Marcas, identidad, comunicación, formación: Gestión integral de la comunicación y el conocimiento
“Seguridad y cobots: siempre existe la posibilidad de sufrir un accidente, aun cumpliendo con todas las normas”

Entrevista a Mikel Saez de Buruaga, National Product Manager Safety Systems de Sick Optic-Electronic

Javier García27/03/2017

La irrupción en el panorama industrial de los llamados cobots —robots colaborativos— es “algo imparable y debemos estar preparados para ello”. Así lo afirma Mikel Saez de Buruaga, National Product Manager Safety Systems de Sick Optic-Electronic, quien participó en la jornada ‘Robots Colaborativos y sus Aplicaciones’, organizada el pasado 9 de marzo por el centro tecnológico IK4-Tekniker. Para el experto, la seguridad en aplicaciones colaborativas es “un factor determinante y puede, en ocasiones, limitar el uso de esta tecnología”. 

foto

¿Qué aspectos del proceso productivo pueden mejorar con la introducción de un cobot?

Las series de producción son cada vez más cortas y la fácil y rápida adaptación de los cobots a las nuevas necesidades y condiciones es la gran mejora que hará que la solución basada en robots colaborativos sea cada vez más aceptada en el mercado. La combinación de las capacidades humanas con las de los robots en entornos industriales crea soluciones de producción que se caracterizan por una mejor calidad, menores costes, una ergonomía mejorada y ciclos de trabajo más rápidos, por citar solo algunos ejemplos.

¿En qué aplicaciones o sectores son más adecuados?

Las limitaciones de esta tecnología vienen dadas por los pesos, las velocidades y los alcances. Teniendo en cuenta estos aspectos, las aplicaciones más adecuadas para este tipo de robots son los procesos de montaje, la verificación y el ensamblaje en sectores como el de la electrónica, plástico, caucho, industria farmacéutica, alimentos y bebidas. No obstante, hay que partir de la base de que un robot colaborativo por sí mismo no hace nada.

¿Qué quiere decir?

Hay que colocarle una herramienta en su extremo para que haga algo: una pinza para manipular una pieza o caja, o para extraer o insertar un componente, un elemento de dosificación para añadir un adhesivo, unas puntas de tester para verificar un circuito electrónico… Es ahí donde una correcta “evaluación del riesgo” de la aplicación cobra vital importancia.

foto

¿Entonces son 100% seguros los robots colaborativos para el humano?

La seguridad en general y también en un entorno colaborativo es la resistencia a fallos que tiene el circuito que nos va a proteger de un daño utilizando cualquier tecnología —eléctrica, electrónica, mecánica, hidráulica, etc.—, y es un dato probabilístico. Con esto quiero decir que siempre existe la posibilidad de sufrir un accidente, aun cumpliendo con todas las normas.

¿Cumplir las normas no garantiza la seguridad?

No. Pondré un ejemplo con el que seguramente se entenderá mejor mi afirmación: nadie puede asegurar que cumpliendo todas las normas de circulación alguien no pueda sufrir un accidente de tráfico.

¿Qué dice la ley? ¿En qué marco legislativo se ‘mueve’ este tipo de robots?

La norma ISO10218, en su parte 1, define los requisitos mínimos que ha de cumplir un fabricante de cobot y, en su parte 2, los que ha de cumplir un integrador de una máquina compuesta por una cuasi-maquina ‘robot’ y sus componentes asociados. Al ser estas normas armonizadas dan presunción de conformidad con la Directiva de máquinas. A pesar de no tener el peso legal de una norma armonizada, la TS15066 de 2015 aclara también como integrar correctamente una célula con un cobot. Y no olvidemos que siempre por encima de todas las normas siempre está la Directiva de máquinas.

¿Y cree ajustada esta normativa? ¿Qué añadiría, modificaría o suprimiría de esta?

La tecnología siempre va por delante de la reglamentación por lo que está claro que los vigentes procedimientos y normas técnicas dirigidas a proteger a los operarios frente a los riesgos que presenta el trabajo con cobots deberán revisarse como preparación para estas innovaciones. Como norma general utilizaría la primera ley de la robótica descrita por Isaac Asimov allá por 1950: Un robot no puede hacer daño a un ser humano; ni más, ni menos.

foto

¿Cómo se puede mejorar la seguridad de un cobot?

El cobot en sí mismo puede ser seguro. Los seres humanos deben ser capaces de intervenir en el espacio colaborativo de trabajo protegidos contra todos los posibles peligros. Las medidas de protección deberán ser eficaces, fáciles de implementar y detectarán de manera segura la intrusión del operador en el espacio colaborativo de trabajo para minimizar los efectos de un posible contacto. Esto, que es fácil de decir, en ocasiones, no es tan fácil de cumplir.

¿Con qué soluciones de seguridad cuenta Sick?

Los escáneres de seguridad son la solución elegida principalmente para las aplicaciones colaborativas. Estos evitan colocar incómodos vallados y su fácil adaptación al entorno les confiere una gran flexibilidad para un rápido cambio de la aplicación. No obstante, estas y otras soluciones vendrán dadas después de un concienzudo análisis de riesgos de cada aplicación. La integración de las señales que generan estos escáneres de seguridad con el cobot, normalmente vía controladores seguros, completa la aplicación.

foto

El pasado 9 de marzo, intervino en una jornada sobre robots colaborativos y sus aplicaciones. ¿Cuáles fueron las principales conclusiones de la misma? ¿Hacia dónde se dirige esta tecnología?

Bajo mi punto de vista, las conclusiones básicamente fueron dos. La primera es que la irrupción de esta tecnología en la industria es algo imparable y debemos estar preparados para ella.

¿Y la segunda?

La seguridad en aplicaciones colaborativas es un factor determinante y puede, en ocasiones, limitar el uso de esta tecnología. Desde Sick apostamos por hacer todo lo posible para la correcta implementación de esta tecnología con productos tecnológicos y servicios de asesoramiento.

Ya para concluir, ¿cree que los cobots son el futuro? ¿Sustituirán a los robots convencionales?

Por supuesto que son el futuro, pero no por ello desaparecerán los robots convencionales. Estoy convencido de que convivirán durante muchos años. De momento, es imposible pensar en aplicaciones en las que manejamos grandes y pesadas cargas y que estas se lleven a cabo con robots colaborativos. Esta tecnología también tiene sus limitaciones.

Empresas o entidades relacionadas

SICK Optic-Electronic, S.A.

Comentarios al artículo/noticia

Nuevo comentario

Atención

Los comentarios son la opinión de los usuarios y no la del portal. No se admiten comentarios insultantes, racistas o contrarios a las leyes vigentes. No se publicarán comentarios que no tengan relación con la noticia/artículo, o que no cumplan con las condiciones de uso.