Entrevista a Gerardo Rojas, Presidente de la Asociación de Industrias Químicas y Básicas de Huelva AIQB

El 10% del empleo directo e indirecto de la provincia de Huelva lo genera la industria química

Mónica Daluz11/07/2008

30 de junio de 2008

Gerardo Rojas, Presidente de la Asociación de Industrias Químicas y Básicas de Huelva AIQB asegura que las industrias del sector químico tienen una gran estabilidad, en momentos de grandes crisis y vaivenes. “La química siempre mantiene su perfil y un comportamiento positivo. Son industrias que no producen grandes márgenes pero que tienen una larga vida y son sumamente competitivas tecnológicamente”, afirma Rojas.
foto
Gerardo Rojas, Presidente de AIQB.

Hábleme de la evolución de este polo químico en los últimos años, del valor añadido de los productos que se fabrican en la actualidad y del peso que tiene la investigación, el desarrollo y la innovación como sostén y como motor de la salud del polígono químico de Huelva.

Todas las industrias ubicadas en el polo pertenecen a grupos que tienen su central en otros países o bien en otras comunidades y es allí donde se encuentran los centros de I+D que dan lugar a grandes cambios tecnológicos, aunque en las fábricas se llevan a cabo trabajos de investigación en colaboración con universidades. Lo que sí ocurre es que los desarrollos llevados a cabo por los centros de origen se incorporan a las industrias del polo, sobre todo en tema de automatizaciones, en aplicaciones y en la minimización de impactos ambientales.

Por las características del sector químico, estas industrias tienen una gran estabilidad, en momentos de grandes crisis y vaivenes, la química siempre mantiene su perfil y un comportamiento positivo; son industrias que no producen grandes márgenes pero que tienen una larga vida y son sumamente competitivas tecnológicamente. En este sentido, plantas químicas que fueron instaladas en los 80 hoy mantienen producciones similares en cuanto a tipo de producto. Las empresas que forman parte de este polo se dedican a la producción de química básica, es decir, la primera generación de productos químicos, que después serán aplicados a productos intermedios o a la química fina que fabrica productos de uso directo, básicamente farmacia y cosmética.

Tenemos otras industrias incluidas, por una cuestión de clasificación legal, en epígrafes como metalurgia, pasta de papel o refino de petróleo. Pero, en realidad es química básica, que es la producción más significativa en el conjunto del polo. En los últimos años hemos experimentado un gran crecimiento en energía (para venderla a través de la red), y hoy ésta ocupa un porcentaje significativo de la producción del polo.

Por otro lado, y como dato que ilustra la importancia del sector en nuestra provincia, en la actualidad, el 10 por ciento del empleo de la provincia de Huelva, tanto el directo, como el indirecto, así como el inducido, lo genera la industria química.

Desgraciadamente, el ciudadano suele asociar la palabra química a la desnaturalización, incluso a lo insalubre ¿qué cree que puede hacerse para desterrar ese recelo, esa visión negativa de la industria química?

Con la industria química al ciudadano le ocurre algo parecido a lo que le ocurre con la aviación. La aviación es una actividad humana que el ciudadano considera arriesgada, hay gente que incluso se niega a viajar en avión… La percepción que se tiene es la del accidente. Se trata de una cuestión emocional, el miedo es una emoción no racional; entretanto, la estadística demuestra que la forma más segura de viajar es el avión… La industria química no se puede permitir el lujo de perder el control de sus procesos y hoy, estadísticamente, una industria química es más segura que estar en casa. El nivel de protección, los protocolos, la formación del personal y la disciplina, son tales que hacen de ella una de las actividades más seguras. Por supuesto, siempre hay un riesgo.

¿Cree que las empresas químicas se ven obligadas a estar en permanente lavado de imagen para contrarrestar esa percepción?

Si la pregunta es si la industria contamina, la respuesta es sí. Tiene un volumen importante de agentes contaminantes, pero lo que hay que observar es que estén perfectamente regulados y que sean los permitidos. La normativa vigente considera admisible un grado de contaminación por parte del sector químico como contraprestación a lo que de él obtenemos.
En clave humana

¿Cuál diría que ha sido su “toque personal”, su aportación, desde que asumió la presidencia de la Asociación?

Introducir el debate; preguntar y escuchar. Pronunciarme con un enfoque didáctico, que tal vez aburra…, pero pretendo ser un presidente didáctico, que se me pueda cuestionar, soy poco protocolario en mis relaciones con el entorno.

¿Qué es lo más importante que le aporta su tarea en la presidencia de la Asociación?

He organizado mi vida en esta última fase en torno a la voluntad de poner un crisol de experiencias, una amalgama variopinta de conocimientos y vivencias al servicio de la comunidad. Es una tarea amena, que me permite relacionarme, que tiene un toque de humanismo… También es tremendamente estresante, pero me divierte.

¿Qué es lo que menos le gusta de su día a día al frente de la Asociación?

Los dogmas y sectarismos, la gente que tiene boca y no oreja…

¿Qué le gusta hacer en su tiempo de ocio?

Mis dos aficiones, que practico cuando tengo tiempo…, la música, la guitarra concretamente, y el ciclismo.

Dígame cuál es su mayor virtud

Ser un “todoterreno”

¿ Y su mayor defecto?

Me entusiasmo pronto y en exceso, sin pararme, en ocasiones, a valorar y reflexionar.

Un deseo...

Que la gente pierda el miedo a preguntar para crear sus propios juicios sobre las cosas, que desaparezca la cultura del eslogan. Esta sociedad es víctima del eslogan y hay que fomentar el ejercicio de la crítica racional. El ciudadano debe elaborar su propia opinión.

VÍDEOS DESTACADOS

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

Smagua 2017Exposólidos

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS