Posicionamos su web SEO / SEM
La penetración en el mercado asiático sitúa a 'Asean'como referente en diferentes sectores como la automoción, o la medicina, gracias al crecimiento de madera y plásticos en países como Tailandia

La Asociación de Países del Sudeste Asiático (ASEAN) apuesta por el mercado del Sudeste Asiático para salir de la crisis global

Redacción Interempresas08/04/2013
Cuando la economía mundial se hundió en 2008 y en 2010, no se vieron afectadas por ello las oportunidades de crecimiento en el Sudeste Asiático. La convergencia de Asean en un único mercado, la Asean Economic Community (AEC) en 2015, presenta nuevas oportunidades para las empresas de los sectores de plásticos y caucho que apuestan por el crecimiento, especialmente después de la ralentización de la economía en Europa y los EE UU. Con vistas a K 2013, la mayor feria mundial del sector de plásticos y caucho, que se celebrará en Düsseldorf, Alemania, del 16 al 23 de octubre, parece apropiado estudiar más detenidamente este mercado.
La Asociación de Países del Sudeste Asiático (Asean) supone una base de 600 millones de consumidores, con un PIB de 1.500 millones de euros, distribuidos en un área geográfica de 4,4 millones de km2. Con unos números que reflejan fortaleza, los diez miembros que forman la asociación: Brunei, Birmania (Myanmar), Camboya, Indonesia, Laos, Malasia, Filipinas, Singapur, Tailandia y Vietnam, apuntan una tendencia de crecimiento optimista, convirtiendo la asociación en una referencia de crecimiento para las empresas multinacionales e internacionales.

Vinculados básicamente a EE UU y Europa por sus beneficios de exportación, los países de la Asean han pasado a satisfacer el consumo regional, que ha aumentado y ha protegido al grupo frente a la crisis global. La industria de plásticos de la Asean ha mostrado un fiable crecimiento anual medio del 9%, desafiando la maldición de la caída de la demanda, la volatilidad de los precios, las limitaciones de capacidad y las carencias de mano de obra.

El tratado de libre comercio tiene como objetivo unificar un mercado de libre circulación de bienes y servicios que garantice la igualdad de todos los países

En 2010 la Asean puso en marcha diferentes iniciativas y acuerdos comerciales como el Tratado de Libre Comercio de la Asean (Afta), que consiguió reducir los aranceles de importación de artículos considerados de 'sensibles a muy sensibles', a entre cero y 5%. Otros acuerdos con economías maduras incluyen el Tratado de Área de Libre Comercio Asean-Corea; también el Acfta, un tratado comercial con China; la iniciativa Expanded Economic Engagement o 3E en 2012, que reforzará las inversiones y las relaciones comerciales con los EE UU.

Algunos países ya han empezado a trabajar en línea con el Acfta. Por ejemplo, Indonesia, con una base de 240 millones de consumidores, en su exención de aranceles revisada en 2011 ha ampliado la cobertura de los artículos de plástico con cero aranceles bajo el Acfta de 8.738 a 10.012, lo que supone también competir con los productos más baratos de China que llegan al mercado local. Esto incluye los productos de plástico acabados como láminas, embalajes, menaje del hogar y juguetes (estos artículos representan un 30% de las importaciones totales de plásticos de Indonesia).

Como en la Asean Economic Community (AEC), esto pretende lograr un mercado y base de producción unificados que se caractericen por la libre circulación de bienes, servicios, inversiones, capitales y mano de obra cualificada. Las barreras comerciales se suprimirán a partir de 2015.

El pulso con el mercado chino que ha mantenido Asean se ha saldado con un decrecimiento en 2012 por parte de China. El crecimiento de las ventas de automóviles, una referencia para la industria de plásticos y caucho, se redujo a la mitad, del 7,3% en 2010 al 3,7% en 2012; y el crecimiento de la construcción, que alcanzó un máximo del 20% en 2010, cayó bruscamente al 1% en 2012. Sin embargo, China consiguió crecer una media del 7,5% en 2012 y este año se espera que crezca un 8,1%. Aunque con una menor tendencia al alza, los analistas prevén que este país superará a los EE UU como mayor economía mundial en 2016.

Otros factores han influenciado negativamente en el mercado chino como son el incremento de los salarios y los incentivos comerciales sesgados (a favor de los fabricantes locales), con unos costes de producción que se duplicarán o triplicarán para 2020, según el 'Boston Consulting Group'.

Todos estos factores suponen buenos augurios para los países de la Asean, ya que la producción se redirige de China a países como Vietnam e Indonesia, para evitar la disparidad en los costes de producción.

Singapur es la cuna de la electrónica impresa u orgánica, así como la electrónica verde, bioelectrónica y dispositivos de seguridad son áreas de crecimiento emergentes para el sector de la electrónica de Singapur, según el Economic Development Board (EDB). La electrónica impresa ya representa un 10% de la producción electrónica total del país y para 2020 crecerá un 30%, frente al mercado global que se espera que crezca más de 9.400 millones de euros en 2016, según el BCC Research. Las aplicaciones incluyen electrónica desechable, etiquetas de seguridad para comercio minorista, dispositivos de visualización flexibles y embalajes inteligentes que detectan la caducidad de los alimentos.

Entre sus referentes encontramos el Institute of Materials Research and Engineering (Imre) de Singapur, pionero en lanzar un material de polímero revolucionario para usar en electrónica y células solares de película fina mediante nanotecnología, para reducir el coste y agilizar el proceso de producción de semiconductores. Asimismo, Cima NanoTech, una empresa multinacional de EE UU e Imre trabajarán conjuntamente en nuevos nanomateriales, procesos y dispositivos sostenibles para conductores transparentes usados para abaratar y hacer más eficiente la electrónica y las células solares orgánicas.

Por su parte, Tailandia es un país clave para los bioplásticos, gracias al impulso iniciado por el gobierno en Tailandia que ha beneficiado al propio país y al mercado asiático de materiales biorrenovables, que se estima que crecerá en un porcentaje superior al 19% hasta 2018, según el nuevo análisis de Frost & Sullivan (Análi-sis Estratégico del Mercado de Materiales Biorrenovables de Asia-Pacífico). Esta entidad afirma que el mercado de Asia-Pacífico obtuvo unos beneficios de 36,1 millones de euros en 2011 y estima que alcanzará los 130 millones de euros en 2018.

La iniciativa para transformar Tailandia en el 'hub de bioplásticos' de la región para 2021 se remonta a la estrategia para 15 años iniciada en 2006 con el fin de llevar adelante este plan. También se basa en su capacidad de producción de ácido poliláctico biobasado (PLA). Según la National Innovation Agency (NIA) de Tailandia y el nova-Institut de Alemania, la capacidad de PLA de Tailandia aumentará de 182.000 toneladas/año en 2011 a 721.000 toneladas en 2020. Esto se contrapone a la capacidad asiática de PLA, que se espera que alcance más de 350.000 toneladas. Pero la mayor parte de la capacidad se exportará, ya que la demanda interna seguirá siendo débil.

PTT Chemical Public adquierió el 50% de capital de Natureworks

En 2012, el mayor fabricante de plásticos de Tailandia, 'Chemical Public', adquirió un 50% del capital de Natureworks, con sede en EE UU, un productor clave de PLA que supone el 85% del PLA mundial, para producir PLA de la marca Ingeo con base de yuca y caña de azúcar en el país. Para el resto del Sudeste Asiático, específicamente Malasia e Indonesia, el firme apoyo gubernamental a los materiales biobasados, así como las materias primas agrícolas sustanciales fomentarán también la potente producción de PLA en estos países y contribuirán a la probabilidad de que la región supere la capacidad de Norteamérica para 2020.

Encontramos en Indonesia perspectivas de crecimiento en los embalajes, según un informe reciente del McKinsey Global Institute, Indonesia podría añadir 90 millones de nuevos consumidores para 2030, llegando a convertirse en la séptima mayor economía del mundo. Por este motivo, el país encuentra su nicho en la industria de embalajes, aumentando los beneficios un 11%, que equivale a 3.270 millones de euros en 2012, en comparación con el año anterior. Para 2016, los beneficios del sector de embalajes se espera que se dupliquen con un índice de crecimiento anual de más del 10%.

El consumo de plásticos en Indonesia en 2011 fue de 2,8 millones de toneladas y subió a 3 millones de toneladas en 2012. Casi el 70% del uso total de plásticos correspondió a los sectores de embalajes de comidas y bebidas. Según la Asociación de Embalajes de Indonesia, más de la mitad de la demanda corresponde a embalajes de plástico flexibles/rígidos, impulsado por el incremento de los requisitos de embalajes de las industrias nacionales de alimentación, bebidas y farmacéutica.

El mercado de Vietnam, que ha trabajado duro para estar preparada económicamente para cumplir con los compromisos económicos de la Asean, se ha transformado en un jugador potencial de la industria global. Según la Asociación de Plásticos de Vietnam (VPA), el índice de crecimiento medio anual del sector de plásticos del país es del 15-20%. La VPA afirma también que, este año, los ingresos de las exportaciones de plásticos se espera que aumenten en un 13,5% a 1.500 millones de euros, que es un aumento del 42% respecto a 2011. De esto, los productos de plástico representarán 1.200 millones de euros y los materiales plásticos serán el resto. Japón ha sido el mayor mercado de productos de plástico de Vietnam durante cinco años seguidos, con un crecimiento máximo de las exportaciones del 24% en 2012, en comparación con el año anterior.

Sin embargo, el país todavía depende en gran medida de la importación de materias primas y maquinaria para su sector de plásticos, reduciendo de este modo su competitividad. Además, la cobertura de la demanda de materiales es también un problema. Por ejemplo, la capacidad de producción nacional de PP en Vietnam es de 150.000 toneladas/año, mientras su demanda es de 2,5 millones de toneladas/año.

Entretanto, sorteando la tendencia desfavorable mundial en 2012, Filipinas marcó un crecimiento del 6,3% en su economía, que se atribuyó a los avances en los sectores de la industria y los servicios e impulsado en parte por la recuperación de las exportaciones de electrónica después de un descenso de la demanda el año anterior.

Malasia se presenta como el líder en dispositivos médicos. Un informe de 'Frost & Sullivan' sobre dispositivos médicos en Asia indicaba que el sector facturó 46.700 millones de euros, lo que representa un 26% del mercado mundial. El sector de los dispositivos médicos en Malasia se encuentra entre los de mayor éxito de Asia, con un valor estimado de 840 millones de euros en 2011 y se prevé que alcance 1.270 millones de euros en 2015.

La provisión de asistencia sanitaria segura y precisa y la demanda de productos monouso, desechables, se favorece por el aumento de la susceptibilidad a las infecciones y otras enfermedades emergentes. Además de estos desarrollos, se usan materiales mejorados de plásticos y caucho para proporcionar las especificaciones correctas de peso, diseño e higiene, así como minimizar los riesgos de alergia o perforaciones accidentales, especialmente de los guantes.Considerado como sector prioritario según el National Key Economic Area (Nkea), la industria de dispositivos médicos de Malasia está preparada para un cambio en una tendencia de inversión, para atender a la demanda regional creciente, favorecida por el envejecimiento de la población, el mayor acceso a la asistencia sanitaria, los cambios en el estilo de vida y el desplazamiento de la tendencia hacia el turismo médico, según la Autoridad de Desarrollo de las Inversiones de Malasia (Mida).

Malasia es la base de producción de unas 190 empresas de dispositivos médicos, la mayoría de las cuales fabrican guantes médicos u otros productos de valor superior como catéteres, agujas de cánulas, productos ortopédicos, electrodos médicos, equipos de diálisis y lentes de contacto

'Asean' apuesta por la penetración en el mercado con plásticos de ingeniería, las 'megatendencias' en la industria de automoción, y se centra en los compuestos de madera y plástico como impulsor del crecimiento.

La mejora de las condiciones económicas y los entornos de fabricación favorables en Singapur, Malasia, Indonesia, Tailandia y Filipinas han atraído importantes inversiones al mercado de plásticos de ingeniería en el Sudeste Asiático. Según Frost & Sullivan, los beneficios obtenidos del mercado de plásticos de ingeniería en 2011 ascendieron a más de 1.600 millones de euros e incluso podrían llegar a los 3.200 millones de euros para 2018, con las sólidas ventas de aparatos eléctricos y vehículos en la región.

Ya en 2009, los vehículos ligeros realizaron incursiones y conceptos para que los materiales redujeran el peso de los vehículos y fueran más competitivos. Los años 2011 y 2012 han llevado esta tendencia a un nivel superior, reconociendo la perentoria necesidad de vehículos con un consumo de combustible más eficiente y respetuosos con el cumplimiento de las regulaciones de emisiones de CO2. Aparte de motores más pequeños, turboalimentados, la elección de los materiales para piezas ligeras ha sido fundamental – una bendición para los fabricantes de polímeros.

Se espera qun crecimiento del mercado de plásticos de ingeniería del 10-15% entre 2012 y 2018. Este crecimiento estará impulsado también por el boom en los sectores de la construcción e infraestructuras.

El mercado de automoción tailandés se presenta como preferente en el mercado asiático gracias a la ubicación estratégica para otros mercados asiáticos y los diferentes acuerdos de libre comercio que proporcionan una ventaja competitiva. Además, gracias al apoyo gubernamental, el país favorece la industria de automoción con instalaciones sofisticadas para los fabricantes.

El sector de automoción puede ayudar también a hacer que suban los precios del caucho, especialmente para los principales productores de caucho asiáticos, Tailandia, Indonesia y Malasia, que suponen un 67% de la producción mundial. La demanda de caucho, principalmente de neumáticos, aumenta, lo que a su vez representa una reducción del excedente de caucho en un 61% en 2011, ya que los tres países siguen almacenando caucho, talando árboles y reduciendo las exportaciones para favorecer los precios.

Otro sector que se está beneficiando del aumento de los costes de producción en China es la industria de compuestos de madera y plástico (WPC) con base de PVC. La industria de WPC en ciernes en el Sudeste Asiático espera un crecimiento del 10% anual para 2015, llegando a 55.000 toneladas de producción, afirma Asta Eder Composites Consulting, con sede en Austria.

En comparación con la capacidad de China de 1 millón de toneladas, la capacidad del Sudeste Asiático es comparativamente pequeña, pero está más orientada a la exportación que la de China. Entre 2008-2011, la producción de WPC en el Sudeste Asiático creció a 34.000 toneladas y, por lo tanto, se anticipan otras oportunidades de crecimiento. Las aplicaciones principales de la industria de WPC en Asia son los marcos de puertas y ventanas, paneles de paredes interiores, revestimientos exteriores de paredes y paletas, en comparación con el uso de WPC para cubiertas en los EE UU.

Mientras que la Asean comprende diversas economías, por ejemplo, Singapur, que tiene uno de los PIB per capita mayores del mundo y salarios de los más bajos de Indochina, la convergencia del mercado se espera que se produzca para 2015. Será cuando las innovaciones estructurales, las nuevas tecnologías, los productos y servicios mejorados, así como los procesos innovadores refuercen la industria de plásticos y caucho en la región.

VÍDEOS DESTACADOS

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

AndaltecExposólidos

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS