Posicionamos su web SEO / SEM

El Sistema Dual alemán

01/11/1997
En 1996 recogió un 86% de los envases y embalajes utilizados





El tema de los residuos constituye uno de los mayores problemas en Alemania, como en otros muchos lugares. Hace unos años parecía que todo el sistema de gestión de residuos se iba a colapsar y se temía que la capacidad de los vertederos estuviera agotada para el año 2000. La Normativa Alemana para Envases y Embalajes del 12 de junio de 1991 puso fin a esta situación.

La Normativa de Envases y Embalajes alemana obliga a la industria y al comercio minorista a recuperar y reciclar envases y embalajes de transporte, secundarios y de consumo. Con referencia a este último tipo de productos, establece que los fabricantes y distribuidores pueden utilizar los servicios de una tercera parte, el Sistema Dual (Dual System Deutschland - DSD) con el fin de cumplir con la obligaciones impuestas por la propia normativa.

El Sistema Dual utiliza el Punto Verde como marca, fue creado en septiembre de 1990, tiene 340 empleados y cuenta entre sus accionistas con aproximadamente 600 empresas del comercio minorista, la industria de bienes de consumo, la industria del envase y embalaje y los suministradores de materiales. Su objetivo es crear un sistema de recogida a nivel nacional y orientado a los consumidores, así como dar cuenta al Ministerio de Medio Ambiente alemán de las cantidades recogidas, clasificadas y recicladas.

El Punto Verde indica que el fabricante del envase o el que lo rellena con sus productos ha pagado una tasa que se utiliza para financiar la posterior recolecta y clasificación de los envases y embalajes. Esta tasa se basa en los costes reales de gestión de los residuos y está determinada por el material utilizado, el peso y el número de artículos.

El Sistema Dual, debe cumplir las siguientes condiciones, de acuerdo con la citada normativa de envases. Por una parte, debe operar a nivel nacional y recolectar envases y embalajes usados de los hogares de los consumidores o de contenedores ubicados en zonas residenciales. Además, hay que alcanzar unas cuotas determinadas de recogida y clasificación. En total se debe reciclar entre un 64 y un 72% de cada uno de los materiales utilizados. La norma excluye la incineración o el vertido en vertedero de los envases ya utilizados, recogidos y clasificados. Más aún, se protegen sistemas retornables.

El Sistema Dual ha logrado armonizar su recogida de desechos reciclables con los sistemas ya existentes que están siendo operados por las autoridades locales. En principio ofrece dos modelos básicos: uno de ellos consiste en la recogida en los propios hogares de fracciones de envases y embalajes ligeros (plásticos, materiales compuestos, aluminio, hojalata) que el consumidor ha introducido en bolsas amarillas, de lo cual se encargan empresas de gestión de residuos. También el papel se recoge mediante este sistema.

Por el contrario, si el otro sistema se pone en marcha, los consumidores deben devolver los envases y embalajes que han recogido a contenedores o estaciones de recogida ubicados cerca de sus casas. Este sistema se utiliza en vidrio de color, papel y cartón.

Los envases y embalajes ya utilizados se recogen y clasifican por diversas empresas de gestión de residuos. Trabajan bajo contrato con el Sistema Dual, que organiza los servicios de recogida y clasificación de acuerdo con las autoridades locales. En las plantas de clasificación se separan la hojalata, el aluminio, los plásticos y los materiales compuestos mediante procesos manuales y mecánicos para, posteriormente, ser prensados en balas. Finalmente, estas balas se envían para su reciclado a los garantes.



Estos últimos son empresas que han dado al Sistema Dual la garantía de que van a aceptar y reciclar los envases y embalajes clasificados que les llegan. Pueden ser el propio fabricante o empresas especialmente establecidas para el reciclado de envases y embalajes desechados por los consumidores.

Los efectos que el Sistema Dual ha provocado en Alemania son ya palpables. Se han realizado inversiones en la industria por un valor de 595.000 Mpts. y se han creado aproximadamente 17.000 empleos. La cantidad de plantas existentes para la clasificación de envases ligeros asciende a cerca de 360, a la vez que se ha reducido el consumo alemán per cápita de envases y embalajes en unos 13 kg, de 95 kg a 82 kg/año.

Resultados en 1996

En 1996, primer año en el cual la Normativa de Envases y Embalajes impuso unas cuotas, se depositaron 5.458.140 toneladas de envases y embalajes desechados por los consumidores finales en los contenedores del Punto Verde. Esta cantidad equivale al 86% de los envases y embalajes utilizados en los hogares y pequeños negocios. En 1995, esta misma cantidad ascendió al 79%. Incluyendo impurezas la cantidad ascendió a 5.828.313, que representa una recogida per cápita de 71,2 kgs. (en 1995, 65,5 kgs.).

De la citada cantidad, 5,32 millones de toneladas se separaron y clasificaron y se mandaron a reciclar, es decir, un 84% de los envases y embalajes de hogares y pequeños negocios.

Estos resultados han demostrado que el sistema de Punto Verde está capacitado para cumplir con las cuotas establecidas por la Normativa, así como de alcanzar las cantidades requeridas para reciclado.

De los materiales recogidos, 2,69 MT eran de vidrio (en 1995, 2,57 MT), 1,32 MT de papel y cartón (en 1995, 1,26 MT), 535.000 T de plásticos (en 1995, 504.000 T), 302.000 T de hojalata (en 1995, 260.000 T), 36.000 T de aluminio (en 1995, 32.000 T) y 445.000 T de cartones para bebidas y otros materiales compuestos (en 1995, 297.000 T).

Según el presidente del consejo de directores de Duales System Deutschland, "alcanzar las cuotas obligatorias e incluso sobrepasarlas fue posible el pasado año gracias a la elevada motivación de los ciudadanos, que separaron sus basuras en sus casas y las depositaron en los lugares pensados para ello. Es satisfactorio saber que los ciudadanos sólo tienen que pagar un poco más por el reciclado que por los vertederos o las incineración. Además, los costes del Punto Verde están bajando a medio plazo, con lo cual estamos cambiando la tendencia de costes crecientes en la gestión de residuos".

¿De dónde salen las cuotas?

Las cantidades recicladas cada año por el Sistema Dual se revisan una y otra vez. No sólo debe cumplir con las cuotas establecidas por la Normativa de 1991 sino que también debe suministrar una prueba a cada uno de los gobiernos de los estados federados.

El cálculo de las cuotas de recogida y clasificación se basa en los consumos de envases y embalajes por parte de los consumidores finales, analizados cada tres años por la Sociedad para la Investigación del Mercado de Envases y Embalajes de Wiesbaden (GVM).

Una de las principales dificultades se encuentra en establecer los límites de lo que se considera envases y embalajes de consumo (para consumidores finales), los secundarios y los de transporte. En este contexto, el punto a partir del cual un envase se convierte en residuo es una de las decisiones que determina qué productos se consideran para la recogida por el Sistema Dual. Se ha tomado la decisión de aceptar que tanto los envases y embalajes secundarios como los de transporte se considerarán dirigidos al consumidor final siempre que éste se lo lleve a su casa en lugar de dejarlo en la tienda.

Otros factores a tener en cuenta al fijar las cuotas son si los envases se han utilizado en hogares o, por ejemplo, en pequeños negocios o en la administración (en ambos casos el Sistema Dual es responsable de su gestión), o en la industria. También hay que distinguir los envases y embalajes que contienen sustancias tóxicas, así como definir exactamente a qué grupo de materiales pertenece cada producto concreto. Por ejemplo, los que están fabricados con materiales compuestos se definen como tales cuando cuentan con un material principal que representa menos del 95% del peso total y otros que no son fácilmente separables del principal.

Dado que las cuotas se fijan en función del consumo total de envases y embalajes, la manera en que se calcula esta cifra constituye un proceso laborioso y preciso dividido en tres sistemas. Uno de ellas consiste en la determinación del uso de envases y embalajes por cada unos de los productos individuales, para lo cual se analizan un total de 380 sectores.

Una segunda forma se basa en los datos proporcionados por asociaciones, fabricantes y otras estadísticas sobre la producción materiales para envases y embalajes. A la importación de envases vacíos se le resta la exportación de los mismos y los desechos en el proceso de producción y se obtiene el uso total de envases y embalajes en Alemania.

La tercera manera de calcular ajusta las importaciones y las exportaciones. Utilizando las estadísticas federales de comercio exterior, la importación se añade al uso total de envases y embalajes, mientras se resta la exportación de los mismos. Una vez calculado el consumo para el total de Alemania, se calculan las cantidades que corresponden a cada u o de los estados federados alemanes

A pesar de la complejidad de todo el sistema sigue existiendo un margen de error que se puede situar entre +/- 9 y 17%.

Cuotas exigidas y cuotas alcanzadas en Alemania
 
Vidrio 72%
85%
 
Papel/
Cartón
64%
94%
 
Plásticos 64%
68%
 
Hojalata 72%
81%
 
Composites 64%
79%
 
Alumnio 72%
81%      
Objetivos de la ley   Cuotas alcanzadas por
el sistema Dual en 1996
Reciclado de envases y embalajes desechados por los consumidores finales (1996)
Consumo de envases y embalajes* Cantidad reciclada
Vidrio 3.148.740 T 2.686.639 T
Papel/cartón 1.402.286 T 1.318.641 T
Plásticos 791.816 T 534.953 T
Hojalata 374.598 T 301.789 T
Materiales compuestos 560.860 T 444.753 T
Aluminio 44.415 T 35.926 T
Total 6.322.715 T 5.322.701 T
* Datos actualizados en 1996 (valores mínimos)
Fuente: Duales System

VÍDEOS DESTACADOS

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

AndaltecExposólidosVI Seminario Internacional - Biopolímeros y Composites Sostenibles - 1-2 Marzo 2017 Valencia

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS