Doing business in Spain? Interempresas Media is the key
Canales Sectoriales
Ventanas y Cerramientos
Torre Antares – Diagonal Zero, en Barcelona: la importancia de la oficina técnica

Entrevista a Josep Arnau, Adjunto a Gerencia de Garcia Faura

Joan-Lluís Zamora

Fotografias: AFL

29/06/2020

En Barcelona, en la zona de Diagonal Mar, se está alzando el edificio Antares – Diagonal Zero, una torre residencial de alto lujo, proyecto de la arquitecta francesa Odile Decq. Garcia Faura es la empresa que se está encargando de la ejecución de las fachadas de esta torre de viviendas, una obra compleja debido a la diversidad de configuraciones que presenta el edificio en cada sector de fachada.

Esta obra provenía de una estructura ya construida con anterioridad. El proyecto original se inició antes de la crisis de 2008 y se vio interrumpido por ésta. Posteriormente, el Ayuntamiento de Barcelona se avino a autorizar el cambio de usos del edificio, en este caso de oficinas a residencial. La torre Antares tendrá un total de 26 plantas de altura por encima de la rasante más otras tres plantas subterráneas.

Con esta obra como telón de fondo, AFL conversó hace unas semanas con Josep Arnau, Adjunto a Gerencia de Garcia Faura, con quien, aparte de hablar sobre algunos detalles de este edificio, pudimos hacer una radiografía actual del sector de la fachada desde el punto de vista de los profesionales  de la empresa fachadista, que se configura ya como actor imprescindible en este tipo de obras.

La Torre Antares es una obra llamada a ser un punto de referencia en el marco residencial de lujo en Barcelona. ¿Cómo es el edificio desde el punto de vista de sus envolventes?

foto

Josep Arnau, a la izquierda, adjunto a gerencia de Garcia Faura, en un momento de su entrevista con AFL.

El edificio Diagonal 0 de Barcelona presenta simultáneamente diversas tipologías y tecnologías de fachada: muros cortina, correderas de hoja oculta de última generación, algunas de ellas motorizadas, barandillas de vidrio de alta resistencia, fachadas de lamas, etc. Todos estos elementos de fachada han sido desarrollados y montados en obra por Garcia Faura.

La fachada posterior y una de las laterales tienen una configuración de muro cortina y lamas, mientras que la fachada que da a Diagonal se compone de balconeras de gran modulación, casi por entero de vidrio, con muy poca presencia aparente de la perfileria de aluminio. Los balcones de la fachada son de GRC con baranda de vidrio.

El muro cortina de la fachada posterior se extiende a lo largo de las 26 plantas y llega hasta la misma entrada del hotel que se alza junto a la torre.

Cada planta está dividida en diez segmentos de fachada, por lo que estamos hablando de una especie de ‘patchwork’ de fachadas. En cada una de estas plantas podemos encontrar pequeñas secciones de diferentes elementos de envolvente. La unión entre ellas ha sido especialmente complicada.

El conjunto incluye un edificio anexo, proyectado para las reuniones de vecinos, con una cubierta con muchos planos, seis de ellos confluyentes en un punto.

foto

Torre Antares, todavía en construcción, vista desde Diagonal.

¿Cuál es el rol del fachadista en una obra tan compleja como esta?

La complejidad estética de esta obra se ha trasladado a la propia diversidad del mismo equipo técnico. Contamos con la asistencia de asesores especializados para cada una de las partes sensibles de la obra: las fachadas, las instalaciones, la estructura, la coordinación general del proyecto, el representante en Barcelona del estudio proyectista, etc.

El hecho de aprovechar una estructura que ya venía dada por su materialización previa ha sido un reto muy complejo. En este edificio las elevaciones de material hasta las plantas también han sido complicadas. Hemos trabajado con una sola grúa para la obra y no podía haber más grúas móviles alrededor.

La Dirección de Obra en una construcción como ésta exige unas importantes cualidades humanas porque hay que saber tratar con agentes e intereses muy diversos, para conseguir llegar a acuerdos con diferentes profesionales y sensibilidades.

foto

Detalles de los balcones de la fachada son de GRC con baranda de vidrio.

Mientras se trabaja en la ejecución de la fachada hay que dejar muchos aspectos abiertos, muchas entregas que tendrán que dejarse para ser rematadas por otros industriales.

Afortunadamente, ahora contamos con una oficina técnica muy capacitada que resuelve estos temas. En esta obra, por ejemplo, las balconeras inferiores deberán recibir una estructura superior. No sabemos exactamente todo lo que luego habrá ahí, pero sí que sabemos perfectamente las cotas y dónde tiene que encajar todo en el proyecto, para dejarlo bien preparado, porque todos esos aspectos de coordinación necesaria la oficina técnica ya los ha dejado reflejados en un plano.

Por ejemplo, surgió un problema inesperado respecto a un conducto bajante que provenía desde la planta superior hasta la 21 cuya ubicación inicial sufrió variaciones, por lo que los planos elaborados por nuestra oficina técnica para esa parte de la obra no se aprobaban definitivamente. Si hubiéramos esperado a rehacer totalmente los planos, probablemente la obra se hubiera parado; así que, tras una reunión con los representantes de todos los agentes implicados, se decidió continuar con lo previsto tras aprobar al menos los planos conceptuales de fachada. Sobre todo, necesitábamos contar con esta aprobación para poder hacer la reserva previa de material para la fabricación. Hay momentos en que es necesario que alguien ponga sobre aviso a todos los interlocutores de la obra sobre qué puede llegar a suceder si la demora de la resolución de un problema, que puede ser solo de algunos milímetros, llega a detener la ejecución de una obra. En obras tan complejas pueden llegar a suceder cosas tan extrañas como ésta y hay que saber desencallar decisiones de forma oportuna y conveniente para todos.

foto
En esta obra se ha trabajado con una sola grúa, con lo que las maniobras para elevaciones de material han sido complejas.

Hoy es muy importante llegar a prever y anticipar todas las necesidades imperiosas de la producción, lo que implica disponer a tiempo de todos los materiales, permisos, aprobaciones… Cada vez más se plantea que lo primero que hay que abordar y resolver no es lo más inmediato. Para que algo funcione bien a largo plazo, como es el caso de una obra, no podemos movernos todos al ritmo propio de las urgencias. Es algo difícil de aprender cuando te inicias en este sector, pero resulta esencial en la industria anticipar cuál va a ser todo el trabajo que vamos a tener que realizar y todas las dificultades que van a surgir durante su desarrollo.

Esta gestión del tiempo, de anticipar los problemas que pueden surgir, no se explica aun en la escuela de arquitectura. No hemos sido educados los proyectistas para pensar desde el punto de vista logístico.

Es algo que cuesta aprender, incluso con 30 años de carrera profesional, nos surgen sorpresas y lecciones que incorporamos para la próxima obra.

¿Cómo ha evolucionado la labor del técnico en las empresas fachadistas a lo largo de los últimos años, qué dificultades entraña ahora dirigir una oficina técnica?

Me gustaría hacer una mención especial a Manel Faura, propietario de Garcia Faura, que es la persona que me ha enseñado la mayoría de cosas de este sector, tanto en la parte técnica inicial, como a nivel personal y de valores empresariales, este ultimo aspecto, fundamental para poder hacer una empresa sólida y con unos valores vitales para el desarrollo de nuestra actividad, al mismo tiempo con una energía desbordante e imprescindible para crear una empresa como es ahora García Faura.

Yo soy técnico, aparejador, y fui el primer técnico en entrar en Garcia Faura, hace ya 30 años, un poco antes que Andrés Martínez, director técnico en la actualidad. Formar parte en nuestro sector de una dirección facultativa y, al mismo tiempo, de una dirección industrial, es algo muy interesante, porque me da una perspectiva personal profesional completa.

Ahora, Garcia Faura es ya una empresa grande, con un equipo de 70 técnicos, pero en un principio era solo una empresa de fabricación de ventanas y cerrajería. Pero para mí lo más importante al empezar a trabajar aquí era que cada día aprendía cosas nuevas.

Me gustaría hacer una mención especial a Manel Faura, propietario de Garcia Faura, que es la persona que me ha enseñado la mayoría de cosas de este sector, tanto en la parte técnica inicial, como a nivel personal y de valores empresariales, este ultimo aspecto, fundamental para poder hacer una empresa sólida y con unos valores vitales para el desarrollo de nuestra actividad, al mismo tiempo con una energía desbordante e imprescindible para crear una empresa como es ahora García Faura.

Dirigir una empresa como ésta, con la velocidad que lleva ahora, es muy difícil. Ahora contamos ya con una plantilla de más de 250 personas, además de un equipo de instaladores colaboradores, que acostumbran a ser de empresas externas. El sector se ha transformado. Si contamos todos los montadores que trabajan con nosotros en determinados momentos punta, podemos darnos cuenta de que trabajamos para una empresa de envergadura.

Javier Paredes entró a formar parte de Garcia Faura porque necesitábamos un jefe de producción. Él había generado procesos productivos en empresas más pequeñas, siempre en colaboración con el mundo universitario. Actualmente él es el gerente y yo soy ahora el adjunto a gerencia. En esta empresa siempre hemos apostado por una dirección de producción de primer nivel. Teniendo en cuenta que este es un mundo muy competitivo, una de nuestras preocupaciones constantes ha sido siempre pensar cómo podemos ganar tiempo al tiempo y Javier ha sabido cómo hacerlo, es un gran gerente. Las empresas las hacen equipos de personas y la nuestra no es una excepción.

foto

Josep Arnau, adjunto a la gerencia de Garcia Faura.

La fachada ligera es una solución constructiva que desde siempre se ha asociado al sector del edificio terciario, pero en una obra como ésta se demuestra que también tiene su espacio propio en el sector residencial. De momento, sin embargo, está entrando por el nivel más alto y lujoso de este sector. ¿Cuál es, desde vuestra perspectiva de empresa, la evolución futura de este tipo de envolvente para el sector de la vivienda?

Por suerte, Garcia Faura es de las pocas empresas de este sector que hemos crecido no orientados totalmente y en exclusiva al mundo de la fachada. A diferencia de otras grandes empresas del sector, nosotros empezamos haciendo ventanas y este es un mundo que nunca hemos querido abandonar. Desde hace cuatro años estamos creciendo a un ritmo progresivo del 30% cada año. El sector de la fachada ligera no disfruta de un gran margen de negocio y por ello es un sector difícil y altamente competitivo. Cada edificio a construir es diferente y las soluciones que proyectamos para su fachada también. El siguiente edificio en el que trabajaremos será muy probablemente completamente diferente y surgirán nuevos retos, desafíos y dificultades a las que nos tendremos que enfrentar. Pero en el fondo, Garcia Faura sigue haciendo fachadas complejas con la visión y el aprendizaje que ha adquirido paulatinamente a partir de hacer muy bien las ventanas. En la actualidad, considero que puedo observar la actividad de la empresa desde diferentes perspectivas. Durante mucho tiempo, lo he hecho desde la oficina técnica; luego, desde la comercial, y ahora, desde la gerencia, para intentar que todo funcione como un conjunto.

Ahora estamos involucrados en una fachada modular de un nuevo edificio en Luxemburgo, compuesta de diferentes elementos, de una valoración aproximada de 1.500 euros/m2. Actualmente el coste de 1 m2 de un muro cortina muy básico puede ser de unos 400 € y el de una ventana muy básica puede ser de 250 €. Por coste unitario nos puede interesar como empresa trabajar preferentemente en este tipo de fachadas de alta valoración pero para ello es necesario e imprescindible contar con una gran oficina técnica porque el desarrollo previo y la organización pasan a ser aspectos fundamentales del éxito. Para esta oficina técnica los mejores técnicos son los que podemos formar nosotros mismos desde cero, porque los hemos moldeado según nuestra manera de trabajar.

Esta manera nuestra de trabajar responde a la pregunta de cómo es preferible rellenar un frasco, si con bolas grandes o con pequeñas. Si lo llenamos con una combinación de ambas y además rellenamos los huecos con arena, tendremos probablemente una mayor variedad de oportunidades para completar todo el volumen interior disponible. Creo que para nosotros ha sido una buena opción dedicarnos a producir simultáneamente ventanas, fachadas básicas y también fachadas complejas, aprendiendo siempre de todo ello.

foto
El muro cortina de la fachada posterior se extiende a lo largo de las 26 plantas y llega hasta la misma entrada del hotel.

No estáis pues vendiendo solo kilos de metal o de vidrio, sino también conocimiento, know-how o garantía de éxito. Cada vez más la ventana es un producto más completo y complejo, y parece que todavía le queda mucho por recorrer.

Ciertamente es posible fabricar ventanas con unos pocos técnicos, aunque cabe reconocer que las exigencias van aumentando. Como dice nuestro director de proyectos, Josep Maria Moyá, ya no existe una obra fácil: debido a las exigencias acústicas y térmicas, la convivencia de la ventana con el monobloc, la unión entre todos los materiales, las fachadas ya no han vuelto a ser sencillas. Incluso ventanas para obras residenciales convencionales tampoco lo son, porque los acristalados actuales desde el CTE han de cumplir con las exigencias acústicas, con cuestiones de salubridad, con las normativas de seguridad, etc. Existen muchos aspectos que hay que tener en cuenta y simultáneamente; muchos de ellos ni siquiera son dominados plenamente por todos los arquitectos a la hora de hacer sus proyectos. Todo esto nos genera, a la vez, también muchos problemas, porque al ser una empresa con una oficina técnica capacitada, también se nos exige cada vez mucha más solvencia de respaldo.

Además, hemos ampliado poco a poco nuestro campo geográfico de actuación y hay que tener en cuenta lo que ello implica también al operar en otros ámbitos. Ya no dependemos solo del mercado local, puesto que también trabajamos en el resto del Estado. Tenemos dos obras importantes en Madrid. También estamos presentes en Francia, que es un mercado muy difícil por sus específicas normativas, que son muy estrictas y densas, con organismos de control muy estrictos. De todos modos, dado nuestro perfil técnico de origen, preferimos este rigor que la improvisación a pie de obra, algo que todavía se da.

foto
Muestra y despiece e los detalles de sistemas de ventana utilizados en el edificio Antares.

¿Cómo podrá evolucionar la fachada ligera solamente de la mano de sus materiales fundacionales, el vidrio, el aluminio, los elastómero, etc? Materiales como la piedra natural o la cerámica parecen aun poco vinculados con la fachada ligera. Ahora se están fabricando cerámicas de pocos milímetros de grosor. Se esperaba que en los próximos años estos formatos se pudieran incorporar en la producción de paneles sándwich para fachadas y ello no ha parecido que haya sucedido. Tampoco ha pasado con la madera, que en solitario ha avanzado mucho.

Estamos en un sector donde cuesta mucho incorporar cualquier avance, pero estoy convencido de que todo esto llegará a su tiempo.

Tal vez la fachada ligera se debe ‘re-tradicionalizar’, porque los materiales que llamábamos hasta ahora tradicionales ya están haciendo su propio recorrido evolutivo. La madera actual no tiene nada que ver con lo que se hacía hace 30 años.

Cuesta mucho garantizar el éxito en algunas interacciones entre nuevos materiales y además, hay que reconocerlo, hay poca valentía actualmente en el sector. Hay muchas normativas en circulación y una gran presión sobre la responsabilidad civil de los técnicos que participan en los proyectos. Cuesta mucho actualmente dar un paso solitario adelante, antes de hacerlo hay que estar muy seguro de ello.

Pero es algo que llegará, en cuanto alguien tenga la valentía de asumir el riesgo de diseñar alguna solución de este tipo que no genere más problemas que los que pretende resolver. Este sector es tal vez poco valiente, pero debemos reconocer que nos han conducido hacia ello. A los arquitectos son a los primeros que les ponen muchas trabas para poder realizar diseños arriesgados y atrevidos. No se puede incorporar nada que no tenga marcado CE y si se carece de él, hay que hacer un ensayo, solicitar un DITE… Pero es cierto que son grandes profesionales y van encontrando fórmulas para poder realizar sus diseños.

El mercado europeo es muy garantista. En unas jornadas sobre peritaje donde tuve la oportunidad de participar recientemente, pronuncié una ponencia en la que proponía que el CTE se aplicara en un 99% de las edificaciones del parque público, que no se aplicara “estrictamente” a las construcciones temporales, y que se dejara una parte libre de aplicación para la necesaria experimentación. Hay edificios singulares que podrían ser la Fórmula 1 de la construcción, la punta de la técnica, y donde se podrían asumir ciertos riesgos. Necesitamos tal vez que exista esa F-1 para mejorar los edificios “normales”. Poniendo un símil vinculado al mundo de la salud, el CTE sirve para tratar patologías convencionales, pero si un paciente necesita un tratamiento experimental, que se sale de la ruta estricta de la norma, necesitamos tener la libertad para aplicarlo.

Es un buen símil y tal vez es el secreto del éxito del sector de la farmacia, que evoluciona porque existe constantemente una parte experimental. Aparte de la valentía que le hemos recortado a nuestro sector, el estrecho margen comercial que extraemos en cada actividad no nos permite una inversión continuada y potente en I+D. Del mismo modo que llevamos décadas invirtiendo nuestras ganancias en tecnología, aún queda mucho camino por hacer en el ámbito de la investigación.

También ello se debe a que en este sector existen aun muchas empresas que no tienen un gran potencial, al contrario que en el farmacéutico, compuesto solo por grandes empresas. Partimos tal vez de un error conceptual de empresa y de sector. Las innovaciones nos deben llevar hacia delante, pero el progreso está siendo tal vez lento.

foto
Detalle de la fachada lateral.

Otro tema del que nos gustaría hablar es el envejecimiento de las fachadas ligeras, que parecen durar mucho menos de las que se hacían antes. Según una tesis del arquitecto y profesor Pablo Garrido, colaborador de nuestra publicación, las fachadas ligeras fabricadas hace 30 o 50 años será necesario cambiarlas por completo. Esto también atañe al mantenimiento. ¿Se ha innovado en las técnicas de mantenimiento de la fachada ligera, o seguimos siendo limpiadores de vidrio colgados en góndolas?

Hay que reconocer que no hay grandes empresas de mantenimiento de fachadas ligeras. Hace un tiempo se pretendió establecer el compromiso que a la hora de ejecutar una fachada se firmara un presupuesto adicional para su posterior mantenimiento. Sin embargo, pienso que una cosa es el mantenimiento y otra distinta el envejecimiento. Es evidente que estas fachadas con un alto componente metálico envejecen diferente y más rápido que las levantadas con materiales tradicionales. También es muy importante desarrollar nuevas soluciones constructivas que no tengan un envejecimiento tan prematuro. A veces la solución más duradera es aquella que se centra en conseguir que el recorrido del agua por la fachada, con toda la suciedad que arrastra en su escorrentía, no deje marcas que afecten a su aspecto y dé lugar a deposiciones que sean agresivas para los materiales en contacto.

En este sentido, adolecemos de una falta de cultura del envejecimiento en este sector. Por ejemplo, en lo que respecta a lacados existen ya diferentes tipos de niveles de calidad, pero incluso los técnicos no conocen a fondo ese dato y aun no exigen el mejor, lo que también incide en el envejecimiento prematuro de la fachada.

También falta una cultura de la puesta al día por parte del prescriptor, pero es que el sector innova muy rápido. Yo todavía descubro cosas nuevas cada vez que me sumerjo en un nuevo encargo.

A mí también me pasa, en mi propio sector. ¡Y llevo más de treinta años!

Hay aspectos que no los conoces a fondo a no ser que te los soliciten. Pero el aspecto económico también tiene un gran peso y en ocasiones el arquitecto no asume riesgos porque el presupuesto por metro cuadrado que tiene para un edificio le limita mucho.

foto
Otra vista de la Torre Antares, junto al hotel Diagonal Zero.

Tememos que con el cambio climático llegará un momento en que el ciudadano consumidor buscará culpables. Ahora parece que es el vehículo privado el que está en el punto de mira, pero en un futuro puede llegar a ser cualquier otro sector, como el textil o la construcción. El sector de la fachada ligera es muy intensivo en energía e impacto ambiental por lo que parece que será necesario encontrar modelos de negocio que sean más sostenibles y el primero que lo consiga habrá abierto un camino de anticipación.

Para mí el camino está en la oficina técnica, aunque su incidencia no es igual en todas partes. En las obras en España nos encontramos con que el arquitecto ha hecho todo el proyecto, pero nosotros, como industriales, lo continuamos desarrollando, un concepto que ha costado algo de entender. En Francia, en cambio, el arquitecto apenas hace un esbozo y es el industrial fachadista el que tiene que desarrollar prácticamente la totalidad del proyecto de la fachada. Este trabajo de proyecto y desarrollo se paga, se cobra por ese tiempo de oficina técnica. Aquí esto aún no sucede porque se entiende que el trabajo de la oficina técnica del industrial fachadista es una labor que ya está incluida en la propia elaboración material de la fachada. Con los ajustados márgenes de negocio que tenemos actualmente, asumir estos desarrollos es delicado porque estamos asumiendo un esfuerzo y responsabilidad que no es directa.

Uno de los principales problemas que existen ahora en nuestro sector es la financiación de estas necesarias labores previas que se centran en la oficina técnica. La financiación previa en el sector de la construcción es un tema casi tabú. En Francia se tiene claro que estos trabajos se facturan directamente a la oficina técnica, como una labor de proyecto más, pero aquí aun es difícil de hacer entender. En Colombia, incluso, este tema lo tienen mucho más claro. Cuando un industrial fachadista se incorpora como proveedor de una obra, ya se cobra el 50% por adelantado, entregando para ello todo tipo de avales, pero así ya tienes un soporte para empezar, el capital necesario para poner en marcha la oficina técnica y comprar los materiales.

En Europa ya se tiene claro que existen unos pagos diferenciados por oficina técnica, por materiales acopiados y por ejecución, pero tienes que aportar para ello unos avales como empresa. En España es aún completamente diferente, con el agravante de que los pagos finales por ejecución se van demorando más allá de lo que obliga la Ley de Morosidad, ¡que ni siquiera cumple siempre la propia administración! Este es un sector complejo.

Empresas o entidades relacionadas

Garcia Faura, S.L.

Comentarios al artículo/noticia

Nuevo comentario

Atención

Los comentarios son la opinión de los usuarios y no la del portal. No se admiten comentarios insultantes, racistas o contrarios a las leyes vigentes. No se publicarán comentarios que no tengan relación con la noticia/artículo, o que no cumplan con el Aviso legal y la Política de Protección de Datos.

Advertencias Legales e Información básica sobre Protección de Datos Personales:
Responsable del Tratamiento de sus datos Personales: Interempresas Media, S.L.U. Finalidades: Gestionar el contacto con Ud. Conservación: Conservaremos sus datos mientras dure la relación con Ud., seguidamente se guardarán, debidamente bloqueados. Derechos: Puede ejercer los derechos de acceso, rectificación, supresión y portabilidad y los de limitación u oposición al tratamiento, y contactar con el DPD por medio de lopd@interempresas.net. Si considera que el tratamiento no se ajusta a la normativa vigente, puede presentar una reclamación ante la AEPD.

VÍDEOS DESTACADOS

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

Asociación Empresarial de Puertas Manuales y Automáticas TecnologiaASEFAVEAsociación Española de Fabricantes de Fachadas Ligeras y Ventanas -ASEFAVE-Rebuild 29 sep - 1 oct 2020 en Barcelona

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS