La propuesta británica sobre el Reach obtiene un amplio apoyo

21/10/2005

21 de octubre de 2005

Los ministros de Industria de los Veinticinco expresaron la pasada semana un "amplio apoyo" a la propuesta de compromiso británica sobre el registro europeo de sustancias químicas (Reach) y se comprometieron a alcanzar un acuerdo político sobre el texto a finales de noviembre, una vez que la Eurocámara haya realizado su primera lectura.

"Estamos cerca de encontrar una solución de equilibrio entre las preocupaciones medioambientales y para la salud y la necesidad de preservar la competitividad de la economía europea", señaló el vicepresidente de la Comisión y responsable de Industria y Empresa, Günter Verheugen.

El representante español, José Montilla, pidió que se excluya de este registro a varios sectores industriales, como los del vidrio, los refractarios, los azulejos, las fritas cerámicas y el cemento. "Se trata de sectores cubiertos por otra legislación que considera aspectos relacionados con la seguridad, la salud y el medio ambiente, para los que el registro Reach no aportaría ventajas adicionales", dijo. Portugal se sumó a la solicitud española.

Esta petición responde sobre todo a las reivindicaciones de la industria azulejera española, que se concentra en Castellón y Manises, en la Comunidad Valenciana y es compartida también por Italia.

El debate se centró principalmente en dos temas. En primer lugar, los Veinticinco discutieron los requisitos de información para registrar sustancias producidas en pequeñas cantidades, entre 1 y 10 toneladas al año. La mayoría de las delegaciones, incluida España, apoyó la propuesta británica, apuesta por un enfoque selectivo, que exigiría más ensayos para las sustancias que se sabe que pueden ser peligrosas y menos para el resto. Por lo que se refiere a las sustancias producidas entre 10 y 100 toneladas al año, Reino Unido propone eliminar uno de los dos ensayos de toxicidad reproductiva que exigía el Ejecutivo comunitario y que era especialmente costoso. Pero la Comisión ha cambiado de postura y pide ahora que puedan suprimirse algunos análisis si una sustancia determinada no está en contacto directo con las personas.

En este caso, el ministro de Industria señaló que los requisitos que se exijan "deben reducirse a los realmente necesarios para determinar sus efectos de peligrosidad para la salud y el medio ambiente".

El otro gran tema de debate fue el principio "una sustancia, un registro", que obligaría a las empresas a compartir los datos si quieren registrar la misma sustancia. Esta medida ha sido promovida por Reino Unido con el objetivo de reducir los costes, pero la industria, y algunas delegaciones como Francia, se oponen. La Comisión había propuesto que fuera obligatorio compartir datos en caso de ensayos sobre animales y voluntario en el resto.

España está a favor del registro único porque conlleva importantes beneficios para las pequeñas y medianas empresas, pero Montilla señaló que "puede haber dificultades en algunos casos, por lo que se debería dejar abierta la posibilidad de establecer excepciones, debidamente justificadas por los interesados ante la Agencia".

VÍDEOS DESTACADOS

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

Smagua 2017Exposólidos

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS