Opinión Info Opinión

"A pesar de las comodidades actuales, la incertidumbre y la falta de apoyos lastran el relevo generacional”

Oriol Leza11/04/2024

Ayudar a producir de forma adecuada y sostenible, fomentando el relevo generacional en las explotaciones y brindando alternativas de cultivo que aporten un mayor valor añadido, son algunos de los servicios que prestan actualmente las empresas de asesoría agrícola, como es el caso de Gluma Agro en la provincia de Girona.

Vista de dron sobre campo sembrado con la variedad de trigo rústico 'Florence Aurora' en la localidad de Foixà, Girona...

Vista de dron sobre campo sembrado con la variedad de trigo rústico 'Florence Aurora' en la localidad de Foixà, Girona.

Gluma Agro SL es una empresa dedicada al asesoramiento de agricultores cerealistas que se encuentra ubicada en Navata (Girona). Actualmente, asesoran a unas 80 explotaciones agrícolas de la provincia de Girona y colaboran estrechamente en diferentes proyectos de innovación con el IRTA Mas Badia y cooperativas de la zona. Carles Mallol, Miquel Badosa y Gerard Gummà son los tres socios que conforman esta asesoría para el agricultor.

Carles Mallol es ingeniero técnico agrícola, sus inicios están en el IRTA (Instituto de Investigación y Tecnología Agroalimentaria), en Mas Badia, La Tallada d'Empordà, lugar donde trabajó y se formó profesionalmente. Años después, tras dedicarse a la parte más teórica de la agricultura, decidió dar un paso al frente y hacerse autónomo. Fue entonces cuando Gluma Agro empezó a dibujarse como un proyecto empresarial que le brindaría la posibilidad que anhelaba: tener un contacto mucho más directo con el campo y realizar asesoramientos integrales a diferentes explotaciones agrícolas.

Este asesoramiento va desde la planificación del cultivo en la rotación hasta la estrategia de comercialización, compras o manejo en campo, e incluso en la parte fiscal y contable. “Creemos en una agricultura sostenible, y no tiene por qué ser ecológica o regenerativa... pero tampoco haciendo un uso indiscriminado de productos fitosanitarios. Más bien buscamos un equilibrio, sin dañar la estructura del suelo y a ser posible con una carga fitosanitaria cero, haciendo fomento de un riego eficiente, respetando los tiempos y la manera de trabajar el terreno. De esta forma mantenemos la estructura del suelo. Tal vez no obtengamos la máxima producción, pero conseguimos un producto de calidad y cuidamos el medio por el cual se obtiene”, afirma Carles Mallol.

“Cualquier acción que realizamos en una finca tiene una justificación, y se debe obtener un beneficio, si no hay beneficio no se hace y para llegar a esta conclusión hay que hacer un estudio de trazabilidad y valorar de qué herramientas dispones... Los conocimientos técnicos propios o con qué problemas puedes encontrarte y como solucionarlos”, detalla Miquel Badosa.

De izquierda a derecha: Carles Mallol, Gerard Gummà y Miquel Badosa, socios en Glumaagro SL

De izquierda a derecha: Carles Mallol, Gerard Gummà y Miquel Badosa, socios en Glumaagro SL.

Una parte importante de sus clientes se sitúan entre los 30 y 45 años de edad, y en la mayoría de los casos son agricultores ya con una amplia experiencia que han dado continuidad a la actividad que ya habían iniciado familiares de una edad más avanzada; es lo que se conoce como relevo generacional. También cuentan con clientes de edades comprendidas entre los 55 y 65 años, que no dan paso a un relevo generacional. Estas explotaciones acabarán desapareciendo o pasando las tierras a otros agricultores más jóvenes, en consecuencia, se produce una reducción en el número de empresas agrarias, provocando que las tierras cada vez estén gestionadas por menos manos.

Uno de los socios de Gluma Agro, Gerard Gummà, es un ejemplo de relevo generacional, y señala el hecho de haber vivido toda su vida, desde que tuvo uso de conciencia, rodeado de todo lo que tiene que ver con la agricultura. Lamenta ver como las generaciones recientes, como la suya, deciden no continuar con el oficio que arrancaron sus abuelos o sus padres; es en gran medida por la incertidumbre y la falta de apoyo de las administraciones lo que provoca esta determinación. Todas esas tierras se abandonan o pasan a los propietarios de las parcelas adyacentes. “Justo en este momento, cuando hay tantas comodidades en muchos sentidos, es cuando las personas no ven claro seguir dedicándose a la agricultura. Mi padre tenía que abrigarse para llevar el tractor sin cabina en pleno invierno... o a pleno sol en verano, y yo, voy cómodamente a cubierto y con aire acondicionado, por poner un ejemplo”, señala Gummà.

El padre le enseña al hijo el oficio y el hijo aporta los nuevos conocimientos a nivel tecnológico o instrumental. También es necesaria una adaptación en la manera de llevar a cabo el trabajo, la que tiene que ver con el cambio climático. Por lo general, son nuevos aprendizajes que a la persona mayor ya no le apetece adquirir. Es importante remarcar que antes se trabajaba una tercera parte de las tierras que se trabajan ahora, y es gracias a estas nuevas tecnologías. “La gente que ha decidido coger el relevo es porque se ha adpatado y, en algunos casos, reconvertido la actividad. Es necesario el soporte de las grandes cadenas alimentarias, pagando precios justos, o de las administraciones, simplificando la burocracia y agilizando los trámites de las ayudas en general para que no desaparezca este relevo generacional”, enfatiza Mallol.

En estos y en los demás casos, el asesoramiento que hacen es para que los agricultores produzcan de forma adecuada y sostenible, además de mediar en la comercialización e intentar ponerles las cosas más fáciles en frente de toda la burocracia.

Miquel Badosa supervisa el crecimiento del trigo 'Florence Aurora' y de hierbas adventicias en una plantación de Cornellà del Terri, Girona...
Miquel Badosa supervisa el crecimiento del trigo 'Florence Aurora' y de hierbas adventicias en una plantación de Cornellà del Terri, Girona.

“La gente que ha decidido coger el relevo es porque ha adaptado y, en algunos casos, reconvertido la actividad. Es necesario el soporte de las grandes cadenas alimentarias, pagando precios justos, o de las administraciones, simplificando la burocracia y agilizando los trámites de las ayudas”

Es difícil encontrar el perfil de una persona que anteriormente no ha trabajado como agricultor y que decide empezar a hacerlo, para eso es necesario contar con mucho terreno y maquinaria a disposición. “En estos casos, sería necesaria mucha superficie y una inversión brutal para arrancar. En horticultura, para diferenciar, si dispones de 5 hectáreas, ya podríamos hablar de macroempresa, y en este caso sí, se puede encontrar el perfil de la persona que comienza de cero, pero la realidad de la agricultura extensiva no es esta”, asegura Mallol. En el caso de Gluma Agro, las explotaciones más pequeñas a las que asesoran disponen de un mínimo de 50-60 ha, aunque las más habituales tienen entre 80 y 150 ha; excepcionalmente, cuentan con clientes de explotaciones que pueden situarse entre las 300 y 500 ha.

Nos muestran un programa con el historial de todas las explotaciones que gestionan, algunas de ellas se remontan a más de diez años, guardando el registro de absolutamente todo lo que se hizo desde entonces hasta hoy día. Carles Mallol maneja el programa con soltura para mostrarnos muchas de sus opciones, nos perdemos intentando seguir el recorrido del ratón a la vez que visualizamos datos: acciones realizadas, mapas cartográficos...

Todo está preparado para dar el siguiente paso en la finca. En un solo 'clic' se puede realizar un pedido a un comerciante para ser entregado, un fertilizante por ejemplo, directamente en la dirección indicada o, de la misma manera, el agricultor puede recibir en el móvil o cualquier dispositivo con conexión, las instrucciones detalladas y recomendaciones específicas para el terreno en cuestión. ”Agricultura 3.0”, sonríe. “Hacemos las visitas in-situ, valoramos la situación y medidas necesarias, ya sean compras o acciones que consideremos. Todos estos datos quedan registrados y a partir de ahí generamos el documento digitalizado con las recomendaciones técnicas", relatan.

Formación de una cooperativa

Durante el tiempo que Carles Mallol trabajaba en el IRTA, se constituyó la Asociación de Agricultores de Cultivos Extensivos de Girona, una entidad sin ánimo de lucro pensada para realizar asesoramientos agrícolas en cultivos extensivos con financiación pública. Un tiempo después, cuando Mallol ya estaba en pleno rendimiento por cuenta propia, le contactaron, ya que esa entidad estaba a punto de ser disuelta. Le ofrecieron ponerse al frente y gestionarla. Este proyecto fue creciendo en sus manos -y poco después ya en manos de los tres socios-, hasta que hace aproximadamente un año decidieron convertir la entidad en una cooperativa por las dimensiones que estaba adquiriendo y por asuntos de fiscalidad. En estos momentos, la cooperativa cuenta con 28 asociados distribuidos por toda la provincia, siguen recibiendo financiación y cuentan con varios proyectos relacionados con el control de plagas, investigación, asesorías administrativas...

Uno de los objetivos que se cumple mediante la cooperativa es dar solución a las pequeñas empresas familiares donde están involucrados uno o dos trabajadores. Con esto se les confiere una mayor capacidad de negociación. Por ejemplo, si hay que hacer una compra de insumos, no están negociando con sus 50 ha, lo hacen con las casi 3.000 que suman entre los miembros de la cooperativa.

La variedad de trigo 'Florence Aurora': un proyecto de recuperación

Otra de las ideas que proponen desde Gluma Agro es la producción de cereal con valor añadido, con el objetivo de diferenciarse respecto a los cultivos estandarizados que se puedan encontrar en la mayoría de explotaciones. Es una de las razones por las que se suman como técnicos y asesores a un proyecto impulsado por el gremio de panaderos de la comarca de Girona, IRTA Mas Badia y la Cooperativa de Castelló d'Empúries. El proyecto 'Pan de la Tramuntana' tiene como finalidad la recuperación del trigo rústico 'Florence Aurora' para la producción de pan de kilómetro cero con variedades antiguas de trigo.

'Florence Aurora' es considerado un trigo moderno perteneciente a los trigos antiguos. Dejó de cultivarse hace varias décadas por las desventajas que comportaba su crecimiento y baja productividad, además de una menor resistencia frente a otras variedades, siendo sustituido por otras más resistentes pero, sobre todo, en favor de una mayor necesidad de producción industrial, y a la vez, de rentabilidad. Ahora hay agricultores que se atreven con el 'Florence Aurora', siendo conocedores de los hándicaps que puede conllevar su crecimiento y, al mismo tiempo, a sabiendas de que se trata de un trigo con unas características muy apreciadas por el gremio de los panaderos, a razón de ser una variedad con alto valor en proteína y con la que se obtienen unos panes que marcan la diferencia.

Detalle de dos brotes del trigo rústico 'Florence Aurora'
Detalle de dos brotes del trigo rústico 'Florence Aurora'.

Normalmente solo se destinan unas pocas hectáreas al cultivo del trigo 'Florence Aurora', las suficientes como para satisfacer la demanda que pueda llegar a tener. “Es una variedad de trigo que, comparada en volumen con otras, podemos decir perfectamente que es una variedad residual, en comparación con las más modernas, estaríamos hablando de una proporción de 1/100 aproximadamente”, constata Carles Mallol.

Este año, y para poder dar una óptima continuidad al proyecto, han limitado el cultivo a unas 10 hectáreas que se destinarán íntegramente a la recuperación de semilla, con previsión de obtener unas 20 toneladas. Por la situación actual de sequía han decidido no aceptar pedidos, puesto que no saben si llegarían a cumplir con los compromisos. De variedad mejorada o de trigos comunes cuentan con unas 500 hectáreas, superficie que representa un 45% de la siembra habitual de otros años. “El perfil del cultivador del 'Florence Aurora' es el de un pequeño productor con una filosofía claramente enfocada al cultivo sostenible, o en nuestro caso, es un trigo certificado con sello de calidad de Producción Integrada. No hay grandes productores apostando por esta variedad, en el mercado no existe suficiente demanda”. En 2023, la cosecha de cereal en España se vio afectada por las condiciones climáticas adversas, quedando muy por debajo de la media de los últimos años.

Gluma Agro lleva trabajando 12 años con la variedad de trigo 'Florence Aurora'
Gluma Agro lleva trabajando 12 años con la variedad de trigo 'Florence Aurora'.

En los 12 años que Gluma Agro lleva trabajando con la variedad 'Florence Aurora', ha pasado por dos momentos de crisis en los que no han tenido semilla para cultivar. Hacia 2017, por una falta de interés generalizado en el cultivo, se dejó de multiplicar la semilla de manera oficial, y gracias a una empresa francesa que tenía la licencia para la multiplicación y producción del R1 y R2, la pudieron recuperar y hacer frente a la demanda. Francia fue, en el pasado, uno de los países donde tuvo lugar una mayor producción de esta variedad de trigo. A finales de 2023, y después de dos años con muy malas cosechas, se encontraron en la misma tesitura, y han conseguido la semilla justa para cultivar esas 10 hectáreas a las que hacíamos referencia.

Características, comportamiento y manejo de la variedad

Como el precio que se paga por este trigo no es fijo, Gluma Agro calcula un precio base a partir de una media, cogiendo como referencia lo que se está pagando por un maíz panificable en la lonja de Barcelona. Esta media puede abarcar un periodo de tres meses. A partir de aquí, se suma un plus. “Este plus acostumbra a ser bastante cuantioso”, recalca Mallol.

Según Miquel Badosa, “en cuanto a los gastos de producción, pueden ser muy variables, es algo que se tiene que calcular cada año y que depende de muchos factores, como el precio del gasoil, si el terreno es propio o arrendado, si la maquinaria está amortizada, lo que va desde la compra de la semilla hasta el transporte del producto... todo incluido". “Si tenemos que poner una cifra, estamos hablando de entre 800 y 1.100 euros por hectárea, dependiendo de todas estas variables, incluso el tipo de terreno puede influir notablemente en estos costes“, aclara Gerard Gummà. ”Es parte de la complejidad de nuestro sector, no tener unos costes de producción fijos”, añade Mallol.

En relación a la rotación de cultivos, al tratarse de un cultivo en fincas de secano, estos asesores no aconsejan la utilización de los mejores terrenos, y bajo su criterio, se trataría de rotar 'Florence Aurora'-Cebada-Colza o leguminosa. Si en el primer año se obtiene un 'Florence Aurora' de buena calidad y sin ningún tipo de problema, optan por repetirlo en el segundo año, quedando la rotación de esta manera: 'Florence Aurora'-'Florence Aurora'-Cebada-Colza o leguminosa. Apuntan que, al tercer año, lo verdaderamente ideal sería hacer barbecho, aunque esto podría afectar la viabilidad económica de la explotación.

En cuanto al empleo de maquinaria especifica, al ser un cereal, comentan que no es necesaria, pero sí que es cierto que desde Gluma Agro priorizan minimizar los inputs sobre el terreno, y por ese motivo están realizando ensayos de desherbaje mecánico para evitar herbicidas. Llevan dos años haciendo pruebas y obteniendo muy buenos resultados con maquinaria de precisión para trabajar entre líneas de siembra. Disponen de una binadora de precisión con sensores ópticos que gradúan la trayectoria de las púas encargadas de deshacerse de las malas hierbas. Esta binadora va acoplada a un tractor con un sistema GPS/RTK, donde se cargan las coordenadas de la siembra y el tractor realiza el trabajo de forma autónoma sin dañar el cultivo.

En el caso de los abonos, realizan una aplicación antes de la siembra, a poder ser con abono orgánico, y más adelante, por la necesidad de obtener altos valores de proteína, en periodo primaveral pueden complementar aportando un abono químico. Con estas primaveras más cortas de los últimos años, la dificultad radica en calcular el momento preciso para aportar un abono de cobertera. Una de las soluciones a las que han recurrido es anticiparse con abonos de liberación lenta, que cuentan con inhibidores de la ureasa y ralentizan que el nitrógeno esté disponible para la planta.

En resumen, no han necesitado utilizar ningún tipo de fungicida, aplicar un uso de carga fitosanitaria muy moderada, llevar a cabo una rotación de cultivos bien estudiada o un desherbaje mecánico con maquinaria de precisión preferiblemente, son algunas de las observaciones y recomendaciones que ofrece Gluma Agro.

El 'Pan de la Tramuntana' se elabora con harina de trigo cultivado en diferentes comarcas de la provincia de Girona...

El 'Pan de la Tramuntana' se elabora con harina de trigo cultivado en diferentes comarcas de la provincia de Girona, en el Alt Empordà donde se encuentra este parque natural pero también en el Baix Empordà o el Pla de l’Estany.

Desde su periodo de siembra, entre los meses de diciembre y enero, hasta el momento de ser cosechado, hacia finales de junio, el trigo 'Florence Aurora' va ganando altura como una espiga línea y no barbuda, ya que se trata de un cereal de primavera con una temprana elongación del tallo; es muy precoz.

La característica de talla alta de las variedades antiguas, las convierte en plantas muy competitivas con las hierbas adventicias, y una de las ventajas del 'Florence Aurora', especialmente en esta parte del territorio, en el litoral mediterráneo, es que es muy resistente a los hongos y enfermedades que aquí predominan. A nivel de fertilización, esta tiene que ser muy bien calculada, ya que, por poca que sea la lluvia o el viento que pueda originarse en primavera, el resultado va a ser un encamado de la plantación.

Al final del ciclo, cuando se encuentra en su punto de maduración, se precisa una constante supervisión, puesto que hay que evitar que la actividad enzimática previa a la germinación se active. Siendo un trigo que se destina a harina panificable, el parámetro más importante para dicho propósito; si esto sucede, el resultado es un tueste excesivo de la harina al final de su proceso de panificación. “Si se activa la alfa amilasa podemos dar por perdida la cosecha, y el 'Florence Aurora' tiene mucha facilidad para que esta enzima se active. Si al final de su ciclo llegan lluvias, estas son un desencadenante en su activación, es entonces cuando tenemos que hacer la cosecha si no queremos perderla”, apunta Carles Mallol.

La alta producción de un trigo 'Florence Aurora' va en detrimento de sus valores proteicos. Al tratarse de un trigo de fuerza, el interés es que se obtenga como mínimo un 13% de proteína; esta variedad puede llegar hasta un 16%. Para compensar la baja productividad y al mismo tiempo alcanzar estos valores proteicos, según las comprobaciones que han hecho desde Gluma Agro, la dosis de siembra que les ofrece un resultado satisfactorio es de entre 250 y 260 kilos de semilla por hectárea.

Entre 1.500 y 3.000 kg/ha puede ser el resultado de la cosecha, y los precios que se pagan por ella compensan hasta cierto punto. Si un año se cosechan 800 kg/ha, esta compensación se convierte en pérdida, algo que sucede más de lo deseado según afirman los técnicos de Gluma Agro. Algunos gremios de panaderos, por criterios de calidad y proximidad, llegaron a ofrecer por el 'Florence Aurora' el doble de precio que se paga por un trigo convencional, puesto que su productividad cae a la mitad, lo que ha sido la manera de incentivar a los agricultores para su cultivo.

Comentarios al artículo/noticia

Nuevo comentario

Atención

Los comentarios son la opinión de los usuarios y no la del portal. No se admiten comentarios insultantes, racistas o contrarios a las leyes vigentes. No se publicarán comentarios que no tengan relación con la noticia/artículo, o que no cumplan con el Aviso legal y la Política de Protección de Datos.

Advertencias Legales e Información básica sobre Protección de Datos Personales:
Responsable del Tratamiento de sus datos Personales: Interempresas Media, S.L.U. Finalidades: Gestionar el contacto con Ud. Conservación: Conservaremos sus datos mientras dure la relación con Ud., seguidamente se guardarán, debidamente bloqueados. Derechos: Puede ejercer los derechos de acceso, rectificación, supresión y portabilidad y los de limitación u oposición al tratamiento, y contactar con el DPD por medio de lopd@interempresas.net. Si considera que el tratamiento no se ajusta a la normativa vigente, puede presentar una reclamación ante la AEPD.

Suscríbase a nuestra Newsletter - Ver ejemplo

Contraseña

Marcar todos

Autorizo el envío de newsletters y avisos informativos personalizados de interempresas.net

Autorizo el envío de comunicaciones de terceros vía interempresas.net

He leído y acepto el Aviso Legal y la Política de Protección de Datos

Responsable: Interempresas Media, S.L.U. Finalidades: Suscripción a nuestra(s) newsletter(s). Gestión de cuenta de usuario. Envío de emails relacionados con la misma o relativos a intereses similares o asociados.Conservación: mientras dure la relación con Ud., o mientras sea necesario para llevar a cabo las finalidades especificadasCesión: Los datos pueden cederse a otras empresas del grupo por motivos de gestión interna.Derechos: Acceso, rectificación, oposición, supresión, portabilidad, limitación del tratatamiento y decisiones automatizadas: contacte con nuestro DPD. Si considera que el tratamiento no se ajusta a la normativa vigente, puede presentar reclamación ante la AEPD. Más información: Política de Protección de Datos

REVISTAS

TOP PRODUCTS

NEWSLETTERS

  • Newsletter Agrícola

    23/05/2024

  • Newsletter Agrícola

    20/05/2024

ENLACES DESTACADOS

AWA Show2beDemoAlmendro

ÚLTIMAS NOTICIAS

EMPRESAS DESTACADAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS