Marcas, identidad, comunicación, formación: Gestión integral de la comunicación y el conocimiento

Lubricar moldes adecuadamente

01/03/2000

Lubricar y conservar, fundamental en la inyección

La empresa Celen Química ha desarrollado un programa de lubricación y conservación para mantener en óptimas condiciones de uso los moldes de inyección.

Celen Química ha realizado un estudio exhaustivo, a fin de atender las diferentes necesidades de lubricación y conservación de los moldes de inyección, tanto para los fabricantes de éstos como para sus clientes. A consecuencia de dicho estudio, su departamento de I+D ha desarrollado 4 productos específicos para una perfecta conservación del molde.

Lubricación de partes internas del molde

Para la lubricación de correderas y guías internas del molde se deben aplicar lubricantes de baja viscosidad que faciliten el deslizamiento en su estado normal de trabajo y permitan realizar toda una serie de piezas sin ser necesaria la intervención en el molde. El producto más adecuado para este tipo de lubricación es el Slippery Spray con alto contenido en PTFE.

Las micropartículas de PQL-Flón de 0.02 micras son las que realizan una alta lubricación en las superficies en fricción.

También se puede emplear para la lubricación de expulsores cuando el molde está ya montado y en trabajo. Se ha comprobado que como desmoldeante se consiguen ciclos superiores a 30 minutos, en contraposición con los habituales sprays de siliconas que solo obtienen periodos de entre 5 y 10 minutos, en la mayoría de los casos.

Es un producto de fácil aplicación con una efectividad contrastada, debido a su alta concentración de PTFE y muy superior al resto de productos similares del mercado.

Engrase de expulsores del molde

Los expulsores son la parte móvil del molde más importante, ya que por el pequeño tamaño y sus bajas tolerancias con el molde tienen mayor probabilidad de gripado. Los expulsores no disipan bien el calor acumulado por la fricción y están sometidos a temperaturas más elevadas que otras partes del molde.

También es importante porque es la parte móvil que toca la pieza de plástico una vez conformada para su extracción del propio molde, y por tanto puede dejar una marca visible en la pieza y su posterior rechazo en el control de calidad.

Se ha comprobado que con la utilización de grasas de litio o disulfuro de molibdeno convencionales, los expulsores tienen una mayor fricción. Como consecuencia de esta fricción aumenta su temperatura, y

cuando toca a la pieza de plástico la ensucia y la marca en profundidad porque la pieza inyectada todavía no tiene la dureza y cohesión finales.

Celen Química ha desarrollado Slippery White Grease (consistencia NLGI 1).

Es una grasa blanca brillante (no deja marca), fabricada con un alto contenido en PTFE y polímeros de última generación que le dan una excelente adherencia en superficies y un comportamiento muy estable en temperaturas en continuo de hasta 250 ºC.

Limpiezas de las caras del molde, noyo, cavidad y partes externa

Después del desmontaje del molde, previo almacenaje, es necesario realizar un mantenimiento de limpieza y renovación de las grasas y lubricantes. Todos los lubricantes tienen un determinado número de horas de trabajo y deben renovarse para sacarles el máximo rendimiento. Recordemos que aplicar grasa nueva sobre una superficie con restos de grasa trabajada no es lo recomendable.

Para realizar el desengrase de forma limpia, rápida y eficaz se recomienda el spray desengrasante PQL-Drifast.

Este producto está formulado con disolventes químicamente puros y le han convertido en el más utilizado en los talleres de moldes para este fin.

Su fácil utilización permite realizar el desengrase de las superficies metálicas en un corto espacio de tiempo, no dejando restos y evaporándose completamente. Al ser una aplicación en spray a presión no hace falta tocar la superficie pulida del molde con ningún trapo o pincel evitando el posible rayado o deterioro.

Es tan efectivo que elimina los restos de desmoldeantes que puedan contener las caras de la cavidad.

Protección al almacenaje de las caras del molde, noyo y cavidad

No olvidemos que el molde es una superficie muy susceptible a oxidarse, sobre todo las partes más pulidas. Una superficie con micro - oxidación da lugar a mayor adherencia de las piezas plásticas al molde y un acabado superficial de las piezas más rugosas, provocando mayor dificultad en la expulsión. Los moldes con poca movilidad pueden permanecer en las estanterías varias semanas, y por tanto hay que realizar una película de protección en el molde con productos lubricantes neutros que no dañen la superficie y sean de fácil eliminación.

Esta protección rápida y eficaz se la proporciona el producto PQL Pro-tec.

Pro-tec es un producto en spray, formulado con inhibidores de corrosión y compuestos sintéticos que permite aplicar de forma rápida una película de protección transparente.

Pro-tec no deja huella y no descuelga producto excedente, evitando ensuciar las estanterías.

Para eliminar la capa de protección de este producto basta con aplicar una ligera pulverización del producto PQL-Drifast descrito en el apartado nº3.

Celén Química
Dpto. Técnico