Posicionamos su web SEO / SEM

Tarragona será la sede central europea de la división de resinas estirénicas de Lanxess

20/09/2005

20 de septiembre de 2005

El consejero delegado de Lanxess, Axel Claus Heitmann, ha anunciado que la compañía trasladará la sede europea de la división de estirénicos de Dormagen (Alemania) a Tarragona, dentro de un programa de medidas que la compañía alemana ha adoptado para reorientar la división que durante los últimos años viene registrando elevadas pérdidas en Europa. La compañía aumentará la capacidad de producción de la planta tarraconense de las 120.000 a 170.000 toneladas anuales, en una operación que supondrá una inversión de 16 millones de euros. A mediados de 2006 trasladará de forma paulatina parte de las competencias de la fábrica alemana a Tarragona y tiene previsto realizar inversiones de 25 millones de euros en el campo de los estirénicos en los próximos dos años.
La compañía ha invertido más de mil millones de euros en ABS durante los últimos diez años, sin embargo, la división no ha dado beneficios. “A pesar de la inversión y del aumento de producción, no se ha conseguido un sólo año estar en positivo”, afirmaba Axel Claus Heitmann, “esto no puede continuar así, no podemos tolerar tener más perdidas”.

Tarragona, “corazón” de Europa de producción de resinas de estireno

“Debemos aprovechar este ciclo positivo en el sector químico y reestructurar nuestras dos plantas de estirenos en Europa ubicadas en Tarragona y en Alemania”, adelantaba el consejero delegado. De la reestructuración, la planta que ha salido más airosa ha sido la de Tarragona. Según el responsable de la compañía, “presentó importantes propuestas” y la comparativa de estructuras de costes de ambas, desde materia prima, pasando por la cadena de valor hasta la producción final, así como los acuerdos con los sindicatos en España, hicieron que la compañía alemana se decantara por potenciar la fábrica catalana. También, apuntó “es una decisión a favor de España como emplazamiento industrial”. Heitmann aclaró que la decisión de apostar por España se basa también en la implicación de la Generalitat, que colaborará a través de la Agència Catalana d'Inversions en subvencionar el aumento de la capacidad en Tarragona en concepto de I+D, además de por el establecimiento de la sede central europea en esta ciudad.
“Tarragona será el corazón de nuestra actividad en Europa, mientras que en Dormagen se harán especialidades, sobre todo para Bayer”, aseguró el consejero delegado de Lanxess, que explicó que ello significará reducir dos tercios la capacidad de producción en Alemania y despedir a 300 personas”. Aplicando, la nueva serie de medidas restrictivas, Lanxess prevé ahorrar en España a partir de 2006, diez millones de euros en el negocio de estirenos.

Medidas restrictivas para la planta de Alemania

La planta alemana será la más afectada en la reestructuración. Llevará a cabo grandes “sacrificios”, anunciaba el consejero delegado y verá su capacidad de producción reducida en dos tercios. Otras medidas adoptadas por la compañía y que afectan directamente al personal son, el despido de 300 trabajadores de la fábrica de Dormegen. “Es un ejemplo de solidaridad para ayudar a reestructurar todo el mercado de estirenos y poder sanear una unidad de negocio que como tal está muerta”, añadía Heitmann.

Objetivo: reactivar la división con un cambio de estrategia

“El mercado de ABS no tiene piedad con empresas que no pueden adaptarse, por lo que no podemos perder más tiempo. No sólo se trata de ahorrar, sino que es una forma de que este negocio tenga futuro”. Con estas palabras el consejero delegado introducía las medidas que han adoptado para hacer frente al futuro y conseguir su principal objetivo: “hacer negocios rentables”. Para lograrlo, han apostado por un cambio de estrategia basado en el precio más que en la cantidad. “Renunciaremos a las cantidades de producción si con ellas no conseguimos precios de mercado deseables. Ya hemos cosechado nuestros primeros éxitos, pero aún tenemos déficit estructural interno”. Dos tercios de sus negocios operan con márgenes insatisfactorios para la compañía alemana. La nueva estrategia y la reestructuración son los dos factores principales para la recuperación.

Pérdidas elevadas en Europa desde hace años

Las inversiones que ha llevado a cabo la empresa Lanxess ascienden a 1.000 millones de euros en los últimos diez años. Sin embargo, la división de ABS, lejos de resultar rentable, durante los últimos tres años ha generado unas pérdidas de 300 millones de euros. 2003 fue el año de la completa amortización. Un año después, a pesar de la recuperación de la compañía, el resultado continuó siendo negativo. Pero, ¿qué ha ocurrido para que la división de resinas estirénicas no haya funcionado correctamente?. “Es un mercado difícil”, aseguró Axel C. Heitmann, “se encuentra muy disputado”. Las causas que han castigado el sector son diversas. Principalmente, se ha apreciado un máximo crecimiento del mercado en Asia (seis por ciento anual) mientras que en Europa y América las tasas de crecimiento permanecen débiles. Además, es el mercado de los productos fabricados en masa es muy reñido y está caracterizado por los excesos de capacidad, como ha ocurrido en el caso concreto de Lanxess en Europa. Estos han sido sin duda aspectos que han llevado a la joven compañía química a reorganizar la estructura de la división.

VÍDEOS DESTACADOS

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

VI Seminario Internacional - Biopolímeros y Composites Sostenibles - 1-2 Marzo 2017 ValenciaAndaltecExposólidos

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS