Posicionamos su web SEO / SEM
En 2002 registró un resultado positivo, en un entorno deteriorado

Basell responde al éxito de Catalloy con un 52% más de producción

Ibon Linazisoro15/06/2003
A pesar de las dificultades de la economía en general y de la problemática de los márgenes a los que Basell, como cualquier otro productor de poliolefinas, se ha debido enfrentar, Basell registró un buen resultado en 2002, con un unos ingresos netos después de impuestos de 7,4 millones de euros.
foto
Volker Trautz, Presidente y CEO de Basell Polyolefins
Los resultados positivos de Basell en 2002 tienen un significado aún más relevante si tenemos en cuenta el resultado negativo de 214 millones de euros en 2001. Aún así, Volker Trautz, Presidente y CEO de Basell Polyolefins, mostró el pasado mes de mayo su preocupación por la situación en los meses restantes de 2003. Los principales factores que, en su opinión, están afectando a la industria de las poliolefinas son la inestabilidad de la situación económica mundial, las tensiones producidas por los ataques a Irak y los problemas que está generando la neumonía atípica en Asia, la volatilidad de las materias primas, el débil crecimiento del primer cuarto de año, la extrema competencia del mercado y la dificultad de mantener los márgenes en niveles aceptables.

El número de empresas que compiten en la batalla de las poliolefinas sigue siendo excesivo y V. Trautz mostró su convencimiento de que se seguirán dando movimientos de racionalización y consolidación, necesarios para un entorno viable.

En los próximos cinco años el mercado del PP crecerá un 4,5 por ciento en Europa y un 5,3 por ciento en Norteamérica, mientras que en ese mismo periodo el PE aumentará un 3,5 por ciento en Europa.

Las exportaciones de Oriente Medio hacia nuestro entorno geográfico supondrán una mayor amenaza para los productores europeos y mantendrán la presión sobre los márgenes. En 2007, las importaciones representarán aproximadamente un 10 por ciento de la demanda de polietileno.

Durante cinco años los aumentos en capacidades de producción de PP y PE serán muy escasos. Entretanto, Basell seguirá apostando por sus tres negocios principales: el de tecnología, que incluye las licencias, catalizadores y actividades de I+D; el de las poliolefinas avanzadas, dedicado a las resinas producidas mediante el proceso Catalloy, compuestos basados en PP, polibutileno 1 y productos especiales de PE, así como el negocio de las poliolefinas.

En los próximos cinco años el mercado del PP crecerá un 4,5% en Europa y un 5,3% en Norteamérica, mientras que en ese mismo periodo el PE aumentará un 3,5% en Europa

foto
La ausencia de plastificantes es importante en aplicaciones con contacto con alimentos frescos

El proceso Catalloy

Los materiales realizados mediante la tecnología Catalloy forman parte de las actividades del negocio de Advanced Polyolefins. En este campo, Basell sigue apostando por las actividades en el campo de los compuestos y, de hecho, ya ha dado varios pasos para concentrarse en cinco plantas en Europa, de la misma forma que está aumentando sus capacidades en Estados Unidos y Japón. El éxito de estos productos se pondrá de manifiesto en la ampliación de la capacidad de producción de las actuales 385 miles de toneladas —en las plantas de Moerdijk (Holanda), Ferrara (Italia) y Bayport (EE.UU.)—, a 585 en dos años.

Los materiales basados en la tecnología Catalloy representan una de las líneas de producto de mayor crecimiento de este negocio de Advanced Polyolefins, con el 25 por ciento de los ingresos. Destacan por características como suavidad, transparencia y resistencia al impacto y son apreciados porque no necesitan plastificantes. Esta tecnología lleva comercializándose más de una década. En los primeros años sus índices de crecimiento fueron muy altos, del 20 por ciento, nada raro tratándose de nuevos productos poliolefínicos, y en la actualidad este crecimiento se encuentra en torno al 10, una tendencia que continuará durante varios años, tal y como ha dicho recientemente Sergio Danesi, Presidente del negocio Advanced Polyolefins de Basell.

Este crecimiento viene dado, por un lado, por la expansión geográfica de aplicaciones existentes hacia países emergentes, pero también por la sustitución de otros plásticos, como en el caso de algunos tipos de films, donde los materiales producidos mediante Catalloy están sustituyendo al PVC.

Un tercer factor de crecimiento es la innovación de producto, consecuencia de la mejora continua de las propiedades. Un buen ejemplo es el de los productos super-super suaves, a punto de ser comercializados, que sustituirán al PVC blando, elastómeros termoplásticos y caucho EPDM.

Una de las ventajas de los materiales Catalloy es la posibilidad que ofrece el proceso de adecuar las propiedades a las necesidades. Se trata de un proceso continuo de fase gas basado en tres reactores independientes que utilizan sistemas particulares de catalizadores Ziegler Natta. Permite mejorar la balanza coste-propiedades y cuenta con la ventaja de que se dirige a un mercado enorme de posibilidades.

foto
Planta de Basell en Tarragona, donde se producen poliolefinas avanzadas

VÍDEOS DESTACADOS

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

AndaltecExposólidos

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS