Están presentes en la indumentaria de los jugadores y en los diversos elementos que componen un partido

Sin plásticos no habría Mundial

Redacción Interempresas18/06/2014
Disputados ya los primeros partidos del Campeonato Mundial de fútbol que está teniendo lugar durante los meses de junio y julio en Brasil, y centrada toda la atención en los resultados que permitirán que uno de los equipos participantes se alce con la copa dorada, pasan desapercibidos aquellos elementos que resultan clave para que un campeonato de estas características se pueda llevar a cabo de manera satisfactoria.

El jugador viste de plástico de los pies a la cabeza

Numerosos son los objetos en un partido de fútbol que contienen materias plásticas entre sus principales componentes. Este es el caso de la omnipresente bota de fútbol, un producto del que más del 70% es plástico, incluyendo los tacos. La presencia de este material se ve incrementada con la última tendencia en este ámbito: botas de malla fina que se ajustan al pie del jugador, conectando la parte superior de los calcetines con una delgada suela hecha de plástico de alto rendimiento.

Las camisetas utilizadas por los jugadores son resistentes al agua y están hechas a prueba de sudor, gracias a su composición de plásticos de alta resistencia y anti rotura, lo que permite hablar también de prendas ligeras y aerodinámicas. “Es interesante conocer, en este sentido, que la equipación de la selección brasileña se compone casi exclusivamente de un material obtenido a partir de botellas recicladas. Gracias a esta tecnología, el nuevo uniforme es un 16% más ligero que el anterior y supone un bajo impacto ambiental”, señala Fernández.

foto

Balón Adidas Brazuca.

Protagonista aparte es el balón oficial con el que se están disputando los partidos del Mundial, uno de los símbolos indiscutibles del Campeonato. De hecho, desde el Mundial de México 86, el balón se fabrica con materiales plásticos. Las cinco capas de las que consta la superficie de la pelota permiten que ésta recupere su forma original de inmediato tras un chute. Asimismo, los plásticos dan a este nuevo balón altamente tecnológico una forma y características perfectas ante cualquier condición meteorológica, facilitando el contacto óptimo del pie y la impermeabilidad de la esfera.

Entre estos elementos, el plástico tiene un papel fundamental. De hecho, “el fútbol moderno debe su dinamismo, velocidad y espectacularidad al desarrollo del plástico”, afirma Manuel Fernández, director general de PlasticsEurope en la región ibérica. Otros objetos que incluyen el plástico en su composición y que pueden ser identificados fácilmente durante el Mundial de Brasil son los silbatos utilizados por los árbitros, las redes de las porterías, los banderines del córner, las tarjetas rojas y amarillas o las espinilleras de los jugadores.

Plástico: estética, funcionalidad y seguridad

En un torneo de las características del Campeonato Mundial de Fútbol nada se deja al azar: la Asociación Mundial de Fútbol establece reglas estrictas que afectan drásticamente a la arquitectura y funcionalidad de los estadios. Ante estas exigencias, la construcción de los estadios de fútbol hoy en día es impensable sin la utilización de materiales plásticos.

El uso de materiales plásticos en la construcción de las instalaciones es una excelente solución, no solo estética y arquitectónica, sino también funcionalmente. “De hecho, el uso de plástico en los techos de los grandes estadios mejora la iluminación del campo, asegura que el césped natural reciba la luz ultravioleta necesaria para su cuidado, incluso en invierno, y ofrece un peso muerto extremadamente bajo, alta resistencia a la tracción, translucidez y elasticidad”, declara el director general de PlasticsEurope, y añade que, “en definitiva, para esta aplicación, los plásticos permiten obtener soluciones rentables al mismo tiempo que seguridad y libertad de diseño”.

foto

Estadio Maracanã de Rio de Janeiro.

Esta realidad se hace patente en diversos estadios brasileños en los que se están disputando los partidos del Mundial. En el estadio Maracanã de Rio de Janeiro, por ejemplo, se ha construido una nueva estructura utilizando plásticos de alto rendimiento, traduciéndose en un techo que casi parece levitar. Por otro lado, para la modernización del Estádio Nacional de Brasilia se ha empleado un plástico altamente resistente a las condiciones meteorológicas, que se adapta al tiempo cambiante que caracteriza a la ciudad. Otro gran ejemplo de diseño es el Arena Amazônia Manaus, en el que la estructura de la fachada en forma de rombo está fabricada con materiales plásticos y membranas de fibra de vidrio altamente resistentes y duraderas que evocan un ambiente tropical, especialmente cuando el estadio se ilumina por la noche.

El plástico favorece la movilidad verde de millones de personas

Pero no todo es fútbol y pasión en el Mundial. Los materiales plásticos suponen también una contribución significativa a la organización sostenible del torneo, por ejemplo, haciendo un uso eficiente de los envases, de la luz o los medios de transporte ecológicos.

En concreto, los envases de plástico jugarán un rol importante en el Campeonato. Los plásticos son el material más eficiente para conservar los alimentos frescos por más tiempo: una hortaliza suele mantenerse fresca durante 3 días pero con tan sólo un gramo y medio de film de plástico conseguimos que se mantenga fresca hasta 14 días. Este es sólo un ejemplo de cómo los envases plásticos pueden contribuir a evitar pérdidas de alimentos durante el Mundial, y por ende a la sostenibilidad del evento.

En este mismo sentido, el plástico también contribuye a una movilidad cada vez más sostenible. En un Campeonato Mundial en el que millones de personas viajarán en diversos medios de transporte, el plástico está presente en prácticamente todos ellos con el fin de mejorar su eficiencia y reducir su impacto ambiental: “en el área del transporte, el uso de plásticos permite otorgar ligereza, reducir el peso y proporcionar un aislamiento eficaz contra el ruido, el calor y el frío, ayudando, además, a ahorrar combustible y reducir las emisiones contaminantes” señala Manuel Fernández. El Airbus A380, el avión de pasajeros más grandes del mundo, que actualmente está compuesto con casi el 25% de plásticos (22% fibra de carbono reforzada con plásticos y 3% de una lámina de aluminio y plásticos), lo que le permite ser mucho más ligero y así ahorrar hasta un 15% de combustible. Por su parte, la industria automotriz también se ha hecho eco de esta tendencia y de las ventajas que ofrece el plástico para incluir este material en casi todos los componentes y aplicaciones de los vehículos.

De este modo, gracias a la eficiencia, versatilidad y sostenibilidad de las materias primas plásticas podemos disfrutar de un gran espectáculo que sin los plásticos no sería posible tal y como hoy lo conocemos.

Empresas o entidades relacionadas

Plastics Europe Ibérica

Comentarios al artículo/noticia

Nuevo comentario

Atención

Los comentarios son la opinión de los usuarios y no la del portal. No se admiten comentarios insultantes, racistas o contrarios a las leyes vigentes. No se publicarán comentarios que no tengan relación con la noticia/artículo, o que no cumplan con las condiciones de uso.

VÍDEOS DESTACADOS

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

AndaltecExposólidos

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS