Marcas, identidad, comunicación, formación: Gestión integral de la comunicación y el conocimiento
“Se debe adecuar la prevención de riesgos laborales al sector agrícola”

Entrevista a Emilio Viejo, presidente de Fundación Idea / Ángel García–Fogeda Prado

Anna León14/09/2010

14 de septiembre de 2010

En la ejecución de las tareas agrícolas diarias entran en juego numerosos factores que podrían devenir en accidentes laborales. El campo está considerado uno de los sectores más peligrosos, razón por la que debería contar con un tratamiento diferenciado en materia de prevención de riesgos laborales. Así lo ve Emilio Viejo, presidente de la Fundación Idea / Ángel García-Fogeda Prado, entidad que lleva a cabo cursos de formación en esta materia dirigidos a los profesionales del mundo agroalimentario y rural. Interempresas ha querido conocer, de primera mano, cuáles son los principales riesgos que asumen los agricultores y qué queda todavía en el tintero para evitar posibles siniestros y, en consecuencia, víctimas mortales.
foto
Emilio Viejo, presidente de Fundación Idea / Ángel García-Fogeda Prado.

En síntesis, ¿cuál es el papel que ejerce la Fundación Idea / Ángel García –Fogeda Prado en cuanto a seguridad y prevención de riesgos laborales vinculados al sector agrario?

Básicamente, la Fundación IDEA / Ángel García-Fogeda Prado, creada por el Consejo General de Colegios Oficiales de Ingenieros Técnicos Agrícolas de España, en el año 2002, tiene por finalidad la contribución al desarrollo y mejora del sector agrario así como la puesta en marcha de actividades de promoción y mejora de la seguridad y salud, calidad medioambiental, cooperación al desarrollo en ese ámbito y también a nivel internacional. Con su fundación, se inició el desarrollo de un proyecto formativo, acreditada por la Comunidad de Madrid como centro para impartir cursos de nivel superior en materia de prevención de riesgos laborales. Se empezó a propiciar así el desarrollo de distintas actuaciones en este ámbito, continuando con la formación, divulgación y fomento de la cultura preventiva.

Además de la vertiente formativa, hemos organizado congresos nacionales de carácter bianual de prevención, específicos para el sector agroalimentario. Próximamente, los días 17, 18 y 19 de noviembre, la Universidad de Almería acogerá la celebración del IV Congreso Nacional de Prevención de Riesgos Laborales en este sector. Paralelamente a las líneas de formación y divulgación, en el año 2006, la Fundación IDEA, junto con el Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo (INSHT), llevó a cabo la ejecución de la I Encuesta Nacional sobre Condiciones de Trabajo en el sector Agropecuario. El 14 de marzo del año pasado, el Consejo General de Ingenieros Técnicos Agrícolas de España fue galardonado con el premio ‘Prever 08’, en la categoría de Empresas e Instituciones, en el marco de las X Jornadas Técnicas de Prevención de Riesgos Laborales que tuvieron lugar en Sevilla.

“La agricultura es uno de los sectores que más riesgos conlleva”

En su opinión, ¿a qué se deben los accidentes más habituales y de mayor gravedad que afectan a los profesionales del campo?

En primer lugar, hay que destacar que el sector agrario requiere un tratamiento diferenciado en materia de prevención de riesgos laborales, debido a las particularidades generales e incluso específicas del mismo en relación a los distintos ambientes y condiciones de trabajo que se pueden dar. La agricultura constituye uno de los sectores más peligrosos y que más riesgos conlleva. Un trabajador del campo desarrolla generalmente múltiples tareas, exponiéndose a un elevado número de riesgos laborales. Algunos ejemplos serían el uso de herramientas y equipos, maquinaria y vehículos, especialmente tractores, uso de plaguicidas y otros productos químicos peligrosos, pequeñas reparaciones en taller, utilización de motosierras, manipulación y almacenaje de cargas, manejo del ganado, etcétera. Por lo tanto, un trabajador agrícola ha de hacer frente a una multiplicidad de accidentes y, muy a menudo, de manera individual.

No hay que olvidar que se produce un número elevado de accidentes mortales en este sector, aunque no se reflejen en las estadísticas. Muy a menudo estos accidentes se producen por vuelco de tractor, caída desde altura, por citar algunos. Igualmente, se deben tener en cuenta los numerosos accidentes graves que se dan debido al uso de la motosierras, atrapamientos por el eje de transmisión de fuerza del tractor y otras máquinas agrícolas, por ejemplo.

foto

Para los agricultores, el trabajo en el campo implica un número sin fin de tareas que conllevan riesgos y posibles accidentes a los que hacen frente en soledad.

En general, ¿cree que estos últimos disponen de la información suficiente para evitar situaciones de riesgo que podrían generar víctimas mortales? De no ser así, ¿se muestran interesados en asistir a cursos formativos?

La prevención de riesgos laborales en las tareas agrícolas es complicada. En parte, esto se debe a la falta de concienciación de los agricultores en el establecimiento de medidas preventivas. Además, hay que tener en cuenta que junto a los trabajadores del campo a título principal existen otras personas que desarrollan su actividad en el sector. Por ejemplo, familiares directos de los titulares de la explotación, agricultores a tiempo parcial, por citar algunos, que no disponen en muchos casos de la información suficiente en materia de seguridad laboral.

“Se dan muchos accidentes mortales aunque no se reflejen en las estadísticas, ya sea por vuelco de tractor, caídas desde altura, uso de motosierras, etc.”

De todos los cursos y seminarios que ustedes organizan, ¿cuáles tienen una mayor acogida y participación? ¿Han pensado en alguna otra temática que hasta ahora no hayan abordado y que tengan previsto añadir a su programa de enseñanza?

Los cursos de mayor acogida han sido los de nivel superior en materia de prevención de riesgos laborales, donde se han formado, hasta la fecha, a 1.000 ingenieros técnicos agrícolas como técnicos superiores en gestión de la prevención de riesgos laborales.

En cuanto a los congresos, estos se han organizado bajo el compromiso de nuestra organización colegial de implantar la cultura preventiva en el sector agroalimentario. Así nos proponemos reducir los índices actuales de siniestralidad y mejorar las condiciones de seguridad y salud de los agricultores, ganaderos y trabajadores de la industria alimentaria. En realidad, la participación siempre ha sido muy elevada en todas las sesiones programadas de estos eventos, generando un foro de encuentro para el análisis y reflexión acerca de la situación presente y futura.

foto
Vuelco de tractor, caída desde altura... son algunas de las situaciones de riesgo que pueden provocar víctimas mortales entre los trabajadores agrarios.
“La prevención de riesgos laborales en el campo es complicada por la falta de concienciación de los agricultores”

¿Hasta qué punto los fabricantes de maquinaria agrícola son responsables de la seguridad de los usuarios? ¿Cree que los productores son conscientes de los riesgos y exigen cada vez equipos más seguros que cumplan con las normativas vigentes?

A nuestro modo de ver, los productores-fabricantes son absolutamente conscientes de que cumplen las normas de PRL y el uso adecuado de las máquinas agrícolas. Uno de los problemas que más se da es la elevada sofisticación y potencia de las mismas. La normativa que se cumple no está adaptada a un sector que por su idiosincrasia necesitaría 'mejores y más explícitas explicaciones' y no un manual de 250 páginas que, seamos realistas, no hay quién se lo lea.

Básicamente, ¿es usted de la opinión que los usuarios están al corriente del buen funcionamiento y correcto mantenimiento de la maquinaria agrícola que emplean a diario?

Depende. Por ejemplo, los profesionales de avanzada edad que manejan su explotación no lo están. Sin embargo, en la actualidad hay muchos agricultores al cargo de grandes plantaciones que sí son conscientes del uso de nuevas máquinas y conocen los riesgos que entraña su empleo.

foto
Además del manejo de herramientas y maquinaria, los productores asumen otras situaciones de riesgo laboral como el contacto con plaguicidas o el manejo y manipulación de cargas.
“La normativa no se adapta a un sector que necesitaría 'mejores y más explícitas explicaciones' y no un manual de 250 páginas que no hay quién se lo lea”

A grandes rasgos, ¿qué queda todavía por hacer en materia de seguridad y prevención de riesgos laborales relacionados con este sector? ¿Qué deberían hacer administraciones, fabricantes y usuarios para que el trabajo en el campo fuera más seguro?

En materia de seguridad y prevención de riesgos laborales queda mucho por hacer en el campo. Creo que se deberían impulsar foros de participación a nivel sectorial donde se estudiara con más profundidad la problemática de la prevención de riesgos en la agricultura, atendiendo a las características que presenta y potenciando a la vez una mayor participación de los trabajadores y empresarios. Por otra parte, las administraciones públicas se deberían implicar en el conocimiento y análisis de la siniestralidad y realidad preventiva, profundizando a la hora de determinar las causas. Además, deberían presentar una adecuación de la legislación general, para que se considere la aplicación de una específica de prevención de riesgos laborales en el sector agrícola debido a las características tan especiales que presenta.

foto
Desde la Fundación Idea, se insta a las administraciones públicas a que adapten la legislación general de prevención de riesgos laborales a las peculiaridades del campo.

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

Homsec 2017 Marzo 14-16 2017- Madrid- España

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS