Los proyectos de mejora o los nuevos procesos tecnológicos persiguen adaptarse a la normativa y asegurar su continuidad

La seguridad y los nuevos proyectos en instalaciones industriales

Pastora Fernández Zamora, jefe de Área de Análisis de Riesgos; Gabriela Reyes Delgado, jefe de Área de Seguridad de Procesos, División de Seguridad Industrial de Inerco21/03/2012

21 de marzo de 2012

La industria ocupa a día de hoy un lugar determinante dentro de la economía española y se sitúa en las primeras posiciones del ranking europeo. Es, sin lugar a dudas, una fuente de riqueza y progreso, impulsada por su firme compromiso con el desarrollo industrial sostenible. Por otro lado, gracias a este tipo de instalaciones disponemos en nuestra vida cotidiana de la mayoría de bienes y objetos que utilizamos y que nos hacen nuestra vida más fácil y agradable.

Estas instalaciones industriales llevan continuamente a cabo proyectos de modificaciones, los cuales introducen en las mismas nuevos procesos tecnológicos o mejoras y cambios en los ya implantados. Estos proyectos tienen por objeto, en la mayoría de las ocasiones, el dar respuesta a nuevos requisitos y exigencias legales, a las nuevas necesidades y demandas del mercado y no menos importante, asegurar la propia subsistencia y continuidad de la instalación.

Pero estos proyectos no se realizan de cualquier manera, ya desde sus inicios cuando son meras ideas o propuestas de futuro se desarrollan con un fin inequívoco, los máximos niveles de seguridad tanto en el diseño y construcción como en la operación de las instalaciones proyectadas. Para garantizar estos niveles, existen en la actualidad numerosas técnicas de identificación y análisis de riesgos que se aplican en las distintas fases y etapas de desarrollo de un proyecto, siempre que éstas sean aplicadas por técnicos especializados con una gran experiencia, conocimiento y formación al respecto.

foto
En la mayoría de los casos las instalaciones se encuentran afectadas por la legislación sobre accidentes graves (R.D. 1254/1999 y modificaciones posteriores).

Estas instalaciones se encuentran afectadas en la mayor parte de los casos por la legislación sobre accidentes graves (R.D. 1254/1999 y modificaciones posteriores), lo que lleva unido una serie de obligaciones desde el punto de vista de la prevención de accidentes graves y la limitación y mitigación de las consecuencias en caso de que ocurran. En concreto entre las obligaciones se encuentra la elaboración de los siguientes estudios:

  • Informe de Seguridad según el R.D. 1196/2003. Dicho documento incluye una exhaustiva identificación de los riesgos de accidentes graves que puedan tener lugar en todas y cada una de las instalaciones que forman la totalidad de la planta de proceso. Incluye igualmente el cálculo de efectos y consecuencias para un nutrido número de posibles accidentes, de forma que se tiene una amplia información sobre distinta tipología de los mismos (fugas, explosiones, etc., ) y distintos efectos (radiación térmica, sobrepresión y nube tóxica). La información recogida en este documento es fundamental de cara a la planificación de emergencias, tanto desde el punto de vista interior de la propia instalación, como desde el punto de vista exterior y de afección a la población, de ahí la necesidad de que este tipo de informes sea realizado por personal técnico y especializado en la materia.
  • Plan de Autoprotección o Plan de Emergencia Interior. Este documento recoge la organización de la emergencia dentro de las instalaciones en caso de accidente, los medios disponibles, los procedimientos de actuación, la coordinación con el exterior, etc. Adicionalmente se dispone de los procedimientos específicos de actuación para cada una de las hipótesis accidentales consideradas en el Informe de Seguridad, de aplicación en caso de ocurrencia del accidente.

Los nuevos proyectos, desde sus orígenes se están desarrollando aplicando siempre las mejores técnicas disponibles y con un nivel de exigencia tanto desde el punto de vista de la seguridad como del cumplimiento medioambiental muy elevado.

El concepto de seguridad aplicado en estas instalaciones, va mucho más allá del mero cumplimiento de las obligaciones legales. Así para estos proyectos se pueden llevar a cabo los siguientes estudios y análisis, previos a la implantación y operación de las instalaciones:

  • Estudios de Riesgos y Operabilidad (HAZOP), a partir de los cuales se identifican y detectan posibles desviaciones en los procesos, analizando aspectos de control, y operación y mantenimiento de la planta, implantándose las medidas correctoras necesarias para evitarlas. Estos estudios se desarrollan durante la ingeniería de detalle con objeto de que las medidas se consideren para la construcción de la planta.
  • Análisis SIL (Safety Integrity Level), con objeto de evaluar en base a un análisis de riesgos de los procesos cuál es el nivel de Seguridad o Índice SIL (Safety Integrity Level) exigible a los Sistemas Instrumentados de Seguridad (SIS) de las instalaciones. El cálculo de dicho Índice constituye la base para la adquisición por la instalación de los elementos que integran el SIS con criterios de seguridad y fiabilidad, así como el establecimiento de gamas de mantenimiento de los sistemas, para dar cumplimiento a las especificaciones de seguridad que se derivan del Índice SIL calculado.
  • Análisis de riesgos, a partir de los cuales se identifican posibles puntos de fallos y accidentes de las instalaciones, evaluándose las posibles consecuencias de éstos en caso de que ocurriesen, de forma que se pueden establecer medidas que eviten que éstos ocurran o en su caso limiten o mitiguen sus posibles efectos.
  • Análisis Cuantitativo de Riesgos (ACR), a partir de estos estudios se puede conocer cuál es el riesgo derivado de las distintas instalaciones a los que pueden estar expuestos tanto los propios trabajadores como el público en general. Este tipo de estudio permite además priorizar sobre las actuaciones y las medidas de seguridad a implantar con el objetivo siempre de llegar a niveles de riesgo totalmente admisibles y tolerables.
foto
Los nuevos proyectos se están desarrollando aplicando las mejores técnicas disponibles y con un nivel de exigencia tanto desde el punto de vista de la seguridad como del cumplimiento medioambiental muy elevado.

En resumen, todas estas actuaciones permiten garantizar el cumplimiento de las obligaciones legales derivadas de los nuevos proyectos, pero más allá de ello, el asegurar niveles de seguridad muy elevados impuestos internamente por las empresas y el conocer exhaustiva y profundamente los riesgos de las instalaciones es lo que permitirá poder hacer frente a cualquier eventualidad de la mejor forma y con la mayor seguridad para todos.

Precisamente sobre el Análisis de riesgos en el entorno industrial, Bequinor organizó el pasado mes de febrero, en colaboración con Inerco, un curso relativo a la Seguridad Industrial y Análisis de Riesgos. En dicho curso los asistentes se familiarizaron con los modelos de cálculo de efectos y consecuencias conociendo las posibles evoluciones de los accidentes así como la metodología y criterios aplicados para la determinación del alcance de las consecuencias. También se explicaron la metodología y criterios aplicables a los ACR de las instalaciones afectadas por Accidentes Graves.

Por último, este curso de Bequinor permitió a los asistentes familiarizarse con la metodología y con la dinámica del Análisis para que puedan participar en los Hazop que se realicen a las instalaciones o nuevos proyectos de sus empresas, bajo la coordinación de un coordinador Hazop.

Empresas o entidades relacionadas

Asociación Nacional de Normalización de bienes de equipo y Seguridad Industrial

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

Homsec 2017 Marzo 14-16 2017- Madrid- España

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS