Las cargadoras de ruedas compactas 550 y 650 entran al mercado aportando rentabilidad y versatilidad

Kramer Allrad presenta una nueva clase en el sector de la maquinaria compacta

Redacción Interempresas26/03/2012

26 de marzo de 2012

El fabricante de cargadoras de ruedas Kramer Allrad, de Pfullendorf (Alemania), presenta los nuevos modelos 550 y 650, máquinas con las que el departamento de desarrollo de la compañía ha puesto en práctica los requerimientos de mayor eficiencia de trabajo y rentabilidad. De este modo, la empresa ofrece a sus clientes la potencia plena de una cargadora grande a través de unas dimensiones compactas y de una relación potencia/peso optimizada.

Con las Kramer 550 y 650, el especialista de cargadoras de ruedas alemán presenta dos soluciones compactas en la clase de 0,6 m3, únicas en su entorno de mercado. Los datos de potencia corresponden a cargadoras más grandes en el sector de maquinaria compacta (de 50 a 60 CV), presentando al mismo tiempo unas dimensiones sumamente compactas y un mínimo peso operativo.

foto
Las nuevas cargadoras Kramer atesoran la potencia de máquinas mayores en tamaño.

Con ellas, Kramer se dirige sobre todo a los clientes en la industria de la construcción, a los parques de alquiler y a la arquitectura de parques y jardines, así como al sector de los municipios. “Con su peso operativo optimizado y su enorme maniobrabilidad, las Kramer 550 y 650 ofrecen una rentabilidad no alcanzada hasta estos momentos. Adicionalmente, el rendimiento y la dinámica excelentes a mínimo consumo son únicos en su clase”, explica el ejecutivo de productos Norbert Mingau. “En los modelos Kramer 550 y 650 no sólo hemos sacado provecho de nuestra capacidad de muchos años en el desarrollo de maquinaria de construcción compacta. Son además una prueba de nuestra proximidad al mercado y la realización práctica de nuestros conocimientos tecnológicos, orientados a la aplicación y a los clientes”, detalla el gerente Karl Friedrich Hauri. “Las primeras reacciones son tan positivas que estamos contando con que ambos modelos se convertirán en auténticos éxitos de venta”.

Eficiencia en toda la línea

Lo que es asunto decisivo para el usuario, en la empresa Kramer es la máxima natural para los productos propios. En el caso de las Kramer 550 y 650 fue posible poner en práctica este requerimiento de modo especialmente favorable. Impresiona por su relación entre peso propio y carga útil. Ya tan solo esta característica – además de la eficiencia de su hidráulica y su mecanismo de traslación – hace que su operación sea sumamente rentable. Como consecuencia, requiere menos potencia del motor, siendo esto otra ventaja más. A la Kramer 650 le basta un motor diesel de 48 CV, económico y silencioso. La "hermana pequeña”, la 550, introducida en el mercado al mismo tiempo, es la solución ideal para clientes muy sensibles a los precios, los cuales no necesitan la gama de potencia completa.

Las nuevas cargadoras Kramer van destinadas a la construcción, a parques de alquiler, a la arquitectura de parques y jardines y al sector de los municipios

Esbeltas y bellas

Para obtener las dimensiones compactas y, de este modo, la maniobrabilidad y el mínimo radio de giro de la parte trasera, el motor de la nueva clase compacta de Kramer ha sido instalado longitudinalmente. El capó del motor de apertura amplia y el fácil acceso a los puntos de mantenimiento que deben controlarse periódicamente, prueban este cambio no se ha realizado a costa de la facilidad del mantenimiento. Además de su atractivo diseño y sus proporciones armónicas, las nuevas cargadoras de ruedas también convencen por sus destacadas características técnicas.

foto
Kramer 650 remolcando una miniexcavadora Wacker Neuson.

El balancín de carga del dispositivo de carga de guías paralelas, por ejemplo, ha sido construido de tal modo que logra un gran alcance. Con ello es posible mover cargas, como por ejemplo paletas, de la segunda hilera. Un estabilizador de carga opcional aumenta la seguridad y el confort, proporcionando al mismo tiempo una protección adicional de la máquina.

La parte central: el bastidor de una sola pieza

Los modelos compactos no son ninguna excepción y también están basados en el reconocido principio de construcción de Kramer: el bastidor de una sola pieza. El mismo ofrece gran estabilidad debido a que el centro de gravedad permanece constante en todo momento. De este modo, incluso en curvas estrechas, quedan prevenidas situaciones inestables o, en casos marginales, el vuelco. En lo referente a la maniobrabilidad, las Kramer 550 y 650 también ganan puntos. El sistema de dirección a cuatro ruedas les proporciona una maniobrabilidad que convence a cualquier usuario debido a la ganancia de tiempo resultante en el movimiento de materiales.

Con los nuevos modelos de clase compacta 550 y 650, Kramer ha logrado una atractiva ampliación de su gama de productos. Las primeras reacciones del mercado son sumamente positivas. “Estamos muy orgullosos de nuestro departamento de desarrollo. Las nuevas Kramer 550 y 650 están hechas a la medida de las exigencias y hace posible la entrada al mundo modular de Kramer a una gran cantidad de usuarios”, concluye Karl Friedrich Hauri.

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

SMOPYC - Feria de Zaragoza

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS