Posicionamos su web SEO / SEM
La nueva generación de grúas PTC de Mammoet pulveriza todos los registros de capacidad de carga, altura y alcance

Gigantes que revolucionan el mundo de la elevación

David Muñoz14/11/2011

14 de noviembre de 2011

La compañía Mammoet acaba de presentar en Holanda las que están consideradas como las “grúas más grandes del mundo”, unas imponentes máquinas capaces de alcanzar los 235 metros de altura, lograr alcances laterales de hasta 205 metros  y  elevar cargas superiores a las 3.200 toneladas. Estos extraordinarios registros suponen, por ejemplo, multiplicar por cinco la altura de la Estatua de La Libertad, sobrepasar la longitud de dos campos de fútbol juntos y sustentar en altura más de 3.000 vehículos utilitarios tipo Renault Clío.  

Mammoet es una referencia mundial en la elevación y transporte de cargas pesadas, tanto en tierra (onshore) como en mar (offshore). Sus actividades están focalizadas en la industria petroquímica, grandes proyectos de obra pública, el sector de la generación de energía y proyectos marinos. Entre sus actividades, también está el alquiler de grúas móviles.

foto
Presentación de la nueva generación de las grúas PTC en las instalaciones de Mammoet en Zeeland (Holanda).

La compañía, de origen holandés, cuenta con 60 oficinas repartidas por todo el mundo (incluida una filial en España desde 1998), da empleo a más de 3.800 trabajadores y facturó en 2010 cerca de 830 millones de euros.

Como especialista en elevación, cuenta con una flota de cerca de 1.300 grúas móviles repartidas por todo el mundo, y desde 1996 también incluye en su catálogo, para acometer los mayores proyectos, las grúas denominadas ‘PTC’ (Platform Twinring, Containerized). Estas imponentes versiones se caracterizan por asentarse sobre un carril circular (anillo) que permite a la estructura girar 360º, y por equipar dos plumas frontales “gemelas” en forma de “A” que dan estabilidad y máxima capacidad de carga. Todos los componentes tienen además las dimensiones necesarias para poder ser transportados en contenedores estándar.

foto
Recreación de la altura y alcance máximos que pueden logran las PTC con luffing jib.

Mammoet tiene ya en propiedad más de una decena de estas grúas y disfruta de una experiencia de más de 17.000 operaciones de elevación de pesadas cargas con ellas. De hecho, la creciente demanda que han experimentado estos modelos le ha llevado a presentar este año una nueva generación, conformada inicialmente por tres unidades en dos tamaños: 140.000 ton/m y 200.000 ton/m. Como el resto de estas versiones, han sido diseñadas y fabricadas para hacer frente, de forma eficiente, a los mayores desafíos operativos, incluso en las regiones más remotas.

Alturas de vértigo

Las grúas PTC de Mammoet admiten diferentes configuraciones según la combinación que se realice entre plumas y plumines: únicamente con brazo principal (SSL), con brazo principal + jib (SFSL), y con brazo principal + luffing jib (SWSL). De esta forma pueden alcanzar alturas de hasta 235 metros y alcances frontales de 205 metros. De acuerdo a los requerimientos del trabajo, el cliente puede optar entre máxima capacidad de carga o un alcance superior.

foto
Montaje de las grúas PTC, en el que se puede apreciar los anillos sobre los que se giran las grúas.

Gracias a la incorporación de cuatro ganchos especiales de 800 t de capacidad cada uno, sincronizados entre sí, la grúa puede elevar cargas de 3.200 toneladas a una altura de 120 metros en tan sólo 12 minutos.

Esta gran capacidad de elevación combinada con un extraordinario alcance lateral y con una mínima base de montaje (diámetro del anillo de 45 ó 55 metros dependiendo del modelo) hacen de estas grúas equipos muy versátiles.

Los contrapesos rotan, junto al resto de la grúa, dentro del diámetro del anillo, lo que supone disfrutar de un “radio de giro cero” y poder trabajar en áreas muy congestionadas.

El luffing jib, con una longitud de 42 a 106 m, facilita poder salvar obstáculos en altura. La articulación de aquel sobre la pluma principal permite ganar en alcance lateral sin tener que reposicionar la grúa más lejos de la zona donde se tiene que depositar el material. Para una PTC equipada con luffing jib supone una tarea relativamente sencilla elevar una carga de 1.000 toneladas a un radio de 100 m. Para ello el software de control incorpora un sistema de “paredes virtuales”, de tal forma que el operario puede establecer zonas de exclusión para garantizar que la grúa sólo opera en las áreas permitidas.

foto
La articulación de la pluma principal con los plumines facilita salvar obstáculos en alturas y trabajar en áreas congestionadas.

Rapidez operativa

A diferencia de otros sistemas de elevación, como los elevadores-pórtico, caracterizados por su menor flexibilidad y por ofrecer movimientos más lentos, estas grúas PTC pueden elevar y posicionar los materiales en cualquier punto de las grandes obras y hacer frente a complejas estructuras con los ángulos ajustables de sus plumas y plumines.

El principio genuino de Mammoet de “Non-stop interpolation” facilita obtener el mejor uso de la capacidad de la grúa cuando se planea realizar trabajos de elevación pesados.

La rapidez de los movimientos también se puede apreciar en la propia traslación de la estructura, pudiendo realizar el círculo completo del anillo en tan sólo 15 minutos.

Otro de los puntos destacados de estas grúas reside en su modularidad, tomando en su diseño como referencia las dimensiones de los contenedores estándar. Esta iniciativa permite transportar y montar la grúa en cualquier parte del mundo en un plazo de entre tres y seis semanas.

foto
En la parte inferior derecha se puede apreciar las “diminutas” dimensiones del operario en comparación con la magnitud de la grúa.

Gracias a su extraordinario alcance, raramente se requiere reposicionar la grúa durante la ejecución de la obra. Pero por si fuera necesario cambiar de ubicación, Mammoet ofrece, entre soluciones, sus transportadores modulares autopropulsados (SPMT) y sistemas de railes especiales.

Desafío extremo

Estas grúas pueden operar en todo tipo de ambientes, desde entornos árticos a climas desérticos, sin perder un ápice de su capacidad. Están incluso configuradas para “sobrevivir” a huracanes (vientos de hasta 67 m/s) y a pequeños terremotos.

Los sistemas críticos dinámicos, los dispositivos de control y el equipamiento de seguridad han sido duplicados para incrementar aún más la fiabilidad. Y los paquetes de potencia, con dos motores diesel Caterpillar C18 como grandes protagonistas, han sido seleccionados por su eficiencia en el consumo de combustible y por cumplir con los más estrictos requerimientos medioambientales. En esa faceta ecológica, también conviene señalar que la mayoría de los elementos del contrapeso pueden ser localizados localmente, lo que reduce las necesidades de transporte.

foto
Tabla de cargas y radios de trabajo de las dos versiones de PTC con conforman la nueva generación de Mammoet.

La nueva generación de grúas PTC de Mammoet han sido diseñadas para cumplir con los estándares de seguridad europeos y americanos (EN 13000, ISO 4305, ASME B30.5, SAE J987, ASME NQA-1). El diseño y construcción de estas gigantescas estructuras están completamente certificados por la entidad especializada Lloyd’s Register

Superación constante

En su estrategia de mejora constante, recientemente Mammoet ha probado con éxito una de sus grúas PTC con una carga aún superior a la estándar, logrando unos extraordinaria capacidad de 3.520 toneladas a un radio de 33 metros. Esta versión, diseñada íntegramente por Mammoet en sus instalaciones de Westdorpe (Holanda), fue configurada con una pluma principal de 83 metros y con un plumín de 36 m. En próximas fechas, esta unidad va a ser embarcada, en contenedores, con destino a su primer trabajo en Brasil.

foto
Grúa PTC de Mammoet que acaba de batir el récord mundial de capacidad de carga, con 3.520 t.

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

SMOPYC - Feria de Zaragoza

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS