Todo listo para el saque inicial

Los estadios se preparan para la Copa Mundial de la FIFA 2006

Dpto. técnico Bayer Sheet15/04/2005
La cuenta atrás ha comenzado: a poco más de un año del saque inicial del partido inaugural de los mundiales de fútbol ha comenzado el asalto a las entradas. Millones de hinchas se registran a través de Internet para los sorteos y esperan que la suerte les favorezca y que se encuentren entre aquellos que podrán vivir la competición entre los mejores futbolistas del mundo en directo, en uno de los estadios.
foto
Vista de la estructura de techos del Rhein-Energie-Stadion, en Colonia, con planchas alveolares de Makrolon, de 30 m de longitud.
Además, los hinchas alemanes esperan este evento con un especial interés, pues la temprana eliminación de la selección alemana durante la Eurocopa 2004 en Portugal no ha hecho sino avivar las esperanzas de un mejor resultado para el equipo durante el campeonato en el propio país. Desde hace ya meses, los directivos deportivos y los responsables de la organización de la competición están inmersos en los preparativos para crear unas condiciones marco óptimas y la infraestructura necesaria para los partidos. Se comenzó con la antelación necesaria con la ampliación y la modernización de las instalaciones deportivas en las que tendrán lugar las competiciones. Se espera que a los partidos concurran miles de visitantes de todo el mundo y además que las imágenes de los encuentros, y de esta forma también de los estadios, sean transmitidas por satélite a millones de hinchas, pendientes de las pantallas.

Una razón más por la que las instalaciones deportivas deben responder a los más elevados estándares en cuanto a diseño, funcionalidad y seguridad, lo que les permitirá cumplir bien con su función de tarjeta de visita de Alemania. En este sentido, para la ampliación de las instalaciones se realizaron exigentes conceptos arquitectónicos, utilizando materiales de alta calidad. A los elementos de construcción sobresalientes, como los techos de las tribunas y los postes de la iluminación, les corresponde un significado especial en los conceptos, pues marcan de una forma determinante toda la imagen de una instalación. Por razones de seguridad, el material que vaya a ser utilizado para su construcción no sólo debe ser transparente sino también estable y resistente. Para la reconstrucción de los techos en el "Müngersdorfer Stadion" en Colonia, que el Ayuntamiento de Colonia ha ido remodelando progresivamente desde finales de 2001 para convertirlo en el "Rhein-Energie Stadion", se optó por las planchas alveolares de Makrolon multi UV, del fabricante Bayer Sheet Europe, de Darmstadt. Y es que las propiedades de este material para construcción que, comparado con el vidrio, tiene un peso propio reducido, es deformable y a la vez presenta la suficiente resistencia a la rotura necesaria para su uso en alturas, resultaron ser óptimas para el proyecto de reconstrucción de los promotores de la obra.

15.000 metros cuadrados suspendidos

En diciembre de 2001 se dio el pistoletazo de salida para la remodelación del estadio. Los techos debían tener líneas claras, esa era la condición previa marcada por el Ayuntamiento de Colonia al gabinete de arquitectos gmp, de Aquisgrán, que desarrolló los techos de las tribunas según el ejemplo de los puentes colgantes, algo que en la construcción de estadios jamás se había hecho antes y que por lo tanto supuso para todos los implicados adentrarse en tierras desconocidas. Cada techo encima de las cuatro tribunas debía ser soportado por dos grandes pilares de apoyo, hechos de puntales metálicos, de forma que en cada esquina del campo de juego se emplazó un poste. Con una estructura de cables, los techos de gran superficie fueron colgados de los postes de soporte cuadrados, de 5x5 metros en su base, y de 72 metros de altura, quedando suspendidos encima de las tribunas.

Esto en cuanto a la construcción. Sin embargo, en la remodelación también hubo que respetar las condiciones fijadas por la FIFA. Así, las tribunas fueron ampliadas hasta el límite del campo de juego, para aumentar el número de asientos de 41.500 a las 46.200 localidades necesarias para competiciones internacionales. Por esta razón fue necesario prescindir de las pistas de atletismo entre las tribunas y el campo de juego, instalando asientos adicionales hasta el borde del campo de juego. Sin embargo, esto también implicó el riesgo de que el avance del techo hasta el césped creara grandes zonas de sombra en las áreas debajo de la tribuna y sobre todo en el campo de juego. Para evitar esto y para garantizar un crecimiento regular de la hierba, sin coloración amarillenta, fue de una importancia fundamental que el material transparente en los techos de la tribuna dejara pasar suficiente luz. Un requerimiento que el Makrolon transparente satisface. Y es que la transmisión homogénea de las planchas alveolares de más del 75 por ciento permite pasar una parte tan elevada del espectro de la luz a través de los techos de las tribunas, que se dan todos los requisitos para que el crecimiento de la hierba sea regular, sin coloración amarillenta, y se puedan ver partidos de fútbol apasionantes en un césped visualmente impecable. Una capa UV unida a la plancha de forma indisoluble mediante un proceso de coextrusión dota a este material de una resistencia adicional ante las influencias meteorológicas y lo protege de forma duradera de los rasguños y del amarilleo. Una instalación móvil en la techumbre, que funciona como los equipos de limpieza de las fachadas, también permite limpiar regularmente toda la superficie de los techos de las tribunas, lo que es una garantía más de que las planchas de policarbonato seguirán permeables a la luz durante muchos años.

foto
Símbolo característico de la silueta urbana de Colonia: Estelas luminosas del Rhein-Energie-Stadion, en las que van sujetas las estructuras de cableado de los techos de las tribunas

Elegancia y Seguridad

Procediendo en el sentido de las agujas del reloj, primero se instaló la nueva techumbre en la tribuna Sur y posteriormente en las tribunas Oeste, Norte y Este del estadio de Colonia. En lugar de los techos de tribuna existentes, de planchas trapezoidales con cubiertas bituminosas, se instalaron las nuevas construcciones con piezas prefabricadas de acero armado y con planchas de policarbonato. A pesar de la enorme superficie de aprox. 15.000metros cuadrados, los techos parecen casi flotar y se sostienen sin una construcción de soporte maciza. Esto se debe a la estabilidad del material, pues el policarbonato presenta una resistencia a los golpes 250 veces superior a la del vidrio flotado del mismo grosor y un alargamiento de rotura más de veinte veces superior al de una plancha PMMA. Este material no sufre daños por fuertes influencias físicas, como puede ser el granizo o las elevadas cargas de nieve, y también resiste a la presión y a la tracción ejercidas por el viento. Esto se comprobó en varios tests de carga, algunos de ellos realizados en un túnel aerodinámico, y que fueron superados todos ellos por este material con un resultado favorable. De esta forma, la construcción y el material colaboran de forma óptima y los techos configurados según las normas estándar aplicables aguantan sin daño alguno incluso tormentas fuertes. Como resultado se obtiene una construcción nueva, elegante tanto arquitectónicamente como por su ingeniería que, gracias al material empleado, es extremadamente sólida y resistente a pesar de su apariencia.

La protección ignífuga fue otro criterio importante en el área de seguridad y que fue determinante para la elección de las planchas de policarbonato. Para acreditarse para su uso en los techos de gran superficie de las tribunas del estadio fue necesario cumplir importantes disposiciones en materia de protección antiincendio, que son extremadamente exigentes para instalaciones públicas. Makrolon también cumplió este requisito, con una resistencia duradera en el ámbito de -100 a +120°C. Además, el policarbonato es de difícil combustión, no supera los niveles de toxicidad del humo de combustión, su combustión tiene lugar sin goteo y está clasificado según la norma antiincendio DIN 4102. Ni siquiera el calor generado por elementos de iluminación tiene un efecto negativo sobre el material, una circunstancia que llevó a los arquitectos y constructores a utilizar el policarbonato también en la construcción de los cuatro postes en las esquinas del campo de juego.

Imponente figura de luz

Los postes modulares no sólo tienen una función de soporte de la construcción del techo. Los cuatro pilares son también elementos importantes del diseño arquitectónico y según el concepto deben iluminarse desde dentro hacia fuera, convirtiéndose por su altura en un elemento importante de la silueta urbana de Colonia. Así, en los postes fueron introducidas estelas luminosas cuadradas, con unas dimensiones de 3 por 3 metros, también fabricadas de Makrolon. Inmediatamente detrás de la fachada de policarbonato, sujeta en una construcción modular de acero, se introdujo una zona de mantenimiento de aprox. 60 centímetros de ancho y en el interior de la estructura de la estela se insertó un espacio hueco de 1,5 por 1,5 metros. Este espacio es el corazón del estadio y por esta razón también se conoce como "alma", pues a través de él se canaliza la corriente para la iluminación y la megafonía del estadio, así como todas las instalaciones de comunicación y las tuberías bajantes y de desagüe para el agua de la lluvia o nieve desde los techos de las tribunas. Y mejor aún: también el complejo sistema de ventilación para las zonas de palco y las salas en el interior del estadio tiene cabida aquí. En cuanto empieza a oscurecer, se iluminan las estelas y la luz se refracta sobre las planchas Makrolon de la fachada y se dispersa. De esta forma, la vida interior de las estelas luminosas apenas puede ser detectada por los espectadores y en el interior de la fachada se pueden realizar trabajos de mantenimiento en cualquier momento. El detalle más sorprendente de esta innovadora estructura: en los bordes de los techos de las tribunas se pudo prescindir de bajantes para aguas pluviales y de trazados para las instalaciones del edificio. Esto no es sólo un detalle óptico, importante a efectos de seguridad pues protege a la instalación contra el vandalismo. También es bueno para las arcas del Ayuntamiento de Colonia.
Los postes modulares no sólo tienen una función de soporte de la construcción del techo. Los cuatro pilares son también elementos importantes del diseño arquitectónico y según el concepto deben iluminarse desde dentro hacia fuera, convirtiéndose por su altura en un elemento importante de la silueta urbana de Colonia. Así, en los postes fueron introducidas estelas luminosas cuadradas, con unas dimensiones de 3 por 3 metros, también fabricadas de Makrolon. Inmediatamente detrás de la fachada de policarbonato, sujeta en una construcción modular de acero, se introdujo una zona de mantenimiento de aprox. 60 centímetros de ancho y en el interior de la estructura de la estela se insertó un espacio hueco de 1,5 por 1,5 metros. Este espacio es el corazón del estadio y por esta razón también se conoce como "alma", pues a través de él se canaliza la corriente para la iluminación y la megafonía del estadio, así como todas las instalaciones de comunicación y las tuberías bajantes y de desagüe para el agua de la lluvia o nieve desde los techos de las tribunas. Y mejor aún: también el complejo sistema de ventilación para las zonas de palco y las salas en el interior del estadio tiene cabida aquí. En cuanto empieza a oscurecer, se iluminan las estelas y la luz se refracta sobre las planchas Makrolon de la fachada y se dispersa. De esta forma, la vida interior de las estelas luminosas apenas puede ser detectada por los espectadores y en el interior de la fachada se pueden realizar trabajos de mantenimiento en cualquier momento. El detalle más sorprendente de esta innovadora estructura: en los bordes de los techos de las tribunas se pudo prescindir de bajantes para aguas pluviales y de trazados para las instalaciones del edificio. Esto no es sólo un detalle óptico, importante a efectos de seguridad pues protege a la instalación contra el vandalismo. También es bueno para las arcas del Ayuntamiento de Colonia.

Esperando el saque inaugural mundialista

También la buena procesabilidad del material contribuyó a reducir los costes. No como en otros plásticos habituales, la manipulación de las planchas de policarbonato no necesita ningún tipo de laboriosos ajustes previos. El material se puede taladrar, fresar o serrar con herramientas convencionales y mediante un proceso de curvado en frío se le puede dar la forma deseada. Las planchas Makrolon fueron suministradas planas en la obra y allí se les dio la longitud necesaria, de 30 metros, para los módulos de los techos de las tribunas, ajustándolas a la estructura de metal. Unas necesidades de material calculadas con exactitud, un aprovechamiento efectivo del material y procesos eficientes de transporte e instalación contribuyen a que la cuota del gasto de la construcción de la techumbre en relación con los costes totales sólo sea de aprox. el 15-17 por ciento.

Desde el 1 de abril de 2004 las obras han concluido en el estadio de Colonia, según lo previsto. Ahora, los fans de Colonia ya esperan la Copa FIFA Confederaciones, que se celebrará en este año, y es considerada la prueba general de la Copa del Mundo. ¡Después de la Copa FIFA Confederaciones ya sólo quedarán unos pocos meses hasta que en el "Rhein-Energie-Stadion" se jueguen partidos mundialistas!

VÍDEOS DESTACADOS

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

AndaltecExposólidos

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS