Doing business in Spain? Interempresas Media is the key
“La próxima década traerá muchas novedades y es fundamental estar preparado para ello”

Entrevista a Lorenzo Wakonigg, director general de Maquinter

Ricard Arís20/04/2011

14 de abril de 2011

El sector de la compactación vive una etapa de evolución y modernización de su maquinaria que, en los últimos años, ha traído algunas novedades. Lorenzo Wakonigg es director general de Maquinter, empresa distribuidora de maquinaria de compactación y minería con una larga tradición a sus espaldas. En la siguiente entrevista podrán leer qué novedades y las tendencias que se presentarán próximamente en el sector.

¿Qué virtudes debe tener una máquina de compactación?

Podemos decir que Bomag ha acertado de forma extraordinaria al definir las virtudes de los equipos de compactación con su nuevo lema de las 5 Es. En primer lugar 'economía', es decir, utilizar nuestro equipos debe ser una decisión rentable para nuestros clientes; en segundo lugar, 'ergonomía', ya que pensar en el operador es la base del diseño de una máquina de calidad; en tercer lugar, 'ecología', porque la responsabilidad medioambiental es un deber del fabricante a la hora del diseño y la construcción; la cuarta E es la destinada a la 'evolución', ya que trabajamos muy duro en el desarrollo de nuevas tecnologías que nos ayuden a movernos en la dirección adecuada. Y finalmente, el concepto 'esencial', lo que sería  la base de una buena máquina: calidad, fiabilidad, seguridad y duración.

Con las 5 Es definimos de forma muy precisa los equipos Bomag que distribuye Maquinter y las virtudes que buscamos en el diseño de nuestros equipos. Además, creo que es un enfoque muy claro hacia la consecución de la excelencia para el cliente, situando a éste en el centro de todo el desarrollo, y entendiendo que el cliente es el único que va a valorar de forma definitiva el resultado de toda la labor de ingeniería y fabricación que encierran los equipos Bomag.

“Esperamos un cambio de tendencia en España en cuanto al uso de tecnologías, que permitan a las constructoras utilizar las herramientas de forma más rentable, segura y fiable”

¿Qué tiene la maquinaria de compactación que distribuye Maquinter que no tenga el resto?

Las 5 Es diferencian los equipos Bomag. Es un conjunto de aspectos que permite a Bomag ofrecer las máquinas más rentables, las más productivas y las más avanzadas tecnológicamente del mercado. No es el precio de adquisición el que determina la rentabilidad de un equipo, sino el conjunto de aspectos diferenciadores en el diseño de la máquina.

El fabricante alemán Bomag diseña y produce la gama más amplia de equipos de compactación del mercado. Dispone de un equipos de I+D+i muy importante, al que dedica una importante cantidad de recursos. Conoce, investiga y diseña equipos desde 60 kilos hasta 55 toneladas, todos ellos en el sector tanto de la compactación como de los trabajos de extendido y fresado, así como el reciclado in situ.

Tecnológicamente Bomag es una empresa que aporta los últimos avances, las ideas más innovadoras y las mejores ayudas para obtener una mayor rentabilidad en el uso de los equipos de compactación. Y en todo el mundo se le reconoce esta faceta, que le permite situarse como líder en el mundo de la compactación.

foto
Lorenzo Wakonigg, director general de Maquinter.

¿Cuáles son las tendencias en maquinaria de compactación? ¿se producirán cambios significativos en los próximos años?

La tendencia es la automatización del control de compactación en sus diferentes facetas. Desde el reconocimiento continuo del resultado de la compactación tanto en asfalto como en tierras, hasta la documentación muy precisa de los mismos. De esta forma se va a poder determinar de forma clara si existen situaciones en la subestructura que puedan ocasionar en el futuro problemas importantes.

Esperamos un cambio de tendencia en España en cuanto a la utilización de tecnologías tanto de localización como de control de compactación, que permitan a las empresas constructoras utilizar las herramientas actuales de forma mucho más rentable, segura y fiable. Creemos que los clientes están necesitando equipos que les aporten mucho más valor añadido, que no se limiten a realizar una serie de pasadas con unos parámetros, sino que además les aporten la documentación sobre los resultados, ayuden al operador en su trabajo, aseguren la perfecta realización en toda la obra, y al fin y al cabo, realicen el trabajo de una forma mucho más rentable para el constructor.

Uno de los tópicos de su compañía es “Espíritu de la carretera”. Explíquenos qué filosofía se esconde tras esta expresión. 

Como principio generador, esencia o sustancia, el espíritu es la parte más interior. Es lo que queda durante la creación y que se desarrolla durante su construcción.

La carretera es un conglomerado de trabajos en aras de un resultado final. Los equipos que se involucran en el proceso de creación de la carretera, desde el compactador de suelos hasta el compactador de asfaltos, pasando por el equipo de extendido, fresado, reciclado o estabilizado, aportan y conforman a esa carretera su espíritu, que quedará latente en la calidad del trabajo. Y ya sea en una carretera, en un relleno, o en cualquier obra en la que trabajen los equipos Bomag, estos dejarán su espíritu inmerso en la misma.

Por eso afirmamos que somos el “Espíritu de la carretera”, en el momento que aportamos a la carretera los equipos ideales para crear la parte más íntima de esta carretera.

"Afrontamos la próxima década con mucha ilusión, con gran imaginación para desarrollar nuevas ideas y, sobre todo, con un magnífico equipo detrás que nos permite afrontar cualquier exigencia"

Su empresa lleva 40 años proporcionando maquinaria pesada para compactación y minería. ¿Cómo afronta la próxima década?

Con mucha ilusión, igual que las demás décadas que llevamos dedicados a la maquinaria. Con gran imaginación para desarrollar nuevas ideas. Y sobre todo, con un magnífico equipo detrás, que nos permite afrontar cualquier exigencia, con gran esfuerzo, gran dedicación y un poquito de suerte.

La próxima década traerá muchas novedades y es fundamental estar preparado para ello. Y es nuestra obligación prepararnos y adaptarnos a los nuevos tiempos y necesidades, para lo cual debemos reestudiar los negocios y las relaciones con los clientes, buscando mejorar sus rentabilidad con nuestros equipos.

Háblenos un poco de su servicio postventa ¿qué ventajas tiene sobre otros servicios postventa?

En Maquinter hemos apostado por desarrollar una red de servicio postventa de gran densidad, con la mayor cercanía posible al cliente. Actualmente son más de 20 los servicios oficiales en España que facilitan el acceso a recambios y servicio postventa para que los equipos Bomag tengan la mayor rentabilidad para el cliente. Para los equipos ligeros de compactación, disponemos de otros 15 puntos adicionales que permiten ofrecer la red de servicio de mayor densidad, asegurando una excelente disponibilidad de recambios y de servicio técnico. De esta forma, un grandioso plantel de mecánicos está disponibles para solucionar cualquier necesidad de los equipos Bomag en cualquier punto de España.

Algunos sectores se han comenzado, lentamente, a recuperar de la crisis ¿qué diagnóstico puede hacernos del sector de obra pública?

La recuperación en esos sectores no la entiendo como tal, sino veo más bien un descenso de la caída, o en algunos casos incluso, una muy ligera recuperación. Creo que la recuperación, con mayúsculas, que nos permita empezar a trabajar de forma más esperanzadora, tendrá lugar durante los próximos 12 meses. La compactación, históricamente, ha tenido un comportamiento similar al de los equipos de movimientos de tierras, aunque todo ello retrasado unos meses en el tiempo. Por eso, aunque veamos que algunos sectores de maquinaria de movimiento de tierras se recuperan de forma muy ligera, al sector de la compactación le falta todavía un tiempo. Hay que seguir esperando que la recuperación se consolide para poder opinar correctamente.

El sector de la obra pública está en horas bajísimas, falto de inversión pública, y con unas perspectivas a medio plazo bastante poco halagadoras. Nos hace falta invertir mucho más seriamente en el sector de la obra pública, uno de los motores de la economía, dado que no solo aporta riqueza durante su realización, sino que los resultados ayudan al desarrollo de la economía. Se ha optado en España por recortar inversiones en los sectores que mayor mano de obra demandan, y yo creo que este concepto deberá dar un giro radical para que el sector de la obra pública vuelva a ser uno de los motores de la economía en España.

Empresas o entidades relacionadas

Maquinter, S.A.

VÍDEOS DESTACADOS

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

CITOPSMOPYC - Feria de Zaragoza

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS