Posicionamos su web SEO / SEM

Decoración funcional: La información y la seguridad, funciones clave del etiquetado

Redacción PU25/03/2008
Las fajas retráctiles o ‘sleeves’ están experimentando un gran crecimiento

Hace tiempo que las etiquetas han dejado de ser mera decoración y que asumen otras funciones. Estos adhesivos flexibles cumplen su cometido publicitario transmitiendo la imagen de marca deseada mediante un cuidado diseño y, además, se utilizan para impedir la falsificación y la manipulación del producto. El perfeccionamiento de los sistemas de impresión permite a las etiquetas integrar nuevas funciones. Durante la interpack Proceses and Packaging 2008, que se celebrará entre el 24 y el 30 de abril en Düsseldorf, los fabricantes de materiales y de aplicaciones para etiquetas tendrán ocasión de presentar los productos y servicios desarrollados durante los últimos años. La popularidad de la faja retráctil o ‘shrink sleeve’ aumenta cada vez más en el ámbito de la decoración de envases. Este tipo de etiquetas termorretráctiles en forma de faja, que se colocan sobre el envase y se procesan en un túnel de retractilado aplicando calor, se adaptan perfectamente a la forma de cualquier contenedor.
La faja retráctil se suele utilizar principalmente para decorar las botellas con cintura de plástico, muy populares en el envasado de productos lácteos. Las fajas retráctiles o ‘sleeves’ están experimentando un crecimiento imparable. Este tipo de etiquetas se adapta a cualquier forma, decora toda la superficie, incluido el hombro, y se utiliza además para precintar el envase decorado. A diferencia de lo que ocurre con los contenedores impresos, no es necesario mantener un stock de envases preimpresos. El sistema brinda a la industria alimentaria la ventaja de poder realizar el etiquetado sin cola, lo que permite prescindir de la fase de limpieza en la máquina. El retractilado se realiza en un túnel mediante un sistema de calor (infrarrojos, aire caliente o vapor). Para el etiquetado se utilizan principalmente tres materiales, cada uno con unas características de retractilado distintas: En Europa, el 50 por ciento de este tipo de etiquetado se realiza con PVC (cloruro de polivinilo), que presenta un índice de contracción de entre el 45 por ciento y el 66 por ciento, en función del tipo y del fabricante. El PET es el material que ofrece un mayor índice de contracción (75 por ciento). En Japón, el mercado más importante del mundo de fajas retráctiles, el PET (tereftalato de polietileno) es el material más utilizado, por delante del OPS (poliestireno biorientado), que presenta no obstante un índice de contracción considerable (70 por ciento). Una de las desventajas del OPS son las limitaciones de su "conservación", puesto que exige tanto al impresor como al transformador unas condiciones de almacenamiento con climatización. El OPS es un material que se aplica principalmente en mercados asiáticos, como el japonés, el coreano o el chino. Todos los materiales se imprimen en plano por la cara interna a fin de proteger la tinta de posibles arañazos. A continuación, se sella formando una faja y se suministra en bobina. Para el impresor supone un reto el hecho de tener que prever las características de contracción de los distintos materiales en el diseño, de forma que no afecten lo más mínimo a la imagen publicitaria del diseño tras la aplicación del calor. Otro problema de suma importancia que debe evitarse a toda costa es la formación de arrugas.
foto
Las etiquetas fabricadas con película de poliolefina se adaptan a los envases de las formas más atrevidas.
foto
Las etiquetas 'sleeve' se colocan en las botellas y a continuación se retractilan mediante aplicación de calor y sin utilizar cola.

Material flexible

Las etiquetas realizadas en film deben presentar cierto grado de flexibilidad y de rigidez al mismo tiempo. Hasta el momento sólo se podía conseguir una u otra característica con polietileno o polipropileno. Ahora se dispone de la película de poliolefina, un nuevo material de etiquetado para envases comprimibles, como los tubos o los envases de productos cosméticos. La película se adapta a las formas a menudo sinuosas y complejas de los envases. Por otro lado, la rigidez del material permite una colocación segura y una alta velocidad de salida en el etiquetado integral. La buena imprimibilidad de la película permite además realizar diseños de lo más atrevidos.

Espacio para la información

Para promociones lo que más se lleva actualmente son las etiquetas multicapa. En una promoción realizada por Coca Cola Bélgica, por ejemplo, se fabricaron etiquetas de dos capas que pudieron ser aplicadas con las etiquetadoras convencionales. La etiqueta de base integra un panel superior con ventana, que puede girarse 360 grados. La información impresa en la etiqueta de base se hace visible al girar el panel. Este tipo de etiquetas amplía el espacio disponible un 75 por ciento para ubicar información del producto o recetas.

Las etiquetas de información o las etiquetas colgantes para botellas, en forma de promoción ‘onpack’, ofrecen un espacio adicional para ubicar atractivos mensajes publicitarios en una superficie mínima. La gama abarca desde un folleto plegado en acordeón de entre tres y cinco hojas hasta un minifolleto. Las etiquetas de información se aplican con etiquetadoras convencionales. En la impresión de las etiquetas se aplican tintas y barnices de muy diversos tipos para lograr efectos especiales, como son las tintas termocrómicas, que sólo son visibles a unas temperaturas determinadas o tintas que se iluminan en la oscuridad.

Seguridad para clientes y fabricantes

En las etiquetas de seguridad se utilizan características de protección ocultas y también visibles. Para el consumidor es importante poder saber que se trata de un producto original por medio de características visibles como son los hologramas, sin necesidad de utilizar medios auxiliares como lectores o lámparas ultravioleta. Dado que los falsificadores adoptan precisamente las características visibles de la etiqueta, también se utilizan elementos de protección ocultos en productos que requieren una mayor seguridad. Una gran cantidad de proveedores presentarán las nuevas opciones que existen en este ámbito en la feria de envases y embalajes más importante del mundo, la interpack, entre el 24 y el 30 de octubre de 2008.

Los sistemas de protección combinados contra la manipulación y contra la falsificación sirven, por un lado, para indicar que el producto ha sido abierto y, por el otro, para certificar la autenticidad de dicho producto. Según la Organización Mundial de la Salud, se puede aumentar el grado de protección en los medicamentos combinando características visibles y ocultas, puesto que cuantos más elementos de seguridad tiene un producto, más probable es que el falsificador pase por alto una característica o que falle en algún punto.

En los envases se utilizan sistemas antimanipulación tales como sellos de cierre, que indican que se ha abierto el producto dejando claramente visible un logotipo o un trazo en el sustrato al arrancar la etiqueta (efecto ‘void’). Algunas de las características ocultas son los microtextos y nanotextos, la codificación con colores sólidos y las impresiones de seguridad ocultas legibles mediante láser.

foto
La etiqueta va pasando en varias fases del color azul al blanco dependiendo del tiempo y de la temperatura. Cuanto más elevada es la temperatura, más rápidamente se aclara el campo azul. La duración del cambio de color se ajusta específicamente en función del producto.

Foto: Bizerba / Ciba

Refrigeración garantizada

Un sistema de nuevo desarrollo, que también prioriza la seguridad del consumidor, permite saber si se ha roto la cadena de frío de los alimentos.

En el caso de productos de carne roja o de ave, una interrupción demasiado prolongada de la refrigeración puede suponer un riesgo para la salud. La etiqueta, que indica el grado de frescura del alimento en distintas fases, utiliza tintas de impresión sensibles a la temperatura.

Los indicadores de tiempo-temperatura permiten detectar a primera vista si los productos perecederos han sido suministrados y conservados adecuadamente. Indican claramente si la cadena de frío se ha roto en algún momento documentando los efectos de las oscilaciones de temperatura en función del tiempo. Todos los indicadores se adaptan a los requisitos específicos del producto relativos a la caducidad y a las condiciones de conservación.

Las etiquetas se procesan en máquinas totalmente automatizadas en las que además son aplicadas al envase. Se activa un filtro UV y se aplica la codificación para la trazabilidad. Esta tecnología se basa en pigmentos que cambian de color en el transcurso del tiempo y en presencia de oscilaciones de temperatura. Además del indicador de tiempo-temperatura, la etiqueta o la inscripción tienen un color de referencia. Tras la activación mediante una fuente de luz adecuada el indicador se oscurece y se va aclarando en el transcurso de cierto tiempo y en presencia de oscilaciones de temperatura. Si la temperatura ambiente supera la temperatura de conservación prescrita, el proceso de aclaramiento se acelera. Si el indicador de color activado es más claro que el color de referencia, significa que el producto ha caducado. Con una sola activación se garantiza la imposibilidad de manipular el cambio de color.

foto
Sello con número de trazabilidad encriptado para la autentificación en todo el mundo.

Foto: Schreiner Prosecure

Comentarios al artículo/noticia

Nuevo comentario

Atención

Los comentarios son la opinión de los usuarios y no la del portal. No se admiten comentarios insultantes, racistas o contrarios a las leyes vigentes. No se publicarán comentarios que no tengan relación con la noticia/artículo, o que no cumplan con las condiciones de uso.

VÍDEOS DESTACADOS

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

AndaltecExposólidos

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS