Regadi ofrece un disolvente recuperado para derrumbar viejos mitos de la industria química

21/05/2014

21 de mayo de 2014

Desde sus sedes de O Porriño (Pontevedra) y de Aveiro (Portugal), en Drogas Vigo satisfacen las necesidades de disolvente de algunas de las más importantes empresas situadas al noroeste de la Península Ibérica. En coherencia con su estrategia corporativa de ‘Distribución Sostenible’, hace doce años la empresa se propuso un reto muy ambicioso, orientado a ayudar a sus clientes creando y ofreciéndoles un servicio capaz de garantizar la gestión sostenible de los residuos generados por los disolventes que comercializaban. Ése fue el germen de la Recuperadora Gallega de Disolventes (Regadi), miembro de la Asociación Profesional de Empresas Medioambientales de Galicia (Aproema) desde septiembre de 2013.

La organización de Regadi trabaja para generar soluciones medioambientalmente sostenibles, ofreciendo a sus clientes la gestión de los disolventes utilizados, a través del tratamiento, recuperación y reutilización de los disolventes recuperados. Los residuos de disolventes provienen de clientes de diferentes sectores industriales, tales el farmacéutico, la automoción, la fabricación de pinturas o plásticos, la producción de biodiésel, etc.

“Como gestores de residuos y dentro del sector químico, siempre hemos estado comprometidos con el medio ambiente y hemos querido desmitificar la percepción que, en determinados casos, pueda tener la sociedad, relacionando directamente pero erróneamente a las empresas químicas con la contaminación. En realidad, desde hace muchos años, la industria química ha sido pionera en dedicar esfuerzos técnicos y financieros muy importantes a fin de mejorar la salud y la seguridad, y su relación con el medio ambiente”, afirma la responsable del departamento técnico de Regadi, Begoña Llauger.

foto

Las instalaciones de Regadi se levantan sobre una superficie de 1.800 m2. La planta de reciclado dispone de una zona interior y otra exterior totalmente diferenciadas en donde se lleva a cabo un proceso “totalmente automatizado” que favorece la gestión de los procesos a la vez que proporciona la máxima fiabilidad a los resultados, según Llauger.

En el Atfe se realizarán los procesos que dan lugar al disolvente reciclado, el cual se podrá nuevamente reutilizar en diferentes procesos y aplicaciones industriales con bajas exigencias técnicas, como pueden ser productos de limpieza para mantenimiento de equipos e instalaciones. “En esta fase, también se genera una mezcla residual de polímeros y lodos de destilación que enviamos al gestor de residuos autorizado para que los gestione según lo establecido en la legislación vigente”, explica Llauger.

En la columna de destilación fraccionada se lleva a cabo una separación más fina de la mezcla de disolventes, o una purificación de la misma, lo que permite que tras este nuevo proceso de purificación, puedan ser utilizados en aplicaciones con requerimientos técnicos especiales.

VÍDEOS DESTACADOS

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

ExposólidosSmagua 2017

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS