Marcas, identidad, comunicación, formación: Gestión integral de la comunicación y el conocimiento
Gracias al uso del código de barras

Seguridad en sectores de riesgo

MD Soluciones de Identificación01/08/2006
Desde los orígenes del código de barras en España, durante los años 70, y su implantación inicial en el sector de la alimentación, esta manera de trasmitir información ha ido ampliando su presencia en los productos y agrupaciones de todos los sectores (alimentación, ferretería y bricolaje, sanidad, textil, automóvil, químico, etc). En este artículo, desde la empresa MD, especializada en la implantación de soluciones tecnológicas de codificación, identificación y marcaje industrial, explica los detalles del código de barras y las últimas normativas y explican brevemente algunos ejemplos de aplicaciones realizadas recientemente.
Hoy en día existe una lista de más de 760 códigos de barras registrados y preparados para utilizarse. Entre ellos podemos encontrar los lineales o bidimensionales.

Símbolos lineales

Entre este tipo de símbolos, los más empleados son los códigos EAN (EAN-8, EAN-13, EAN-14 y EAN-128), utilizados para identificar artículos de venta unitarios y agrupaciones (cajas, retráctiles y paletas) con el fin de gestionar desde el paso por caja de los productos en una superficie comercial, pasando por el control de la producción, el stock de un almacén e inclusive la trazabilidad de un producto o una mercancía.

También es muy empleado el CODE-128 para identificar las estanterías de los almacenes logísticos.

Por otro lado, encontramos el CODE 39, muy empleado en Francia para identificar los productos farmacéuticos.

Por último, el Interleaved 2/5, más conocido como ITF. Este código numérico, junto con el CODE-128, se emplea, entre otras aplicaciones, para la identificación de las analíticas realizadas en las clínicas y hospitales así como partes médicos para el seguimiento de pacientes.

Símbolos bidimensionales

Los símbolos bidimensionales tienen mayor capacidad de representar caracteres alfanuméricos que los símbolos lineales.

Entre los símbolos de dos dimensiones más extendidos nos encontramos el PDF-417 o el Datamatrix.

Por otro lado, recientemente se ha aprobado una nueva simbología estandarizada por EAN International que es la RSS (Reduced Space Simbology). Esta simbología tiene la ventaja de que puede ir combinada con un símbolo lineal.

foto

Aplicaciones de los códigos de barra

Las expectativas sobre las posibles aplicaciones que podían extraerse del código de barras se han visto superadas. Las aplicaciones son innumerables, desde la identificación de los productos, pasando por el control de historiales médicos, trazabilidad, gestión de inventarios…

De todas las aplicaciones posibles y ante los últimos acontecimientos acaecidos, algunas de las que más han dado que hablar en los últimos tiempos han sido el control de la trazabilidad de productos alimenticios y productos famacéuticos. Aunque sectores como el químico o el cosmético están realizado cambios en la normativa con el fin de establecer criterios de control de los productos a lo largo de la cadena de suministro.

En caso del sector alimenticio, el pasado 1 de enero de 2005 entró en vigor la nueva normativa europea de seguridad alimentaria (Reglamento 178/2002) que obliga a las empresas a controlar la trazabilidad de sus productos.

El concepto de trazabilidad se refiere, tal y como indica el mencionado Reglamento, a “la posibilidad de seguir el rastro de un alimento, un pienso o un animal destinado a la producción de alimentos o sustancias destinadas a ser incorporada en alimentos, a través de todas las etapas de producción, transformación y distribución de productos”. Esta posibilidad queda reflejada en el código de barras mediante el estándar EAN 128 que Aecoc promueve.

De esta manera, se podrá seguir a través del código de barras el proceso que ha seguido el producto desde la materia prima hasta que llega al consumidor final.

El código EAN 128 se convierte así en el nuevo carnet de identidad de los productos, reflejando a través de una secuencia numérica, todos y cada uno de los sujetos intervinientes en la elaboración o manipulación de las materias primas o los productos finales.

El espíritu que inspiró la normativa europea es, en último término, la herramienta con que la Unión Europea pretende hacer frente a las crisis alimentarias surgidas a raíz de la enfermedad de las vacas locas, las dioxinas de los pollos o, más recientemente, las partidas de leche infantil contaminadas con tinta del envase.

De acuerdo con la legislación, deben cumplir las obligaciones propias de la trazabilidad todo operador que haya intervenido en alguna de las fases que configuran la cadena de suministro en el sector alimentario:

  • importación
  • producción
  • fabricación
  • transformación
  • distribución
De todas las aplicaciones posibles del código de barras, algunas de las que más han dado que hablar han sido el control de la trazabilidad de productos alimenticios y famacéuticos
De este modo, las empresas alimentarias y de restauración han debido implementar un sistema de trazabilidad que permite informar de forma bidireccional, protegiendo al consumidor. Hasta ahora la ley sólo obligaba a que no hubiera productos caducados en los almacenes.

Por otra parte, en el sector farmacéutico, a finales del pasado mes de junio, el Congreso de los Diputados aprobaba el texto definitivo de la Ley de Garantías y Uso Racional de Medicamentos y Productos Sanitarios, que sustituirá, una vez publicada en el BOE, a la Ley del Medicamento de 1990. Esta Ley pretende conseguir, entre otros objetivos, mejorar la seguridad de los medicamentos, razón por la que dedica un capítulo a la trazabilidad. En la actualidad, la trazabilidad famacéutica se rige por el Real Decreto 725/2003. Según las expectativas generadas por la nueva normativa, los ámbitos que ésta abordará serán más amplios.

En el control de la trazabilidad es de gran importancia la identificación, tanto de las unidades básicas como de las agrupaciones de producto

Trazabilidad farmacéutica para Kinesia, Bieffe Medital y Bayer AG

La empresa MD Soluciones de Identificación ha desarrollado proyectos de trazabilidad en el sector farmacéutico para las empresas Kinesia, Bieffe Medital y Bayer AG.

Los objetivos que persigue la trazabilidad farmacéutica son, principalmente, la optimización de la cadena de suministro y el incremento de la seguridad, gracias al control del circuito de distribución del producto y a su consecuente capacidad de reducción del tiempo de reacción ante situaciones adversas.

La empresa Kinesia ha apostado por la trazabilidad, instalando sistemas de etiquetado de cajas de cartón de la planta de Vacarisses, en Barcelona. Para ello, ha introducido en las líneas de producción las etiquetadoras de tiempo real Labelpack Basic T&G, además de un transportador de etiquetado. Este sistema permite el etiquetado lateral de las cajas mediante el sistema patentado por MD,Touch & Go. La Labelpack Basic T&G, que se ha instalado en la línea de tubos donde se encajan tubos de cremas cosméticas, realizará el etiquetado de cajas de cartón con productos cosméticos de forma que la etiqueta quedará colocada en la cara lateral de las cajas.

La aplicación automática de cuatro etiquetas por minuto permite disponer de tiempo de aplicación de 15 segundos por etiqueta.

En el caso de Bieffe Medital, se ha instalado un sistema de etiquetado de palets en la planta que la compañía tiene en Sabiñánigo (Huesca). El proyecto ha consistido en el etiquetado de palets con cajas retractilados a dos caras contiguas, de forma que la etiqueta queda colocada en la parte lateral y frontal de los palets. La Labelpack Robot Eco de MD realiza la impresión de los diferentes formatos de etiqueta con el software Maewin, software desarrollado por MD, que permite realizar el mismo el diseño de la etiqueta y modificarla cada vez que lo necesite. Este software está homologado por Aecoc.

foto
Por último, la compañía Bayer AG ha implantado un sistema de etiquetado de barriles. Así, dos máquinas de etiquetado T&G Speed Master lateral, ubicadas a cada lado de la línea de producción, aplican una etiqueta en cada lateral del barril. El etiquetado, que se realiza en movimiento, tiene la peculiaridad de ser realizado en dos tiempos, entre los que se establece un sistema de control de la línea de producción, que reduce los errores y, como consecuencia, incrementa la seguridad en la identificación.

La trazabilidad farmacéutica persigue garantizar a los ciudadanos la accesibilidad a todos los medicamentos que precisan, asegurando en todo momento el abastecimiento; y garantizar, del mismo modo, la capacidad de las administraciones para poder actuar de forma más eficiente e inmediata cuando se detecten problemas de seguridad. En el control de la trazabilidad es de gran importancia la identificación, tanto de las unidades básicas como de las agrupaciones de producto. Hasta hace unos años, el porcentaje de empresas que utilizaban el código de barras para identificar las cajas y/o palets era muy reducido. Hoy en día, estudios realizados por Aecoc (Asociación Española de Codificación Comercial) revelan que este porcentaje supera el 70 por ciento.

En el mercado se ofrecen diferentes posibilidades de identificar las agrupaciones y, el etiquetado es uno de los sistemas más empleados ya que permite incluir gran cantidad de información con un coste mínimo.

MD Soluciones de Identificación

MD, especializada en la implantación de soluciones tecnológicas de codificación, identificación y marcaje industrial opera en el mercado nacional además de en Portugal y Alemania. Facturó 12,1 millones de euros en 2005, lo que supone un incremento de un 14,15 por ciento respecto al ejercicio anterior. Y prevé quintuplicar la inversión en I+D+i en RFID, hasta alcanzar los 6 millones de euros, a lo largo de los próximos cuatro años.

Colaboradora preferente de la Aecoc, trabajan de forma conjunta en la implementación de sistemas de trazabilidad e identificación (EAN-128).

Es el primer miembro de EpcGlobal Spain (perteneciente a la red internacional EpcGlobal Network), agrupación centrada en el estudio de los sistemas de RFID.

La compañía ha implantado más de 11.400 soluciones en más de 4.750 empresas. Cuenta con oficinas técnicas y comerciales en España y Alemania, oficinas de distribución en Portugal y su centro de producción y fabricación en España. Trabaja con clientes como Coca-Cola, Chupa Chups, Fnac, Puleva, Cofares, Bosch y Würth, entre otros.

VÍDEOS DESTACADOS

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

Smagua 2017Exposólidos

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS