Marcas, identidad, comunicación, formación: Gestión integral de la comunicación y el conocimiento
Antonio Brufau está visitando una a una las instalaciones del negocio Químico de la multinacional

Repsol YPF anuncia nuevas inversiones en sus “sites” petroquímicos

María Escribano01/06/2005
Tarragona, Cantabria y Sines en Portugal son algunos de los emplazamientos en los que Repsol YPF tiene plantas químicas y petroquímicas en la Península Ibérica y en los que la compañía invertirá en los próximos años. Nuevas inversiones que se destinarán fundamentalmente a optimizar la eficiencia de los procesos, ampliaciones de unidades del área química y a mejoras en seguridad y medioambientales.
foto
De izquierda a derecha: Jorge Siljeström (Director Recursos Humanos de Repsol Polímeros), Antonio Dovale (Director General de Repsol Polímeros), Antonio Brufau (Presidente Ejecutivo de Repsol YPF), Fernando Galbis (Director de la Unidad de Negocio Poliolefinas de Repsol Química), Pedro Fernández Frial (Director General de Downstream de Repsol YPF) y Miguel Martínez (Director General de Control de Gestión y Desarrollo Corporativo de Repsol YPF)
Antonio Brufau está visitando en estos últimos meses los “sites” petroquímicos de la compañía, acercándose de esta forma más a sus trabajadores y creando un estilo de mandato muy personalista. Tarragona, Cantabria, Sines en Portugal o Cartagena han sido los emplazamientos que ya han recibido la visita de su presidente.

Inversiones en Tarragona

El plan de inversiones previsto por Repsol YPF para este complejo industrial durante el periodo 2005-07 es de 276,3 millones de euros, que se destinarán a la mejora de la eficiencia en los procesos, a la adaptación de los combustibles a las nuevas especificaciones de calidad, a ampliaciones de unidades del área química, y a mejoras de seguridad y medioambientales.

En el área de Refino, el pasado mes de marzo se puso en marcha la planta de isomerización que ayudará a cumplir con los objetivos fijados por la Unión Europea para las especificaciones de las gasolinas. Entre los proyectos previstos, se encuentra la instalación de una etapa superClaus en las plantas de azufre con el fin de maximizar el rendimiento en la recuperación de azufre y reducir así el impacto medioambiental. Se va a construir también una nueva planta de tratamiento de sosa gastada para optimizar la calidad de los efluentes.

Adicionalmente se prevé la desulfuración de componentes para la formulación de gasolinas de mejor calidad, la ampliación de la unidad de hidrogenación de componente aromático, para permitir el procesamiento de naftas pesadas en la planta de etileno y la instalación de una nueva extracción en la unidad de vacío para aumentar la producción de gasóleos en 200.000 m3/año.

En el área Química, el mayor proyecto aprobado para Tarragona corresponde a las mejoras operativas de las plantas de Óxido de Propileno/Estireno y Derivados, cuya puesta en marcha está prevista el año que viene, y que permitirá aumentar la eficiencia productiva un 33 por ciento. La construcción de estas plantas supuso en 1999 la mayor inversión de la industria petroquímica en España.

También está prevista la instalación de una nueva unidad de benceno para la obtención de 180.000 toneladas/año de materia prima para la planta de OP/SM y la ampliación de polioles flexibles y de las líneas de compuestos, así como diversos proyectos en mejora de eficiencia, seguridad y medio ambiente.

Antonio Brufau se desplazó a Sines, en Portugal, el pasado mes de abril para visitar el complejo
El complejo industrial de Tarragona es uno de los más importantes del Sur de Europa gracias a su situación geográfica, y abastece principalmente la zona de Cataluña, así como el resto de España y la cuenca mediterránea europea y norteafricana.

Su área de refino posee una capacidad de destilación de crudo primaria de 190.000 barriles diarios de petróleo, con un índice de conversión del 52 por ciento. De las cinco refinerías que opera la compañía en España, la de Tarragona es la segunda con mayor capacidad de refino.

Las instalaciones de refino se han ido adaptando para obtener productos tecnológicamente más avanzados y menos contaminantes, y su capacidad ha ido aumentando para responder a la creciente demanda, hasta llegar a los 9,4 millones de toneladas por año. La refinería cuenta con la certificación de calidad ISO 9000 desde 1994, así como la certificación medioambiental ISO 14001 desde 2001, y la certificación de calidad OSHAS 18001 recientemente otorgada en marzo de 2005.

En el área Química, el complejo industrial de Tarragona dispone de plantas para la producción de plásticos, fundamentalmente polietileno de baja y alta densidad y polipropileno, y otros productos intermedios para la elaboración de fibras, resinas sintéticas y espumas, como el estireno, butadieno, acrilonitrilo, metilmetacrilato, polioles y glicoles propilénicos, con destino a la industria del automóvil, menaje, envasado, sanitaria, caucho, etc.

El mayor proyecto aprobado para Tarragona corresponde a las mejoras operativas de las plantas de Óxido de Propileno/Estireno y Derivados
foto
La producción de la petroquímica básica presenta un alto grado de integración con las actividades de refino, permitiendo obtener ventajas en la flexibilidad de los aprovisionamientos al cracker de olefinas, uso eficiente de subproductos y sinergias en los aprovisionamientos de electricidad. El complejo químico cuenta con certificado en calidad 9001/versión 2000, y en medio ambiente según la norma 14001.

El complejo industrial de Tarragona de Repsol YPF cuenta con una plantilla de más de 1.100 empleados, y posee además una factoría de almacenamiento y envasado de butano y propano.

Dynasol recibe nuevas inversiones

El pasado mes de mayo, Antonio Brufau visitó la planta química de Dynasol en Cantabria, y anunció unas inversiones de 13 millones de euros. Estas inversiones, que están subvencionadas en un 10 por ciento por la Comunidad Autónoma de Cantabria con cargo a fondos procedentes de la Unión Europea, se destinarán a la puesta en marcha en la planta de un reactor de hidrogenación para el proceso de fabricación de caucho sintético hidrogenado. Dynasol, el segundo líder mundial de caucho sintético en solución con una producción anual de 200.000 toneladas, es una joint venture de Repsol YPF (50 por ciento) y el grupo mexicano DESC, que produce caucho sintético en España (Cantabria) y México (Altamira). La planta de Dynasol en España tiene una producción anual de 100.000 toneladas al año, de las cuales el 80 por ciento se destina a la exportación, principalmente a la Unión Europea, Estados Unidos, Canadá, México, Brasil y otros países del lejano oriente como India, China, Corea, Japón, Vietnam y Tailandia.

Con posterioridad a la visita de las instalaciones de Dynasol en Gajano, Miguel Ángel Revilla y Antonio Brufau se reunieron en el Palacio de Gobierno de la Comunidad Autónoma, donde el presidente de Repsol YPF hizo un breve repaso a la presencia de la compañía en Cantabria, en donde destaca la actividad del área química.

Las inversiones en Cantabria se destinarán a la puesta en marcha de un reactor de hidrogenación para el proceso de fabricación de caucho sintético hidrogenado

Sines recibe a Brufau

Antonio Brufau se desplazó a Sines el pasado mes de abril, para visitar el complejo, acompañado de Pedro Fernández Frial (director general de Downstream de Repsol YPF), Miguel Martínez (director general de Control y Desarrollo Corporativo de Repsol YPF), Ignacio Larrea (director de Planificación y Análisis de Repsol Química) y Fernando Galbis (director de la unidad de negocio de Poliolefinas de Repsol Química). El presidente tuvo una reunión con el Comité de Dirección de Repsol Polímeros en la que comentó de la nueva orientación de la gestión mediante una mayor descentralización y una mayor responsabilidad sobre los resultados. A continuación se realizó una visita en autocar al complejo.

Empresas o entidades relacionadas

Repsol Química

VÍDEOS DESTACADOS

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

ExposólidosSmagua 2017

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS