El CD de audio cumple 20 años

Redacción PU15/06/2003

El mercado del policarbonato

Frederic Chopin interpretado al piano por Claudio Arrau. Fue el primer CD de audio editado de forma industrial y masificada. Sucedió el 17 de agosto de 1982 y fue producido por Polygram, la misma empresa que un poco después editó también el primer CD de música pop, nada menos que The visitors, de ABBA. La actual Universal Music (antes Polygram) empezó el primer año con una producción de 376.000 discos plateados. Ahora la cifra excede los 1.800 millones. No obstante, Polygram no fue exactamente la primera. Sony se le adelantó con un trabajo de Billy Joel, aunque la edición no fue aún en serie.
Bayer desarrolló la tecnología para la fabricación de discos compactos junto con las empresas Philips y PolyGram y escogió para ello un policarbonato especialmente diseñado —Makrolon—que aún es la base de todos los soportes de almacenamiento electrónico. Gracias a esta colaboración, Poligram editó el primer CD industrial, una obra de música clásica de Chopin, y el primer CD pop, de ABBA.

Al mismo tiempo, Sony introdujo el primer reproductor de CD en Japón y fabricó el primer CD del mundo, un álbum de Billy Joel llamado 52nd Street (Sony Music). El éxito fue bastante inmediato ya que durante el primer año se vendieron 30.000 reproductores y 800.000 compactos sólo en el mercado estadounidense.

foto

El libro rojo

En un principio, Philips y Sony trabajaron de forma simultanea e independiente en sus propios proyectos. Ambas compañías empezaron con sus propios programas de desarrollo hasta que finalmente se pusieron de acuerdo para desarrollar un CD común, con normas estipuladas y especificaciones acerca de almacenamiento de datos y corrección de errores, entre otras cosas, que quedaron recogidas en el llamado Libro Rojo (IEC-908), que se aplica a cada reproductor de CD y a cada lector de CD-ROM para que sean capaces de leer todos los discos compactos de audio.

‘La Novena’ y el diámetro

Philips sugirió en un principio que el disco compacto tuviera un diámetro de 11,5 centímetros y capacidad para reproducir 60 minutos de audio, hecho que al final no se produjo. Un vistazo a internet nos proporciona varias explicaciones distintas con un factor común: grabar en un CD, entera, La Novena Sinfonía de Beethoven, una de las composiciones más largas que se han escrito, de 74 minutos de duración.

De acuerdo con una versión de la historia, fue el director de orquesta Herbert von Karajan quien pidió a Philips que introdujera CD donde se pudiera grabar esta sinfonía, en cambio, otra versión asegura que la petición fue hecha por la mujer del presidente y fundador de Sony, Akio Morita.

Cualquiera que sea la verdad, al final se optó por un diámetro que hiciera posibles los 74 minutos de duración. Después llegó el CD single con un diámetro de ocho centímetros y 21 minutos.

Una librería en miniatura

Rápidamente quedó claro que este nuevo formato se podía emplear para algo más que grabaciones de música. En 1992, diez años después, apareció el CD-ROM (Read Only Memory), un formato que no puede cambiarse una vez grabado.

Una capacidad de 650 MB, equivalente a más de 450 disquetes o 24.000 páginas A4, convirtió este formato en el más rentable y efectivo para almacenar y reproducir programas de software, juegos, bases de datos científicas o trabajos completos de referencia.

Philips y Sony desarrollaron el Libro Rojo para cubrir las necesidades de esta nueva área de aplicación, lo que dio como resultado el Libro Amarillo (ISO/IEC 10149) en 1984. Como los datos de ordenador son más sensibles a posibles daños que la música, la nueva tecnología estableció que debía reservarse parte de la capacidad de almacenamiento a la corrección de errores para garantizar la integridad de los datos.

A partir de entonces el desarrollo de los discos plateados se aceleró. DEl CD regrabable CD-R hasta el DVD (Digital Versatile Disc) y al DVD-R, medios de almacenaje óptico con cada vez más capacidad.

VÍDEOS DESTACADOS

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

ExposólidosAndaltec

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS