Marcas, identidad, comunicación, formación: Gestión integral de la comunicación y el conocimiento

Tecnología de Bayer en el balón del Mundial de Fútbol en Alemania

09/06/2006

9 de junio de 2006

El desafío que enfrentaron Adidas y Bayer MaterialScience – uno de los mayores productores de plástico del mundo – en el desarrollo del balón de fútbol para la Copa Mundial de la FIFA 2006 en Alemania fue un trabajo conjunto de tres años de duración. El objetivo del proyecto fue hacer lo que es, por definición, un balón de fútbol redondo, incluso más redondo y aun mejor para el evento deportivo más grande del mundo del año 2006. ¿Qué resultó de todo esto?. Un producto de alta tecnología que responde al nombre de "+Teamgeist".
La palabra se traduce al inglés como "Team Spirit" (Espíritu de equipo), y podría aplicarse igualmente a los muchos años de destacada cooperación entre Adidas y Bayer. "Juntos desarrollamos el primer balón completamente sintético para la Copa Mundial de México 1986. Desde entonces, hemos creado un nuevo modelo para cada Copa Mundial y para las Copas Europeas”, explica Thomas Michaelis, gerente de proyecto para el desarrollo de balones de Bayer MaterialScience.
"Estuvimos tres años trabajando en este balón negro, blanco y amarillo. Fueron tres años de un sobresaliente trabajo en equipo, que involucró a muchas otras compañías de todo el mundo”. La investigación de los materiales, diseño y producción se realizaron simultáneamente en varios continentes. Al final de todo, el exitoso equipo logró algo que el ex seleccionador alemán Andreas Brehme describió en una oportunidad como: "Hacer posible lo imposible es una completa imposibilidad”.
Lo de redondo es relativo. El "+Teamgeist" está a sólo un uno por ciento de ser una esfera perfecta. Esto lo vuelve particularmente exacto cuando vuela por el aire. Todo recae en los materiales que se usan para hacerlo y la innovadora construcción. Por primera vez, los especialistas de adidas han desechado las conocidas secciones de cinco y seis lados a que hemos estado acostumbrados en las últimas décadas y las han cambiado por paneles en forma de hélice.
También han reducido el número total de secciones de 32 a 14. Menos bordes y más redondez también significan menos costuras y esquinas en la corteza externa, de modo que cuando los jugadores pateen el balón, exista una mayor posibilidad de contacto con una superficie lisa. Esto aumenta sus posibilidades de darle al objetivo.
Para mantener la forma del balón, los especialistas en revestimiento de Bayer desarrollaron una nueva estructura para corteza externa. Para comenzar, aumentaron el grosor de las paredes del balón a 1,1 milímetros con el fin de hacerlo más redondo y más liso.
También usaron su experiencia en desarrollo de calzado. Finalmente, decidieron usar cuatro capas distintas de material puestas una sobre la otra. El componente decisivo para garantizar una trayectoria exacta del "+Teamgeist" es la espuma sintáctica de poliuretano, que se aplica a una capa adhesiva que pega la corteza externa al sustrato de tejido. La espuma está compuesta por microesferas llenas de gas.
Finalmente, la terminación externa del balón protege la superficie impresa de la abrasión. Le da mayor durabilidad y una apariencia perfecta por un gran período de tiempo. El material viene de la línea Impranil de Bayer MaterialScience. Además, el "+Teamgeist" (como dos de sus antecesores) ya no se cose sino que se pega con una capa adhesiva térmica patentada. El resultado es que, incluso bajo condiciones de fuerte lluvia, el balón apenas aumenta el peso (como mucho 0,1%).