Marcas, identidad, comunicación, formación: Gestión integral de la comunicación y el conocimiento
Casi la mitad de la producción química proviene de Cataluña

El sector químico, agrupado en los polos

Redacción QU01/12/2006
Como ocurre en otros países, en España se da también la particularidad de una cierta concentración de la industria química en determinadas áreas geográficas. Son los conocidos como polos químicos, el más importante de los cuales es el de Tarragona. Huelva, Cartagena y Cádiz también cuentan con la presencia de las más importantes empresas del sector químico.
foto
Refinería de Repsol en Tarragona.
La industria química, con un volumen de ventas representa actualmente el 10 por ciento del total de la cifra de negocios del conjunto de la industria española. El sector químico es el cuarto segmento industrial tras los sectores de alimentación, bebidas y tabaco (20% del total), material de transporte (15%) y metalurgia y productos metálicos (14%). Sin considerar las empresas sin asalariados adscritas al sector (CNAE 24), el 92% de las 3.676 empresas que operan en la industria química en España tiene menos de 100 trabajadores en plantilla, siendo nuestro país, junto a Italia, el que mayor número proporcional de pymes integra en Europa.

El polo químico de Tarragona, uno de los mayores de Europa, es el principal punto de implantación de la industria química en España. Dispone además de dos “cracker” de etileno.

Le sigue el polo de Huelva, mayoritariamente dedicado a la producción de química básica.

Otras áreas de implantación importantes son Barcelona, Vizcaya, Puertollano (tercer “cracker” situado en España), Asturias, Madrid, Algeciras, Valencia, Castellón, Cartagena y otras zonas aragonesas.

La industria química española se encuentra ubicada principalmente en Cataluña, comunidad donde se genera casi la mitad de la producción (47,1%).

Junto a Madrid (13,5%), Valencia (7,4%) y Andalucía (7,7%), las cuatro comunidades agrupan más de tres cuartas partes del total de la producción química española.

Tarragona, la mayor concentración en España

Si Cataluña ocupa ese lugar en el mercado español es debido a la industria química de Tarragona, que ocupa el primer puesto en el ranking del sector español, y se sitúa entre los cinco primeros de Europa. El 44 por ciento de los plásticos producidos en España salen de las factorías de Tarragona, cuya industria química aporta el 15 por ciento del PIB de la provincia

Sobre una extensión de 1.390 hectáreas de superficie ocupada la industria se agrupa bajo el paraguas de la AEQT, Associació Empresarial Química de Tarragona, que cuenta con 33 empresas afiliadas. Algunos datos son bastante significativos: el 86 por ciento han obtenido la certificación de calidad ISO 9002 y el 64 por ciento tienen la certificación de gestión ambiental ISO 14001.

Un total de 5.800 puestos de trabajo directos se concentran en la química tarraconense. El 36 por ciento son técnicos y administrativos, el 61 por ciento trabajadores de planta y servicios. A todos ellos se suman los 3.100 puestos de trabajo indirectos y los 21.000 puestos de trabajo inducidos (en 1.500 empresas de servicios)

La capacidad de producción en Tarragona es de 18.201.250 toneladas al año de diversos productos: 1.295.900.000 Nm3 de gases (oxígeno, nitrógeno, argón, y otros). Cuenta además con 378.598 metros cúbicos de capacidad almacenaje y 488.000 metros cúbicos de capacidad de envasado y distribución.

De sus ventas totales, unos 4.351 millones de euros procede del mercado nacional y en torno a los 1.742 millones de euros de la exportación.

foto
Las características geográficas de Tarragona han sido factores determinantes a lo largo de la historia en el establecimiento del modelo económico de la ciudad y, en general, de toda la provincia. La Tarraco romana consolidó y confirmó su papel de ciudad industrial al transformar los productos agrícolas y textiles para su exportación a Roma, en lo cual destacó también el papel del puerto.

Por lo que respecta a la industria química, la primera referencia histórica y documental data del siglo XVIII.

Tomando como año de partida 1958 (anterior al desarrollo de los polígonos), cuando había 99 factorías de actividad química registradas en toda la provincia, que en total ocupaban a 2.370 operarios, la historia de la industria química de Tarragona comienza a escribirse en la década de los sesenta, especialmente con la construcción de IQA (Industrias Químicas Asociadas), que comenzó a producir en 1965. Paulatinamente se van añadiendo nombres conocidos en el ámbito internacional como Dow Chemical, Basf Española y Aragonesas Industria y Energía, Aiscondel, Bayer, Messer Carburos, Ercros, Hoechst y Saeta (actualmente Celanese, Transformadora de Etileno, Clariant, Basell y Solvay). Calatrava (actualmente Repsol Química).

En 1987 se constituye el Grupo Repsol, a partir de las empresas del INH (Instituto Nacional de Hidrocarburos). En Tarragona se integran en Repsol Petróleo: Enpetrol; en Repsol Química: Alcudia, Calatrava y Paular; en Repsol Exploraciones: Eniepsa; y en Repsol Butano: Butano

Destacan también, en1990 las plantas de cogeneración que Basf, Bayer y Taqsa ponen en funcionamiento, a las que se suma cuatro años más tarde la de Repsol Petróleo y un año después la de Erkimia (hoy Ercros).

Se suceden las inversiones e inauguraciones de nuevas plantas y las reorganizaciones de las empresas químicas tienen, como es lógico, su reflejo en este complejo químico. Así, uno de los movimientos más recientes es el del año 2005, cuando Repsol Química, propietaria del 50 por ciento de Transformadora de Propileno AIE, compra la otra mitad de la compañía a Basell Poliolefinas.

Un ejemplo de desarrollo de una empresa en Tarragona es el de Dow Chemical. Cuenta con 592 empleados en Tarragona, repartidos por sus 8 plantas de producción. Dispone de una planta de derivados en Tarragona, un cracker de etileno (La Pobla de Mafumet/ Perafort) y una terminal de materias primas en Tarragona. Dow Chemical Ibérica se instaló en Tarragona en 1967. Inicialmente fabricaba polietileno de baja densidad y polioles, pero el crecimiento de la demanda de materia prima (etileno) llevó a Dow a adquirir en 1982 un cracker de etileno de la mencionada refinería (propiedad de Enpetrol, que posteriormente pasó a denominarse Repsol), situada en La Pobla de Mafumet, a unos 10 km al norte de Tarragona. Esta adquisición supuso un gran impulso para el complejo de Dow en Tarragona, ya que permitió el aumento de la capacidad de producción, de las plantas existentes y la implantación de nuevas plantas, para la producción de polietileno de alta densidad y lineal, Primacor e Insite.

La inversión total de Dow de 2003 a 2006 ha sido de 600 millones de euros y el aumento de plantilla en ese mismo periodo, del 40 por ciento.

Destaca también el Pacto de Progreso, compromiso voluntario para la mejora constante de la protección a la salud, la seguridad y el medio ambiente, que se firmó en febrero de 1991 y fue pionero en todo el estado español. Supuso dotar de un instrumento a la industria química y a las Administraciones Públicas para el seguimiento y evaluación de las acciones que repercuten en la calidad ambiental de instalaciones, los procesos de producción, la operatividad de las plantas y la información.

Buena química en Huelva

Sin duda Huelva es también hoy uno de los principales centros industriales de España en lo que a la industria química se refiere. En el término municipal de la capital onubense y en la localidad de Palos de la Frontera se ubican las dieciséis plantas agrupadas en la Asociación de Industrias Químicas y Básicas de Huelva (AIQB). Son el núcleo más significativo de la actividad industrial de la provincia y uno de los más importantes del país. En 2005 destacó el gran volumen de inversión realizado: 447 millones de euros, el segundo mayor de la historia tras el récord de 2004, que elevó la inversión a 523 millones. La inversión acumulada desde 1990 asciende a 2.889 millones de euros, de los que más de 400 millones corresponden a actuaciones de protección y mejora medioambiental.

La consolidación de este potente foco industrial ha aportado durante más de 40 años efectos muy positivos en la creación de empleo y generación de riqueza. Más de 16.000 personas trabajan vinculadas a la industria química de Huelva. La labor cotidiana de este numeroso colectivo profesional, en el que están representadas las más diversas especialidades y oficios, está ligada a productos de gran relevancia para la calidad de vida y la cobertura de las necesidades de millones de personas.

Desde Huelva, desde su industria química, se elaboran o trasforman sustancias y materiales que se utilizan en la alimentación, la sanidad, los transportes, las nuevas tecnologías de la información y las comunicaciones, la construcción, el turismo, la agricultura, la pesca, y un largo etcétera.

Cartagena y Cádiz

En Cartagena destaca la presencia de General Electric Plastics, Repsol YPF, Compañía Logística de Hidrocarburos, Fertiberia, Ecocarburantes Españoles, Grupo SGS España, Iberdrola o Enagás. GE Plastics inauguró a principios de 2005 oficialmente su nueva planta del policarbonato Lexan en Cartagena. Era la tercera fase del complejo de GE Advanced Materials, Plastics y supuso una inversión de 600 millones de euros. Asimismo, durante el acto inaugural se anunció que está prevista la construcción de una cuarta fase, la planta de resinas Ultem de GE. General Electric ha estado presente España durante más de 50 años.

Otro punto de concentración de la industria química se encuentra en San Roque, Cádiz. Allí se encuentra la refinería "Gibraltar-San Roque" que se configuró en sus inicios como una industria para la exportación, basándose en el gran volumen de comercio mundial que generaría su estratégica situación geográfica. En 1965 comienzan los trabajos de construcción de la refinería y a finales de 1967 se ponen en marcha las primeras unidades. El proyecto original se basó en los diseños más modernos para este tipo de plantas, buscando la máxima integración de las unidades de proceso, es decir, evitando el almacenamiento de productos intermedios y procurando que una unidad alimente directamente a la siguiente. Esta metodología, además de buscar el ahorro energético, estaba claramente dirigida a la seguridad de las personas y las instalaciones.

En Cartagena destaca la presencia de General Electric Plastics, Repsol YPF, Compañía Logística de Hidrocarburos, Fertiberia, Ecocarburantes Españoles, Grupo SGS España, Iberdrola o Enagás
La refinería "Gibraltar-San Roque" es hoy una industria integrada, no sólo con el complejo petroquímico en el que se encuentra ubicada, sino con el resto de la industria de la zona, que la utilizan como fuente de productos energéticos.

También se ubica en este polo la empresa Interquisa, que produce y comercializa ácido teleftálico purificado, dimetil tereftalato y ácido isoftálico purificado, así como Petresa, cuya historia se remonta a la década de los sesenta. Nació como consecuencia de la preocupación de la industria química por solucionar los problemas de mala imagen e impacto ambiental de los detergentes de la época basados en alquilbencenos ramificados (BAB). Estos productos, no biodegradables y de amplia utilización, producían espumas persistentes en los ríos. Fue entonces cuando la Compañía Española de Petróleos (CEPSA), decide abordar un proyecto que culmina en 1967 con la constitución de Petroquímica Española S.A. (PETRESA). Esta nueva sociedad pone en marcha en San Roque (Cádiz) en 1969 la primera planta de alquibenceno lineal (LAB) del mundo con tecnología FH (ácido fluorhídrico).

La presencia de Voridian España, empresa de Eastman dedicada a la producción de PET, demuestra también la competitividad de la zona en los mercados internacionales.

Empresas o entidades relacionadas

Clariant Masterbatch Ibérica, S.A.
Repsol Química

VÍDEOS DESTACADOS

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

Smagua 2017Exposólidos

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS