El sector de la maquinaria para obra urbana opina...

Entrevista a Alfonso Huerga González, jefe de Producto de Volmaquinaria

Mónica Daluz24/09/2009
El jefe de Producto de Volmaquinaria reflexionan acerca de la evolución y las tendencias del mercado de maquinaria para obra urbana.

¿Cuáles son las principales novedades, tanto en maquinaria como en técnicas, en la ejecución de la obra urbana de pequeña y mediana envergadura?

Ya hace años que la maquinaria compacta ha ido ganando terreno en las obras públicas dadas las necesidades de espacio reducido en el que muchos trabajos urbanos han de ejecutarse. Así, las miniexcavadoras de radio reducido han sido un producto estrella ampliamente distribuido por los distintos fabricantes, ya que permiten moverse sin complicaciones en lugares muy inaccesibles.

También las palas compactas han tenido un importante papel que jugar debido a su facilidad para portar implementos. Esta industria de la herramienta auxiliar ha experimentado un gran auge que ha permitido a los operarios realizar trabajos de demolición, selección de escombros, limpieza y multitud de tareas sin necesidad de bajarse de una máquina y en el mismo sitio de trabajo.

En cuanto a la compactación y extendido, se han impuesto el rodillo de tierras de pequeño tamaño debido a su mayor fuerza de compactación y su accesibilidad a los tajos de las obras.

foto

¿Cómo han evolucionado las necesidades de las ciudades, españolas y de otros países de nuestro entorno, en la última década? ¿Cuáles son hoy los trabajos más habituales? ¿Existen diferencias significativas en función de si se trata de grandes ciudades o de pequeñas poblaciones?

El principal motor de la obra en España ha sido sin duda el propio desarrollo residencial en sí. Se han construido millones de viviendas y por tanto las obras de urbanización han sido las protagonistas. Qué duda cabe que los nuevos modelos de vivienda requieren otro tipo de inversiones que obligarán a renovar barrios y núcleos residenciales que han quedado anticuados. Así, se han soterrado líneas eléctricas, se han construido canalizaciones para fibra óptica, telefónica o ADSL, se ha hecho una importante inversión en canalizar las aguas residuales para su tratamiento y reutilización, y otras muchas actuaciones. Este desarrollo urbanístico ha sido muy generalizado, y hemos visto pueblos pequeños experimentar profundas reestructuraciones. También se ha hecho un esfuerzo modernizador para hacer llegar nuevas tecnologías a zonas tradicionalmente deprimidas. Por lógica, las grandes ciudades y los centros de turismo son los que más desarrollo han experimentado.

¿Cuál es la situación del mercado de este tipo de maquinaria? ¿Ha crecido la demanda a raíz del incremento de las inversiones que los ayuntamientos destinan a esta partida?

A lo largo del 2008 la venta de maquinaria sufrió un importante descalabro, sobre todo a partir de la primavera. A lo largo del primer semestre de 2009 se ha mantenido también una caída muy importante. Si comparamos los datos de venta con los de 2007, que fue un año récord, el descenso acumulado es superior al 80%.

Las obras licitadas por los ayuntamientos apenas han podido contribuir a incrementar las ventas dado que la maquinaria que se ha utilizado ya estaba en el mercado, si bien es verdad que no sabemos realmente cuál hubiera sido la caída si no se hubieran realizado esas obras.

Cuando el ayuntamiento es el cliente, ¿debe cumplir la maquinaria requisitos especiales, de sostenibilidad o de otra índole?

No existe una normativa igual para todos los ayuntamientos de España. Pero en general, los organismos públicos suelen exigir que las empresas licitantes sean entidades solventes, y que los equipos que se suministren sean seguros, cumplan las normativas europeas sobre seguridad y medio ambiente, y que lógicamente, cumplan los requisitos técnicos para los cuales son solicitadas.

Rendimiento, seguridad, fiabilidad, versatilidad…, muchos son los elementos a valorar en el producto que aquí tratamos pero, si tuviera que elegir uno, y teniendo en cuenta que se trata de inversiones hechas con dinero público ¿con cual se quedaría? Y, en todo caso, ¿cómo se imagina usted que sería la “máquina ideal”, qué características debería tener, en fin, qué elementos es posible mejorar en este tipo de maquinaria?

La máquina ideal es aquella que proporciona la máxima productividad con el menor coste económico. Pero hoy en día hay otros factores que son indispensables y por los que un organismo público tiene que apostar, y es por el de maquinaria que sea sostenible con el medio ambiente, que el entorno de trabajo sea respetuosa y confortable para el operario, que los mantenimientos sean sencillos y económicos y que las máquinas incorporen tecnología punta capaz de controlar las productividades y mejorar los procesos de trabajo.

Le ruego una conclusión o reflexión sobre la pequeña y media obra pública en la urbe y la maquinaria disponible para acometerla.

Es posible que la maquinaria de gama media y compacta siga ganando terreno desarrollándose para tener cada vez más aplicaciones, menores costes operativos y mayor comodidad. Que el espacio reducido no sea sinónimo de reducidas prestaciones.

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

SMOPYC - Feria de Zaragoza

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS