Recuperación energética: el combustible del futuro

Redacción PU15/03/2004
Existe un combustible que puede emplearse para producir, aproximadamente, el 10% de la energía que consumen en electricidad y calefacción los hogares europeos, un combustible que podría reducir a la mitad las actuales importaciones, de carbón que realiza Europa Occidental. Ese combustible son los residuos sólidos urbanos y su ingrediente energético principal es el plástico. Los plásticos, entre los cuales, evidentemente, se encuentra el EPS, tienen un contenido energético superior al de los combustibles fósiles: 1 Kg. de residuos plásticos tiene un valor calorífico o energético superior a 1 Kg. de gasoil para calefacción. Como media, únicamente el 7% de todos los Residuos Sólidos Urbanos (R.S.U.) son plásticos, pero estos repre-sentan el 30% de la energía contenida en los mismos.
foto

El destino de los residuos plásticos

Los beneficios de la incineración con recuperación energética de los resi-duos plásticos, son un hecho:

  • Se evitaría la necesidad de enviar los residuos plásticos al vertedero.
  • Reduce el volumen y el peso de los residuos en un 90 y un 70% respectiva-mente.
  • Ayuda a paliar el agotamiento de los combustibles fósiles. Un 10 % de aumento en la utilización de los R.S.U. para generar energía permitiría ahorrar 2 millones de toneladas de carbón al año.
  • La recuperación energética puede producir calor además de electricidad. Por ejemplo, en Suecia, el 15% de las necesidades energéticas para calefac-ción se abastecen a través de la recu-peración energética de los R.S.U.
  • Los residuos depositados en nuestro cubo de la basura durante un año con-tienen suficiente energía para calentar el agua de 500 baños o para mante-ner encendida la TV durante 5.000 horas. Y un envase de yogur contiene suficiente energía paro mantener una bombilla encendido durante una hora.

Sin embargo, la recuperación energéti-co no está recibiendo el apoyo unáni-me que se merece y como resultado de ello no estamos optimizando nuestros recursos.

Las tradicionales "3R": Reducción, Reutilización y Reciclado, recortan el volumen de residuos producidos tanto en origen como al final de la vida útil del producto. Reducen los residuos pero no los eliminan completamente. Aquí es donde entra la cuarta "R": Recuperación energética, convirtiendo el potencial de energía desaprovecha-da de los residuos plásticos en electrici-dad y calor.

El EPS y el resto de los plásticos han demostrado mayor versatilidad que cualquier otro material a la hora de adaptarse a los métodos de Recuperación energética, Reducción, Reutilización y Reciclado. Por eso los beneficios que aportan a la industria, los consumidores y la sociedad en general, no se acaban cuando la vida útil del producto, en cualquiera de sus múltiples aplicaciones, llega a su fin, sino que continúan, al recuperarse de ellos la energía que contienen mejoran-do así nuestra calidad de vida y favo-reciendo la regeneración de nuestro entorno natural. Evidentemente, han de mejorarse y ampliarse los sistemas de recogida y también ha de aumentar la concienciación y el apoyo o las medidas d Recuperación energética. Pero, a medida que se hace más patente la preocupación por la disminución de combustibles fósiles, lo Recuperación energética o través de la "combustión limpia" (tras recuperar lo energía, los gases combustión se "limpian" mediante sistemas de purificación de gases de alta tecnología, evitándose así la emisión la atmósfera de sustancias nocivas) no es sólo una opción para tratar los residuos, es una fuerza vital paro asegurar nuestro futuro.

Comentarios al artículo/noticia

#1 - Mariano Cibrian
18/01/2010 2:10:46
NINGUNA INCINERACION DE BASURA ES BUENA

VÍDEOS DESTACADOS

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

AndaltecExposólidos

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS