Lanxess mantiene su apuesta por la planta de Tarragona pero advierte que debe ser productiva

05/04/2006

5 de abril de 2006

“Todo sigue en revisión, incluso en Tarragona”, así de contundente se mostró ayer el responsable de la Unidad de negocio de Estirenos a nivel mundial, Hans-Joachim Kogelnik, en una entrevista con un grupo de periodistas tras la presentación en Alemania de los resultados de Lanxess en 2005.

Asimismo, Kogelnik confirmó que el traslado de la sede europea de la unidad de negocio a Tarragona será efectivo en el tercer trimestre de 2006, y que la ampliación de capacidad de la planta hasta las 170.000 toneladas se encontrará operativa en el primer trimestre de 2007, todo ello supone una inversión de 16 millones de euros.

La reestructuración que se inició el año pasado en la unidad europea es sólo “el primer paso que hacemos para minimizar la presión de la competencia en Europa. Incluso después del traslado, no podemos asegurar nada en un futuro. Todo sigue en revisión, incluso en Tarragona”, concluyó el responsable mundial de este negocio.

Una nueva reestructuración

Por su parte, el presidente de la Junta Directiva de Lanxess, Axel Heitmann, presentó, coincidiendo con la publicación de los resultados de 2005, un nuevo paquete de medidas de reestructuración, el tercero de la compañía a nivel mundial, que mantienen el objetivo iniciado desde su creación de sanear los negocios y dotarlos de competitividad a nivel mundial. Para ello, se mantiene una estrategia de seguir centralizando la producción, con el fin de evitar duplicidades en la fabricación. Las nuevas medidas afectan los “sites” de Estados Unidos, Brasil, Francia y Bélgica, y suponen la eliminación de 250 puestos de trabajo fuera de Europa. La medida más drástica es el cierre de la fábrica de estirenos de Camacari, en Brasil, que se cerrará durante este año 2006. En esta misma unidad de negocio, la de estirénicos, se concentrá todo el marketing y operaciones de venta en Ohio, en detrimento de Pennsylvania, y en total se perderán 80 puestos de trabajo.

Según explicaba Heitmann “las medidas que iniciamos para reestructurar la actividad europea ya se han mostrado probadamente efectivas. Aunque Lanxess es uno de los principales proveedores de estirénicos del mundo, no tenemos todavía las estructuras correctas. En los mercados de crecimiento rápido de Asia nuestra posición es débil, aunque operamos en esa región con nuestras propias instalaciones. En Europa y en América hemos conseguido resultados positivos. En conjunto, no obstante, aún existe una considerable necesidad de acción en este aspecto”.

En cuanto a los resultados de 2005, Lanxess afirma que se ha “cerrado con éxito su primer año de actividad”, el Ebitda alcanzó un 30 por ciento en 2005, antes de gastos extraordinarios, las ventas aumentaron un 5,6 por ciento, y registró unas pérdidas netas de 63 millones de euros, frente a los 12 millones del año 2004.

VÍDEOS DESTACADOS

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

AndaltecExposólidos

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS