Protección en trabajos de soldadura y mantenimiento de armarios eléctricos

En el detalle está la seguridad

Redacción MU27/11/2008
Tras una fase de pruebas muy complejas, la distribuidora alemana de electricidad Stadtwerke Karlsruhe (SWK) eligió los trajes de protección Nomex Comfort para equipar a sus técnicos polivalentes. Estas nuevas prendas protegen contra el calor y la llama, resisten a los arcos eléctricos y ofrecen una protección ligera contra chispas y partículas metálicas incandescentes. El ‘detalle’ de la ropa se olvida con frecuencia en los talleres, pero tiene una importancia vital en ocasiones.
foto
Protección contra el calor y las llamas, los arcos eléctricos, las chispas y las partículas metálicas incandescentes.
SWK necesitaba equipar a sus 200 técnicos polivalentes con una prenda de protección adaptada a la diversidad de sus actividades, que van desde las soldaduras circunferenciales, hasta las obras de mantenimiento de los armarios de bajo y medio voltaje. Por lo tanto, su equipamiento debía protegerles contra el calor y las llamas, los arcos eléctricos, las chispas y las partículas metálicas incandescentes. Los nuevos trajes están fabricados con un tejido monocapa Nomex Comfort (93 por ciento de Nomex, 5 por ciento de Kevlar, 2 por ciento de fibras antiestáticas P140) con un peso de 300 g/m2, teñido con los colores que corresponden a la identidad corporativa de la empresa.

Los técnicos polivalentes están desarrollando una nueva actividad. Trabajan como instaladores de gas y como electricistas. El EPI no sólo tiene que protegerles contra los arcos eléctricos y poseer una correcta resistencia a las llamas y al calor, sino también garantizar una protección eficaz durante pequeñas tareas de soldadura. El material Nomex Comfort con una densidad de superficie de 265 g/m2 garantiza una protección eficaz contra los arcos eléctricos, pero no tanto contra las chispas, ni contra las proyecciones de metal líquido que pueden darse durante las tareas de soldadura. Por esta razón tras las consultas de SWK con DuPont y su proveedor, la empresa Gross & Bukschat, optó por una masa de superficie de 300 g/m2.

La compañía planeó una serie de pruebas: en la primera las prendas de protección se pusieron a prueba en condiciones reales de trabajo de electricistas, fontaneros e instaladores de gas. Posteriormente, se sometió a las prendas a un lavado cada tres días y por último, los equipos se sometieron a pruebas funcionales internas, propias de la empresa DuPont, completadas por las propias pruebas de rendimiento de SWK. DuPont expuso los trajes a las llamas durante 4 segundos y demostró un índice de sólo un 13 por ciento de quemaduras de segundo y tercer grado (sin contar la cabeza, sin protección). Para un empleado de 30 a 39 años, por ejemplo, esto representa una posibilidad de supervivencia del 100 por ciento (cálculo de las posibilidades de supervivencia fundado sobre el estudio de la American Burn Association: 1991-1993). También se desarrollaron pruebas con un dispositivo especifico para arcos eléctricos. Todos los resultados fueron satisfactorios.

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

Homsec 2017 Marzo 14-16 2017- Madrid- España

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS