Marcas, identidad, comunicación, formación: Gestión integral de la comunicación y el conocimiento

Las bombas resuelven problemas de producción en una planta recicladora

15/05/2005
En Alemania, como en muchos países occidentales con mucha basura y poco espacio disponible para la creación de zonas de relleno sanitario, ya hace años que los materiales valiosos como el vidrio, el papel y los plásticos son recolectados y separados por motivos económicos y de protección del medio ambiente. Una vez recolectados, estos materiales ses llevan a centros de recuperación de recursos industriales y reciclados en nuevos productos y materias primas. Para una empresa alemana que había desarrollado un sistema basado en agua para separar y reciclar plásticos pero no podía encontrar un sistema de bombeo capaz de llevar a cabo la tarea, la unidad Flygt de ITT Industries fue la solución al problema con su nueva bomba N.
Al empacar productos de consumo hoy en día, especialmente en la industria de las bebidas no alcohólicas, el uso de plástico en vez de vidrio cada día cobra mayor importancia.

La resina plástica PET (polietileno tereftalato) es el material preferido para la producción de botellas de bebidas no alcohólicas y contribuye a la gran cantidad de basura que generan las residencias particulares y los negocios.

El PET es el tipo de plástico que tiene la etiqueta de código #1 en el fondo o cerca del fondo de la botella o envase. Generalmente, se utiliza para envasar bebidas gaseosas, agua, zumos, manteca de cacahuete, condimentos líquidos para ensaladas, aceite, cosméticos y productos para la limpieza del hogar. El PET es un material de envase para productos alimenticios y no alimenticios porque es barato, ligero, resistente al astillamiento, el envase puede volver a cerrarse y, lo más importante, es reciclable.

El reciclado de PET

El proceso de reciclado de las botellas de PET es una de las maravillas de la alta tecnología de hoy en día. Permite que las comunidades tomen lo que alguna vez se consideró basura y lo conviertan en una amplia gama de productos. El PET reciclado puede utilizarse para crear muchos productos nuevos, entre ellos fibras para alfombras de poliéster, telas para camisetas o ropa interior, zapatos deportivos, equipaje, tapicería y jerséis, relleno de fibra para sacos de dormir, correas industriales, láminas y películas, piezas para automóviles, como portaequipajes, tapizados para techos, cajas de fusibles, parachoques, parrillas y paneles de puertas, y también nuevos envases de PET para productos alimenticios y no alimenticios.

Bombas para el reciclamiento de plásticos

La labor de separar y reciclar plásticos es muy importante en una economía industrial como la de Alemania, y la búsqueda de nuevas métodos para mejorar la eficiencia de este proceso es continua. STF Recycling GmbH, ubicada en la región de Bavaria en Alemania, es una de las empresas que provee soluciones a las necesidades de reciclaje.

STF ha desarrollado recientemente un novedoso sistema de separación basado en agua para el reciclado de plásticos y ha obtenido la patente correspondiente. Este sistema es capaz de separar diferentes materias primas de acuerdo con sus distintas condiciones de flujo y densidad.

En la planta de reciclaje de STF, los plásticos PET, HDPE, LDPE, PP y PS se separan, limpian y extruyen en granulados de mucho valor. STF tiene una capacidad de 15.000 toneladas por año y la pureza de los granulados reciclados alcanza el 99,9%.

Para el procesamiento de PET con el nuevo sistema basado en agua, STF necesitaba 21 bombas funcionando a lo largo de toda la línea de reciclaje con diferentes factores de potencia y con temperaturas que varían entre 20 y 80 grados centígrados. Para poder triturar, moler, limpiar, separar y secar el material reciclado, las bombas debían ser capaces de funcionar a distintos niveles de capacidad para procesar una mezcla variada de sólidos y líquidos.

foto

Problemas de procesamiento

Con el objetivo de procesar la mezcla de sólidos y líquidos, STF probó diferentes sistemas de bombeo. Sin embargo, ninguna de las bombas aplicadas satisfizo las demandas y la falla frecuente de las bombas se convirtió en la regla. La falla de una bomba en un sistema que funciona las 24 horas del día siempre significa la interrupción de la operación de toda la planta de reciclaje, con costes exorbitantes por la tasa de disminución de la producción, el personal inactivo y las piezas de repuesto requeridas.

Uno de los mayores problemas con todos los sistemas de bombeo probados lo constituyeron las partículas plásticas y el alto contenido de arena y otros contaminantes en la planta de lavado. Las bombas caracol tuvieron tales problemas de desgaste que debieron ser reemplazadas cada dos o tres semanas. En las bombas centrífugas, las partículas plásticas se derretían en el espacio existente entre el impulsor y el anillo de desgaste a causa del calor de fricción, bloqueando los trabajos hidráulicos. En caso de falla, las cámaras de la bomba se llenaban completamente de partículas plásticas y la bomba no podía ser arrancada nuevamente. Las bombas buscadas también debían ser de velocidad controlable para poder adaptar la capacidad a las condiciones de operación. Aún la bomba C de Flygt que se probó en el sistema no pudo con las partículas plásticas y la arena, y no resolvió el problema en forma satisfactoria.

Las bombas N al rescate

Finalmente, la aplicación de la bomba N de Flygt permitió solucionar este problema aparentemente insoluble. Las siguientes ventajas fueron fundamentales en la elección de la bomba N.

La bomba N tiene sistemas hidráulicos autolimpiadores. Por lo tanto, ya no había bloqueos causados por los plásticos derretidos. La carcasa de la bomba N fue equipada con una conexión para el agua de lavado. Después de una interrupción en la operación, la carcasa de la bomba se lava con agua del proceso y la bomba N puede volver a arrancar sin ningún problema.

En el corazón de las bombas N de nueva generación se encuentra la técnica N, patentada por Flygt. El original impulsor semiabierto, combinado con la ranura de alivio en la voluta, han comprobado que reducen el riesgo de atasco y mantienen la eficiencia de la bomba, aún bajo las peores condiciones.

La capacidad de descarga de la bomba N se adapta a las demandas máximas cambiando el diámetro del impulsor. La adaptación a condiciones de operación diferentes se obtiene con un cambiador de frecuencia.

STF informa que aún en la planta de lavado, especialmente abrasiva, la bomba N ha funcionado económicamente tras un año y medio de pruebas, habiendo sido necesario reemplazar sólo un impulsor gastado. Gracias a la tuerca Spin-Out, el sello de superficie y la caja de aceite han soportado el tiempo de operación en esta aplicación sumamente abrasiva sin que fuera necesario reemplazarlos.

Cada año, STF instala entre 4 a 6 plantas de reciclado. Desde la exitosa prueba con las 37 bombas N y C de Flygt en su propia planta recicladora, la empresa ha ordenado 168 bombas N adicionales, en tamaños 3085, 3102,3127 y 3153, para su uso exclusivo en otras seis plantas recicladoras.

Para la sociedad en general, el beneficio básico del reciclado de plásticos es que este material “post consumidor” reemplaza el uso de recursos petrolíferos necesarios para crear nuevos plásticos. A medida que crecen nuevos negocios para satisfacer las demandas de reciclado de PET, la nueva generación de bombas N ofrece un bombeo eficiente, confiable y sin problemas durante períodos prolongados de funcionamiento

VÍDEOS DESTACADOS

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

AndaltecExposólidos

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS