sin tener que contratar más trabajadores, los cobots ayudan a las pymes a hacer frente a la competencia que proviene de países donde la mano de obra es mucho más barata y retener su centro de producción en su país de origen. También les permite optar por contratos o encargos más grandes de los que hacen habitualmente, lo cual conduce hacía una mayor rentabilidad para la empresa.

¿Qué otros aspectos destacaría?

Los cobots también mejoran de forma notable el entorno de trabajo para los empleados de la empresa, y ayudan a atajar uno de los mayores problemas para una pyme, que es la retención de personal. Liberan a los trabajadores de la planta de tener que realizar tareas monótonas, cansinas y repetitivas para que puedan dedicarse a trabajos de mayor valor. Les ofrece además la oportunidad para aprender a programar, monitorizar y controlar la operación de los mismos cobots y, de ese modo, adquieren nuevas habilidades que, a su vez, les hacen sentir más satisfechos con su trabajo y más valorados en la empresa.

foto

“No se realiza ninguna instalación de un cobot sin haber hecho una exhaustiva evaluación de riesgos previamente”, asegura Pelegrí.

Uno de los aspectos que más preocupa en la actualidad es la seguridad de los trabajadores. ¿Queda garantizada con los cobots?

La seguridad física de los trabajadores es fundamental y no se realiza ninguna instalación de un cobot sin haber hecho una exhaustiva evaluación de riesgos previamente. De hecho, es la responsabilidad legal del instalador o integrador de sistemas asegurarse de que la instalación se hace correctamente, según las normas de seguridad establecidas. Dicha evaluación debe estar basada en un análisis de la aplicación en cuestión para determinar cuáles son los posibles contactos entre el sistema robótico y un operario, que tipos de contactos son, y con que frecuencia se podrían producir. El análisis de riesgos también tiene que tener en cuenta si el tipo de efector final (agarre, cámara, etc…) es peligroso o no, así como la pieza que se maneja. El riesgo no es lo mismo por ejemplo si el cobot maneja tornillos que placas de metal muy afiladas.

Entiendo…

Hay que destacar además que los cobots son robots diseñados para eliminar peligros, idóneos para trabajos sucios y monótonos, de baja destreza, o poco ergonómicos. Con sus funciones de seguridad integradas, al contrario de los robots tradicionales que requieren dispositivos de seguridad externos, los cobots operan en entornos donde los impactos tienen menor riesgo y hacen posibles las aplicaciones colaborativas en entornos industriales que, a su vez, permiten a las personas trabajar cerca del sistema robótico sin necesidad de resguardos aunque con limitaciones para evitar riesgos al personal.

¿Qué puede decirnos de la seguridad de los datos y de los procesos? ¿Hay riesgo de ciberataques a las fábricas avanzadas?

Un equipo de investigación llamado Forward-looking Threat Research (FTR) de la empresa Trend Micro y Politecnico di Milano (Polimi) ha realizado un estudio para determinar, por ejemplo, si es posible comprometer el funcionamiento de un robot industrial mediante un hackeo y concluyeron que sí es posible. Los robots son tan vulnerables como los sistemas de Big Data o de IIoT y, como es el caso para cualquier dispositivo o sistema informático, el riesgo nunca se puede eliminar por completo.

¿Entonces?

Aplicando los mismos protocolos de seguridad que uno hace para los PC o los móviles, se puede alcanzar una cierta garantía de seguridad. Es la responsabilidad de los fabricantes de los sistemas lanzar periódicamente actualizaciones del software o firmware de los dispositivos para eliminar vulnerabilidades, y es la responsabilidad del usuario asegurarse que sus sistemas o dispositivos tengan la última actualización instalada y ejecutándose. En principio, los cobots no están conectados a la red, pero si tienen que estarlo, es responsabilidad de la empresa (o integrador o proveedor de soluciones de seguridad) de asegurar que esté todo protegido.

foto

De izquierda a derecha, Maite Fibla, co-fundadora de Ship2B; Jordi Pelegrí, Sales Development Manager de Universal Robots, y Toni Mayorgas, CEO de Digalix, durante el desayuno informativo.

Tecnologías disruptivas y sociedad

Jordi Pelegrí participó en el desayuno informativo ‘Tech for Good: Las tecnologías disruptivas que modelarán nuestra sociedad’, celebrado en las instalaciones del centro tecnológico Eurecat, en Barcelona, el pasado 6 de junio. En el evento, que trató temas como la Industria 4.0, la robótica, la Fábrica del Futuro, la impresión 3D, la manufacturación aditiva, las soluciones digitales o la realidad virtual, Pelegrí habló de la revolución de los procesos productivos de la mano de la robótica. La jornada, que contó también con la participación de Toni Mayorgas, CEO de Digalix; Maite Fibla, co-fundadora de Ship2B, sirvió para presentar la décima edición de KIMconference 2017, una iniciativa de la Fundación KIMbcn, que reunió el 7 de junio a destacados ponentes para abordar los retos que la innovación plantea a la sociedad.

“La robótica colaborativa representa una nueva era en la automatización de procesos industriales”
“Los cobots son robots diseñados para eliminar peligros, idóneos para trabajos sucios y monótonos, de baja destreza, o poco ergonómicos”

Empresas o entidades relacionadas

Universal Robots

Comentarios al artículo/noticia

Nuevo comentario

Atención

Los comentarios son la opinión de los usuarios y no la del portal. No se admiten comentarios insultantes, racistas o contrarios a las leyes vigentes. No se publicarán comentarios que no tengan relación con la noticia/artículo, o que no cumplan con las condiciones de uso.