Doing business in Spain? Interempresas Media is the key
Emagazines
Protección Laboral

La señalización y el balizamiento debe ajustarse a las características de la obra y del tramo donde se realiza, así como a las condiciones de la conducción en la velocidad media a la que se circula

Señalización de obras en carreteras: claves para reducir la siniestralidad

Juan Luis Cáceres, técnico en Itsak, consultoría de seguridad vial

08/11/2019
foto
Lo determinante para una correcta señalización de obras en carreteras es que todo el sistema sea coherente y trasmita credibilidad al conductor, contando para ello con responsables formados en la materia.

La señalización de obras en carreteras es una labor que requiere de una formación específica para realizar una correcta ejecución, que es lo que garantiza la seguridad de quienes trabajan en la vía y quienes conducen en su paso por esos tramos. No basta con anunciar las obras de forma visible o reiterada; una excesiva señalización, o una señalización errónea, puede resultar peligrosa y puede aumentar el riesgo de colisión o accidente en la carretera.

foto

No hay un modelo único de señalización, pues esta dependerá del plan alternativo y las medidas que se consideren más convenientes para ordenar la circulación.

La señalización y el balizamiento debe ajustarse a las características de la obra y del tramo donde se realiza, así como a las condiciones de la conducción en la velocidad media a la que se circula.

Para empezar, hay que partir en todo momento del objetivo de la señalización, que es el de informar al usuario de esa obra y ordenar la circulación en el tramo que ocupa. Por tanto, se debe ajustar el paso de los vehículos a las circunstancias específicas para conseguir una mayor seguridad, tanto para usuarios como para trabajadores, y limitar al máximo las molestias y problemas circulatorios.

No hay un modelo único de señalización, pues esta dependerá del plan alternativo y las medidas que se consideren más convenientes para ordenar la circulación. Entre estas medidas se pueden encontrar propuestas como establecer un itinerario alternativo, limitar la velocidad, cerrar el uso de algunos carriles, establecer un sentido único alternativo, etc. A su vez, estas medidas dependerán de diferentes factores:

  • Del tipo de vía: si es calzada única de doble sentido de circulación, con dos carriles o con más, si tiene mediana de separación, etc.
  • La intensidad y velocidad normal de circulación, antes y a lo largo de la zona que ocuparán las obras.
  • La visibilidad disponible.
  • La importancia de la ocupación: total, parcial, en el arcén…
  • La duración de la ocupación y si es por la noche o a lo largo de un fin de semana…
  • Y, por último, la peligrosidad que reviste la presencia de la obra en caso de que un vehículo invada la zona en obras.

En todos los casos, una buena señalización y un balizamiento tiene que destacar la presencia de los límites de la obra, así como la ordenación adoptada.

Una señalización segura es la que evita accidentes y el factor determinante para ello es la credibilidad que da al usuario todo el sistema. El conductor no debe verse sorprendido por situaciones no advertidas o de difícil comprensión, cuya justificación no sea directamente perceptible, pues con un déficit de destreza o de atención, su reacción puede dar lugar a un accidente.

Es fundamental que la señalización y el balizamiento estén justificados y deben ser creíbles sin resultar excesivos. Deben seguir la evolución de la obra en el espacio y en el tiempo. Hay que anular la señalización permanente que resulte contradictoria con la especial del momento y ésta debe desaparecer tan pronto deje de ser imprescindible, tanto total como parcialmente.

En el plan de señalización es fundamental la previsión para que permanezcan las medidas adoptadas frente a las diferentes situaciones concretas, se adapten a la evolución de la situación y se supriman cuando desaparezca la causa que las motivó.

Limitación de velocidad

La limitación de velocidad ante la presencia de obras suele ser habitual por el riesgo que implican obstáculos inesperados con la posibilidad de detenciones o colisiones. La señalización para la reducción de velocidad es de especial importancia para evitar riesgos de accidentes.

Es importante tener en cuenta que no siempre es necesario limitar la velocidad y en caso de hacerse debe fijarse los límites en base a factores objetivos. Es frecuente que por rutina, desidia o temor a responsabilidades se fijen valores anormalmente bajos. En estos casos la pretensión de limitar la velocidad a un valor que sorprende y no comprenden los conductores, no solo es ineficaz porque suele ser ignorada, al pensar que solo es una trampa a efectos recaudatorios, sino que desprestigia a la propia señalización en su conjunto y reduce la credibilidad general. Como ya se ha dicho, la credibilidad es el factor determinante para una señalización segura.

foto

Los parámetros de señalización varían dependiendo si se trata de obras fijas o móviles, aunque tienen mucho en común.

Para reducir la velocidad se suele recurrir a una adecuada señalización vertical, pero en aras de la seguridad puede ser completada por otros medios, tales como un estrechamiento de los carriles que reduzca el margen entre los vehículos. Este estrechamiento puede materializarse por medio de balizamiento continuo o en forma de puertas a intervalos regulares o con barreras. Otro procedimiento puede ser el de modificar el trazado, de forma que obligue a recorrerlo a velocidades específicas menores que la de aproximación impuesta por el estrechamiento de carriles. Se suele materializar también con balizamiento adecuado. En estos casos, para que sea seguro y eficaz requiere que el conductor perciba y comprenda con facilidad estas medidas y que estén coordinadas con el resto de señalización. Entre estas medidas y señales de reducción conviene eliminar el empleo de resaltos en la calzada pues con circulación intensa pueden dar lugar a accidentes por alcance. Aunque ha sido utilizado y todavía se aplica en algunos casos, no es una buena solución.

Elementos de señalización y balizamiento

Los parámetros de señalización varían dependiendo si se trata de obras fijas o móviles, aunque tienen mucho en común. En ambos casos siempre deberán utilizarse los elementos y dispositivos de señalización incluidos en el catálogo del Ministerio de Fomento y seguir las especificaciones de las normas correspondientes.

Para una señalización segura en obra fija de carretera hay que tener muy presentes las siguientes cuestiones:

  • No podrán emplearse señales con mensajes escritos del tipo ‘Desvío a 500 m’ o ‘Disculpen las molestias’.
  • Hay que emplear el mínimo número de señales para que el conductor pueda prever y realizar las maniobras necesarias con comodidad, evitando recargar su atención con señales innecesarias o cuyo mensaje sea evidente.
  • Toda señal que implique una prohibición u obligación deberá ser reiterada o anulada antes de que haya transcurrido un minuto desde que la haya visto un conductor que circule a la velocidad prevista.
  • Las señales se irán colocando en el mismo orden en que vaya a encontrarlas el conductor, de forma que el operario está protegido por la señal precedente, y se retirarán en orden inverso.
  • Todas las señales deben cumplir las normas de tamaño, distancia del suelo, distancia mínima de visibilidad establecidas por el Ministerio de Fomento.

Para obra móvil, además, hay que partir de lo siguiente:

  • Si los operarios van a pie sobre la calzada deberán protegerse mediante un vehículo y llevar prendas de color amarillo o naranja con franjas retro reflectantes. Este punto se tiene que cumplir siempre, sea obra móvil o fija.
  • Las máquinas o vehículos que se utilicen deben ser de colores blanco, amarillo o naranja, y, como mínimo deben llevar una luz ámbar giratoria o intermitente omnidireccional en su parte superior.
  • Todas las señales serán retro reflectantes de nivel 2. Siempre llevarán tres luces ámbar intermitentes de encendido simultáneo y dispuestas en triangulo en los vértices.
  • Las señales colocadas en vehículos irán en el propio vehículo o en bastidores con un máximo de dos, pudiendo ir acompañadas de señales luminosas ámbar direccionales o intermitentes.
  • Las flechas hay que configurarlas sobre un panel no reflectante y el encendido de sus elementos luminosos tiene que ser simultáneo.

Por último, respecto al balizamiento se empleará cuando:

  • Existan zonas vedadas a la circulación: arcén, un carril o la propia obra.
  • Se tengan carriles provisionales con un trazado o anchura diferente al original.
  • Se ordene la circulación de manera que implique detención, como tener un sentido único alternativo.

La Dirección General de Carreteras del Ministerio de Fomento, tiene normas precisas y ejemplos prácticos de señalización y balizamiento para todos los supuestos, de forma que los responsables puedan tener la certeza de que realizan un buen trabajo y consiguen sistemas con todas las garantías de seguridad. Dentro de su especialización, los responsables de señalización y de seguridad en obras de carretera deben estar habituados a utilizar como referentes esta guía de ejemplos para su aplicación efectiva.

Comentarios al artículo/noticia

Nuevo comentario

Atención

Los comentarios son la opinión de los usuarios y no la del portal. No se admiten comentarios insultantes, racistas o contrarios a las leyes vigentes. No se publicarán comentarios que no tengan relación con la noticia/artículo, o que no cumplan con el Aviso legal y la Política de Protección de Datos.

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

RS Components | RS Amidata, S.A.

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS