La experiencia “segura” de Comi Condor en el sector de las centrífugas para los sectores de química y farmacia

La centrífuga y la certificación ATEX

Departamento técnico de Comi Condor.01/04/2005
La Directiva Europea 94/9/CE (ATEX) dio un nuevo impulso a la mejora del grado de protección de todas las instalaciones ubicadas en ambientes potencialmente explosivos a través de un nuevo enfoque del sistema de análisis de riesgos. El resultado es de vital importancia, además de la certificación del tipo de la centrífuga es el reconocimiento del sistema de protección de inertización certificado por el mismo sistema.
foto
Centrífuga HX/GMP horizontal con cuchillo
Desde hace muchos años Comi Condor ha desarrollado diversas tipologías de centrífuga siempre utilizadas en ambientes potencialmente explosivos al tratamiento de producto con disolventes.

La centrífuga Comi Condor y su sistema de inertización obtuvo la certificación CE de tipo del organismo nominado TÜV Product Servicio de Mónaco (Alemania) y en segundo lugar la condición de la Directiva Europea 94/9/CE (ATEX). Comi Condor obtuvo la certificación del sistema de calidad para la producción del sistema de inertización de sus centrífugas de acuerdo con anexo IV de la Directiva para los equipos y los sistemas de protección para ser empleadas en atmósferas potencialmente explosivas.

Las fases de la certificación

El paso inicial del sistema de certificación fue el análisis de los riesgos de la centrífuga, en segundo lugar la normativa EN1127-1:1997 a fin de definir las posibles causas de posible explosión, la relativa probabilidad de que ocurra y evaluar las soluciones, los equipamientos y los sistemas de protección adoptados para eliminar o reducir el riesgo con relación a la clasificación de las zonas típicas para una centrífuga.

En este sentido es necesario definir en modo claro el principio de evaluación del área. Se clasifica el interior de la centrífuga delimitada por la envolvente incluyendo la cesta filtrante, consideramos zona de proceso (en consecuencia definida como superficie de riesgo), deberemos considerarse como zona 0 para los gases y 20 para el polvo, puesto que la atmósfera explosiva está siempre presente durante el funcionamiento en producción.

El ambiente directo exterior a la centrífuga es seguidamente identificado como superficie técnica, puede clasificarse de forma que sea zona 1 para los gases, donde “la atmósfera potencialmente explosiva puede existir para un determinado tiempo”, y zona 22 para el polvo, donde “la atmósfera potencialmente explosiva no puede excluirse y puede suceder para breves periodos”.

Sobre la base de la clasificación de las superficies o zonas la Directiva Europea prevé qué sistemas de protección de seguridad deberán adoptarse para que se prevenga el riesgo de explosión: con el fin de obtener la certificación ATEX de la centrífuga, deben completarse profundamente todos los requisitos del sistema de control de la centrífuga de los sistemas de seguridad adaptados y que deberán responder a las condiciones de protección.

Las centrífugas Comi Condor pueden trabajar en método seguro incluso utilizando inertizaciones exteriores
foto
Centrífuga HT/GMP horizontal de saco reversible con posibilidad de secar. (centrífuga/secadora)

El sistema de inertización

El sistema de inertización es el que reduce la concentración de oxígeno a la mínima concentración (LOC) mediante un gas inerte (típicamente nitrógeno). Es, pues, la medida principal para garantizar la seguridad del sistema y su correcta integración en el sistema de control de la centrífuga. Es condición básica por la cual las centrífugas Comi Condor satisfacen las calidades de la Directiva tal como se pone de manifiesto en los relativos certificados.

El sistema proyectado de Comi Condor es un sistema de protección adaptado al código de certificación y obtuvo una clasificación Ex II (1) GD, quiere decir válida para equipos asociados y adecuados a la normativa de la zona 0 y 20.

Existe la posibilidad de proponer centrífugas certificadas en las cuales se tiene en cuenta la clasificación en el interior del equipo, o un sistema de inertización adaptado a la zona 0 y 20.

El sistema de inertización es el que reduce la concentración de oxígeno a la mínima concentración (LOC) mediante un gas inerte (típicamente nitrógeno). Es, pues, la medida principal para garantizar la seguridad del sistema y su correcta integración en el sistema de control de la centrífuga. Es condición básica por la cual las centrífugas Comi Condor satisfacen las calidades de la Directiva tal como se pone de manifiesto en los relativos certificados.

El sistema proyectado de Comi Condor es un sistema de protección adaptado al código de certificación y obtuvo una clasificación Ex II (1) GD, quiere decir válida para equipos asociados y adecuados a la normativa de la zona 0 y 20.

Existe la posibilidad de proponer centrífugas certificadas en las cuales se tiene en cuenta la clasificación en el interior del equipo, o un sistema de inertización adaptado a la zona 0 y 20.

El paso inicial del sistema de certificación fue el análisis de los riesgos de la centrífuga
La certificación prevé dos posibles tipologías para el sistema de inertización: el basado en el control de presión y el sistema basado en el control de presión y de análisis de oxígeno con control del % de oxígeno en continuo. La medición se realiza con analizador termo-paramagnético que no necesita mantenimiento periódico.

En ambos casos, los sistemas redundantes concernientes a la instrumentación de seguridad certificada y a mecanismos se comprueban, siendo condición necesaria y suficiente para garantizar una correspondencia al requerimiento de las especificaciones AK 4 (Anforderungsklasse) según la DIN19250: 1989 –equivalente a un Safety Integrity-Nivel SIL 2 según la lEC61508– y, en consecuencia, para satisfacer las condiciones de la Directiva para el “sistema de protección intenso para uso en atmósfera potencialmente explosiva”.

Es lícito señalar la distinción entre una clásica certificación de un componente antideflagrante típico, por ejemplo de un analizador de oxígeno, a la certificación de un sistema de inertización completo en calidad de sistema de protección certificado. Mientras que la clásica certificación esencialmente se orientaba a los aspectos de protección y de antideflagrante de los mismos componentes, el sistema de protección se evalúa incluso funcionalmente en cada una de sus partes. Con el fin de obtener la certificación, debe construirse de acuerdo a la capacidad de seguridad, redundancia, resistencia y capacidad de relación de las averías como sistema de medida, regulación y control.

Comi Condor, que ya ha sido certificada ISO 9001 y Visio2000 para la producción de centrífugas, está sujeta al control de inspección periódica del TÜV para la producción del sistema de inertización.

Además de los sistemas de seguridad que garantizan condiciones de arranque y bloqueo de la centrífuga, el sistema utiliza lógica programable, válvulas de regulación y transmisores analógicos del sistema, que con su flexibilidad de gestión permiten la obtención de excelentes condiciones de funcionamiento del ciclo de inertización, reduciendo el consumo del nitrógeno y eliminando las anomalías del paro debido a variaciones repentinas de las variaciones del sistema.

Las centrífugas Comi Condor están clasificadas a Ex II 2G T4 3D T 135°C, las cuales están instaladas en zona 1 y 22.

El sistema de inertización es el que reduce la concentración de oxígeno a la mínima concentración mediante un gas inerte

Empresas o entidades relacionadas

Meeting y Salones, S.A.U.

VÍDEOS DESTACADOS

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

Smagua 2017Exposólidos

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS