El cielo se cae en la Luna

Ibon Linacisoro, Director15/04/2006
No debemos temer más que el cielo caiga sobre nuestras cabezas. Como los antiguos guerreros, dispuestos a todo, encomendándonos a los dioses y sin temor a la batalla, los trabajadores de la industria de los plásticos, convencidos de lo que los plásticos pueden hacer por nosotros, nos dirigimos a diario con las neblinas matinales y el sopor del cuerpo todavía sin espabilar a la ardua tarea de sacar una forma de un material que nos llega en bolitas. En nuestra visión del mundo, la cosa se reduce a eso... básicamente. Pero en otros espacios del universo no lo tienen tan sencillo como en el universo de los plásticos. Nuestros compañeros lunáticos padecen la caída del cielo, los ataques de los terrícolas con fines investigadores y los de los terrícolas con avidez de un turismo sin fronteras. "Cada día, más de una tonelada métrica de meteoritos golpea la Luna", afirma Bill Cooke de la Oficina del Medio Ambiente sobre Meteoritos del Centro Marshall para Vuelos Espaciales. Sí, literalmente, se caen del cielo, en todas las formas y tamaños, desde motas de polvo de cometa a asteroides verdaderos, que viajan hasta 161.000 kilómetros por hora. Ya lo advierte Chicken Little en la película. “El cielo se cae, el cielo se cae”. Nadie le cree, pero es así, al menos en la Luna.

En la Luna sin atmósfera, los meteoritos golpean el suelo. Para que lo entendamos los terrícolas, es como si lloviera café en el campo, como si granizara cielo, pero con una densidad menor, ya que es improbable que un trozo de cielo te impacte si paseas por la Luna. Pero la caída del cielo plantea dudas existenciales incluso a los más seguros de sí mismos. Si esa cobertura permanente que es el cielo, que nos protege de lo que exista más allá del cielo, se cae, se nos cae todo. ¿Dónde pisarán nuestros seres queridos, los que están en el cielo? ¿Existe algo más allá del cielo? Deberíamos, sin ninguna duda, atacar el problema antes de que lo tengamos encima, nunca mejor dicho, pues si los lunáticos lo padecen, podría ocurrir también aquí, donde pisamos Tierra. Con el conocimiento sobre los plásticos del que disponemos y los medios productivos actuales, los materiales inteligentes y el “savoir faire” de la industria, nos hacemos una burbuja de PC o PMMA o de lo que sea, que aísle la Tierra del resto. De esta forma, además, evitamos tener que mezclarnos con lunáticos en el futuro. Que somos muy nuestros.

Comentarios al artículo/noticia

Nuevo comentario

Atención

Los comentarios son la opinión de los usuarios y no la del portal. No se admiten comentarios insultantes, racistas o contrarios a las leyes vigentes. No se publicarán comentarios que no tengan relación con la noticia/artículo, o que no cumplan con las condiciones de uso.

VÍDEOS DESTACADOS

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

VI Seminario Internacional - Biopolímeros y Composites Sostenibles - 1-2 Marzo 2017 ValenciaExposólidosAndaltec

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS