Marcas, identidad, comunicación, formación: Gestión integral de la comunicación y el conocimiento

Se denomina sustancia peligrosa a un elemento sólido, líquido o gaseoso que puede afectar a la seguridad o la salud de los trabajadores

Campaña de la EU-OSHA 2018-2019. Trabajos saludables: alerta frente a sustancias peligrosas

José Ignacio Argote, Ingeniero Consultor09/07/2018

Las campañas ‘Trabajos saludables’ de la Agencia Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo (EU-OSHA) se realizan en más de 30 países europeos y están reconocidas como las campañas sobre seguridad y salud en el trabajo (SST) más importantes del mundo en su ámbito. El mensaje esencial que transmiten es que una gestión eficaz de la SST beneficia a los trabajadores, a las empresas y a la sociedad en general. La actual campaña 2018-2019 que tiene como lema ‘Trabajos saludables: alerta frente a sustancias peligrosas’, que arrancó a finales de abril tiene por objetivo global sensibilizar sobre los riesgos que representan las sustancias peligrosas en el lugar de trabajo y promover una cultura de prevención de riesgos. Para la consecución del mismo se señala entre los objetivos de la campaña “Aumentar el conocimiento sobre el marco legislativo que ya se aplica para proteger a los trabajadores y poner de relieve los avances en materia de política”. Presentamos este artículo como una contribución a la consecución de este objetivo.

foto

Campaña 2018-2019 de Trabajos Saludables https://healthy-workplaces.eu/es.

Desde el año 2000, en la Unión Europea se han realizado campañas ‘Trabajos saludables’, que eran conocidas anteriormente con el título de ‘Semanas europeas para la seguridad y la salud en el trabajo’. A partir del 2007, la duración de cada campaña aumentó de uno a dos años, respondiendo así a la creciente necesidad de sensibilizar sobre cuestiones de seguridad y salud en diferentes escalas, facilitando datos, información y herramientas accesibles durante un periodo más sostenido. El éxito de las campañas ‘Trabajos saludables’, su capacidad de influir en las organizaciones en diferentes niveles y los efectos positivos en cascada desde los responsables de la formulación de políticas hasta las bases se deben en gran medida al compromiso y a los esfuerzos de una amplia gama de redes de socios, que comprenden todos los perfiles profesionales en toda una gama de sectores. Esta red resulta central en la promoción de la seguridad y la salud en el lugar de trabajo en los distintos sectores de Europa. La ‘Campaña 2018-2019. Trabajos saludables: alerta frente a sustancias peligrosas’ fue presentada conjuntamente con la Comisión Europea y la Presidencia búlgara del Consejo de la UE en Bruselas a finales del pasado mes de abril.

Se denomina sustancia peligrosa a un elemento sólido, líquido o gaseoso que puede afectar a la seguridad o la salud de los trabajadores. La exposición se puede dar por inhalación, penetración cutánea o ingestión. La exposición a las sustancias peligrosas en el trabajo es mucho más habitual en Europa de lo que la mayoría de la gente se imagina. La exposición de los trabajadores a sustancias peligrosas en el lugar de trabajo está relacionada con problemas de salud graves y de larga duración, como:

  • enfermedades respiratorias (por ejemplo asma, rinitis, asbestosis y silicosis)
  • daños a órganos internos, incluidos el cerebro y el sistema nervioso
  • irritaciones y enfermedades de la piel
  • cánceres laborales (por ejemplo leucemia, cáncer de pulmón, mesotelioma o cáncer de la cavidad nasal).

Además, la presencia de sustancias peligrosas puede poner a los trabajadores en situación de riesgo de incendio, explosión, intoxicación aguda y asfixia.

foto
Materiales de la campaña.

La campaña 2018-2019 tiene por objetivo sensibilizar sobre los riesgos que representan las sustancias peligrosas en el lugar de trabajo y promover una cultura de prevención de riesgos. Los objetivos de la ‘Campaña 2018-2019. Trabajos saludables: alerta frente a sustancias peligrosas’ son:

  • Aumentar la sensibilización sobre la importancia de prevenir los riesgos que presentan las sustancias peligrosas, lo que ayudará a disipar malentendidos comunes.
  • Fomentar la evaluación de riesgos facilitando información sobre herramientas prácticas y creando oportunidades para compartir buenas prácticas, centrándose en particular en: la eliminación y sustitución de las sustancias peligrosas en el lugar de trabajo; y en la jerarquía de las medidas de prevención (es decir, respeto de la jerarquía establecida en la legislación de modo que se escoja siempre el tipo de medida más eficaz).
  • Redoblar la sensibilización sobre los riesgos relacionados con la exposición a agentes carcinógenos en el trabajo, mediante el apoyo al intercambio de buenas prácticas. Hay que recordar que la Agencia Europea EU-OSHA es signataria del pacto de compromiso con la Hoja de ruta de la UE sobre carcinógenos.
  • Dirigirse a grupos de trabajadores con necesidades concretas y altos niveles de riesgos ofreciéndoles información a su medida y ejemplos de buenas prácticas. Los riesgos pueden ser mayores porque estos trabajadores son inexpertos, están desinformados o son físicamente más vulnerables, o porque cambian de trabajo con frecuencia, trabajan en sectores donde no hay mucha conciencia del problema, o tienen una sensibilidad fisiológica mayor o diferente (por ejemplo, en jóvenes aprendices, o diferencias entre hombres y mujeres).
  • Aumentar el conocimiento sobre el marco legislativo que ya se aplica para proteger a los trabajadores y poner de relieve los avances en materia de políticas.
foto
Guía de la campaña.

Marco legislativo sobre sustancias peligrosas en el lugar de trabajo

La Unión Europea (UE) dispone de un marco legislativo integral que protege a los trabajadores frente a los riesgos que provocan las sustancias peligrosas en los lugares de trabajo. Las disposiciones más relevantes de dicha legislación en la UE son:

  • la Directiva sobre seguridad y salud en el trabajo,
  • la Directiva sobre agentes químicos y la Directiva sobre agentes carcinógenos y mutágenos.

Estas directivas y su incorporación al Derecho nacional tienen por objetivo reducir la exposición de los trabajadores a sustancias peligrosas en el lugar de trabajo. La legislación en otros ámbitos normativos contribuye a la reducción de los riesgos provocados por sustancias peligrosas en el lugar de trabajo, como la legislación de la UE sobre las sustancias químicas y sus mezclas, así como la legislación internacional y de la UE específica sobre la eliminación, el almacenamiento y el transporte de residuos. Conseguir un elevado cumplimiento de la legislación en la práctica es un desafío fundamental, como el que supone seguir los principios de jerarquía preventiva en la implementación de medidas preventivas eficaces.

Alcance de la legislación: directivas de la Unión Europea

La legislación de la UE y de los Estados miembros, establece que la evaluación de riesgos en el lugar de trabajo es una condición previa absolutamente fundamental para una buena prevención. Una evaluación de riesgos para sustancias peligrosas debería incluir los siguientes siete pasos:

  1. Debe realizarse un inventario de sustancias peligrosas en el lugar de trabajo y las sustancias generadas por los procesos de trabajo, esto es, procesos de combustión, gases de escape de diesel en almacenes, polvo procedente de taladrados o desbastados (rocas, piedra, madera, metales, etc.), vapores procedentes de soldados, productos de degeneración procedentes de la industria de reciclaje y eliminación de residuos, etc.
  2. Debe recopilarse información sobre los peligros específicos, por ejemplo sobre productos químicos, sacada de las fichas de datos de seguridad y sobre sustancias generadas por procesos
  3. Debe evaluarse la exposición a las sustancias peligrosas detectadas teniendo en cuenta el tipo, la intensidad, la duración, la frecuencia y la incidencia de la exposición de los trabajadores.
  4. Además, debe diseñarse un plan de acción que enumere los pasos que se deben seguir, en orden de prioridad, a fin de reducir los riesgos para los trabajadores. En él deberá especificarse la persona responsable de llevar a cabo la medida, así como la forma y el momento en el que se debe realizar. La posibilidad de eliminación o sustitución debe contemplarse como primera opción.
  5. La evaluación de riesgos también deberá tener en cuenta a aquellos trabajadores que puedan correr un riesgo especial. Deben especificarse las medidas necesarias para protegerlos, así como la necesidad de información y formación adicional. Además, los trabajadores pueden estar expuestos al realizar trabajos de mantenimiento o reparación o, accidentalmente, por ejemplo, a productos intermedios en un proceso químico de producción que generalmente está cerrado.
  6. La evaluación de riesgos debe revisarse y actualizarse de forma periódica.
  7. Debe valorarse el impacto y la mejora de las medidas preventivas, y estas deben revisarse si se considera necesario.
foto
La exposición a sustancias peligrosas se puede dar por inhalación, penetración cutánea o ingestión.

Las principales directivas de la UE en materia de SST que contemplan las sustancias peligrosas son las siguientes:

  • Directiva 98/24/CE (Directiva sobre agentes químicos), de 7 de abril de 1998, relativa a la protección de la salud y la seguridad de los trabajadores contra los riesgos relacionados con los agentes químicos durante el trabajo.
  • Directiva 2004/37/CE (Directiva sobre agentes carcinógenos y mutágenos), de 29 de abril de 2004, relativa a la protección de los trabajadores contra los riesgos relacionados con la exposición a agentes carcinógenos o mutágenos durante el trabajo.
  • Directiva 89/391/CEE (Directiva marco en materia de SST), de 12 de junio de 1989, relativa a la aplicación de medidas para promover la mejora de la seguridad y de la salud de los trabajadores en el trabajo (Directiva marco).

Otra legislación de la UE en materia de SST relacionada con sustancias peligrosas es;

  • Directiva 92/85/CEE (Directiva sobre lactancia y trabajadoras embarazadas), de 19 de octubre de 1992, relativa a la aplicación de medidas para promover la mejora de la seguridad y de la salud en el trabajo de la trabajadora embarazada, que haya dado a luz o en período de lactancia
  • Directiva 2009/148/CE (sobre exposición al amianto en el lugar de trabajo), de 30 de noviembre de 2009, sobre la protección de los trabajadores contra los riesgos relacionados con la exposición al amianto durante el trabajo

También existen diversas directivas en materia de valores límite de exposición profesional vinculante e indicativo a agentes químicos y seguridad química:

  • Directiva 2017/164 / UE, sobre valores límite indicativos de exposición ocupacional.
  • Directiva 2009/161 / UE, valores límite indicativos de exposición profesional.
foto
La exposición a las sustancias peligrosas en el trabajo es mucho más habitual en Europa de lo que la mayoría de la gente se imagina.

También existe legislación de la Unión Europea sobre agentes químicos y requisitos de información conexos que contribuyen a la seguridad y la salud en el lugar de trabajo, incluido el Reglamento CLP (sobre la clasificación, etiquetado y envasado de sustancias y sus mezclas). Igualmente, la legislación de REACH (registro, evaluación, autorización y restricción de sustancias y preparados químicos) incluye información completa sobre las sustancias químicas en el mercado europeo. Por otra parte, y de conformidad con esta legislación, las sustancias y sus mezclas solo pueden utilizarse para los usos contemplados, y el uso de muchas sustancias está restringido o incluso prohibido completamente. Los Reglamentos en materia de uso de agentes químicos son;

  • Reglamento (CE) Nº 1907/2006 (Reglamento REACH), de 18 de diciembre de 2006, relativo al registro, la evaluación, la autorización y la restricción de las sustancias y - preparados químicos (REACH). El Reglamento en materia de fichas de datos de seguridad forma parte del Reglamento REACH
  • Reglamento (CE) Nº 1272/2008 (Reglamento CLP), de 16 de diciembre de 2008, relativo a la clasificación, etiquetado y envasado de sustancias y mezclas.
La información básica y los requisitos principales en materia de seguridad y salud relativos al uso de agentes químicos deben comunicarse a las empresas a través de las fichas de datos de seguridad. Las fichas de datos de seguridad son una de las fuentes de información más importantes sobre sustancias y sus mezclas, y deben facilitar a los empresarios la información que necesitan para llevar a cabo las evaluaciones de riesgo, informar e instruir a los trabajadores y adoptar las medidas adecuadas para mitigar los riesgos.

Señalar finalmente que existe más legislación relevante que tiene relación con las sustancias peligrosas, por ejemplo directivas en materia de residuos, residuos eléctricos y electrónicos, almacenamiento y transporte de materiales peligrosos y prevención de accidentes graves, así como múltiples disposiciones medioambientales y específicas de cada producto, como, por ejemplo, la Directiva relativa a las pilas y acumuladores (2006/66/CE).

foto
La exposición de los trabajadores a sustancias peligrosas en el lugar de trabajo está relacionada con problemas de salud graves y de larga duración.