Las diversas opciones de acabado de los dos plásticos de la silla permiten crear combinaciones cromáticas

La silla Viva, el nuevo diseño de Marcelo Alegre

Redacción PU21/04/2008
El equipo de Alegreindustrial, con Marcelo Alegre al frente, ha creado una silla de estudiada geometría y frescura visual, especialmente pensada para colorear y llenar de luz los espacios.
foto
Sillas Viva

Viva es la nueva silla diseñada por Alegreindustrial para la empresa Actiu. Ligera y versátil, Viva resuelve en una sola pieza asiento y respaldo, pudiendo combinarse con distintas bases metálicas; ruedas, varas de acero curvado o las patas que la convierten en una silla apilable. Las diversas opciones de acabado de los dos plásticos permiten crear combinaciones cromáticas adaptando el objeto a las características del espacio contract y doméstico.

La estructura de la silla se realiza inyectando dos plásticos con propiedades complementarias, uno más duro para la carcasa exterior aportando resistencia a la estructura y otro blando y confortable para la superficie en contacto con el usuario.

La compañía

Alegreindustrial es una empresa especializada en el diseño y desarrollo de nuevos productos con soluciones innovadoras, creativas y duraderas. Su motivación, la inquietud por la reinvención de lo cotidiano, aportando al usuario nuevas sensaciones. Sus propuestas creativas son el resultado de exhaustivos estudios de mercado y de una investigación formal basada en la búsqueda de conceptos con identidad propia, proporcionando soluciones prácticas para su producción y distribución.

Alegreindustrial crea resultados apoyándose en un equipo multidisciplinar con experiencia en el diseño y desarrollo de productos industriales.

foto
Silla Viva con ruedas
foto
Marcelo Alegre

Marcelo Alegre, diseñador industrial, encabeza el estudio Alegreindustrial. Valenciano, estudia en la Univiersidad CEU Cardenal Herrera y se forma profesionalmente en Punt Mobles hasta crear su propio estudio en 2001. La silla Viva, el secador Storm Flow o la colección de sillas para oficina TNK son ejemplos de un trabajo meticuloso y del esfuerzo por ofrecer a sus clientes objetos que aúnan belleza formal y soluciones de producción.

¿Cómo comienza tu andadura en el diseño? Tuviste una formación en el CEU, con Hector Serrano, Mercedes Jaén, Ricardo Espinosa, Pepe García, es una generación.

M. A.: Creo que fuimos una de las últimas generaciones de estudiantes creyentes en el diseño. En aquella época era un terreno pantanoso, la titulación no estaba homologada por el ministerio y no se impartía en el politécnico. Estudiabas durante cinco años una carrera no reconocida. Éramos creyentes, peleábamos por que nos abriesen los talleres por la noche, los sábados, no parábamos. Durante dos años recibimos clases de los profesionales en activo dentro del mundo del diseño.

¿Fue esa la clave?

M. A.: Si, tuvimos a Pepe Gimeno, Daniel Nebot, Vicent Martínez, Lola Castelló, Sandra Figuerola, Marisa Gallén, Ximo Roca, Juan Montesa… esta gente nos perfiló. Te voy a dar dos ejemplos… uno el mío y otro el de Ricardo Espinosa, que se enamoró con Paco Blascuñana y Pepe Gimeno del gráfico y yo en aquella época con Vicent Martinez y Juan Montesa del industrial.

Dejas Punt Mobles y montas tu propio estudio en 2001. Cuando nace una empresa se tienen las ideas muy claras, ¿Cómo fue el proceso?

M. A.: Todo lo que aprendí, lo que soy a nivel profesional, lo aprendí en Punt y la primera decisión que tomé, muy dura, fue no trabajar para nadie que fuese competencia de Punt. Esta es la filosofía actual de alegreindustrialTM, trabajar para sectores diferentes. Empecé a abrir sectores, cada proyecto en un sector nuevo, con sus consecuencias por la complicación que implica. Lo fácil hubiera sido recurrir a las empresas para las que Punt era un referente, pero no me parecía correcto. Aplico ese criterio para todos los clientes.

En el caso de la Viva, ¿En cuanto tiempo desarrollas este producto, desde la elaboración del briefing hasta que el producto está en la calle?

M. A.: Se presentó el concepto en agosto del 2005, se realizó el estudio de mercado, se presentó la forma y las sensaciones de lo que era la VIVA. Hasta llegar a donde estas sentado (una Viva roja y blanca), han pasado dos años. Aun estamos ajustándola, desarrollando las bancadas, una base giratoria…

¿Te interesaba el hecho de que en tu metodología de trabajo se incorporara el seguimiento del producto a ese nivel?

M. A.: Para que un producto sea bueno hay que hacer ese seguimiento, o lo hace el fabricante o lo hace el diseñador. Hay que cuidar hasta el mínimo detalle y el producto cambia en producción. Es una colaboración continua. Para mi, un proyecto hasta que no está en la calle funcionando no se acaba. No quiero dejar hijos huérfanos, no me gusta. Además al fabricante le gusta, ve que el producto está elaborado, trabajado.

Comentabas que la paternidad de un objeto estaba cambiando. Antes entregabas unos dibujos y el fabricante era quien lo ponía en el mercado, ahora hay que criarlo. ¿El mercado está pidiendo otro tipo de diseñador?

M. A.: Son perfiles, formas de trabajo. El mercado busca soluciones, no problemas. Mi trabajo en Punt era desarrollar las piezas de los diseñadores, hacer que fueran fabricables, manteniendo la idea original del diseño. Yo prefiero una colaboración continua, no dejar una idea huérfana y que el padre adoptivo haga lo que quiera, soy más el padre mimoso que le gusta ver crecer a su hijo. Es mi forma de trabajar y pienso que los clientes están contentos. Empezamos con un proyecto y acabamos haciendo muchos, a veces esa responsabilidad me atormenta. Con un proyecto la responsabilidad se diluye dentro de un catálogo, pero cuando haces muchos proyectos toda la responsabilidad recae en esas ideas que vas a transmitir. Esperemos que sean las acertadas y que la empresa siga creciendo, que al final es su objetivo. Desarrollar una nueva idea, un nuevo concepto es una oportunidad de negocio, un nuevo mercado. A veces esas ideas son muy osadas, como el caso de la Viva o el del secador Stormflow. La empresa trabajaba en secadores clásicos, nos contrataron y en un principio se asustaron ante la innovación del diseño. Ahora tenemos que desarrollar la colección completa, una nueva gama y un nuevo secador. En un mes ya tenemos en marcha varios proyectos que hay que escalonar. Nosotros hacemos industrial y todos los tiempos están controlados, si las cosas no salen solucionadas de aquí, comienza a sonar el teléfono con problemas. Eso no sólo repercute en el proyecto que enviaste incompleto, te descentra y afecta al trabajo que realizas en ese momento. Dentro de un mes volverás a tener esas llamadas. Les llamo hipotecas.

foto
Sillas Viva con distintos colores

VÍDEOS DESTACADOS

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

ExposólidosAndaltec

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS