Fluidos supercríticos: más verdes que nunca

01/08/2005
foto
Los fluidos supercríticos son gases que se han comprimido y calentado de modo que muestren propiedades de líquido y de gas al mismo tiempo. El dióxido de carbono supercrítico puede usarse para disolver productos que intervienen en reacciones químicas de forma que puede sustituir a los disolventes orgánicos. La empresa Swan ha desarrollado esta tecnología y construido una planta, la primera en el mundo, que usa dióxido de carbono supercrítico para sustituir disolventes orgánicos, en reacciones de hidrogenación, alquilaciones de Fridel-Crafts y eterificación.

La planta es la primera instalación de talla industrial que usa fluidos supercríticos y puede producir hasta 1.000 toneladas por año de productos químicos de especialidad. Según su director general, Dai Hayward, el proceso puede posibilitar reacciones químicas que antes eran demasiado sucias o ineficientes. “Los fluidos supercríticos han demostrado su potencial junto a la Universidad de Nottingham, hemos transformado la teoría en tecnología práctica con beneficios considerables”. El dióxido de carbono es el gas más comúnmente usado como fluido supercrítico, pero también se está estudiando el uso de propano, propeno y butano. Un fluido supercrítico puede mostrarse como líquido o gas.

VÍDEOS DESTACADOS

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

ExposólidosSmagua 2017

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS