Aumento de las ventas en el primer trimestre de este año

Basf mantiene su compromiso con la planta de Tarragona

Marta Torres15/06/2003
El vicepresidente y consejero delegado de Basf Española (Grupo Basf), Erwin Rauhe, ratificó el compromiso de su grupo "con España y con la planta de Tarragona". En 2002 se llevó a cabo un programa de reestructuración en el grupo que significó la parada de dos plantas de producción y la venta de una tercera. Las tres estaban en el complejo que posee Basf en la ciudad catalana.
foto
La planta de Tarragona de Basf
Los responsables del Grupo Basf en la Península aprovecharon la presentación anual de sus resultados para ratificar su compromiso con la planta de producción de Tarragona y asegurar su inversión en la península. El vicepresidente y consejero delegado de Basf Española (Grupo Basf), Erwin Rauhe, aseguró que la planta, con una producción de 271.000 toneladas el año pasado, es la apuesta más importante que mantiene Basf en el sur de Europa. Estas declaraciones salen al paso de la desaceleración de las inversiones, que han pasado de más de 82 millones en 2000 a unos 15 millones el pasado año. Además, la reestructuración del grupo Basf en Europa representó la parada de las plantas de plastificantes y anhídrico ftálico, y el traspaso de la planta de copolímeros de estireno. Las tres estaban en el complejo que posee Basf en Tarragona.

Rauhe explicó que las plantas cerradas se proyectaron en los setenta y era necesario racionalizar la producción. Por otro lado, explicó que las inversiones se hacen en función del mercado, aunque anunció la posibilidad de que "podamos hacer algunas comunicaciones en este sentido antes del final del año". Aún así, destacó que la inversión directa en los últimos cinco años llega a los 200 millones de euros (700 millones en inversiones inducidas). Por otra parte, gracias a la joint venture entre Basf y Shell (Basell), se ha puesto en marcha en Tarragona una planta de producción de polipropileno con una capacidad de 225.000 toneladas anuales, con lo que el Centro de Producción Química de Tarragona se convertirá en el segundo productor de polipropileno de Europa.

Por otro lado, Rauhe se mostró satisfecho por haber llegado a un acuerdo con el gobierno de la Generalitat para pactar un Plan director para Tarragona que hiciera convivir el turismo con la industria química. Finalmente se acordó que el Polígono Sur de la ciudad, donde se encuentra Basf, no crecería más allá de sus límites actuales.

foto
El vicepresidente y consejero delegado de Basf Española, Erwin Rauhe

Resultados positivos

Tanto el Grupo Basf (que agrupa a 16 empresas en España y Portugal), como Basf Española (buque insignia del grupo y propietaria de la planta de Tarragona) registraron resultados positivos este año. Basf Española consiguió una cifra de negocio de 968 millones de euros (un cuatro por ciento más que el año pasado) si bien las ventas netas fueron de 683,6 millones. Por otra parte, los resultados antes de impuestos e intereses alcanzaron los 24,9 millones, cifra un 33 por ciento superior a la del año anterior. No obstante, en estos resultados influye el hecho de que en 2001 las cifras descendieron mucho por los costes derivados del cierre de algunas plantas de producción. El beneficio neto del pasado año fue de unos 14,8 millones de euros. La diferencia con el EBIT se debe, según explicó Rauhe, a la participación de la firma en Sonatrach Propan Chem, que ha sufrido pérdidas.

Según la memoria de la compañía, durante el ejercicio se han pagado dividendos por importe de más de 10 millones de euros. El importe restante del cash-flow se ha destinado a la financiación del incremento de las deudas de clientes por casi 53 millones de euros. Por otra parte, la reducción del inmovilizado financiero se debe en parte a la venta de la participación de Norteña de Distribución y a la desvalorización de la participación en Sonatrach.

En consecuencia, el saldo no cubierto por la financiación interna ha ascendido a 5,9 millones, que ha sido financiado por el aumento de proveedores principalmente a causa de las mayores compras de materias primas en los últimos meses del año.

Otros puntos a destacar son el aumento del activo circulante en los últimos meses del año (63%), el mantenimiento del mismo porcentaje de los recursos propios sobre el pasivo (39%), que cubren casi todo el inmovilizado y unos ratios "satisfactorios" tanto en liquidez como en solvencia.

Por su parte, el Grupo Basf en Iberia (sin incluir las joint ventures ni Basf IT Services) alcanzó una facturación global de 1.568 millones de euros, un 5,5 por ciento más que el pasado año. El resultado EBIT fue de 48,3 millones de euros, un 33 por ciento más que el año anterior.

"La industria está dispuesta a dialogar"

La opinión de Basf sobre las consecuencias que tendrá sobre el sector la aplicación del Libro Blanco de la química, en el que está trabajando la Comisión Europea, es sombría. Erwin Rauhe puso de manifiesto la preocupación de Basf por la pérdida de competitividad para la industria que representará la aprobación del texto y explicó que la parte más preocupante se refiere al aumento de la burocracia en el sector y a la inclusión en el Libro Blanco de algunos productos (como los polímeros) que "sabemos que no tienen ningún riesgo". "Muchas producciones se desplazarán a EE.UU. o Asia", sentenció. Rauhe, que hizo estas declaraciones durante la presentación de los resultados de Basf en Barcelona, señaló que esto "relegará a Europa a un puesto industrial de segundo nivel", y agregó que las pequeñas y medianas empresas no podrán soportar la normativa impuesta. Aún así, aseguró que "la industria está dispuesta a dialogar".

Crecimiento inesperado

Los responsables de Basf en España aseguraron que los resultados del primer trimestre de 2003 habían sido sorprendentemente positivos, con crecimientos del 8 y el 9 por ciento para el sector químico, probablemente a causa de la guerra, que ha provocado una acumulación de stocks. Por su parte, Basf espera cubrir este año las expectativas previstas, a pesar de la volatilidad de precios y la competitividad.

Año de cambios

El pasado fue un año de cambios y reestructuraciones para el grupo en toda Europa y en España. En la Península, esto se ha traducido en la creación de la empresa Basf Trading Center en España y Portugal, que distribuye para pequeños clientes productos que hasta ahora se venían comercializando a través de Nordisa en España y Margo en Portugal. En la segunda parte del año se ha puesto en marcha una planta de Basf Styrodur en Tudela. Respecto a Basf Española destacan a grandes rasgos la nueva planta para producir propileno, fruto de la joint venture con Sonatrach, que ha empezado a producir este año en periodo de pruebas, y la planta de propileno de Basell.

También han finalizado las inversiones en la nueva central de ciclo combinado en Tarragona, fruto de otra joint venture entre RWE e Iberdrola. El pasado año también se ajustó la plantilla mediante jubilaciones anticipadas.

VÍDEOS DESTACADOS

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

AndaltecExposólidosVI Seminario Internacional - Biopolímeros y Composites Sostenibles - 1-2 Marzo 2017 Valencia

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS