Great Lakes aporta nuevos puntos de vista

01/05/2000




 

 

Es uno de los grandes líderes en diversos aditivos

 

Great Lakes Chemical Corporation, cuya sede central se encuentra en Indiana (EE.UU.), es el líder mundial en la producción de aditivos integrados para polímeros y realiza otras actividades en el ámbito de la química. De hecho, se estructura en cuatro unidades de negocios de las cuales una, Polymer Additives, representa el 42% de sus 245.000 Mpts totales de ingresos y se dirige al sector de los plásticos.

 

Los llamados aditivos integrados para polímeros incluyen retardantes de llama, estabilizantes y derivados basados en antimonio. Pues bien, la actividad de Great Lakes se basa en buscar soluciones a la medida de sus clientes para mejorar el comportamiento de los materiales, como su carácter ignífugo, su estabilidad ante la luz y su resistencia a la degradación por oxidación. Su gama de productos incluye retardantes basados en bromo, retardantes sin halógenos, mezclas sin polvo, antioxidantes, absorbentes de UV, hals, plastificantes y hasta doce mezclas de aditivos. Todos ellos forman un negocio para Great Lakes de unos 120.000 Mpts. Esto se enmarca en una situación mundial en la que, del total de los 945.000 Mpts del valor mundial del sector de los aditivos, los retardantes de llama se llevan casi la mitad (más de 470.000 Mpts), seguidos de los modificadores de impacto (175.000 Mpts).

Uno de los principales campos en los que está actuando la compañía es el de los NDB, donde ya fue pionera, también conocidos como paquetes, porque incorporan varios aditivos. Hoy, se producen en Italia, Corea del Sur y EE.UU. y pueden incorporar hasta 6 aditivos e incluso más, también de otros productores. Pero no incluyen colores.
En pocas palabras lo que esos productos ofrecen es la reducción de la necesidad de mano de obra, ahorro de costes y mejora de la productividad. La posibilidad de error humano es menor con ellos, de forma que se bajan las cantidades de compuestos desechables por estar mal formulados. Pueden ser utilizados en poliolefinas y plásticos de ingeniería. Reducen la ventana de tolerancia en la incorporación de aditivos hasta ± 3%, frente al típico ± 20% de las mezclas en polvo. Es por ello que los utilizadores compran menos cantidad, mejoran sus operaciones y las condiciones medioambientales de los trabajadores, ya que se trabaja sin polvo.
Los clientes habituales de este tipo de aditivos son los productores de compuestos y de masterbatches, así como los grandes transformadores que realizan compuestos en sus instalaciones.
Se trata sin duda de un gran avance, al que se ha llegado tras unos primeros aditivos en forma de polvo, que fueron mejorados con mezclas de polvos y posteriormente, mediante la introducción de gránulos más compactos con poco polvo.
A todo lo anterior debemos añadir el precio, inferior en la totalidad del proceso según la compañía, aunque más caro si sólo miramos el precio por kg. Pero veamos: un masterbatch normal, contiene aproximadamente un 20% de aditivo y un 80% de polímero. Ese 20% puede costar en torno a 1 $/kg. Es decir, un producto 100% masterbatch o aditivo tendría un coste de unos 5 $/kg. Frente a esto, un NDB es un producto que, por decirlo de alguna forma, es 100% aditivo, no contiene polímero portador. Aunque su precio depende de su complejidad y de la cantidad que se produzca, puede estar en torno a los 1,5 o 2 $/kg, es decir, unos 3 $/kg menos que con el sistema convencional.

Retardantes de llama

Great Lakes es el principal suministrador mundial de retardantes de llama de bromo (los de mayor consumo en el mundo) y el primer productor de óxido de antimonio y otros productos en sinergia con los retardantes.

La necesidad de mejorar la estabilidad térmica combinada con buenas propiedades de flujo ha llevado a Great Lakes a desarrollar dos nuevos aditivos retardantes de llama basados en dibromostireno, un monómero único de la empresa. Se comercializan con los nombres Firemaster PBS 64 y Firemaster PBS 64 HW.

El primero es ideal para plásticos de ingeniería, como poliamidas o poliésteres termoplásticos, y se caracteriza por su alta estabilidad térmica y buen flujo, necesarios, por ejemplo, cuando se fabrican piezas pequeñas para electrónica, con ciclos rápidos y mucho desgaste. No olvidemos que el eléctrico y electrónico es, con diferencia, el sector que más aditivos de este tipo utiliza en el mundo.También es un requisito importante cuando las piezas se reciclan.
A esta familia se añade el Firemaster BZ 54, desarrollado para espuma flexible de poliuretano.
Más novedades se encuentran en el campo de los retardantes de llama sin halógenos. Es el caso de Reofos BAPP y Reofos 507, ambos pensados para piezas de PC/ABS o de PPO/PS de alto impacto, como suele ser el caso de carcasas de ordenadores y monitores.

Mercado mundial de aditivos.  Total: 945.000 Mpts:

  • Retardantes de llama 470.500 Mpts
  • UV 122.500 Mpts
  • Biocidas 14.000 Mpts
  • Modificadoresde impacto 175.000 Mpts
  • Antioxidantes 157.000 Mpts
  • Antiestáticos 17.500 Mpts

Principales mercados utilizadores de retardantes de llama:

  • Industrial
  • Eléctrico/electrónico
  • Construcción
  • Transporte
  • Bienes de consumo/muebles

VÍDEOS DESTACADOS

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

ExposólidosAndaltec

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS