Posicionamos su web SEO / SEM
Los expertos vaticinan que la aplicación del reglamento Reach tendrá un fuerte impacto en la química transformadora

La normativa Reach, clave en el futuro de la química transformadora

María Escribano01/08/2004
El Instituto Químico de Sarriá (IQS) ha presentado un estudio que ha realizado sobre las tendencias tecnológicas de futuro de la química transformadora (o de formulación), en el que cerca de 200 expertos españoles han expuesto su opinión sobre el futuro de cada una de las actividades de este subsector respecto de otros países europeos.
El futuro de la industria química vendrá condicionado por la entrada en vigor del nuevo reglamento comunitario Reach (Registro, Evaluación y Autorización de sustancias y preparados químicos), que obligará a comprobar la inocuidad de cualquier producto químico fabricado por encima de una tonelada al año.

Esta nueva normativa, que afectará a la industria química europea en general, tendrá también consecuencias importantes en el subsector de la química transformadora, que engloba productos como las pinturas, barnices, adhesivos, tintes de imprenta, productos para la limpieza, perfumes y cosméticos, y aceites esenciales, entre otros.

Consciente de su importancia, la Fundación Observatorio de Prospectiva Tecnológica Industrial (OPTI), a través del Instituto Químico de Sarriá (IQS), ha realizado un estudio de prospectiva tecnológica de la química transformadora, en el que cerca de 200 expertos españoles han expuesto su opinión sobre el futuro de cada una de las actividades de este subsector respecto de otros países europeos.

El estudio se enmarca dentro de los trabajos que la Fundación OPTI lleva a cabo desde 1998 y en los que el IQS es el responsable de dirigir y realizar los estudios del sector químico.

foto
Fotografía: Dupont
Este trabajo fue presentado recientemente a la opinión pública por el director general del IQS, Enric Julià, y ha contado con la participación del director general de la Fundación OPTI, Jesús Rodríguez Cortezo, y del vicepresidente y consejero general de Feique, Juan José Nava.

El coste inherente al progreso

Los expertos vaticinan que la aplicación del reglamento Reach tendrá un fuerte impacto en la química transformadora. Es por ello que a pesar de tener un gran peso en la industria española, este subsector deberá hacer un gran esfuerzo para poder competir con el resto de países europeos.

La química transformadora deberá hacer un gran esfuerzo para poder competir con el resto de países europeos

foto
Fotografía: Ciba
Ante la implementación de esta normativa, prevista para un plazo mínimo de doce años desde su aprobación, la industria española apuesta, como en toda crisis, por su capacidad de superación, y asume el coste que implica el Reach como algo inherente al progreso.

En términos económicos, los expertos señalan un aumento de los costes de desarrollo que forzará a las empresas a una reducción de sus catálogos de productos a productos clave o prioritarios, y la desaparición o absorción de muchas empresas, sobre todo pequeñas y medianas, al no poder hacer frente a los costes de comprobación que la nueva normativa impone.

En esta misma línea, los expertos vaticinan un estancamiento de la industria química europea por pérdida de competitividad frente a Estados Unidos y Japón, desviándose la producción hacia países emergentes menos exigentes (Asia, América Latina).

Al fabricar productos de la vida diaria (pinturas, barnices, perfumes...), se exigirá a la química transformadora que la inocuidad de sus productos sea probada y que éstos sean más ecológicos y verdes. Ello conllevará la sustitución de los productos derivados del petróleo por los de origen natural y al empleo de la bioquímica y biotecnología en el desarrollo de nuevos productos.

En consecuencia, aparecerán nuevas gamas de materias primas y productos acabados, posiblemente más caros, pero acordes con las exigencias del consumidor, que estará bien informado sobre los productos que utiliza.

En este mismo sentido, las empresas del sector de la química transformadora invertirán más en I+D+i. Asimismo, los expertos prevén la creación de laboratorios de ensayo acreditados y el desarrollo de nuevas tecnologías para cumplir las exigencias del reglamento Reach y la realización de los productos fabricados en instalaciones altamente automatizadas, responsabilizándose también a las empresas de todo lo relacionado con el producto y su utilización (por ejemplo, envases, residuos).

Un subsector en auge

Durante 2001, el sector químico alcanzó una producción de 49.978 millones de euros, generando 251.000 puestos de trabajo directos. Un 18,3 por ciento de la facturación del sector químico (9.146 millones de euros) correspondió al subsector de la química de transformación, ocupando así la tercera posición y viéndose sólo superado por el subsector de los transformados de plástico y caucho (28,8 por ciento) y la química básica (25,6 por ciento).

En cuanto a ocupación, un 18,1 por ciento del empleo (45.431 puestos de trabajo) generado por la industria química durante el 2001 corresponde al subsector de la química transformadora, porcentaje que sólo fue superado por el subsector de los transformados de plástico y caucho (42 por ciento).

foto
Fotografía: Basf

Empresas o entidades relacionadas

Federación Empresarial de la Industria Química Española

VÍDEOS DESTACADOS

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

Smagua 2017Exposólidos

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS