Los polímeros con la conductividad como propiedad inherente despegan

Las pantallas del futuro, más lejos de la ficción

15/03/2002
Por fin parece que los polímeros con la conductividad como propiedad inherente (Inherently Conductive Polymers - ICPs) van a pasar del laboratorio al mundo comercial. Inventados en 1977 y ganadores del Premio Nobel a la Química en 2000, los ICP nunca han llegado a alcanzar su verdadero potencial comercial Un nuevo estudio de Frost & Sullivan examina la situación actual y futura de tres tipos principales de ICP -polianilina, politiofeno y polipirrol- en los nuevos mercados en los que se supone que van a expandirse.
foto
Las pantallas enrollables revolucionarán el sector de los ordenadores.
aEl informe del analista Brian Balmer señala que hasta ahora los ICP se han dirigido siempre a los mercados convencionales para los polímeros conductivos, como el envase y embalaje de descarga electroestática y los revestimientos anticorrosivos. Sin embargo, es difícil para ellos competir en precio con los polímeros conductivos existentes, producidos mediante la adición de productos como negro de carbono, fibra de carbono o fragmentos de acero inoxidable al polímero de base. Como consecuencia de esto, su rendimiento en estos mercados ha sido más bien pobre. Pero nuevas tecnologías como los diodos orgánicos que emiten luz para pantallas planas, ventanas oscurecibles y pilas de combustible harán que las ventas de los ICP se disparen en los próximos seis años.

El principal área de crecimiento para los polímeros conductivos es el de los diodos orgánicos que emiten luz (OLEDs), que representan una nueva forma de generar luz, utilizando materiales orgánicos en lugar de las complejas estructuras cristalinas que se encuentran hoy en día en los diodos tradicionales de emisión de luz (LEDs). Los OLEDs se utilizan para la producción de pantallas planas como las que incorporan los teléfonos móviles, agendas electrónicas, monitores y televisores. El actual mercado de OLEDs se encuentra en un valor de unos 3 millones de dólares, pero se multiplicará hasta los 700 millones de dólares para el 2005.

Los avances que se están produciendo en las tecnologías de pantallas permitirán en breve una nueva generación de pantallas ultrafinas flexibles que serán mucho más accesibles. A más largo plazo, veremos a nuestro alrededor cantidad de pantallas de muy diversas formas y tamaños y no está lejos el tiempo en el que las paredes y los muebles de nuestras casas y oficinas incorporen pantallas tan delgadas como el papel y muy baratas.

Las pantallas también podrán ser flexibles y transparentes, de forma que las que sean de gran tamaño se podrán enrollar para el transporte o, simplemente, para guardar en el armario. ¡Incluso podremos desenrollar la pantalla de nuestro ordenador!. Las pantallas transparentes se podrán utilizar en ventanas, proporcionando así una zona para anuncios en las tiendas o un espacio donde ver información de viajes en el parabrisas del automóvil.

Las pantallas de plástico y de baja potencia, cuando estén disponibles en versiones a color, serán de gran interés en dispositivos para conectarse a Internet sin cable. Los ingenieros de diseño poseen ya varias alternativas para consumir en este tipo de equipos electrónicos de consumo, cuyo uso se extenderá de forma sorprendente en los próximos tres añosn

foto
Todos los aparatos con pantallas darán un salto tecnológico.

VÍDEOS DESTACADOS

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

ExposólidosAndaltec

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS